INICIO » Masturbación

Como disfruto mis masturbaciones

  • 5
  • 5.512
  • 9,67 (9 Val.)
  • 4

Quiero empezar a contarles como disfruto mis masturbaciones.

Soy una colombiana de 28 años. Mido 1,70, me considero de buen cuerpo, senos grandes, redondos y bien paraditos, cabello largo castaño claro crespo, piel blanca, piernas largas y torneadas, cintura estrecha, buena cadera y un culito grande y redondo.

Me fascina la lectura erótica, mis mejores momentos los paso frente al PC leyendo relatos eróticos. Si el PC hablara contaría a gritos todo lo que ha visto que hago.

Hace unos meses estoy sola, desde que mi novio se fue a Francia a dictar unos cursos de pintura, decidimos dar todo por terminado. Así que ahora me doy gusto conmigo misma.

Terminé mi trabajo diario, soy diseñadora de joyas, así que me conecte a internet. Encontré una chica lesbiana que se nota que tenía unas ganas inmensas de cybersexo. La complací. Me contó que lo estaba haciendo con un marcador en su casa. De solo imaginarlo me calenté, después de leer unos cuantos relatos me dirigí a mi habitación. Mi ritual incluye un masaje con crema por todo mi cuerpo. Me miré al espejo mientras lo hacía, contemple mi coñito medio depilado y ya bastante lubricado, decidí que mi masaje debía incluir un poco de mis fluidos, los tome y los puse en mis senos. Eso me excita demasiado. Mi olor a hembra me encanta, tome otro poco y lo degusté, lo esparcí por mis labios y con la lengua lo recogí. ¡Qué rico!

Me acomodé en cuatro y el masaje continuo con mi agujerito de mi culo. Tome otro poco de flujo y lo puse en mi anito. Me di un buen masaje circular. Mi clítoris demandaba atención, preferí continuar con mi culo, decidí tomar vaselina y lubricar muy bien mi mano, continué con mucha suavidad, un dedo adentro y fuera, muy suave... círculos, adentro y afuera, abriendo espacio para otro dedo, mis fluidos vaginales siguen saliendo a mares, ya van escurriendo mis piernas, con mi mano izquierda los regojo y acomodo en mi culo, el resto lo saboreo en mi boca y esparzo en mis tetas, que están muy paradas, mis pezones están en punta, son morenitos, contrastan súper con lo blanco de mi piel, sigo disfrutando tanto, ay si, mas... decido invitar otro dedo, y otro más... ya son tres en mi culo, con el mismo ritmo, adentro y afuera ya no tan suave, demando mucho placer, mas adentro que afuera... ya mis dedos hacen de las suyas dentro de mí.

Cada uno juega como quiere, experimento un orgasmo brutal, ahhhh mmmm! Deli! Pero no quiero parar, me acomodo de rodillas y sigo, mis fluidos cuelgan desde mi vagina hasta el suelo, me tumbo suavemente en mi espalda, mi mano sigue en mi culo... ya acostada tengo mi mano izquierda para proporcionarme placer vaginal... abro bien mis piernas, acomodándolas encima de mi cama, una a cada extremo. Empiezo suavemente con un dedo, estoy muy lubricada, entra suave, demando otro, mientras mi diestra dirige mi placer anal decido atacar brutalmente mi clítoris que ya no puede más, ahhhh alcanzo al tiempo mi clítoris y mi punto g, estoy hecha un ocho, toda encorvada pero llena de placer... llega el tercer orgasmo ahhhhhh que rico! No puedo más, grito y me revuelvo de placer!!!

Con mucha suavidad saco la mano de mi culito, y la otra sigue dentro de mí, cuatro dedos dentro y el pulgar encima del clítoris, sintiendo todos los espasmos, pum! Pum! Pum! No para de moverse, definitivamente fue uno de los mejores que he tenido últimamente.

Ya terminando quiero sacar la mano pero al ver que estoy tan, pero tan lubricada decido sacar más líquido para tomar (me encanta beberme!) al hacerlo siento mi punto g completamente hinchado, que sorpresa pensé que ya había terminado!!! Pero no todavía falta más!

Así que me pongo en pie, con las piernas completamente débiles. Recuerdo como Marcelo me enseño a conocer mi punto g. Subo la pierna derecha en mi mesa de dibujo, mientras termino de beberme todo el fluido que me saqué, mi mano derecha está por detrás haciendo una suave presión en el área perineal, y mi izquierda en mi zona vaginal, entran 4 dedos con muchísima facilidad, el gordito como siempre se encarga del clítoris, esta vez solamente está encima de él, me estremezco de placer, empiezo a ubicar mi delicioso puntito ahhh acá estas! Muy hinchado, a punto de explotar, será fácil, "esto es cuestión de paciencia y rapidez" así me decía Marcelo lo recuerdo en este momento y le dedico este orgasmo, recuerdo como me tomaba por la cintura mientras que yo encontraba mi punto, me daba muchos besos en el cuello y me fascinaba sentir su largo cabello liso en mi espalda y sobre mis senos, cuando yo ubicaba mi punto G el pasaba sus grandes manos a mis grandes senos, se divertía jugando con ellos y yo me excitaba mucho más. Bueno ahora no tengo quien juegue con ellos, así que me imagino que el esta acá.

Empiezo con mucho juicio, esperando a que no se me encalambren las piernas, me concentro y siento la presión sobre este punto delicioso, mi cadera me ayuda y también se contonea, rápidamente crece el tamaño de la bolsa, lleno de delicioso líquido!!! (Para quienes no lo saben las mujeres también eyaculamos), ahhhh momento para presionar, ahhhhh grito de placer, el líquido sale fuertemente estoy completamente mojada, piernas y hasta la mesa, de tanto movimiento el orgasmo fue doble, que rico. Recuerdo de nuevo a mi mechudo... se ponía como un perrito a lamer todo el reguero, empezaba por mis pies, subía por las piernas y terminaba limpiándome todita la conchita...

Me dirijo al baño a asearme. Son las 2:00 a.m., lleno la tina con agua calientita y me sumerjo en ella. Pienso en lo feliz que me hice ahora y recuerdo a mi querido Marcelo y todo lo que me enseñó, salgo y me acuesto en mi camita fría, que ayuda con la calentura que todavía tengo, lo hago completamente desnuda. Así es mejor.

(9,67)