Mi primera cita con Hernán, mi marido

  • 5
  • 12.317
  • 9,70 (27 Val.)
El me invitó a una cena de su trabajo, donde todos me miraban y decían como era que ese viejo trajera como pareja a semejante hembra

Hernán es mi esposo. En aquel entonces era el papá de mi mejor amiga ambos empezamos una relación de amantes.

Angélica mi mejor amiga trabajaba en la empresa donde trabajaba su padre, y yo pues no quise recibir ayuda en algún momento de él, pues era comprometerme a algo más serio con él, pero muy tarde me di cuenta que ya estaba comprometida.

Una tarde Angélica y yo salimos a tomar un café, estuvimos platicando de su nuevo trabajo a lado de su padre que pues no se sentía muy a gusto trabajando en la misma empresa.

Pidió a su papá la recomendará en otro lado, y así fue, ella al poco tiempo cambio de empresa, y yo, pues nada, pero Angélica y yo solíamos comer juntas. Y me dijo que hablaríamos con su papá para que tomará el puesto que ella tenía Yo le dije que no Y ella respondió que su papá ya iba a encontrarnos en el mismo lugar para platicar sobre el trabajo, yo recordé muchas cosas, y me puse nerviosa. De pronto él llegó. El siempre tan atractivo y elegante con su traje negro, se sentó con nosotras y me saludó mirándome fijamente que no pude sostenerle la mirada.

Angélica se levantó y dijo que se iría para dejarnos platicar del trabajo, así que se retiró. El me preguntó cuánto tiempo llevaba buscando trabajo? Lo cual respondí con tartamudeo y le dije que varios meses, me dijo que no me preocupa que yo ya tenía trabajo. Desde ese momento, así que pago la cuenta y me dijo que tenía prisa de ir a una reunión, que me pusiera guapa porque en la noche tenía fiesta en la empresa, y al oído me dijo, ponte algo muy sexi como tú sabes. Yo no tuve opción sólo dije que si.

Llegó la noche y al terminar de bañarme sólo me encontraba pensando que iba a pasar esa noche, que su voz me había encantado y que quería volver a coger con el y que ya no me importaba en ese momento cuál sería el trabajo.

Estuve escogiendo durante varias horas el atuendo. Así que decidí no ponerme nada debajo y sólo llevar un abrigo, negro, corto, sin escote y con unas zapatillas negras algo coquetas.

Dieron las 9pm, pasó por mí y al subir al auto nos miramos y me dijo que me veía muy bien. Que cualquiera levantaría suspiros por mí. Yo sólo sonreí, durante el camino platicábamos de Angélica, su novio y del nuevo trabajo de ella, lo cual respondió, que yo tendría tres trabajos si así lo quería. Lo cual respondí, porque tres trabajos?

1- el que me conseguiría en la empresa

2- ser su acompañante en esos eventos.

3- ser su amante

Me dijo que quería que fuera su puta. Que quería verme cuando él quisiera sin que yo pudiera decir no. Recordé muchas cosas de mi pasado, pero me encantaba que hicieran conmigo lo que quisieran.

Respondí, que si pero que tenía vida social, le dije que sería su puta pero que tenía que respetar mis decisiones en algunos momentos.

Al llegar a la fiesta, todos nos miraron, y murmuraron que como era posible que el viejo trajera semejante hembra. Lo cual yo respondía con besos apasionados y al sentarnos con mi mano en su entrepierna.

Al terminar la fiesta, nos fuimos a una cabaña al sur de la ciudad, hacía frío, y yo sin nada debajo, al entrar a la cabaña, camine alejándome unos metros de él, di media vuelta y me despoje de mi abrigo, al verme sin nada sólo sonrío, y me dijo que puta eres. Me acerque a él diciéndole, aquí está tu perra, tu puta, tu golfa, que quieres que haga? Me tomó fuertemente del cabello y me dijo que grabaría cada momento que me cogiera yo le dije que sí. Así que de rodillas frente a él saqué su verga y comencé a mamar, el tomo su celular y me estaba tomando vídeo, mientras yo decía que rico, delicioso, jugoso y exquisito pene tienes mi amor.

No paraba de hacerlo, me gustaba ser filmada, eso me emocionaba y me ponía más y más caliente, tanto de sentir mi vagina muy muy húmeda, de pronto no podía más, le dije que me la metiera, me levantó y me tiró en la cama Yo tenía las piernas bien abiertas y chorreando jugos al por mayor, el me cogía muy rico, mientras le decía que yo era su puta y que siempre cogería con él, a mí me gusta gritar muy fuerte para excitarlo más y que no pare de cogerme, de pronto sucedió algo extraño él quería terminar me arrodillé ante el para que viciara todo en mi cara y mi boca al sentir todos su semen y volverlo a meter el mi boca, tuve un gran orgasmo, lo cual me hizo verter más jugos, el sentir toda su leche en mi boca y limpiarle con mi lengua me éxito tanto que di un gran grito de placer lo cual hizo que lo tomará de sus nalgas y lo empujara hacía mi metiéndolo todo en mi boca.

Fue nuestra segunda noche juntos. Pero ahora si con muchas cosas por hacer, eso lo repetimos dos veces más, fue tan excitante y fue algo que nunca me había sucedido. Sentir un orgasmo mientras me comía su semen.

Esa fue nuestra primera cita, quieren saber cómo fue la segunda?

  • (27)
  • Compartir en redes