INICIO » Categoría » Laura, la esposa de mi cuñado (2)

Laura, la esposa de mi cuñado (2)

  • 7
  • 31.573
  • 9,51 (41 Val.)
Entré al elevador y la acorralé contra el espejo del fondo, le susurré en el oído que me ponía caliente con ese bikini, sin decir nada la besé metiendo mi lengua en su rica boca, bajé hasta sus tetas que saqué del bikini

Después de dejar a la esposa de mi cuñado en el departamento bien llena de mi leche y de la de un extraño comimos mi suegra esposa y yo en la terraza, luego fuimos a relajarnos en la playa y luego de unas horas se nos unió Laura, tenía una cara contradictoria, por un lado sonreía por todo, incluso sola, como niña acordándose de alguna travesura, y por otro lado, se notaba un poco apenada y pensativa, conmigo desviaba la mirada, hasta que en un momento nos quedamos solos

- nunca había hecho esto

- a que te refieres?

- nunca había engañado a mi marido, ni había dejado que alguien me tratara así y mucho menos había tenido algo que ver con un desconocido

- te creo que no lo hayas hecho antes, pero no me has dicho y aunque lo hagas no te creería, que no lo has disfrutado

- eres un estúpido! No sé qué me pasa pero si, lo disfrute mucho aunque es la última vez que hago esto, espero contar con tu discreción y que quede como un secreto de un desliz para los dos

- por mí no te preocupes, no voy a decir nada a nadie, pero no creo que sea la última vez

Dije esto último acariciando discretamente su pierna mientras ponía algo más de la pastilla en su bebida, iba subiendo mi mano pero ella se retiró porque se acercaba mi esposa para invitarnos al mar, chapoteamos un rato y más tarde decidimos regresar todos a la habitación pero a medio camino mi suegra la pidió a mi esposa acompañarla a una tienda para comprar algún bronceador, dejando otra oportunidad para estar solo con Laura.

Entre al elevador y la acorrale contra el espejo del fondo, le susurre en el oído que me ponía caliente con ese bikini, sin decir nada la bese metiendo mi lengua en su rica boca, baje hasta sus tetas que saque del bikini, seguí bajando por su abdomen hasta encontrar sus labios inferiores, se notaban un poco irritados por el ajetreo que tuvieron en la mañana y decidí darles alivio con mi legua, ella abrió las piernas para darme mejor acceso y yo lamí y chupe toda su entrepierna, desde el culo hasta el clítoris y de regreso haciéndola estremecer, el elevador se detuvo y llegamos a otro piso que no era el nuestro con la casualidad que era el de nuestro amigo del spa. Al principio no supimos que hacer hasta que abrí la puerta y la empuje al interior del departamento donde nuestro amigo estaba sentado en el sofá de la sala con la rubia cabalgándolo. Nos vieron entrar pero ignorándonos por completo siguieron en lo suyo, Laura quiso dar media vuelta pero la abrace por atrás mientras recargaba mi cabeza en su hombro y le decía al oído que disfrutara en espectáculo de las tetas de la rubia en constante sube y baja frente a nosotros, baje una mano por su abdomen y la metí entre su bañador y su vagina para poder tocarla a gusto, la otra mano subió a sus tetas que seguían fuera del bañador, apoyaba mi verga entre sus nalgas y ella instintivamente comenzó a frotarse al sentir que metía dos dedos en su vagina.

La empuje hasta el sillón donde estaban los vecinos inclinándola para que apoyara sus manos en las rodillas del vecino teniendo la cara a escasos centímetros de la vagina de la rubia que era rellenada, quedo como hipnotizada y aprovechando eso le ensarte mi verga de un empujón desde atrás, comencé a bombearla al ritmo que la rubia saltaba y las dos mujeres tuvieron un orgasmo al mismo tiempo.

Tome a Laura del cabello dirigiéndola como si fueran riendas de una potra hasta el balcón con vista al mar, se tomó del barandal con sus manos y cuando estaba bombeando más intenso mi celular sonó con el tono de mi esposa, desclave a mi pariente y la deje en la misma posición mientras recogía mi bañador del piso para contestar el teléfono. Mi esposa me avisaba que ella y su madre tardarían 1 hora más porque los que estaban de pesca habían pedido que pasaran a comprar algo de cenar y ellos llegarían también en una hora aproximadamente. Mientras estaba en la llamada la rubia de grandes tetas se arrodilló frente a mi metiéndose mi verga a la boca y dándome una mamada deliciosa, termine la llamada y volviendo mi vista al balcón vi al vecino penetrando sin cesar a la esposa de mi cuñado que ya gritaba de placer. No queriendo ser menos tome a la rubia, colocándola en la misma posición que Laura en el barandal y comencé a penetrar su vagina, a pesar de su humedad apretaba bastante y dejaba entrar mi verga hasta el fondo, teniendo a la rubia cogida de sus enormes tetas aprecie su culo que aparecía y desaparecía al empujar sus nalgas en cada embestida y lo tome como una invitación para entrar en el, con mi verga escurriendo jugos la pose en la entrada y comencé a empujar, ella gemía más fuerte, gritaba en ingles hasta que le rellene por completo, deje mi verga en el fondo unos segundos y me llamo la atención que el vecino ahora estaba tirándose a Laura en posición de misionero y la llenaba de leche, se retiró de ella y pude ver como escurría semen de su vagina, reaccione cuando la rubia movió su culo adelante y atrás para cogerse ella sola, la tome de las caderas y acelere el ritmo hasta provocarle un orgasmo intenso a juzgar por sus gritos, vaciándome en su intestino de una forma deliciosa.

Laura sentada en el piso veía como fallaban las piernas de la rubia y se dejaba caer, acerque mi verga su cara y sin decir nada comenzó a lamerla y limpiarla con la lengua, cuando estaba bien limpia la metió en su boca y comenzó a mamarla haciendo que recuperará la dureza, me tire al piso sobre ella y la ensarte por su vagina, estuve un rato así hasta que cambie a su culo que me recibió con agrado ya que estaba lubricado por los jugos que escurrían de su vagina, seguí cogiéndome así a la esposa de mi cuñado cuando sentí las manos de la rubia acariciar mi espalda y abrazarme, me mordió la oreja y el cuello y se me ocurrió una emocionante idea, abrace a Laura y rodando en el piso hice que quedara sobre mí, luego le pedí que girará sobre mi verga para quedar de espaldas a mí, abrí sus piernas y ella se movía sobre mi haciéndome gozar, con señas invite a la rubia a acercarse y ella sin pensarlo bajo su cabeza y dio una larga lamida a la vagina de Laura que abrió los ojos y quiso retirarse pero entre la rubia y yo se lo impedimos, la rubia hacia estremecer a Laura y yo sentía como apretaba más mi verga con su culo al sentir la lengua que saboreaba su clítoris, seguimos así un buen rato y sentí en dos ocasiones como Laura mojaba la cara de la rubia son sus orgasmos, cuando la extranjera cambio de objetivo y comenzó a chupar mis huevos que no resistieron mucho y termine por llenarle el culo de leche a la esposa de mi cuñado, nos quedamos en la misma posición, yo tirado bocarriba con Laura sobre mi aun con mi verga en su culo y la rubia se tumbó a mi lado basándome con ganas, mi verga estaba queriendo recuperar su erección pero en ese momento alcance a ver el barco en el que habían ido a pescar mis familiares llegando a la playa, y me levanté como resorte, tome a Laura de un brazo y casi arrastrándola la metí al ascensor para ir a nuestro departamento, apenas alcanzo a meterse a dar un baño y yo a tirarme en la cama de mi habitación cuando entraron todos comentando que morían de hambre y que estaban exhaustos de esta larga jornada pero muy satisfechos, igual que yo.

  • Valorar relato
  • (41)
  • Compartir en redes