INICIO » Sexo Anal

Nuestra amiga argentina sigue con más aventuras

  • 6
  • 8.300
  • 8,40 (20 Val.)
  • 0

Mi vida está yendo a ritmo de locos, creo que estoy entrando en un mundo que no conocía, que no sabía, ni tampoco ahora se, si se jugar bien, pero me gusta entrar en este mundo, me da vértigo, adrenalina, me gusta lo que siento y lo que me hacen sentir, me estoy convirtiendo en una trolita, sin códigos, que le encantan que la cojan y sentirse muy puta, y eso me gusta, no sé pero me gusta.

Hace un tiempo, mi vida era aburrida, ahora no, es una locura jaja.

Ayer a las 23 horas estaba aburrida pero:

Mi segundo encuentro con Matías.

Para los que no leyeron todo, Matías es el hermano de una amiga y un día que fui a la casa me terminó cogiendo.

La cosa es que ayer a las 23 hs. Matías me manda un whatsapp, y les copio tal cual como fue la conversación:

M: Hola hermosa, me volviste loco la otra mañana, en 15 puedo pasar a buscarte, lo hacemos tranquilo en un hotel

Yo: tas loco nene!! Eso fue una sola vez, ya lo hablamos

M: si hermosa, pero no dejé de pensar en vos, quiero que sientas mi piel y yo sentir la tuya, animate, te voy a cuidar, me conocés de chico, sabés como soy

Yo: ya se cómo sos, pero no, nene, lo del otro día ya fue, vos estas de novio y yo también

M: pero nadie se tiene q enterar, no vas a negar que te gustó lo del otro día, hoy podemos sentir lo mismo pero más tranquilos.

Este es el punto en que la adrenalina de lo prohibido me mata, la idea de pensar que estoy en mi casa y en 1 hora Matías (que es muy muy lindo) me puede estar cogiendo, como a una trolita, me ponía loquita, y empecé a dudar en decirle que sí, y eso me estaba calentando mucho…

Yo: No nene, aparte estoy vestida así nomás y cansada!!

M: no me importa cómo estás vestida, solo me importas vos, te lo digo de una nena, y no lo tomes a mal, matémonos cogiendo, que el otro día no pudimos

Yo: no se Mati, no se

Ya la idea me estaba quemando la cabeza, aunque no lo crean ya me estaba mojando de solo pensar ¡lo que era capaz de hacer! ¿me iba a animar a decirle que sí, y portarme como una trolita que se deja coger de una? Vieron esos momentos en los que una no sabe qué hacer, pensaba: me quedo en casa como una boluda o ¿me dejo coger por este pendejo que me volvió loquita el otro día??

Mi: en 15 estoy en la esquina de tu casa, dale nena, si los dos tenemos ganas y eso está bueno!!

Yo: pero mirá que no me voy a cambiar!!

Mati: dale, en 15 te espero si?

Yo: Ok

Las piernas me temblaban, no sabía si había hecho bien o mal, pero ya estaba jugada. Me estaba recibiendo de trola, pero estaba con tanta adrenalina que no me importaba nada. Así como estaba vestida, con un pantalón largo de esos que son de bambula y bien amplios, una remera y zapatillas, a los 15 minutos fui a la esquina y ya estaba esperándome. Obvio en casa dije que me iba a la casa de una amiga que vive a la vuelta, y como ya había hablado con mi novio, no me iba a llamar que al día siguiente se tenía que levantar muy temprano.

Bueno la cosa es que me subo al auto y después de un hola, nos matamos con un beso de aquellos, estábamos los dos recalientes, Matías de una me toca la pierna y de ahí la conchita, (sobre el pantalón), y yo lo dejaba, me gustaba, abrí las piernas para que me pudiera tocar bien, me la empieza a acariciar y después me mete la mano, pero por debajo del pantalón, sentía sus dedos tocándome la conchita que ya taba toda mojadita, ya estaba recaliente, estaba re loca, no podía decirle que no, ¡me gustaba mucho lo que me hacía sentir!!!

Yo le meto la mano en la pija y le empiezo a bajar el cierre del pantalón hasta que la encuentro, estaba reparada, y se la empiezo a acariciar, entonces me dice que no quería acabar así, que vayamos a un telo.

Entramos en la habitación, y esto me gusta contarlo, porque con otro chico es distinto, ¡son cosas nuevas!, me empieza a besar el cuello, el atrás mío, me acaricia las tetas, me empieza a sacar la blusa, el corpiño y me sigue acariciando las tetas (siempre él atrás).

Después, me baja el pantalón y me saca la bombachita. Ya me había desnudado, y mientras se ponía en bolas, me besa la espalada, la nuca la cola, y se queda agachado un rato besándome la cola y acariciándome las piernas.

Yo ya estaba a mil, recaliente, y abría las piernas para que me besara la conchita, no sé cómo hacía, pero yo parada, me la besó y chupó. Yo ya estaba remojada, y así parados, me inclinó para adelante y me la empezó a meter de a poco en la conchita, nada, me la mete toda, y bastaron un par de bombazos para que acabemos los dos, acabamos juntos, estábamos muy calientes, cogimos parados, ni tiempo de acostarnos en la cama, fue cosa de locos. ¡Qué puta me hizo sentir!

Nos tiramos en la cama a fumar un pucho, espero un ratito y pienso, ahora me toca trabajar a mi jeje.

Le empiezo a besar las piernas, le acaricio sus huevos, la pija, durante un ratito y ya estaba empezando a pararse de nuevo, entonces se la empiezo a chupar como loca, hacemos un 69, yo arriba de él, durante un rato, y usando mis juguitos me mete un, dos dedos en la colita, eso me pone loca, así un rato hasta que acabé otra vez.

Después cogimos en varias posiciones hasta que acabó él otra vez. Nos quedamos un rato más en la cama y me pide que me pare, que quería verme desnuda y besarme toda,

No sé, nunca me habían pedido eso, pero no me pareció mal la idea, así que desnuda me paro enfrente de él para que me viera bien. Me empezó a dar besos, caricias, por todos lados, es lo más dulce que hay, me encantó que me acariciara por todos lados, yo parada y él me tocaba las tetas, las piernas, la cola, mi cuerpo es ¡como que ya era de él, obviamente terminamos de nuevo en la cama, pero no sé porque yo me puse boca abajo, empieza a trabajar en mi colita, hasta que estaba otra vez tan caliente que yo le pido que por favor me coja de nuevo, así lo hizo, pero esta vez por la colita que ya la tenía bastante dilatada jeje

Cuando terminamos, me decía que era una trolita hermosa, que no me ofenda, pero jamás pensó que me podía gustar tanto coger, que con su novia no coge así, que le gustaría seguir cogiendo conmigo.

Le dije que no, que esa fue la última vez, pero la verdad ni yo me lo creo jeje.

(8,40)