INICIO » Categoría » El chantaje II: Un paso a lo prohibido

El chantaje II: Un paso a lo prohibido

  • 32
  • 42.535
  • 9,79 (72 Val.)
  • Deshice el nudo del short, metí mi mano y sentí muy caliente su verga, dura, lo masturbé un par de veces, sin dejar de mirarlo le di un pequeño besito de piquito a la punta de su verga, después de eso le di un lametón a su punta, como si fuera el más delicioso helado

    A pesar de que ese día no tendríamos clases la casa era un silencio pues cada quien se dirigió a su habitación. Lo comprometedor seria los siguientes días pues eso sería decisivo en el chantaje de mi hermano, todos regresaríamos a nuestras actividades normales, si bien mis padres trabajan fuera del estado y no regresaban hasta el fin de semana, mientras nosotros nos ocupábamos de nuestras escuelas y quehaceres de casa, el inconveniente era que Antonio y yo por lo general coincidíamos 3 días en entrar más tarde que mis otros dos hermanos y por las tardes Jesús era el que llegaba más tarde.

    Los primeros días pareciera que mi hermano se había olvidado de aquello, cada quien seguía con su vida como si nada hubiese pasado cosa que me alegraba mucho, pero solo fue un pasaje pues la realidad seria otra. Jueves por la mañana 7 a.m. Preparándome para irme a la universidad jeans azules sin bolsas, top negro, chaleco color blanco, zapatillas de aguja; si bien no soy muy alta las zapatillas hacían su trabajo, levantaban muy bien mis glúteos marcando y delineando el comienzo de mis nalgas y los jeans dejando apreciar lo bien formado de mi culo y con el chaleco ya ajustado pues aún más resaltaba mis nalgas.

    Justo cuando salía de mi cuarto, Antonio salía del suyo como arte de magia me alcanzo casi bajando las escaleras, y sin dudarlo me rodeo por la cintura restregándome su verga que ya estaba tan excitada, situación que no pude controlar, de inmediato su rica verga se afianzo de mi canalito sintiendo como se tallaba a mas no poder hasta llegar a la puerta sin antes soltarme y darme un apretón de aquellos. Por la calle pensé que estaría tranquila pues teníamos que caminar por lo menos 2 cuadras juntos y de ahí partiríamos a nuestras escuelas, mas sin embargo como en su mayoría eran locales y había carros estacionados, Toño de alguna manera hizo que me pasara a ese lado cosa que sin darme cuenta ya caminaba por ahí, mi hermano sin perder tiempo poso su mano izquierda en mis nalgas sobándomelas, pues bien como casi no había casas y los carros hacían como protección de lo que en ese momento el estaría haciendo. Su mano daba rienda suelta acariciando y deslizando su dedo medio por el canal de mis nalgas hasta llegar a la parte más baja y tocando mi panochita por fuera del jeans, sería como 40 o 50 metros. Hasta llegar donde había unas casas fue donde me soltó y cada uno se dirigió a sus respectivos destinos.

    De camino a la parada me sentía tan excitada y por si fuera foco unos individuos de aspecto un tanto o mejor dicho tipo indigente que desde lejos miraban lo que mi hermano me venía haciendo los muy malandros, sin miramientos comenzaron a decirme palabras obscenas, uno de ellos al verme comenzó a sobarse su pito, cosa que me sorprendió, pues casi llegaba donde el sitio era más concurrido, mas sin en cambio como faramalla del destino ni una persona más que yo se dirigía a la parada mientras los demás me decían muchas obscenidades como: “que culo zorrita”, “quiero meterte mi verga y hacerte gritar”, “mueve bien las nalgas”, “ofrece ese rico culo para darte mi lechita”, “estas mojada buscas que te metan mano”, no sé qué paso por mi mente que tuve que voltear a ellos y el que se estaba sobando su verga se había bajo el cierre de su pantalón y se la saco, uno de ellos solo atinó a decir: ay tanta carne que ese culo lo aguanta muy bien, no lo podía creer, estos imbéciles con esas palabras en vez de sentirme ofendida me excitaba de alguna manera.

    En la escuela y junto a unas amigas les platique lo sucedido, solo lo de los tipejos, por lo que ellas se quedaron sorprendidas, yo no sabía si sentirme frustrada o halagada, lo cierto y siendo sincera es que lo que me había hecho mi hermano en vía pública y lo que esos indigentes habían dicho y hecho pues me excitaba y me ponía cachonda. De regreso a casa solo pensaba que lo que había pasado en calle con mi hermano ya sería casi imparable pues de alguna manera había aceptado ese juego cosa que si no fuera por mis necesidades e independencia económica sería otra cosa. Al llegar a la parada buscaba a esos malvivientes pero ni sus luces no sé si quería volverlos a encontrar o tal vez eso me ponía alerta pues igual y tendrían pensamientos malos y porque no hasta poder saciar sus más bajos instintos.

    Aunque eso era lo de menos, lo que si era importante es que Antonio de seguro ya estaría en casa y pues posiblemente estaríamos de 2 a 3 horas cuando mucho solos, pero que haríamos en ese momento, por mi mente circulaban miles de idea, pero solo dos eran las más posibles, que Toño tuviera mucha tarea y pudiéramos estar tranquilamente en casa o en su defecto estaría bajo la disposición de él, la verdad es que estaba a su merced y estando solos pues todo era probable. Llegando a casa noto que las ventanas de la habitación de Antonio se encontraban abiertas, en ese momento solo pensé que se encontraba en casa y que tal vez hasta me estaba grabando, pero lo sorprendente fue cuando entre a casa ; Toño ya me espera sentado en la escalera con cámara en mano y su verga ya totalmente parada, cuando lo vi me sorprendió tanto que la puerta se cerró por si sola haciendo un estruendo por mi descuido, estaba tan perpleja que el solo me dijo deja las cosas en el sofá y ponte de espaldas a mí. En ese momento supe que se estaría masturbando contemplando mis nalgas, no sin antes decir: ahora grabare una evidencia más, escuchando el clic de la cámara como señal de que aquel acto se estaba consumando. Enseguida escuche un escupitajo que de seguro era para que se lubricara un poco y comenzó a decirme que empezara a tocarme las nalgas lentamente con la mano derecha, acto seguido del cual mi propia mano obedecía órdenes de un cerebro ajeno, el caso es que ya podía sentir como el hotpants comenzaba a humedecerse después me hizo ponerme de perfil y pues ahí pude ver de reojo como se masturbaba y la cámara enfocaba todo mi cuerpo.

    Fueron varias la pose en el mismo lugar cuando empiezo escuchar algunas palabras guarras, que empezaban a mojarme. Recuerdo que la primera frase que me dijo fue “que buena estas Valery” mientras su mano acariciaba detenidamente su verga que ya podía notar como por el líquido pre seminal y su saliva le daba un brillo rojizo a su cabeza. Cosa que no me desagrado pues si bien el tamaño de su pito era bueno o más bien estaba en el estándar y mis ojos solo me hacían recordar lo que mi mano aquel domingo había hecho y en ese instante palpaban como se satisfacía mi hermano pero ahora viéndome. Fue así como sus palabras lograron sacarme de ese trance pues mis oídos comenzaron a dar crédito a sus frases “hermanita con esas nalgas dejarías satisfechos a muchos” “que tremendo culo se te nota con ese pantalón” ”las zapatillas realzan bien ese culito que gozará otro cabron”. Pero que ahora y por un buen tiempo serán las que me inspiraran en muchos actos.

    Yo ya tenía la necesidad de meterme mano y dar rienda suelta a satisfacerme, ya podía sentir aquella mucosidad que salía de mi panochita, haciendo que el hotpants comenzara a humedecer. Se notaba tan excitado que su masturbación era ya intensa y solo advirtió a decir voltéate y con tus dos manos abre tus nalgas, puse mis manos donde comienza mis muslos, mis manos recorrían cada centímetro de mis glúteos , cuando empezaba a llegar a mis nalgas mis manos se detuvieron por un instante y apretando mis dedos con mi carne trataba de separar un poco mis nalgas, mientras Toño si darme cuenta de lo que hacía se dirigió hacia mí, ordenando me que pusiera mis manos en lo más alto de la puerta y me inclinara de forma que mi culito quedara completamente expuesto. Podía percibir como sus pisadas se acercaban pero jamás imaginaba para que y los segundos comenzaban a transcurrir cada momento la adrenalina era ya intensa pues el cualquier instante podríamos ser descubiertos, cosa que me ponía súper cachonda pero a la vez me asustaba pues no sabía lo que podía pasar. Cuando de repente ciento como un impacto llega con demasiada fuerza a incrustase a la altura de mi cadera y otros cuantos en mis nalgas y solo un ahhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh que en su momento invadía la casa era señal de que mi hermano me había bañado de semen cuando vuelvo la vista y veo como con cara de satisfacción solo gemía y algunas gotas que comenzaban a salir de su miembro, con su mano derecha la pone en mi espalda y con la otra se toma su pene y lo dirige a mi culito restregándolo a manera de que limpiara la última gota de su ya espesa leche asiendo que con su verga la tallara por el canalito de mis nalgas secando hasta la última gota.

    Cuando el sonar de la chapa del sahuan se escucha abrir, Toño esconde rápido su miembro bajo el short que traía puesto, tomando la cámara y de manera sigilosa se dirige a su habitación, mientras que yo sin alternativa solo camino hacia la sala al encuentro con mi otro hermano pues el semen de mi hermano estaba en mi cuerpo, podía sentir en que parte del cuerpo estaba y una gran mancha estaba en la playera negra que haría notorio aquel liquido por lo que cuando entro mi hermano me lleve las manos a la cintura y el diciendo que hacía, por lo que le conteste que me dirigía a mi habitación. Por unos segundos se quedó parado por lo que de manera rápida mis manos como pudieron trataron de alcanzar aquellas manchas buscando disipar todo vestigio que Toño había derramado en mi cola y como era mi costumbre me subí el jeans y con mis manos acaricie mis nalga a manera de desarrugar el pantalón que más bien buscaba secar aquella leche que ya estaba impregnada en mi cuerpo , pero lo que más me preocupaba era que no me podía alcanzar el chorro que había caído a la mitad de mi playera esa era mi mayor preocupación por lo que Jesús camino hacia la sala cosa que no me agrado pues quedaría a su espalda y vería esa mancha, cuando Antonio desde la escalera le habla a Chuy, este gira buscando a mi hermano, momento que aproveche para que nuevamente girara y quedara de frente a él. Mi hermano Jesús solo dijo como estas carnal y se sentó por lo que en ese momento me fui de manera rápida a mi habitación no sin antes de llegar a ella Antonio nuevamente me dice otra vez que te salvo jajajajajajajajajajaja ya burlonamente sabía que eso no sería gratis para mi mala fortuna.

    Al llegar a mi cuarto y quitarme la playera veo que su semen aún se encontraba ahí y mis manos se sentían pegajosas no sé qué me paso que sentí curiosidad por oler esa cosa y al hacerlo ese olor como a engrudo me pareció. Cuando me quitaba el jeans y veía que ya estaba mojadisimo pues no era para menos desde la mañana hasta la tarde me había excitado con tanta situación morbosa que jamás pensé que pasaría. En mi cuarto me senté en la cama, mi mente solo dictaba que debía tener autoplacer, rápidamente me desprendí del brassier e inicie a tocarme la teta izquierda, luego la derecha, primero lentamente después lo fui haciendo más rápido, cerré los ojos, me acariciaba los pezones, los pellizcaba y los apretaba entre mis dedos, me ensalive los dedos y con ellos comencé a acariciar nuevamente mis pezones que por cierto ya estaban bien paraditos y más grandes de lo normal.

    Baje mi manos, comencé a tocarme las piernas subiendo lentamente las manos hasta llegar a esa parte que se imaginan, por encima del hotpants comencé acariciar mi vagina, no tarde en comenzar a retorcerme de placer, cada rose que le daba a mi clítoris era un momento de gozo además mis labios vaginales estaban completamente húmedos, con una mano me acariciaba los pechos y con la otra me bajaba el hotpants para comenzar a dedearme. Inmediatamente los dedos que tenía incrustados en la vagina me los lleve a la boca los chupaba como si fuera un paleta, los ensalivaba bien y de nuevo los metía, esta vez con más rapidez, ya empezaba a dar mis primeros gemidos y se aceleraba mi respiración, me recosté en la cama y me metía dos dedos a la vez, me daba suaves golpecitos en los labios y en el clítoris que me hacía retorcer de placer el cual me llevo a un orgasmo que grite de placer, fue un Haaaaaa haaa, haa, que tardo como diez segundos no sé si me escucharon pero si así fue, se darían cuenta que me estaba masturbando, me quede recostada por un rato, haciendo movimiento sensuales por el efecto que me había dejado el orgasmo. Cuando por fin descanse lo suficiente, me vestí y salí a realizar algunas cosas. Ya un poco más relajada me disponía a poner la mesa pues era hora de cenar. Ya en la mesa charlábamos, cuando vemos ingresar a Juan Carlos que fijo la mirada al suelo un poco extrañado diciendo que tiraron que está manchado el piso, rápidamente evocaron aquellas imágenes donde Toño había eyaculado y que aquella mancha era gotas de semen que habían caído al ser expulsado sin control alguno, por lo que Antonio solo manifestó: Valery traía una paleta de seguro al cerrar la puerta esta goteo, mientras que yo en mi pensamiento murmuraba si supieran que esa mancha no es simple agua sino que es el producto de la excitación de su hermano, del cual yo era objeto para llegar a su satisfacción. Por la noche en la habitación solo pensaba que ya era presa de mi hermano y que nada ni nadie detendría las atrocidades de las cuales era participe, lo cierto era que ya era fin de semana y existía muchas probabilidades de que pusiera como escusa el acompañarme al trabajo.

    Viernes por la tarde suena el teléfono, Jesús levanta la bocina y toma la llamada, enseguida se dirige a mi habitación diciendo Valery tienes una llamada te busca Beatriz, de inmediato me dirigí a la sala y tome la llamada por un par de minutos estuve platicando, lo cierto es que como Beatriz era la encargada de la agencia, tenía cierta preferencia y condescendencia para ver cuál era el evento más cercano y de que se trataba, cosa que no me agrado, ya que tenía dos opciones ir a una inauguración de una tienda expréss o en su defecto ir a un evento político como animadora, lo cierto es que el segundo no me gustaba a parte pues estaba muy retirado y era ya un tanto de noche, por lo que preferí optar por la primera propuesta. Ese día me fui algo pronto pues teníamos que ponernos de acuerdo con el dueño, si íbamos a promocionar una mercancía o solo quería espectáculo de atracción por lo que tenderíamos que ver quiénes eran mis compañeras y que ropa usaríamos, lo cierto es que el lugar no estaba muy retirado por lo que le acceso a él lo haría caminado.

    Espere a que mis padres llegaran y me fui al trabajo, rumbo a la parada a lo lejos volvía a ver aquellos indigentes, admito que me causo un poco de miedo pues como es una calle donde no hay muchos transeúntes eso ocasionaba cierto temor pero pues ya con eso tenía que dirigirme al trabajo, acercándome donde se encontraban note que no eran los de aquel día, más bien parecían un poco ebrios o mejor dicho teporochos pues su aspecto dejaba mucho que desear solo me observaron y enseguida comenzaron a decir puras majaderías, “que putita tan mas buena” “zorra ya te vas al trabajo” “ de a como” cosa que me desagrado mucho, uno de ellos comenzó a seguirme, me asusté mucho que comencé a caminar más rápido pues por mi mente pasaron algunas cosas no muy gratas una o dos cuadras la muchedumbre comenzó hacerse presente por lo que este individuo dejo de seguirme.

    En el lugar donde estaría trabajando estaba ya a la vuelta, por lo que al llegar me encuentro con Adriana y Raquel las dos chicas que estarían conmigo, nos dirigimos al accesorio y preguntamos por el dueño, por lo que de inmediato se acercó una señora de unos 40 años rubia, alta y de buen cuerpo diciendo pues a aquí me tienen en que puedo ayudarles, pues somos las chicas que envía la agencia. Ok. Pasen por este lado para que les diga que es lo que quiero, ya en su cubículo comento que quería en realidad una atracción y promoción por lo que nos enseñó los atuendos, entre los que utilizaríamos están unos shorts blancos, y un top negro con vivos blancos del local, así como minis tableadas color azul y playera de tirantes blanca, pues esas serían los cambios de vestuario para la promoción, así que nos dirigimos al tocador para realizar los cambios de vestuarios para cada una.

    Eran alrededor de las 5 de la tarde aún faltaba una hora para comenzar con aquel espectáculo mientras tanto veíamos que productos serían los que se ofertarían, mientras los empleados colocaban el equipo de audio y pues repasábamos algunas coreografías para el evento. Eran las 6:00 p.m. cuando nos dirigimos con el primer atuendo si bien era una tarde calurosa el viento comenzaba a ser más friolento, las nubes comenzaban a formase como anunciando una lluvia inesperada, cuando el sonar de la música y las primeras frases de invitación al expendio comenzaban a sonar, ese estruendo comenzó a dar de que hablar no habrá sido ni media hora cuando comienzan acercarse al lugar, así como los que iban de paso, pues de alguna forma comenzaríamos con los premios y cosas por el estilo, cosa que nos fue fácil pues el reto era que si podían bailar principalmente los hombres al ritmo de cada una de nosotras les obsequiaríamos un regalo.

    Pues sin lugar a dudas aquellas minis y el ritmo de la música lograban atraer la afluencia de la muchedumbre, cuando nos tocaba hacer unos paso donde teníamos que hacer un trenecito, donde ellos no perdían la oportunidad de tomarnos de la cintura y uno que otro de arrimar su verga cosa que de alguna manera pues estábamos ya acostumbradas, cuando salíamos al segundo numero con el short, veo en entre la gente la cara de Antonio de seguro había venido a ver el espectáculo pero después concluir que no había venido solo a eso sino a grabarme, algunas gotas comenzaron a caer, cosa que no nos importó pues como solo era eso gotas pues comenzamos nuevamente con la promoción, por lo que ya había un buen de público con esas gotas que comenzaban a mojar el top y con ello adherirse a nuestro cuerpo dejando marcar las tetas, los pezones por lo que al escuchar un relámpago aquellas gotas dejan de caer transformándose en un aguacero que ya interrumpía nuestro trabajo, los espectadores comenzaron a escabullirse por lo que paro el evento mientras nos refugiábamos en el expendio, mi hermano no sé dónde se había metido, pero aquella agua no cesaba y cada vez era más fuerte, sin embargo aún faltaba tiempo para terminar por lo que no podíamos irnos aunándole a esto la ya intensa agua que corría por las calles.

    A lo lejos veía un grupito de jóvenes o por lo menos eso parecía ver, pues la oscuridad y la lluvia no dejaba percibir aquellas personas, ya eran cerca de las 9:00 p.m. Hora en la que nos retiraríamos, las calles se notaban silenciosas, oscuras y desoladas, cosa que me asustaba pues no quería volver a pasar por aquella calle, mas no tenía alternativa pues era el único acceso a mi hogar por lo que decidí llamar a mi papa por que la lluvia aun no paraba y mis compañeras sus novios las recogerían. Cuando marcaba Antonio entra al accesorio y lo veo diciéndole pensé que te habías ido, no pues la lluvia no me dejo, cada vez arreciaba y solo éramos mi hermano, la dueña, sus trabajadores y yo, intentábamos marcar pero la llamada no entraba por lo que esperamos un poco a que calmara la lluvia cuando nos dimos cuenta que ya eran cerca de la 11:00 p.m. decidimos marcharnos con una llovizna en el camino Toño no dudo en comenzar acariciarme me tomo de la cintura y se colocó atrás de mí, pues de inmediato sus manos se apoderaron de mis pechos, por debajo de la sudadera deslizo sus manos empezó apretar mis pezones, con el frio pues estaban ya duritos, lo cierto es que mi cola ya sentía como su verga comenzaba a dar señales de vida, nuestro pasos eran lentos, cortos pues las calles ya sin señales de vida daban como resultado el acaparamiento de mi cuerpo.

    Notaba a mi hermano ya decidido, su manosea era evidente, si nos hubieran visto la gente de seguro se hubieran dado cuenta, sus manos parecían como un pulpo se apoderaban de mis nalgas de mis senos y de mi panocha, mientras podía sentir su verga cada vez crecer pues la calentura ya era demasiado. No fue hasta llegar a nuestra calle donde me detuve pues a lo lejos veía unas personas no se distinguía que decían lo cierto es que tal vez eran unos borrachos, para lo que Antonio me tomo de la cintura y me arrimo a un carro donde había una marquesina que nos pudiera cubrir de la lluvia, no sabía que hacer pues en un momento me dio temor de que fueran aquellos teporochos y esta vez intentaran algo más que seguirnos, cuando veo bajarse la bragueta del pantalón y saca su miembro erecto, toma mi mano llevándola a su ya caliente verga, me quede atónita pues no sabía qué hacer, mi hermano comenzó a empujar dando señal de lo que quería que hiciera mis manos sin negarle aquella acción, comenzaron a moverse sabiendo que hacer, notaba como el cerraba los ojos y jadeaba pues el sentir mis manos en su pito le daba un placer incontrolable, la lluvia volvía a caer con más intensidad y Toño comenzaba a decir vamos Valery jálamela, jálamela, escúpela ándale, el movimiento de mi mano se hacía fuerte, veloz pues quería terminar rápido, sin en cambio me tomo la mano deteniendo aquel vaivén me agarro de la cintura y me jalo hacía el quedando su verga aplastada por mi cola metió su mano en medio de mis piernas y deslizando su pene por mi cola llevándola a meterla en medio de mis piernas, así el volvió a tomar un ritmo distinto mis piernas y mi coñito masajeaban su pene, mi cintura era el apoyo a sus manos para manejarme a su antojo, notaba como la lubricación de mis escupitajos comenzaban a secarse en mi pantalón logrando humedecerlo, era mucho la excitación que ya no podía controlarme su mano izquierda lentamente baja el cierre de la sudadera, y metiendo su mano por debajo de la playera logrando descubrir mis tetas, sus dedos aprisionaban mis pezones, también los jalaba y con eso salían ya mis gemidos de placer.

    Cuando escuchamos unos pasos a lo que mi hermano me sujeto diciéndome espera están lejos, eso me puso alerta y busque eran tres tipos que se acercaban tambaleándose por la calle mi hermano seguía en su calentura majeándome hasta mas no poder, comenzaba a sentir como mis líquidos ya se hacían presente, no sé cuántos metros faltaban mientras el permanecía aferrado, solo le decía para nos verán, faltarían unos 5 metros cuando se detuvo y rápidamente me tape comenzamos a caminar, no sé qué tanto pudieron ver, lo único que sé, es que venían tan ebrios que uno de ellos resbalo haciendo que los otros lo levantaran sin darse cuenta de que pasábamos, Toño tan solo me fue manoseando mis nalgas apretándolas y deslizando su dedo en medio de mis nalgas y diciendo tan pronto se duerman terminaras tu trabajo.

    Al entrar a la casa la luz de la tv. iluminaban nuestros rostros mi padre un poco dormitado se da cuenta que llegamos diciendo son ustedes, si papa, ok vayamos a dormir cada uno se dirigió a sus habitaciones serian como la media noche, la lluvia nuevamente se soltaba con mucho ímpetu pasaron varios minutos cuando Antonio toca la ventana de mi cuarto, recorro la cortina viendo que él era, haciéndome señas de que le abriera de inmediato entro y se dirigió a la puerta a ponerle seguro, sabía que esta noche ya pasaría de un simple manoseo o una grabación, él se dirigió a la orilla de la cama pidiéndome me metiera en medio de sus piernas, me hinque y cuando ya estaba en medio de ellas, le estruje su verga; inmediatamente pude notar que ya tenía una muy buena erección, al parecer estaba tan excitado, le di un pequeño mordisco y un beso cariñoso sin sacar su verga. Deshice el nudo del short, metí mi mano y sentí muy caliente su verga, dura, lo masturbe un par de veces, sin dejar de mirarlo le di un pequeño besito de piquito a la punta de su verga, después de eso le di un lametón a su punta, como si fuera el más delicioso helado. No deje de pajearlo mientras hacía todo esto, tome su verga con las dos manos, abrí la boca lo más grande que pude y la fui acercando a su verga, me metí solo la punta, mi hermano suspiro al sentir la calidez de mi boca, cerró los ojos y se recostó en la cama, me tomo de la cabeza empezando a jalar de mí para que entrara más su rabo, yo lo deje que hiciera lo que quería, su verga empezó a entrar más y más, hasta que sentí unas arcadas porque ya la tenía en la garganta, el después jalo mi cabeza hacia fuera, después hacia dentro y viceversa todo el tiempo. Sentía como la cabeza de su verga chocaba contra mi garganta, su calidez, su fuerza, su dureza. Mi hermano ya entonaba sus alaridos de placer Así, Valery, así, que rico lo mamas, que rico. Sigue hermanita trágatela toda. No pares. Sigue así, sigueeeeeee.

    Yo no le contestaba porque todo el tiempo tuve la boca llena de su verga; sus movimientos cada vez eran más fuertes y rápidos mi boca se acostumbraba cada vez a ese pedazo de carne y entraba cada vez más y más, hasta el punto de que toda la verga la tenía dentro y mi barbilla chocaba contra sus bolas, yo para eso ya tenía las manos en las rodillas para apoyarme y que el hiciera todo lo que le pareciera bien. Algunos líquidos pre seminales ya escurrían por mi barbilla, y otros me los tragaba cada vez que podía, después de un buen rato de estarme cogiéndome la boca, comenzó a echar todo su semen dentro de mi boca obligándome a tragarme parte de su leche ya que antes de que terminara me la saco y derramo un poco de semen en mi cara, un chorro me callo desde la boca hasta la frente, otro me tapo uno ojo y otro más en la barbilla. Su último esfuerzo hizo un hilo de semen desde mis labios hasta la punta de su verga, lo cual yo jale con mi lengua y me lo trague; Antonio con su dedo recoge toda la leche que quedo esparcida por mi cara y me la lleva a la boca, el seguía jadeando. Después con mi lengua comienzo a limpiarle la verga con lametones y chupadas, ya comenzaba a tener cierta flacidez por lo cual se la guarde en el short. Se puso de pie tomándome de la cintura me aprisiono a él y comenzó a besarme, en cada beso podía sentir la lujuria de mi hermano, mordía mis labios, recorría beso a beso mi cuello y yo tan solo dejaba sentir aquel placer que ya invadía mi privacidad. Solo me miro y con un último beso me dejaba para irse a su habitación, me recosté y solo pensaba en aquel momento en el que accedí a seguir con esta situación, no sabía cuál sería mi destino, mas sin embargo la excitación, la morbosidad, la lujuria invadían mi cuerpo dejándome a plena disposición a las aberraciones de mi hermano, no sé qué hora era, lo único que recuerdo es que mis ojos comenzaron a cerrarse y la lluvia aún continuaba sin cesar.

    Poca luz atravesaba las cortinas de mi habitación si bien ya era de día pareciera estar nublado, un tanto adormitada me dirigí a mi ventana recorrí un poco la cortina observando como aquella lluvia permanecía, sentí un poco de frio, fui al armario y saque un conjunto de pants rosa, me apure arreglar la habitación, me dirigí a la cocina para prepararme un poco de café, encontrándome una nota que decía “desayunen regresamos después de las 2:00 p.m.” busque el reloj eran las 10:00 a.m. Jesús se enderezaba del sofá diciendo dormilona hasta que te levantaste, es que hace mucho frio, si así es, pero mira ya prepare unos sándwich jejejeje ya tenía hambre está bien eso está perfecto jajajaja no quería preparar nada, pero Toño donde está, salió hace un rato no se a donde fue pero dijo que no tardaba, mientras veíamos la tv. Desayunábamos y hablábamos de ciertas trivialidades.

    Jesús se puso de pie dirigiéndose a su habitación no tardo cuando escucho sus pasos y el sonar de sus llaves diciendo al rato nos vemos voy con los amigos ok. Está bien solo cúbrete que esta feo el día. Sin nada que hacer me fui a mi habitación y me recosté quería descansar pues el día estaba muy feo y al rato tendría que trabajar. El sonar de un carro me despertó razón por la que baje a la sala a ver si eran mis padres y así fue, la lluvia paro un rato por lo que pensé que se compondría la tarde por lo que me fui a bañar pues ya casi era hora de irme al trabajo, pasaría alrededor de una hora cuando el teléfono suena mi padre con un silbido me avisa que tenía llamada, rápidamente baje a la sala a contestar la llamada: bueno ¿quién habla? Soy Beatriz. Solo te marcaba para decirte que el evento de hoy se canceló pero mañana a las 8 hay que estar en la agencia para ir a la promoción ok. Está bien bety así quedamos cuídate adiós. Hija ya está la comida por si deseas antes de irte dejar comido, no mami no iré se canceló, está bien Valery, por cierto tus hermanos donde están Jesús salió que iba con sus amigos y Toño y Juan Carlos no sé, salieron temprano y no ha regresado, está bien comamos te parece, si, avísale a tu papá sí.

    En la mesa disgustando nuestros apetecibles alimento vemos abrir la puerta de la sala Toño llegaba e inmediatamente se unía a la mesa al terminar juntos nos pusimos a ver una películas en la sala y nuevamente la brisa comenzaba a apoderarse del atardecer, poco a poco comenzaba hacerse más intensa la lluvia y con ello el frio se apoderaba de nosotros serían como las 9:00 p.m. cuando el sonar del interfono anuncia la presencia de alguien, contesta mi padre y escucha la voz de mis otros hermanos diciendo que le abriéramos que no podía abrir el zaguán, mi padre sale pero a su regreso vemos que vienen apoyándose de mi padre y no era para menos traía una briaga de aquellas, mi padre llama a Toño para pedirle que lo ayude a llevarlos a su recamara, un ventisco azoto la puerta anunciando una tormenta que duraría si bien un buen rato o tal vez toda la noche, mi papá se veía molesto por lo que decidió tomarse unos tranquilizantes, mi madre por el contrario yacía cansada, que sus ojos ya comenzaba a cerrarse un rayo hacia que la luz se fuera tardamos poco más de 15 minutos esperando a que pudiera regresar, pero eso no ocurrió por lo que mi padre tomo en brazos a mamá y se fueron a su habitación, enseguida hacíamos lo mismo solo que Toño aprovechaba la oscuridad para poder meterme mano y yo sin poder detenerlo pues una insolencia mía podría armar un escándalo, al llegar a nuestras habitaciones cada uno se introdujo a ellas respectivamente.

    Si bien la lluvia era intensa y el frio hacia que me metiera a mi cama, no recuerdo cuanto dure despierta, ni mucho menos cuanto tiempo transcurrió, solo que un ligero movimiento me despertó, que casi grito pero hábilmente mi hermano me tapa la boca y poco a poco comienza a quitar su mano, diciendo he venido para que me la chupes hermanita, lo mire y pareciera que aquello ya no era un deber sino todo lo contrario por mi cabeza solo pasaba volver a intentarlo, el sabor, la excitación que me producía la escena me hacía vulnerable a los deseos carnales. Antonio se recostó en la cama bajándose el short y el bóxer, mientras que yo me arrodilló en medio de sus piernas para que enseguida comenzara a mamársela. ¿Te gusta? le pregunte separando mis labios de su pene. ¿Quieres más? ¡Si Valery por favor! HMMMMM, mi lengua comenzó a deslizarse por todo su tronco, logrando incrementar su erección, un besito en su cabeza hacia que se estremeciera, lentamente abría mi boca para comenzar a introducir su pito en mi boca, pausadamente su verga se perdía en lo profundo de mi garganta, logrando que empezará ese gemido de placer ahhhhhhhh, podía sentir como me llegaba a la campanilla de la garganta, al sacarla toda la saliva queda en un hilo de la punta de su verga a la unión de mis labios, cada felación era más profunda, espaciada logrando una mayor excitación, se la mame hasta que sentí que explotaba. Me detenía pues no quería que se viniera tan rápido con mi mano izquierda apretaba la base del pene reteniendo la expulsión de aquella leche, mientras que mi otra mano le sobaba las bolas. Nuevamente volvía a la felación había conseguido agarrar ritmo mamándole la verga deliciosamente. Estaba a punto de soltar la leche cuando me separó de su pito. Antonio preguntaba ¿Porque lo hiciste? Estaba a punto de venirme, lo mire con sensualidad y le dije: entre más retenga tu semen más placentero será cuando estalles, me agache mamando con delicadeza y lentitud la punta de su pito. HHHMMMM AAAHHH eres maravillosa. Nuevamente estaba a punto de estallar cuando volví a parar repentinamente, no es gracioso Valery estaba a punto de venirme de nuevo, ya lo sé, además, me gusta mucho chuparlo, no quiero que termine tan pronto. Volví a la carga mamándosela hasta sacarlo de control. Sus alaridos ya eran más frecuentes OOHHHH Por favor no pares Valery. No pares, AAAHHHHHHHHH comenzó a venirse, sentí que jamás pararía, sentí como llenaba mi garganta sabía que había logrado una excelente excitación y un buen trabajo. Cuando termine de mamarle hasta la última gota saque su verga ruidosamente de mi boca. PLOPPPPPPPP. Si bien era la segunda vez que se la mamaba para una inexperta sabía que era una mamada de 10.

    Por instinto le dije tócame Toño estoy muy excitada, en ese momento se me lanzo me tumbo boca arriba en la cama me bajo el shorcito e hizo a un lado mi tanga me abrió bien las piernas, hundió su cara en medio de ellas y sin previo aviso comenzó a mamarme la concha HMMMMMMMMM, gemí con fuerza moviendo mis caderas. Me lamió mi clítoris hasta más no poder. Chupo todos mis jugos, prácticamente devoro mi conchita virgen hasta hacerme revolcar en la cama y venirme en un tremendo orgasmo. OHHHHHHHHHHHH HMMMMMMMMMMMMMMMMMMM, mis piernas ya relajadas se cerraron y mi hermano se sentó en la cama. Enseguida me acerque a sus labios besándole en la boca, diciéndole era justo lo que necesitaba. Cuando unas voces a lo lejos se podían escuchar, guardamos silencio pues la intensa lluvia no dejaba escuchar claramente, Antonio se vistió y salió por la ventana para no ser visto. Mientras me ajustaba la tanga y el shorcito poniéndome una bata y dirigiéndome al pasillo para ver de donde provenían las voces, cosa que me llevo a la sala pues de ahí salían las voces, al bajar las escaleras vi que era la televisión que se había quedado prendida con el apagón, cuando la voz de mi padre me dice que haces, es que escuche voces y baje a ver de qué se trataba, ok acuéstate que ya es tarde, me dirigí a la habitación a descansar de aquella jornada que había tenido con mi hermano mayor.

    Muy temprano me preparaba para irme a trabajar lo cierto es que aquella lluvia intensa pasaba hacer una brisa, mas sin embargo no descartaba como estaría el día pues nos tocaba promocionar a una tienda departamental. Dieron las 7:00 a.m. cuando partía al trabajo del cual no me fue muy bien pues la poca afluencia de público hizo que pronto termináramos pues la baja temperatura y la lluvia que por ratos tomaba cierta intensidad hacia que todo fuera breve, pues el frio hacia que la piel se nos pusiera chinita pues solo teníamos un vestido tipo spandex que si bien dejaba marcar nuestros encantos no era suficiente para cubrirnos de aquel intenso frio que se hacía sentir. Ese día regrese a casa muy temprano creo eran alrededor o cerca de las 2:00 p.m., en la sala solo estaba Toño y me pareció extraño pues no sabía a donde estaban mis padres así que la pregunta obligada ¿dónde están los demás? Salieron fueron con los tíos, pero Valery que te parece si salimos un rato a comer, me quede pensando por un momento dudaba pero lo cierto es que era domingo y pues se tornaba un tanto aburrido por el clima, así que acepte.

    Está bien deja me cambio, me puse un conjunto de pants azul cielo que si bien marcaba muy bien mi cola era de lycra muy delgada tipo ciclista, con una tanga muy pequeña que alcanza a notarse a través de mi pantalón, también llevaba un top sin sujetador, aunque tengo grande el busto no me importa no llevar el sujetador ya que son muy firmes además con la sudadera no se notaban mis pezones, al salir de la casa corrimos hasta la parada pues aunque la lluvia era ligera no queríamos empaparnos por lo que nos cubríamos con las marquesinas de los locales, si bien era domingo y la inclemencia del tiempo no dejaba hacer algo bueno pensé que sería mejor tomar el metro para ir al centro, al tomar el micro que nos dejaría cerca del metro, sentí como un señor, más bien viejito de unos 60 años se me quedo mirando fijamente la entrepierna me imagine que la ropa fue la que calentó al viejito, jamás quito su mirada de mi entrepierna así que eso hizo que mi hermano lo observara, por mi parte no sabía si sentirme halagada o enojada lo cierto es que eso me excito muchísimo, al llegar a nuestro destino, solo note como se acomodaba su miembro, caminamos a la estación para abordar el metro, conforme avanzábamos los vagones comenzaban a llenarse si bien ya no había asientos mi hermano y yo cedimos el lugar a dos ancianitas por lo que nos tuvimos que ir hasta el fondo del vagón para no ir agarrados de los tubos no tardó mucho en llenarse por lo que ya apretujados en el metro tuve que colocarme de forma involuntaria al frente de Toño, inmediatamente comencé a sentir que se frotaba con insistencia en mi trasero, a lo que yo ya comenzaba a excitarme dejando a su disposición mis nalgas, mientras que el seguía con lo suyo, pareciera que ya era adicta a su verga como que ya me empezaba a gustar sentir su verga ya erecta que se frotaba entre mis dos nalgas, la sentía perfectamente dado que mi hermano sólo llevaba su pants gris que por cierto no es muy grueso. Al ver que no opuse resistencia, se presionaba cada vez más contra mis nalgas sentía su virilidad a su máxima expresión, lo cierto o no sé si fue suerte pero pareciera que los demás entendían o era cosa del destino que quedamos a espaldas de ellos logrando que no se percataran del acontecimiento por lo que en dado momento su mano derecha tocaba mis nalgas pero no para acariciarlas sino para llevársela a su pito en ese momento pensé e imagine muchas cosas, mas sin embargo podía sentir como maniobraba para aflojar un poco la cinta de su pants sacando su duro y venoso miembro ya goteante de líquido seminal, y lo posó entre mis dos nalgas, notaba perfectamente el calor del pene de mi hermano, ya excitada, pose mis manos en ambas nalgas a manera de abrirlas y el pudiera meter su pito en mi canalito, mi hermano al ver esto, se aferró a mi cintura y con movimientos sutiles comenzaba hacer movimientos de penetración ya estaba excitadísima de la situación la adrenalina corría a mil por hora yo para ese momento me encontraba cachonda por el momento, sus manos comenzaban a deslizarse por mis piernas lentamente dirigiéndose a mi vagina que de seguro la tocaba y fácilmente saldrían mis gemidos, estaba tan lujuriosa porque estaba siendo manoseada en un transporte público por mi propio hermano, llegando a sentir cómo se humedecía mi sexo, mi hermano comenzó a frotar su pene entre la ranura de mis nalgas a lo que yo, lo apretaba entre los dos cachetes de mi culo, para propiciarle placer a su miembro cada vez más caliente. Toño de tan caliente que estaba metió su mano bajo de mi pantalón y me comenzó a frotar deliciosamente mi tesorito. Yo volteaba a los lados a ver si nadie nos observaba, una vez que confirmé que nadie nos veía decidí echar a tras mi mano derecha tomando su pitote y metiéndola en medio de mis piernas. A lo que el rápidamente entendió mi mensaje, comenzando el vaivén de su pene entre mis dos muslos y mi panochita, yo los cerré con fuerza, para hacerle con ellos una rica paja, Antonio comenzó un rítmico movimiento de adelante hacia atrás por lo que no tardó en correrse entre mis piernas, fue delicioso sentir cómo se deslizaba ese líquido tan caliente y viscoso por entre mis dos piernas. Yo creí que allí acababa la cosa pero de repente llegando al túnel se va la luz dando con ello un enfreno tremendo por lo que casi nos caemos, pero el movimiento hiso que avanzara unos pasos y como todo estaba tan oscuro y pensando que mi hermano seguía de tras de mi deje que su mano se adueñara de mis tetas, deje que me magreara a su antojo cosa que me cayó de extraño porque lo hacía con mucha desesperación aprisionando mis tetas al grado de hacerme sentir dolor por lo que tome su mano sintiendo que tenía anillos en ese instante trate de buscarle la cara, pero me aprisiono de mi cintura, percatándome que era un desconocido, que de seguro se había dado cuenta de nuestro magreo, por lo que pensó que el apagón y ese enfreno le daría la libertad de hacerme lo mismo o que tal vez pensaba que yo era una muchacha fácil, como yo todavía me encontraba caliente esto no hizo más que aumentar mi morbo ante esta situación, él al notar que no decía nada metió su mano debajo de la sudadera y el top logrando sujetarme los pezones, logrando ponerlos como dos cerezas duras de la excitación, por lo que el muy maldito aprovechando que llevaba la sudadera que tapaba la acción en mis pechos liberó una teta del top para acariciarla más fácilmente, mi excitación ya era descomunal al grado de que bajé mi mano y le sobé su pija al tipo este, la cual ya se le había parado por la excitación que le ocasionaba esa circunstancia, el tipo aquel comenzaba a deslizar su mano por debajo de mi pants hasta llegar a mi puchita haciendo a un lado mi tanga tratando de meter su dedo cosa que me alarmo muchísimo, pues si accedía sabría que este tipo no solo quería meterme sus dedos sino intentar meterme su verga, por lo que siendo sincera solo un milagro podría salvarme, cuando de repente vuelve la energía y con ello la marcha comienza, inmediatamente busque a mi hermano, pero como estábamos cerca de la siguiente estación varios comenzaron a empujar a manera de llegar a la puerta pero no solo buscaban llegar a la misma en el transcurso pude sentir más de 5 diferentes manos posándose en mis nalgas, piernas, tetas, y una más atrevida buscando tocar mi sexo.

    Mas sin embargo mi hermano me tomaba de la mano y parándonos cerca de la puerta, pues nuestra estación esta ya cerca salimos apresuradamente del vagón, una vez fuera solo nuestras miradas hablaban de lo que había pasado al tiempo de que nos reíamos de lo que acababa de suceder, cuando una señora se acercó a mí y me mencionó que traía algo en mi pantaloncito, al ver lo que era, nos percatamos que se encontraba lleno de semen, por lo que la señora refunfuño que algún patán se habría masturbado en él y yo no me había percatado, mi hermano y yo nos miramos con complicidad y le agradecimos a la señora por avisarme de los mocos en mi lycra , nos retiramos de allí a toda prisa, nos dirigimos al sitio de taxis y partimos de vuelta a casa, durante el viaje solo reíamos y cuchicheábamos sabiendo que era nuestras confidencias, al llegar la lluvia había terminado, por las calles el agua arrastraba la basura que en ellas estaba.

    Sin decir más me dirigí a mi cuarto y antes de que me cambiara, Toño entro diciendo no hay nadie me tomo de la mano dirigiéndonos a la sala ahí él se sentó en el sofá sentándome en sus piernas, acariciando mis piernas subiendo hasta mis tetas por debajo de la sudadera logrando darse cuenta que mi teta está afuera, por lo que bajo el cierre de la sudadera viendo como mi seno estaba al descubierto y mirándome dedujo que alguien más me había metido mano, cuando la cochera hace ruido, sabíamos que ya estaban mis padres en casa por lo que Antonio solo dijo esto se pondrá mejor hermanita, sin decir más subí a mi habitación a cambiarme el pants por un jeans e inmediatamente regrese a la sala donde ya se encontraban charlando y mis padres sorprendidos me preguntan pensamos que estarías trabajando si así es pero solo que terminamos más pronto de lo que esperábamos, mientras que nuestras miradas y nuestros pensamientos sabían que no era así y que había sucedido algo muy placentero para nosotros solo que había una advertencia por parte de mi hermano “ese se pondrá mejor” sabía que ya no se conformaría con que se la chupara, me metiera mano sino lo que me esperaba será algo mejor, excitante, lujurioso y morboso.

    • Valorar relato
    • (72)
    • Compartir en redes