La novia de mi hermano

  • 5
  • 14.792
  • 9,63 (19 Val.)
Ella me hizo voltear quedando de nuevo encima de mí, con su lengua bajó hasta mí ya mojada vagina y separó mis muslos dejándola abierta ante ella, con sus dedos abrió mi clítoris y con su lengua me empezó a comer toda

Hola que tal soy Valery tengo 18 y soy bisexual, tengo un hermano el cual tiene 19 y tiene una novia de 18 que esta buenísima.

Siempre que Daniel (mi hermano) la invita a casa se siente la tensión sexual que hay entre nosotras, porque nos tenemos muchas ganas, nos miramos y nos hablamos sucio pero nunca había pasado nada más.

Hace poco vino a mi casa a cenar y la cena termino un poco tarde por lo cual mis padres la invitaron a quedarse a dormir, como ella vive lejos. Pero le dije que podía dormir conmigo ya que mis padres no querían que mi hermano y ella durmieran juntos porque podrían tener sexo, pero lo que no se imaginaron es que ella y yo si tuvimos sexo. Cuando terminamos de comer decidí subir rápido a mi habitación acomode algunas cosas y saque un colchón inflable que tenía guardado bajo mi cama para que ella durmiera ahí.

Entonces ella toco la puerta:

-Hola Lucia ven pasa deja tu maleta donde quieras- Dije yo un poco nerviosa por su presencia, enserio no podía creer que iba a dormir con ella

-Hola vale gracias por dejarme quedar acá- Dijo ella con una sonrisa picara

Sonreí en respuesta, luego le señale el baño y mi armario le dije que podía entrar si quería, saque una pijama que tenía en mi armario y le dije que podía usarla, ella se dirigió al baño a cambiarse, luego de unos minutos salió del baño con mi pijama puesta,

-oh que sexy te queda Lucía, mejor que a mí- Le dije riéndome

Pues la verdad que se le podía ver con claridad el tamaño de sus pechos y trasero ya que le quedaba un poquito apretado, me moje con solo verla. Luego llegó la hora de dormir, apague las luces y me acosté.

Luego de pasar unas horas me desperté y vi que ella estaba dormida y con mucho cuidado me dirigí al baño que estaba al frente de mi cama, silenciosamente cerré la puerta y encendí la luz, me recosté en la bañera me levante el vestido negro que tenia de pijama y lamí dos de mis dedos y con movimientos suaves comencé a masturbarme, masajeaba mi clítoris suavemente mientras que con mi otra mano me insertaba un dedo, y luego dos y luego tres, sacándolos y metiéndolos un poco rápido, yo solo gemía y gemía de placer pensando en Lucía y en sus jugosas tetas, seguí gimiendo y me retorcía, cuando estuve de llegar al orgasmo aumente la velocidad, ahh ya estaba llegando hasta que veo que alguien abre la puerta del baño, era ella era Lucía, y estaba desnuda!

Ella me tomo de la mano y me saco del baño y me lanzo sobre mi cama, ella se lanzó sobre mi hasta que nuestros labios se encontraron en un desesperado y apasionado beso que ambas estuvimos esperando desde que nos conocimos, yo le seguía el beso, nuestras lenguas se saboreaban del placer, entonces no aguante más y me saque el vestido que tenía puesto de pijama ya que estaba semi subido, y ella también hizo lo mismo, quedamos en braziers y ella se acercó y me dijo:

-Yo te voy a hacer llegar a ese orgasmo bebe y va hacer el mejor orgasmo que tendrás en tu vida- seguía besándome y me beso el cuello hasta llegar con su lengua a mi vagina, seguíamos besándonos y yo di una vuelta quedando encima de ella y comencé a besar su cuello y sus hombros mientras que ella masajeaba uno de mis senos, luego empecé a chupar y morder esas tetas que tan loca me traían, ella gemía y solo disfrutaba de todo su cuerpo, ella me hizo voltear quedando de nuevo encima de mí, con su lengua bajo hasta mí ya mojada vagina y separo mis muslos dejando abierta ante ella, ella con sus dedos abrió mi clítoris y con su lengua me empezó a comer toda, yo solo gemía y me retorcía de excitación, luego empezó a morder y a chupármela ahhhh yo ya no podía mas de la excitación, entonces ella paro y se lamio dos dedos y me los metió, moviéndolos y jugando dentro de mi clítoris, mientras volvía a chupar y succionarme toda, yo gemía y gemía cada más rico y me arqueaba del place hasta que gloriosamente por fin a ese orgasmo, y ella tenía razón fue el mejor orgasmo que pude haber tenido.

Luego me pare y me acerque a mi armario, y de uno de los cajones saque un consolador, la hice ponerse en cuatro y me acosté quedando con mi cabeza bajo su vagina, cuidadosamente metí el consolador por su culo y mientras lo movía de adentro hacia afuera mi lengua jugaba con su clítoris, ella solo gemía y gritaba y se retorcía encima mío, cuando me dijo que estuvo a punto de venirse deje que todos sus fluidos cayeran en mi boca, subí hasta su cara y la bese, pasándole todos esos ricos fluidos para que se los tragara.

Yo ya estaba en el clímax de la excitación, tiramos el consolador a un lado, en la cama ella se acostó arriba y yo abajo y cruzamos nuestras piernas entre sí para hacer unas deliciosas tijeras que tanto había soñado hacerlo con ella, comenzábamos a movernos en sincronía haciendo que nuestras vaginas se frotaran, ambas gemíamos de placer, con una de mis manos agarraba la cama mientras que con la otra aruñaba, masajeaba y jalaba sus tetas. Luego de un par de minutos gimiendo y gritando llegamos juntas a un rico e inolvidable orgasmo y nos corrimos con nuestras vaginas aun unidas.

Luego me levante y de la mano la lleve al baño aun con nuestras vaginas chorreando, abrí la ducha y nos empezamos a duchar y a seguir besándonos, fue hermoso.

Desde entonces siempre que viene a visitar a mi hermano sin que nadie sepa nos besamos a escondidas, pero claro a la que viene a visitar es mi jeje

No sé hasta cuando seguiremos así pero mientras dure será rico.

  • (19)
  • Compartir en redes