INICIO » Categoría » Regresando a la casa de Martín

Regresando a la casa de Martín

  • 5
  • 15.400
  • 8,53 (17 Val.)
De regreso a mi casa aún mi corazón latía rápidamente. Hasta ahora no podía creer lo que había pasado con la madre de Martín que terminó dándome mi primera mamada de verga. Ahora había un nuevo motivo para regresar

Había pasado ya una semana desde que la señora Nelly me había sorprendido en el baño de su casa, el recordar esas imágenes de su deliciosa y experimentada boca y enormes senos en mi verga me sirvieron de inspiración los demás días para masturbarme en mi cuarto. Ya había pasado al olvido su hija como la musa de mis deseos carnales, pero ahora tenía que tener mucho cuidado con Martín porque era muy celoso con ella según me había contado su hermana Pilar, que Nelly para evitar problemas con su hijo y que eso fuera contraproducente en su tratamiento con el psicólogo porque sufría de fuertes depresiones que lo destruía por completo había renunciado en salir a divertirse con sus amigas de trabajo y conocer algún hombre otra vez nuevamente para dedicar su tiempo libre en su cuidado.

Cuando regresábamos de la universidad a su casa porque teníamos un trabajo por hacer, estaba nervioso por volver a verla, le pregunté a mi amigo por su madre en que trabajaba y si ya tenía un pretendiente ya que había pasado mucho tiempo desde la muerte de su padre.

- Ella trabaja buen tiempo de administradora en un restaurante y sobre un pretendiente no hay y tampoco lo habrá, ella está muy bien y tampoco lo necesita porque respeta mucho la memoria de mi papá así estamos bien en mi casa. ¿A qué se debe la pregunta sobre ella?

- Nada es sólo curiosidad como cuando voy a tu casa nunca vi que alguien la busque por eso pregunté, tuve que disimular y cambiar de tema de conversación para que no se diera cuenta que ahora era su madre quién me gustaba, pero estaba totalmente equivocado sobre su madre porque cuando estaba en el baño y sus manos acariciaban mi pene para mitigar el dolor que aún tenía su mirada era la de una mujer de 42 años muy necesitada de sexo que luego del mucho tiempo veía y tocaba una verga joven y de buen tamaño que de a pocos se volvía dura entre sus dedos.

Que hizo que despertara en ese momento todo su libido que había guardado todo ese tiempo y perdiera el control y terminara chupando la verga del amigo de su hijo con muchas ansias y gozo y no se detuviera hasta que la abundante y caliente leche invadió su garganta, entonces no era verdad que la señora Nelly estuviera bien y no necesite a un hombre.

Cuando llegamos él buscó a su mamá por toda la casa y no la encontró aún no llegaba de su trabajo, empezamos hacer las tareas luego de un rato llegó Pilar con su enamorado preguntó por Nelly.

- Aún no llega de su trabajo Pilar… (Le contestó su hermano

Subió a su dormitorio se cambió de ropa y se fue con su enamorado, había pasado una hora más cuando abren la puerta y apareció Nelly con varias bolsas de víveres que apenas podía sujetar, rápidamente me levanté de la silla y me ofrecí ayudarle con los víveres.

-¡Ah… gracias tan joven y todo un caballero. Debes aprender eso de tu amigo… hijo!

Él no le contestó nada a su madre y siguió con la tarea, yo iba detrás de Nelly llevando las bolsas y al mismo tiempo admirando su enorme trasero con sus enormes nalgotas que se movían a cada paso que daba, yo estaba totalmente hipnotizado por ella y con sólo verla ya estaba con tremenda erección.

Cuando llegamos ella se inclinó un poco para dejar la bolsa sobre la mesa en la cocina y ahí su culazo se vio imponente que ya no me pude controlar y la abracé fuerte por detrás poniendo mi dura verga en medio de su culo.

- ¿Qué haces... no te das cuenta que mi hijo está afuera?! Vete y sigue haciendo la tarea junto a él...

Su mirada era de cólera y también de temor que su hijo se diera cuenta, salí todo avergonzado de frente al baño para mojarme la cara con agua fría y bajar la erección. Y luego continúe haciendo la tarea con Martín hasta terminar cuando ella salió y nos ofrece un refresco y galletas no acepte.

- No se moleste señora Nelly. Gracias ya me voy a mi casa.

Ella se dio cuenta que estaba decepcionado y también avergonzado y me fui, desde ese día no regrese a su casa buscaba cualquier pretexto para no ir las tareas las hacíamos en la uni por más que Martín insistió porque siempre después de terminar las tareas nos divertíamos jugando cartas viendo televisión.

Hasta que un día no vino a clases Martín nadie lo extrañó en el salón sólo yo porque en verdad se había hecho mi amigo, hice los apuntes de todas las clases para luego llevárselos. Cuando estaba caminando rumbo a su casa vi a Pilar y le pregunté por su hermano.

- ¡Hola Miguel justo iba a buscarte, mi hermano otra vez cayó en depresión y no quiere salir de su cuarto, dice que ya no quieres ser su amigo. ¿Es verdad eso. Que se han peleado?

Le dije que no estábamos peleados, que si quiero ser su amigo sólo que tenía cosas que hacer en mi casa y justo le estaba llevando los apuntes de clases, cuando llegamos a su casa también estaba ahí la señora Nelly había pedido permiso en su trabajo también, ellas estaban muy preocupadas su mamá le dijo que ya se podía ir porque necesitaba hablar conmigo Pilar se fue porque tenía cita con su enamorado.

- Hola Miguel, envié a Pilar a buscar porque Martín esta nuevamente mal y sé que es por culpa mía todos estos días que no venias él estaba muy triste sabes lo mucho que aprecia que seas su amigo porque eres el único además que tiene, sé que no debí tratarte así tan brusca pero me sorprendió lo que hiciste y también que mi hijo estaba muy cerca ahora está descansando ha tomado sus pastillas tu sabes muy bien que yo haría cualquier cosa por él...

Se levantó del sofá y me dio la espalda se inclinó y subió la falda dejando ver su enorme culo no tenía puesto el calzón me dijo que me acerqué a ella, lentamente lo hice mis manos acariciaban esas nalgotas que tantas veces había soñado tenerlas para mi…

(Continuará...)

  • Valorar relato
  • (17)
  • Compartir en redes