INICIO » Sexo con maduros

Nuestra amiga argentina otra vez con el bruto del portero

  • 9
  • 10.522
  • 8,85 (20 Val.)
  • 1

Hola hermosos, antes que nada esto se me está transformando en un vicio. ¡No sé si es bueno! Cuento todo lo que me pasa, me expongo mucho, pero empecé a escribir solo para contar las cosas que hago, como si fuera una terapia.

Por eso, no sé, estoy pensando en si esto es lo último que cuento.

Lo que les voy a contar lo voy hacer de una manera distinta, les voy a contar lo que me pasa ahora, lo que siento ahora y que no sé cómo va a terminar el día.

Sábado 3 de mayo del 2014

Son las 14 Hs.

Como casi todos los sábados estoy sola en casa, a pesar que no puedo decir que estoy mal atendida, me levanté calentita, pero calentita con ganas de hacer alguna trampita, no se… de sentirme putita, muy putita con alguien (a veces me pasa eso).

A la mañana a eso de las 11, me puse un pantaloncito corto (porque no hace mucho frío) y fui a comprar puchos, estaba Juan (el encargado) y me dice “Hola nena, tus papas ya se fueron, si necesitas algo avísame”, le digo que gracias pero con esa mirada de pervertido me estaba cogiendo.

Y aquí estoy, no sé qué hacer, me quedo acá, o bajo a verlo, sé que a las 17 hs,, está en la puerta, recién baje al garaje y hay un solo auto (porque en el edifico hay poca gente, los fines de semana generalmente se van todos a la mierda).

Tengo ganas que me hagan sentir y portarme como “la putita de alguien”, de solo pensarlo, me mojo.

A Matías no lo voy a llamar, ya sería regalarme mucho, ah, voy a llamar a mi compañera de la facultad, no es lo mismo, pero por lo menos es algo distinto, no, no es lo mismo, hoy quiero una pija, ponerme de rodillas y chuparla como una puta… por eso pienso en el encargado, me sentiría humillada chupándosela a él en ese lugar mugriento y eso me calienta.

Voy a llamar a alguna amiga si quiere venir a casa, y así se me pasa el día y me saco esta idea de la cabeza…

Son las 15,30 Hs.

No encontré a ninguna amiga, ¿qué hago?, mi calentura de hoy es grande, sigo pensando en ir a buscar al encargado, pero sería distinto, me imagino portándome como una trolita, seguro que no se lo espera (jaja yo tampoco pienso que puedo hacer algo así), no sé, estoy dando vueltas ¿qué hago?, mis viejos hasta mañana no vienen, tengo todo el campo libre, ¿voy a ese lugar mugriento donde me cogió el otro día?

Por otro lado pienso que la vida es una y hay que vivirla, ¿pero así?, está mal, pero esto me da adrenalina, me excita y mucho.

Son las 16, 20 Hs

¡No se q hacer! Recién un amigo me mandó un mensaje, le conté esto y me dijo anda y comételo, obvio que otra cosa no me iba a decir, doy vueltas, fui a mi placard a ver, si es que me animaba, que me ponía y elegí una pollerita, de esas que son cortas, pero normales (no tanto como para que se me vea la cola) y una blusa, estoy nerviosa, con la boca seca, me toco, no sé qué hacer… en menos de una hora me podría estar cogiendo el encargado, ¿me animare?

Son las 16, 45 hs.

Sigo nerviosa, me calienta mucho la adrenalina de lo prohibido, como eso. Me tengo que dejar de mentir, si se cómo voy a terminar, me voy a vestir a ver si me decido o no.

Son las 17.15 hs.

Ya estoy vestida, no me puse corpiño ni bombacha, estoy nerviosa pero caliente, es una locura lo que voy a hacer, pero no me puedo detener, listo, bajo a ver si está.

Son las 17,30 hs.

No lo puedo creer, baje y no estaba, ¡qué HDP!, ¡no me digan que hoy no va a bajar!, podría ir a la portería, pero eso ya es mucho, aparte no sé si estará su mujer, que mal, más caliente me dejó, estoy sin bombachita y me estoy tocando, en un rato bajo otra vez.

Son las 18 hs.

Hablo por mensaje con un par de chicos, le conté, lo que me está pasando y me dijeron que vaya y me lo coja (obvio que otra cosa me van a decir).

Bajo a ver si esta, estoy nerviosa, con mucha adrenalina, la boca seca, pero la calentura es mayor, si está, en un rato me voy a estar dejando coger por el encargado, ¡que loca que estoy!, pero no puedo quedarme con las ganas, es como una fuerza extraña que me domina…

20 hs.

Estoy de nuevo, contando como terminó mi tarde, que ya sabía cómo iba a terminar. A las 18 hs. cuando lo bajo estaba, ¡que cagaso me dio! las piernas me temblaban y la calentura era muy grande, no podía creer lo que estaba por hacer no sé porque si yo solita estaba buscando esto, ¡nadie me obligo!

Lo veo y la charla fue más o menos así (dentro de lo nerviosa que estaba, más no me acuerdo).

Yo; Hola Juan.

Juan: Hola nena ¿qué haces?

Yo: Juan vengo a buscar una bombita de luz (se acuerdan que esa fue la excusa que puse la vez que me cogió).

Juan: nena, déjame de joder, este es mi laburo, con lo linda y fina que sos debes tener muchos chabones que quieran estar con vos (es muy bruto hablando), ¿que soy un caprichito pa vos? ¿Estar con el encargado es algo nuevo para contárselo a tus amigas?, no me vas a decir que te enamoraste de mi jaja Yo laburo acá nena, no quiero quilombos, lo de la otra vez, esta, paso, no lo tendríamos que haber hecho, no me jodas, no juegues.

Nooo, me hizo sentir para la mierda, me bajo a la realidad de una patada, porque si, el encargado es un capricho para mí, pensé en un segundo ¿qué hago? me vuelvo y quedo como una boluda, caprichosa, calientapijas, que ni el portero me quiso coger, o me porto como “una mujer que sabe lo quiere”.

Yo: No sos un capricho, bahh, no sé qué sos, pero quiero mi bombita por eso baje.

Juan: ¿tas segura nena? pensalo ¿estas segura??

Yo: Si Juan

Se me acerca y me dice al oído, que si quería jugar a la putita, jugábamos, pero que lo haga en serio, le digo que sí.

Me lleva a ese cuarto mugriento, y una vez adentro, no es que me lleva hasta la pared, me empuja contra una pared y se pone tras mío y me empieza “amasar” como un bruto las tetas, y ya sentía como su pija se le iba parando y me la apoyaba como un animal, ya me estaba entregando.

Ni bien me toca las tetas obvio que se da cuenta que no tenía corpiño, y me dice que era muy putita que ya había ido preparada y me arranca, literalmente, me arranca la blusa (después cuando me la puse me di cuenta que me había arrancado un par de botones).

Mientras me seguía amasando las tetas, me preguntaba si me gustaba, y le decía que si, después me pone esas manos enormes debajo de la pollera y vio que no tenía bombacha, uyyy, como se puso, me decía que era lo más puta que había y que me iba a recoger. Todo eso me calentaba más, le decía a todo que sí, de una, me mete un dedo en mi concha, que ya taba toda mojada, ya me tenía loca, faltaba que me sacara la pollera y ya estaba desnuda.

Me da vuelta y me pregunta si me iba a portar como una putita, le digo que sí, entonces me dice, ¿sabes lo que tenés que hacer?

Me pongo de rodillas, le empiezo a acariciar su pija a través del pantalón, ya la tenía reparada, le desabrocho despacito el pantalón, le meto la mano a través del calzoncillo, hasta q encuentro mi premio jeje. Le bajo los pantalones y despacito le empiezo a acariciarlas piernas, los huevitos, le doy besitos en la pija, con la punta de la lengua le acaricio la punta de su pija y así hasta que se la empiezo a chupar, y él me decía mirame putita mientras me la chupas, y yo lo miraba, cuanto más me humillaba, yo más me calentaba.

Después me hace poner de pie y mientras él; se saca el pantalón, me dice que me saque la pollerita, y se quedó mirándome y me decía que no podía creer una pendeja tan fina, con tanta guita que estuviera cogiendo ahí con él, eso también me calentaba.

Con nada de delicadeza, me da vuelta, me lleva hasta una mesa, me inclina (yo taba parada pero la mitad del cuerpo sobre la mesa, ¿me explico?), y de una me la pone así en la concha, yo estaba relubricada y me empieza a coger como un animal, tanto tanto hasta que me hizo acabar.

Después se sienta en el sillón y me dice que me ponga arriba y empiece a cabalgar, y me dice hacelo bien quiero ver tu cara de putita mientras lo haces (como me humillaba el HDP, pero me gustaba), me pongo arriba de él y empiezo a cabalgarle como una bestia, mientras él me besaba las tetas, me metía un dedo en la cola, yo no decía nada, mi cuerpo ya era de él, lo único que quería era gozar y que me gozara, así tuvimos un rato hasta que siento que me mete dos de esos dedos enormes en la cola y me hizo acabar de nuevo.

Después me dice que me ponga de rodillas que me iba a acabar en la boca, (no sé, sentía que me humillaba, pero eso me calentaba más), hago eso, me pide que lo mire mientras me acababa, y me terminó acabando en la cara mientras yo le miraba.

Después que acabó se empezó a vestir, no decía nada, nada, me sentía como una puta que había hecho su trabajo, y yo hago lo mismo.

Nada, lo único que me dice es que me quede tranquila que no se lo va a contar a nadie, y que yo tampoco lo cuente y otra vez que lo piense bien, porque si lo busco de nuevo, me va a coger en serio. Me quedé pensando, si esto no fue cogerme en serio, ¿que será para él coger en serio?

Bueno, subí, me duche, y me puse a contar lo que hice. No sé cómo estoy, por un lado contenta porque hice lo que quería y por otro lado mal, porque digo, ¿Por qué tengo que hacer esto?? Soy muy, muy trola, me mata la adrenalina de estas cosas prohibidas.

Besitos.

(8,85)