Nuestra amiga argentina con su amiga

  • 6
  • 10.363
  • 9,07 (14 Val.)
Me pongo en cuatro ¡por favor! ¡Cómo me besó la cola esta mujer! Me metía los dedos, la lengua, y me dice que me quede ahí que tenía una sorpresa

Hola hermosos, al final les sigo contando.

Les cuento lo que me pasó o mejor dicho hice hace un par de noches.

Pase la noche con mi compañera de la facultad.

Se acuerdan de mi compañera de la facultad (lo conté) a la que llamé Ana, ella fue con la primera mujer que estuve, y a la casa de ella me fui a cambiar cuando salí con mi novio vestida con la ropa del cole, que no es lo mismo que las colegialas que se ven en esta página, es la ropa en serio del cole, obvio un poco más cortita, nada más…

Bueno cuando Ana me vio así vestida, medio se volvió loquita, se acuerdan que les conté que me toco y me dio unos besos.

La cosa es que Ana el fin de semana pasado que fue largo se mudó, se fue a vivir sola y me dijo antenoche que fuera a conocer el departamento y que llevara la ropa del cole que quería cumplir una fantasía, no se me pareció medio una boludez, si bien sabía que iba a pasar algo entre nosotras, pero ¿llevar la ropa del cole?, bueno, le hice caso, (esto me llevo a una pelea con mi novio porque no quería que fuera a la casa de ella, el boludo estaba celoso, no entiende que son dos cosas distintas jaja)

Llegue a la casa, nos saludamos, me la mostró, y me dice que desde que me vio con la ropa del cole se quemaba la cabeza con la idea de verme así vestida en la cama y ella que me despierte y hagamos como si yo nunca estuve con una mujer (como fue la primera vez con ella), la verdad que como un juego no me pareció mal, aparte yo me pongo en el rol, cuando hago esos juegos, y me gusta, me calienta, es hacerlo de otra manera

La cosa es que me pongo la ropa, sin las zapatillas, me acuesto, así como de costado en la cama haciéndome la dormida y me viene como a despertar, me da un besito en la mejilla, me empieza a acariciar muy despacio las piernas, yo me voy despertando, doy vuelta la cara, me da un beso, obvio siguiendo con el juego, dejo la boca cerrada, pero al tercer intento le abro la boca y me mete la lengua.

Así estuvimos un rato besándonos con la lengua y ella acariciándome. Después empieza a acariciarme las piernas pero para que las separe. Y de a poco las empiezo a separar hasta que me empieza a meter mano, a esta altura yo ya estaba bastante calentita, me sentía una colegiala ¡en serio!

Bueno me empieza a tocar la conchita sobre la bombacha hasta que me mete la mano y los dedos yo solita me terminé sacando la bombachita, así estuvo un rato, ella se sacó la ropa, pero yo seguía vestida, ¡eso me calentaba más!, me la empezó a besar, pero de una manera desenfrenada, me metía los dedos hasta que me hizo acabar, después ella así desnudita se puso encima mío, hicimos el 69, yo la verdad que con la ropa ya estaba cagada de calor, pero me gustaba, así estuvimos un rato largo, hasta que yo también me quedo desnuda.

Bueno ahí nos matamos con varias poses que me calienta hacer con una mujer, nos quedamos sentadas y abrazadas en la cama pasándonos las piernas entre nosotras, y trae un consolador, y me lo empieza a meter en la conchita, me hizo acabar de nuevo.

Nos quedamos en la cama un rato acariciándonos, a mí me gusta estar con una mujer también, porque es otra cosa, una piel muy suave que me pone loquita, nos conocemos, cuando la veo gozar sé lo que siente, y se cómo hacerla gozar, me encanta bahhh.

Me dijo que se fue a vivir sola para hacer lo que quería, entonces me dijo que me quería coger en toda la casa jeje, le dije ¡estás loca!, me decía que no y me dijo “ven”, me pidió que me acostara en la mesa del comedor y me empezó a tocar toda, me puso otra vez a mil, mis piernas ya estaba abiertas todo lo que podía para dejar mi conchita a su antojo, otra vez, me metía sus dedos, la lengua y yo me dejaba, estaba volando de placer, después eso mismo se lo hice a ella, como la bese, despacito, desde los pies, las piernas, las tetas, me detuve un rato en su hermosa conchita hasta que la hice acabar, me encanta hacer a acabar a una mujer, como grito la guacha, le quedaron las piernas temblando jaja.

Después la seguimos en el sillón, pero ya hacía, no sé cómo tres horas que estaba en la casa.

Bueno nos sentamos desnuditas en el sillón, hablamos un par de cosas sobre lo que sentíamos estando juntas, nos empezamos a besar de nuevo y ahí otra vez… Sus dedos en mi conchita, me pide que me ponga en cuatro en el sillón, que me quería besar la cola.

Me pongo en cuatro, ¡por favor!! ¡cómo me beso la cola esta mujer!, me metía los dedos, la lengua, y me dice que me quede ahí que tenía una sorpresa, epa, aparece con un cinturonga, (se había preparado con todo la hija de puta).

Bueno la cosa es que sigue besándome la colita, me seguía metiendo los dedos, la lengua, yo ya quería que me cogiera, estaba recaliente, me la pone en la conchita, de a poco, yo estaba relubricada, pero esa era una pija de goma, ¡pero grande!, cuando me la puso toda, fue una mezcla de gritos, gemidos placer, yo ya no respondía, hacía lo que ella quisiera, y lo sabía, estaba tan caliente que me dejaba hacer lo que quisiera.

Después, me la empieza a poner en la cola, le pedí que por favor lo hiciera despacio, así que despacito, de a poquito me la empezó a poner, me dolía, pero estaba tan excitada que la quería tener toda adentro. No sé si me la puso toda, pero si lo que se, es que el grito que pegué se habrá oído hasta en la planta baja, me tuvo un rato así, mientras con la mano me tocaba la conchita, me volvió loca.

Después me pidió que yo la cogiera, pero a mí no es lo que más me guste coger a una mujer, prefiero que me cojan a mí, así que se sentó en el sillón, yo en el piso y estuve un rato largo, largo chupándosela hasta que la hice acabar de nuevo.

Nos fuimos a dormir desnuditas, abrazadas haciendo cucharita, mucho no dormí, pero me gustó

Al día siguiente nos levantamos y nos duchamos juntitas, si la piel de una mujer me gusta, imagínense lo que es enjabonada, las dos enjabonadas, ¡cómo nos besamos y nos calentamos en esa ducha!, yo me tire al piso y le chupe tanto la conchita ¡que la hice acabar! ¡Gritaba de placer!

Bueno, después me vestí y como una nena buena me fui a la facultad.

  • (14)
  • Compartir en redes