Novia y madre dominante (Cap. 4)

  • 5
  • 5.213
  • 10,00 (4 Val.)
Mientras los esclavos estaban confundidos y mareados, su Alteza no desperdició el momento para confundirlos aún más

Mientras los esclavos estaban confundidos y mareados, su Alteza no desperdició el momento para confundirlos aún más haciéndoles olvidar todos los pensamientos que pudieran ayudarlos a recordar su antigua personalidad, y se perdiera todo el esfuerzo por lograr en esa semana su total sumisión y esclavitud.

Transcurridas dos horas del bloqueo de recuerdos, su Alteza confirmó con agrado que su procedimiento había sido exitoso, ya que los esclavos empezaron a preguntarle que hacían ahí, como habían llegado y quienes eran ellos. Su Alteza les dijo que ellos habían escapado de un bazar sumiso del cual habían escapado poco antes de que serían subastados. Los cuatro esclavos al no tener recuerdos previos, creyeron lo que se les había dicho y agradecieron la información.

Su Alteza chasqueo los dedos a los esclavos y ellos enseguida se postraron a sus pies, se les dijo que iban a ser colocados en una nueva casa, ya que tenía una clienta que requería de esclavos sometidos y entregados al 100%, también les advirtió que si al llegar la clienta ellos no se comportaban a la altura de las exigencias de la misma iban a ser reprendidos muy severamente. Los esclavos con el miedo de ser castigados aseguraron a su Alteza que no tenía de que preocuparse, ya que no pensaban ponerla en ridículo y dar un mal ejemplo.

A las pocas horas llegó la novia, la cual ya no tiene por qué ser considerada de esa manera, ya que ella misma fue la que decidió convertir a su novio y a las hijas de él en sus esclavos personales, desde ese momento pasaba a ser su dueña, apenas llegó la nueva Ama, fue llevada como la vez anterior al recibidor con su acostumbrada bebida mientras su Alteza hacía su aparición.

Como a los 10 minutos de espera apareció en la recepción su Alteza, la clienta al ver que su Alteza se hacía presente se inclinó a sus pies para besárselos en calidad de saludo y a la vez para demostrar el respeto que solo ella merece.

Una vez que saludó y permaneciendo postrada preguntó en voz apenas audible y mirando al suelo ¿a su Alteza se le ofrece algo de esta humilde servidora a sus pies? Su Alteza chasqueo los dedos y la clienta al instante adoptó la postura de adoración al Ama, su Alteza dijo “te voy a permitir estar de pie a mi izquierda, pero estarás, en silencio y hablarás solo cuando yo diga HABLA” ¿está claro? la clienta aun postrada se acercó a los pies de su Alteza, se los besó agradeciéndole ese altísimo honor de permanecer a su lado aun teniendo que estar de pie y en silencio mientras su Alteza así lo ordenara.

Su Alteza hizo presentarse a los esclavos, los cuales apenas escucharon el silbido no tardaron en presentarse ante su Alteza para enseguida postrarse a sus pies y permanecer en silencio absoluto esperando órdenes. Su Alteza chasqueo los dedos y señaló a su clienta para que diera tres pasos al frente, lo cual la clienta en silencio obedeció, de inmediato le dijo estos cuatro son las personas que me suplicaste educara para ser esclavos tuyos.

Los esclavos al ver a la mujer se acercaron y demostrando absoluto respeto empezaron a lamer los pies de dicha señora. La clienta no podía creer lo que veía, su novio lamiéndole los pies sin saber quién era, totalmente domado y manso, y a las hijas de su ahora ex novio que al comienzo no la aceptaban, ahora estaban arrodilladas ante ella esperando órdenes. Su Alteza dejó escucharse tres palmadas y los esclavos dejaron de realizar la tarea y volvieron a sus lugares de inmediato.

La clienta asombrada no solo del cambio de personalidad, sino que además ni siquiera la recordaba por lo menos su antiguo novio fue algo que la dejó maravillada, la clienta solicitó a su Alteza autorización de hablar un momento, su Alteza se lo permitió, la clienta una vez más cayó a sus pies para agradecerle el cambio y preguntarle cómo es que lo había logrado en tan poco tiempo.

Su Alteza dijo de manera muy sutil, cada una cabeza es un mundo y hay que saber cuál es el mundo a explorar de cada individuo. La clienta le confesó a su Alteza que la verdad pensó que terminaría comprando sumisos y no ver a sus pies a su novio, ya que ella siempre lo había visto como alguien mas fuerte mentalmente, y que ella en unos días lo convirtió en perro.

Como dije hace un momento, solo hay que saber que botones presionar y que programación usar en cada persona. Al principio da trabajo, pero ya teniendo la experiencia, cualquier persona se hace sumisa aun sin darse cuenta.

La clienta se quedó apabullada de la experiencia que tenía su Alteza y con qué facilidad maneja cada situación sin importar quienes fueran, y la prueba es que al llegar ella por primera vez termino postrada a los pies de su Alteza y suplicándole le diera un servicio. Su Alteza decidió que ya la clienta había parloteado bastante, así que chasqueó los dedos y en automático los esclavos se replegaron, la cliente retomó postura de adoración y guardo silencio ante su Alteza, tal cual si fuera una zorrita más.

Su Alteza dijo a la clienta, ya parloteaste bastante y yo no veo que tengas intención alguna de cumplir con la firma de contrato y mucho menos pagar lo que me debes. Su Alteza hizo sonar un silbido y una de sus esclavas domésticas se presentó, su Alteza le ordenó llevarle impreso el contrato de prestación de servicios para que la clienta pudiera firmar y pagar lo acordado. Mientras la esclava se retiraba e imprimía el contrato, su Alteza dijo a su arrastrada clienta que ya que se llevaba a sus primeros cuatro esclavos ahora era tiempo de amansarles a sus cinco hijas, tal y como se había acordado previamente. La clienta solo dijo “si Alteza, mañana mismo a ver cómo, pero yo se las envió, ya quiero verlas a mis pies”. Apenas llegó la esclava con el contrato, la clienta firmo y se llevó a sus primeros cuatro esclavos y quedando en la promesa de llevar a sus hijas para la transformación.

  • (4)
  • Compartir en redes