INICIO » Sexo Oral

Una noche de lujuria

  • 2
  • 12.454
  • 8,33 (18 Val.)
  • 3

Una noche de verano el ángel desnuda duerme plácidamente solo le cubre su cuerpo una sábana blanca... Siente que alguien la observa es él, ha vuelto el demonio de la noche extrañaba ella su presencia solo el sabia complacerla solo el sabia sus deseos sus perversiones y conocía su lujuria salvaje pues no era cualquier ángel esta no.

Ella sabía complacerlo en todo sus deseos extendió su brazo y le dijo: “Ven aquí a mi lado amor”. De la oscuridad se sacó la sabana y sus pechos estaban a su merced sus pezones duros que la luna iluminaba aumentaron la excitación del demonio se abalanzo a ella y comenzó la danza del sexo toda la noche.

El demonio comenzó a chupar los pezones de su ángel ella sentía entre sus piernas la erección descomunal de su demonio entonces se soltó de sus brazos se agacho y comenzó a chuparlo primero suavemente apretando un poco sus huevos notaba la enorme crecida de su polla en su boca ya empezaba a gotear su néctar de placer corría por su garganta ella está en la gloria pues complacerlo le encantaba a ella el demonio se corrió y ella lo trago lo disfruto se lo dejó limpio ahora era su turno de complacerla.

Ella se acostó en la cama abrió sus piernas y le dijo: “Aquí mi amor caliente deseo que me des el placer con tu boca”. Ni corto ni perezoso se abalanzó a su ángel tomo sus piernas beso sus muslos los olfateo olía a rosas y jazmín le gustaba luego beso lentamente sus labios menores y mayores ella se estremecía de placer “¡¡aahh!! ¡¡aahh!! Siii mi cielo sigue2 y el obedecía lo lamia y apretujaba su botoncito del placer seguía y ella lo disfrutaba siii... Y llego el ansiado orgasmo si se retorcía de placer extasiada por el pacer que le otorgaba se amasaba los pechos y apretaba sus pezones estaba en la cúspide y se corrió en sus labios él los bebió se acercó a ella y se besaron con pasión y prosiguieron con el sexo desenfrenado el entraba y salía de ella la follaba salvajemente y ambos alcanzaron la excitación y placer todo en una noche donde el ángel dormía desnuda a la espera de su demonio.

(8,33)