INICIO » Categoría » Marielena y Doña Elvira (Parte 6)

Marielena y Doña Elvira (Parte 6)

  • 9
  • 9.120
  • 10,00 (2 Val.)
  • Un giro en la historia de Marielena

    Doña Elvira se habia dado cuenta que su preciosa vecina la tiene completamente obsesionada. Despues de la ultima vez, que junto con el viejo verde de Don Alberto disfrutaron de los encantos de la joven llevandola a la cama y haciendole de todo, no podia dejar de pensar en esa belleza, que ademas tiene un morbo y sensualidad capaz de calentar a cualquiera, hombre o mujer.

    Recordaba con lujuria como Don Alberto penetraba por el culo a la nena mientras a su vez ella le estrujaba las tetas y veia en primera fila como la chica gemia, al principio de dolor y luego de placer mientras el viejo verde le taladraba el culo, ella misma habia tenido un orgasmo lamiendole la espalda a la chica escuchando sus dulces gemidos. Luego que Don Alberto acabara en el interior de la chica ella le habia vuelto a chupar la concha hasta que la muchacha estallo en un grito de placer. Estor recuerdos calentaban a Doña Elvira y se devanaba los sesos pensando en nuevas maneras de disfrutar de esa deseable joven...

    A dos cuadras de la casa de Elvira habia un antro nocturno, una especie de cabaret venido a menos, regenteado por una mujer, Doña Lita que ultimamente se habia quedado sin chicas para los clientes. Elvira penso con lujuria en llevar a su vecinita para ver que pasaba con la joven, imaginarla cogiendo con toda clase de personas, por lo general viejos verdes pero tambien habia mujeres buscando chicas jovenes, enloquecia la mente pervertida de la mujer, sabiendo del morbo y sensualidad de la chica, estaba casi segura que la chica accederia a ir a ese lugar.

    Esa tarde quiso la suerte que la chica reaparecio en su jardin, lindero al de Doña Elvira, tomando sol como siempre lo hacia con los pechos desnudos. Elvira la vio y fue a su encuentro. Le dijo "Como estas preciosa, no queres tomar algo?"

    La chica respondio, en voz baja y con picardia "Ay Doña Elvira, cada vez que me invita a tomar algo terminamos en su cama"

    Doña Elvira sintio ganas de abalanzarse sobre ese monumento y chuparle la concha ahi mismo, se contuvo y le dijo: "Esta vez te invito a tomar algo en un bolichito aca cerca, para hacer algo diferente, te gusta?"

    "Si, me encanta!" dijo entusiasmada ella," voy adentro y me cambio"

    "Ponete ese lindo uniforme de colegio que tenes, vas a ver como todos te miran" dijo la calenturianta Elvira, que se relamia los labios pensando en lo deliciosa que era en uniforme colegial ese pedazo de mujer.

    "Ay Doña Elvira, pero me van a querer violar" dijo picaramente la chica

    "Si" penso Doña Elvira " Y yo quiero ver como te cogen" siguioi pensando la mujer, que se relamia los labios.

    Al rato reaparecio Marielena ataviada de colegiala y nuevamente Elvira tuvo que contenerse, tenia ganas de besarla en la boca y tocarle los pechos, pero nuevamente se contuvo y dijo "Vamos chiquita, estas preciosa"

    Al llegar al lugar, todavia era de dia y no habia casi gente, solo una mujer muy vieja, mas que doña Elvira, estaba tras un mostrador.

    Cuando llegaron, la vieja mujer no pudo apartar los ojos de la joven con uniforme colegial y se acerco diciendoles ""Aca no pueden entrar menores" dijo comiendose con la mirada las espectaculares piernas de Marielena.

    "La chica es mayor, y puede tomar alcohol, vamos a tomar dos cervezas"

    Mientras se iban a una mesa, Doña Lita, la propietaria no podia dejar de mirar el culo y las piernas de esa pendeja y pensaba que estaria haciendo esa hembra junto a una vieja como la que la acompañaba...

    Cuando Doña Lita les llevo las bebidas a la mesa, Doña Elvira dijo "Que poca gente, crei que iba a estar mas concurrido"

    Doña Lita dijo "Todavia es temprano, pero viene poca gente, nos quedamos sin chicas para entretenr clientes" lo dijo mirando fijamente a la muchacha ataviada en uniforme, bajo su blusa se le adivinaban los pechos y las piernas casi desnudas por lo corto de la pollera, eran infartantes.

    Doña Elvira dijo "no vienen chicas? justo yo le decia a mi sobrina si le gustaria trabajar en un lugar asi, ella esta buscando un trabajo"

    Doña Lita abrio la boca asombrada, con una preciosura como esa se iba a llenar de clientes, incluso mujeres vendrian al saber que una belleza como esa estaba disponible en su "cabaret".

    "Pero la chica quiere trabajar aca? este es un lugar especial, los clientes a veces quieren intimar con las chicas " dijo Doña Lita.

    "Si, me gustaria" dijo la chica mirando a la cara de Doña Lita. La cara de esta mujer era desagradable, surcada por arrugas y con una nariz desproporcionada mas bien parecia una bruja, pero sus ojitos brillaban al ver la delicia de nena que tenia al lado y que le estaba diciendo que queria trabajar alli.

    ""Bueno, pero tendria que verte... mas.de cerca" dijo la afiebrada vieja.

    "Como mas de cerca" dijo con picardia Marielena, que empezaba a darse cuenta de lo caliente que estaba esa vieja "Si estamos bien cerca" agrego risueña la chica.

    "Tengo que verte... desnuda, para ver si servis para esto" Y no pudo reprimir pasarse la lengua por los labios.

    "Bueno" dijo la chica. Marielena sabia lo que vendria, esa mujer no se iba a contentar con verla y se empezo a excitar, como siempre le ocurria cuando presentia una situacion caliente como esa.

    "Veni, vamos adentro asi te puedo ver bien" dijo Doña Lita tomando de un brazo a la muchacha. "Ya vengo, tia" dijo Marielena a Doña Elvira que se moria de ganas de ver como Doña Lita iba a gozar de su chica.

    Siempre llevando de un brazo a Marielena, la dueña del local le dijo a alguien tras el mostrador que se ocupara de atender que ella tenia que hacer "algo" en el fondo.

    Guio a Marielena por un pasillo y luego por un sector donde habia puertas que llevaban a habitaciones, la hizo entrar en una de estas habitaciones.

    Al entrar. Marielena se dio cuenta que esas habitaciones eran donde las "chicas" tenian relaciones con los clientes. Habia una cama como todo mobiliario y una puerta que comunicaba con un pequeño baño.

    Doña Lita, que casi no se podia contener, tomo de la cintura a Marielena y la acerco a la cama. Se puso frente a ella y le dijo:

    "Con ese uniforme de colegio enloqueces a cualquiera, nenita" su voz sonaba enronquecida, cargada de deseo.

    Marielena hizo amague de desabotonarse la blusa pero Doña LIta le dijo "No chiquita, yo quiero desnudarte" y le puso las dos manos sobre los pechos, por encima de la blusa y movio despacio sus dedos apreciando la consistencia de esos jovenes melones. Acerco su cara, y esto no le gusto mucho a Marielena pero lo acepto porque sabia que vendrian cosas mejores, y le busco la boca a la chica.

    Mientras le metia la lengua en la boca, las manos de la vieja empezaron a moverse inquietas por las tetas de Marielena, luego de chuponearla un buen rato desplazo la lengua hacia el cuello de la chica y la chica, como siempre pasaba, sintio gran placer y comenzo a suspirar. Doña Lita dijo: "Te gusta nenita? te voy a chupar por todos lados".

    Las manos de Doña Lita desataron la corbatita colegial de la chica y con lentitud la mujer empezo a desabotonar la blusa, haciendo pausas que enloquecian a Marielena y acariciaba las tetas por encima de la blusa estimulando con pellizcos los pezones de Mariuelena que ya se encontraban duros. Termino de sacarle la blusa y la caliente mujer se zambullo a chuparle las tetas mientras la rodeaba con sus manos la cintura y buscaba acaricierla las nalgas por encima de su corta pollera.

    Por un rato lo unico que se escuchaba eran los chupetones de Doña Lita y los suspiros de placer de Marielena. La chica hacia rato que sentia muy mojada su tanga y estaba deseando que esa mujer le chupara de una vez la concha.

    Por su parte, Doña Lita queria disfrutar lentamente de esa belleza que nunca habia tenido una igual, se fue situando por la espalda de la chica mientras le sobaba los senos sin pausas se frotaba contra las nalgas duras y redondas de Marielena. Se daba perfecta cuenta que la chica disfrutaba de los toqueteos y lamidas que le daba y queria demorarlas lo mas posible.

    Se puso frente a la chica y comenzo a sacarle la pollera, con deliberada lentitud hasta quitarsela del todo. Quedo parada frente a la chica admirando la perfeccion de sus piernas y la excitante tanguita blanca que tapaba su concha.

    Puso sus manos en los muslos de la chica y enmpezo a sobarselos sin pausas mientras le decia "Que piernas tenes pendeja, que buena que estas" Se inclino sobre la muchacha y le paso la lengua por los muslos lo que enloquecia a Marielena que empezo a gemir y decir "Por favor, por favor" lo que interpreto la caliente vieja como un pedido de que le chupara la concha sin mas demora.

    "Veni pendejita" dijo la vieja y la acosto en la cama boca arriba. Sin mas demora le abrio las piernas y probo con su lengua sobre la empapada tanga de Marielena. La chica se retorcia de placer, las manos de Doña Lita la liberaron de su prenda intima, se la saco a los tirones y volvio a sumergirse en la concha de Marielena. La chica sentia que ya se venia cuando las manos de la vieja la tomaron por la cintura y la obligaron a ponerse boca abajo. Esto sorprendio a la chica, pero vio pronto las intenciones de la afiebrada mujer, le puso una almohada bajo su vientre y sus nalgas quedaron bien expuestas. Doña Lita comenzo ahora a pasar la lengua por las nalgas de Marielena, entre las nalgas llegando a su culo y bajaba hacia la concha a fuerza de chupetones y volvia a subir metiendo la lengua profundamente en su hoyo, como si quisiera penetrarselo y nuevamente bajaba hacia la concha y buscaba con deseperacion el clitoris hinchado de Marielena. Varios minutos despues de este salvaje chupeteo, Marielena np pudo contenerse y emitiendo un grito de placer tuvo un orgasmo brutal, convulsionandose de placer... Doña Lita se empezo a frotar contra el culo y las piernas de la chica hasta que su calentura tambien exploto en un imponente orgasmo.

    Despues de unos momentos, Doña Lita le dijo a Marielena

    "Nena, si venis aca todos te van a querer coger, estas buenisima" y agrego "Yo tambien te voy a querer coger"

    "Si" dijo Marielena, "Ya lo se, entonces cuando empiezo?"

    • Valorar relato
    • (2)
    • Compartir en redes