INICIO » Categoría » Fantasía inesperada: mi novia hace tijera

Fantasía inesperada: mi novia hace tijera

  • 3
  • 12.480
  • 9,21 (28 Val.)
Al poco rato empecé a escuchar ruidos similares a gemidos. Creyendo estar escuchando mal me acerqué poco a poco a la escalera, y cuál va siendo mi sorpresa cuando distingo las voces de Tere y de mi novia. Lejos de molestarme, la situación me empezó a excitar al grado de tener una erección

Buenas tardes, siguiendo con mis relatos de mis encuentros sexuales con maduras les narraré un encuentro que jamás imaginé.

Después de la vez que tuve relaciones con la amiga de mamá, quede de conseguirle una costurera, y le lleve a mi novia madura, obviamente ninguna de las dos sabe que me he cogido a la otra, y encargue mucho a mi novia que no mencionara nada de lo nuestro. Todo ocurrió bien, mucha seriedad de parte de ambas, pero quizá posteriormente hubo un encuentro entre las dos al cual no fui invitado, y lo creo por lo que a continuación narraré:

Una mañana me llama mi novia para decirme que si podía acompañarla con Tere para que se probara el vestido que le había hecho, acepte, fui por ella y nos dirigimos a la casa de Tere. Al llegar nos abrió la puerta, vestía una bata semitransparente, la cual nos permitía ver su ropa interior; pasamos a su casa y dejándome en la sala, las dos subieron a la habitación para realizar pruebas del vestido y ajustes. Al poco rato empecé a escuchar ruidos similares a gemidos. Creyendo estar escuchando mal me acerqué poco a poco a la escalera, y cuál va siendo mi sorpresa cuando distingo las voces de Tere y de mi novia. Lejos de molestarme, la situación me empezó a excitar al grado de tener una erección; fue entonces que decidí subir las escaleras, teniendo el mayor cuidado para evitar ser descubierto y perderme el espectáculo. Al subir las escaleras veo la puerta del cuarto de Tere semiabierta, con el ángulo suficiente para verlas a las dos en la cama, desnudas y besándose con lujuria. Sentía que estallaba, no podía creer que aquellas dos mujeres a las cuales me había cogido estuvieran manteniendo relaciones sexuales aun cuando yo estaba en la planta baja.

Quería unirme a la diversión pero decidí que mejor ellas disfrutarán sus cuerpos calientes y deseosos de sexo, se notaba que ambas tenían experiencia previa satisfaciendo mujeres pues se metían los dedos en sus vaginas con una destreza y velocidad increíbles hasta que ambas se corrieron y se comieron sus fluidos. Se besaron con pasión, se chuparon las tetas y sus miradas reflejadas en el espejo mostraban una lujuria que indicaban que la acción estaba lejos de terminar. Tere sacó un arnés con un consolador el cual le dio a mi novia quien lo chupo todo dejándolo bien lubricado y regresándolo a Tere se puso en cuatro esperando ser penetrada y Tere no la hizo esperar, de un jalón le metió todo el consolador hasta el fondo, haciendo que Yola se arqueara y soltara un gemido profundo, aunado a eso Tere le empezó a meter los dedos por el ano; yo estaba excitado y haciéndome una paja y confuso: Yola jamás había reaccionado así conmigo y nunca había querido que la penetrara por atrás.

En eso un gemido más fuerte que el anterior me saco de mi éxtasis. Yola se estaba corriendo de manera abundante, Tere se quitó el consolador y después de chuparlo todo, hicieron una tijera corriéndose las dos simultáneamente. Se dejaron caer agotadas en la cama y dijeron que era hora de bajar para no levantar sospechas. Baje sin hacer ruido mientras ellas se cambiaban. Cuando bajaron yo estaba sentado fingiendo leer, me dijeron que el vestido estaba muy amplio y que había requerido de muchos ajustes y por eso tardaron, que quizá tendría que volver. Nos retiramos a casa de mi novia. Esa noche dormí con ella y le hice el amor como nunca recordando lo que había visto en la tarde.

Espero les haya gustado mi relato y pronto subiré más.

  • Valorar relato
  • (28)
  • Compartir en redes