INICIO » Categoría » Mi prima me hace sexo oral

Mi prima me hace sexo oral

  • 4
  • 13.488
  • 8,94 (32 Val.)
  • Con mi prima tenemos un juego que partió desde hace unos años con unos simples besos a escondidas, hoy ya estamos más grandes y pasó de darme besos en la boca a darle besos con lengua a mi verga

    Me llamo Franco, tengo 20 años y esta historia sucedió tiempo atrás, desde chico siempre fui bastante apresurado para todo lo que tiene que ver con mujeres, solía convencer a mis primas de "jugar" a darnos besos a tocarnos y cosas así, estos jueguitos los hacía con casi todas mis primas pero con una en especial siempre hubo una conexión más interesante, se llamaba Constanza, era por mucho las más bonita y creo que la especial atención que le tenía fue haciendo que ella igual nunca le perdiera la diversión a nuestro juego, a medida que fueron pasando los años más o menos los juegos con mis otras primas acabaron, simplemente nos hacíamos los tontos con el tema y nunca más lo hablamos, me imagino que muchas se habrán arrepentido de haberse andado dando besos con lengua con su primo, pero con Camila el juego nunca se acabó de hecho cada vez se fue poniendo más interesante, ella siempre fue la más atrevida, recuerdo que dejaba que le toque los pechos bajo el sostén, manosearle el culo, no se hacía ningún problema de hecho ella misma me seguía el juego y me masturbaba sobre la ropa o me pedía que le muestre mi pene cuando lo tenía erecto, los años la habían dotado muchísimo, ella era muy preocupada con su figura salía a trotar e intentaba mantenerse siempre bonita, medía cerca de 1.65, de pelo castaño, delgada con un culazo y unos pechos preciosos, además de un rostro que parecía sacada de una revista de modelos, cada vez que nos juntábamos por alguna reunión familiar nos hacíamos los tontos y nos apartábamos a algún lugar y "jugábamos", aún sin pasar a mayores solo besos con lengua y roces con ropa de mi pene erecto frotándolo a su vagina y su culo.

    Durante un verano ella vino a mi casa a quedarse unos días, cosa que me tenía bastante contento, una tarde que mi familia salió al centro de la ciudad que quedaba bastante lejos y nos daba un buen tiempo a solas, aprovechamos de subir a mi pieza, le saque unos condones a mi hermano pensando que podía ser mi día de suerte y quien sabe tendríamos nuestra primera vez, le mostré el condón y le propuse que tuviéramos sexo pero Camila no se mostró muy interesada, es entendible, que su primera vez sea con su primo no es como para andárselo contando a sus amigas precisamente, tomó el condón y lo dejó en el velador, justo ahí me tomó el pene que ya lo tenía afuera y comenzó a masturbarme echándose saliva en las manos, se sentó al borde de la cama mientras yo estaba de pie, no dije nada, solo estaba esperando tener la mejor de las suertes y la tuve, se metió la mitad de mi verga dentro de la boca, era la primera vez que me hacían sexo oral, la sensación era increíble, sentir en mi pene su saliva tibia mientras me la seguía chupando y me la seguía chupando sujetándome el pene con una mano y usando la otra para masajearme los testículos, recuerdo lo excitante que era mirarla hacia abajo con mi pene metido en su boca, tenía la verga más parada que nunca, estaba durísima y con las venas muy marcadas, me recosté en la cama para relajarme y disfrutar más el momento ella se subió encima y me empezó a lamer los testículos, pasándome la lengua desde abajo hasta la punta de mi pene llenándolo de saliva y dándole unas mordidas suaves con unas miradas excitantes, tomó mi pene con ambas manos y se rio diciendo que parece que me gustó mucho porque no me había visto el pene tan parado nunca, realmente estaba durísimo, me comenzó a masturbar desenfrenadamente mientras me miraba sonriendo, se lo metió de nuevo a la boca e intento tragárselo entero, llegó a hacer arcadas pero Camila era jugada ella realmente disfrutaba mi pene seguía intentando hasta que pudo meterlo entero dentro de su suave boca, recuerdo bien esa sensación exquisita de suavidad y humedad caliente que tenía en la punta del pene que le llegaba a tocar la garganta, la tomé del pelo y comenzó a chupármelo muy rápido mientras con una de sus manos me masturbaba, estaba realmente excitada con mi pene se notaba que lo estaba disfrutando mucho, yo ya no daba más y le dije que iba a terminar, pero no le importó ella siguió y siguió hasta que sentía como me iba a correr, le jalé muy fuerte el pelo para que no se quitara y le tiré todo mi semen dentro de la boca, era muchísimo estaba tan excitado que le solté unos chorros de semen adentro y no le solté el cabello hasta tirar la última gota que me quedaba, sacó mi verga de su boca y se comenzó a reír diciéndome que me había pasado un poco aún con algo de líquido blanco entre los labios, desde ahí cada vez que se da la ocasión nos ponemos a “jugar” con mi prima el mismo juego, a ella le encanta “jugar”.

    • Valorar relato
    • (32)
    • Compartir en redes