Sara y yo

  • 2
  • 4.345
  • 9,00 (7 Val.)
Sara se aflojó los tirantes del sostén y me dio a besar sus pechos. Después la follé hasta rebosar su higo

I
Sara aflojó del sostén los tirantes
Y me dio a besar sus pechos henchidos
Sus dedos estirados, subyugantes 
Ambicionaron mis hombros fornidos
Sus ojos, radiantes y penetrantes
Se hicieron dueños de los míos, zaheridos
Dijo: "¡Amor, qué locura estar contigo!" 
Después la follé hasta rebosar su higo
II
Despertó Sara, yo seguí acostado 
De la ducha el sonido era una canción
La promesa de un cuerpo perfumado
Mis ganas de poseerla sin dilación
Mi polla creció: estaba preparado
Deseaba que me hiciera una felación
Envuelta en una toalla, Sara salió
Se acercó a la cama y creo que me midió
III
Veintiún centímetros míos en su boca
Sobre mi pubis Sara cabeceando
Una mano, aro en mi polla, coloca
Para así ser más certera mamando
Ella gemía cada vez más, "Ah, loca
Lo sabes, oh, mucho me está gustando"
Mi semen se derramó a borbotones
Mientras Sara me lamía los cojones
IV
Ya sosegados, fuimos a trabajar
De su casa salimos muy abrazados
Sara y yo, yo y Sara, que más da, a la par
En la oficina, ella atendía mandados
Si soy su jefe aquí, nada que explicar
Aunque mis deseos estaban marcados 
Sara estaba pendiente a su ordenador
Gafas puestas, vestido arrebatador 
V
Una idea se me vino a la cabeza
¡Me pareció tan genial mi arrebato!
Llamarla al despacho con ligereza
En hacerlo no esperé mucho rato
Sara abrió la puerta, ¡vaya belleza!
Le indiqué que me era preciso un dato
"Desnuda, menos gafas y chapines 
Te quiero ver"; intuyó ella mis fines
VI
Me miró sonriente, su vestido cayó
Sus tetas enhiestas me señalaron 
Sus tacones sonaron cuando avanzó
Cercanas a mí, sus lentes brillaron
En un escritorio sus manos apoyó
Mostrando el culo que muchos desearon
Mi polla saqué, fui en busca de Sara
Ella quería que la sodomizara
VII
De gritos y espasmos fue la tormenta
El oscuro pliegue mi polla acogía
Escorzo de Sara, más me calienta
Su carne palpitaba si yo embestía
Sondeo su profundidad, y me alienta
Mastil mío, aparecía y desaparecía
¡Qué agitado jadeo anunció su orgasmo!
¡Qué éxtasis me invadió antes del marasmo!
VIII
Si véis a Sara, sabedlo, está casada
Una MILF ahora es, para lujuriosos
Pero es mi esposa: ella está bien follada
Gruesas sus tetas, pezones hermosos
Caderas y nalgas anchas, gozada
En el lecho nos unimos dichosos
"Ay, mi amor, cómeme el chocho", pide ella 
Lo pienso y me digo: "¿Hay tarea más bella?" 

 

  • (7)
  • Compartir en redes