INICIO » Categoría » Gianella y la pareja mayor

Gianella y la pareja mayor

  • 8
  • 16.288
  • 9,38 (8 Val.)
Esa mañana, al hacer las compras en el almacén de su barrio, se fijó en las ofertas de trabajo que los vecinos publicaban en una pared del mismo. No había muchas, pero una le llamo la atención: Matrimonio mayor necesita chica para ayudar en tareas de la casa

Gianella hace dias que esta buscando un trabajo para ayudar con los gastos en su casa. Como le pasa a mucha gente, el dinero alcanza para lo mas indispensable, el sueldo de sus padres se va volando y la chica quiere seguir sus estudios para lo cual conseguir un empleo es necesario.

Esa mañana, al hacer las compras en el almacen de su barrio, se fijo en las ofertas de trabajo que los vecinos publicaban en una pared del mismo almacen. No habia muchas, pero una le llamo la atencion: decia "Matrimonio mayor necesita chica para ayudar en tareas de la casa".

Gianella tomo la direccion, que era a unas 10 cuadras de su casa y decidio que despues de hacer las compras iria hasta alli para mostrar su interes por el aviso.

Una vez en su casa se cambio, se puso un ligero vestido de verano y unas sandalias bajas. Gianella tenia un fisico atractivo, habia hecho deporte desde niña, era mas bien alta, usaba su pelo largo y suelto y muchos hombres la miraban, jovenes pero tambien viejos, y algunos le decian cosas subidas de tono, que la chica ignoraba. La muchacha notaba que los jovenes no le llamaban mucho la atencion pero los hombres maduros y algunos muy maduros la hacian fantasear y se preguntaba porque tenia esa obsesion con los mayores.

Una vez, al pasar por una plaza, dos viejitos comentaron mientras ella pasaba "Mira que cosita mas rica, si esta para chuparla toda" y a pesar del comentario Gianella se sintio un poco halagada y hasta excitada... Imaginar que esos dos viejos la acariciaban y la chupaban por todas partes la puso un tanto cachonda, y la idea le quedo dando vueltas en la cabeza por un rato.

En camino hacia la direccion del aviso, Gianella se preguntaba cuales serian las tareas que deberia hacer, esperaba algo sencillo porque ella recien terminaba el secundario, su preparacion era poca pero "tareas de la casa" tambien las hacia en su hogar por lo que no seria nada muy dificil, confiaba.

Al llegar a la direccion indicada, Gianella toco timbre en la puerta de una vieja casa de dos plantas y al cabo de unos segundoa la puerta se abrio y una señora mayor aparecio, la chica dijo "Vengo por el aviso de trabajo" a lo que la vieja mujer le hizo pasar.

En el interior, la señora la guio hasta lo que parecia ser el living, Un señor tambien muy mayor estaba sentado frente al televisor y cuando la chica entro el hombre apago el televisor y la miro con interes. "Con demasiado interes" penso la chica al ver que el viejo la miraba de arriba abajo y sus ojitos brillaban...

"El es mi marido, Don Cosme y yo soy Doña Selva, vos como te llamas, preciosa" dijo la vieja, a la chica le llamo la atencion que le dijera preciosa y la mirara con un raro interes, todo parecia ser muy raro (y morboso pensaba Gianella)

"Yo me llamo Gianella, tengo 19 años y estaba buscando un trabajo por eso vine " dijo la joven y accedio a sentarse en un sillon ante la invitacion de la vieja mujer, que se sento a su lado, mientras el viejo se sentaba frente a ellas en otro sillon.

"Ya veo, sos muy joven, y ademas sos muy linda" dijo Doña Selva, que le miraba sin disimulo las piernas, que al sentarse se exhibian hasta medio muslo y el bronceado resaltaba mas las lindas extremidades de la muchacha...

"Aca es facil lo que te pedimos, ayudar en la casa, limpiar un poco y esas cosas que nosotros que estamos muy viejitos ya nos cuesta hacer" dijo la mujer sin dejar de mirarle las piernas.

Gianella percibio claramente que los dos viejitos la miraban con lujuria contenida, sintio que un estado morboso la invadia y se imagino a esos dos maduros tocandola y se empezo a mojar de excitacion.

"Pero vos sos muy joven y con ese cuerpo vas a poder hacer todo eso, verdad ricura" dijo la vieja y para sorpresa de Gianella la mujer alargo una mano y le empezo a acariciar un muslo.

Gianella no dijo nada y permitio que la vieja le acariciera la pierna en caricias ascendentes y descendentes que calentaron a la mujer que con voz ronca dijo "Mira que piernas tiene esta pendeja Cosme" y siguio tocandola, subiendole mas la pollera ante la perplejidad de la chica.

Gianella miro en direccion al viejo y vio que el hombre se estaba tocando la entrepierna mientras miraba con ojos lujuriosos como su mujer acariciaba las piernas de la joven.

La chica sentia las manos de la mujer subir y bajar por sus muslos y no hacia nada, era la primera vez que una mujer la acariciaba asi, sentir esas caricias y a la vez ver al viejo pajeandose mientras la tocaban la fue encendiendo y empezo a sentir algo raro entre sus piernas, como que empezaba a mojarse.

Las caricias a esa monumental nena estaban calentando al maximo a la vieja, que ademas de seguir acariciando esas preciosas piernas se inclino sobre la chica y busco besarla, al no lograrlo le paso la lengua por el cuello y le busco lamer la oreja.

Gianella intento evitar los labios de la vieja sobre la suave piel de su cuello pero a la vez noto que los chupetones la excitaban a mas no poder, mientras veia la monumental paja que se hacia el viejo, que ya gemia de placer, viendo como su mujer disfrutaba de la chica.

La vieja señora, en la cuspide de la excitacion, tomo de un brazo a la chica y la levanto del sillon, se puso detras de ella y busco con frenesi despojarla del vestido. Al cabo de unos segundos, sin que Gianella se resistiera la despojo de su vestidito y la nena quedo solo ataviada con una minuscula tanga blanca, lo que hizo delirar a los dos viejos. Doña Selva tomo por la cintura a la chica que ya se dejaba manejar sin voluntad y la acerco hasta donde estaba el viejo pajeandose.

Al tenerla al lado, el viejo baboso la tomo por las piernas, la acerco a su boca y empezo un chupeteo en las piernas de la joven que hicieron mojar mas a Gianella, sumado a que la mujer le agarraba desde atras las tetas y se las apretaba sin consideracion, la chica estaba alcanzando un grado de excitacion que nunca penso, ante la salvaje acometida de esos dos "viejitos".

El hombre se levanto, con una brutal ereccion y tomando a la chica de la cintura dijo "vamos al cuarto, me voy a coger esta pendeja" y empezo a arrastrarla hacia el dormitorio. La vieja seguia acariciando sin cesar los pechos de Gianella y entre los dos, empujandola al punto que la chica perdio sus sandalias en el esfuerzo que hizo por resistirse, finalmente la introdujeron en el dormitorio.

El viejo desaforado obligo a la chica a acostarse boca arriba y se lanzo por las tetas de la chica, tocandolas y apretandolas y luego empezo a chuparle los pezones, mientras Doña Selva se posicionaba entre las piernas de la chica y comenzaba una chupada de concha sobre la tanguita de Gianella primero y luego con movimientos bruscos le quito la tanga y le hizo una chupada memorable.

Gianella estaba en una nube de placer y a la vez de perplejidad, no podia creer la manera que estos dos viejos la habian llevado a la cama y le proporcionaban tanto placer, sus suspiros y gemidos se acrecentaron cuando sintio como la lengua de la vieja envolvia su clitoris y se paseaba por su jugosa conchita hasta que exploto en un orgasmo que nunca habia sentido, emitiendo un sonoro gemido que hizo que la vieja se esmerara en los chupeteos que le estaba dando a esa preciosa nena. El viejo continuo chupando y apretando los pechos de Gianella, hasta que sintio que su verga iba a reventar. Tomo a la casi inconciente muchacha y con ayuda de la vieja pusieron boca abajo a la chica, le puso bajo su vientre un par de almohadas y se irguio sobre la chica con la intencion de taladrarle el culo. Tomo las nalgas de la chica y las abrio y metio su lengua en profundidad, Gianella suspiro una vez mas, pero se dio cuenta de las intenciones del viejo. Dijo "No, por favor" a lo que el viejo, enloquecido por cogerse ese joven culo, se esforzo por meter su duro miembro, le costo al principio, empujo mas y parte de su verga entro en el cerrado orificio de Gianella, que volvio a decir "No, por favor " en un grito apagado mientras el viejo en un supremo esfuerzo se la metia toda dentro del culo. Por un instante no se movio, luego empezo a cogerla de a poco hasta que intensifico las embestidas y en un momento no aguanto mas y le lleno el culo de leche en una eyaculacion monstruosa.

Demoro en salirse de la chica hasta que quedo derrumbado sobre un costado, lo que aprovecho la pervertida vieja para seguir chupando la concha de la chica, que ya casi no sentia estimulos, lo ultimo que habia sentido era como le habian taladrado el culo y sentia un ardor que nunca habia sentido...

Luego de un tiempo, los dos viejitos le dijeron a Gianella que se bañara y vistiera, que estaban contentos con ella y que podia empezar a trabajar el dia siguiente.

  • Valorar relato
  • (8)
  • Compartir en redes