INICIO » Categoría » Regresando a la casa de Martín (Parte 2)

Regresando a la casa de Martín (Parte 2)

  • 3
  • 7.950
  • 9,28 (18 Val.)
Y me bajé el pantalón y le enseñé como tenía la verga bien dura, entendió rápido y se arrodilló metiendo el falo en su boca, su lengua recorría todo el glande al inicio y fue bajando por el falo y besaba mis testículos

- ¡Mamá... mamá...! ¿dónde estás?

Inmediatamente nos sentamos correctamente en el sofá mientras ella se acomodaba la falda cuando bajó Martín nos vio conversando

- ¡Hijo acá estoy tu amigo Miguel que vino a verte y te ha traído los apuntes de la clase de hoy!

Se alegró al verme en su casa y nos abrazados y les preguntó cómo está, me dice que mucho mejor su madre se fue a la cocina y volvió con dos vasos de limonada para mi helada imagino para bajar el calor corporal que aún tenía y para Martín sin helar.

Habremos conversado una hora cuando veo que bostezaba recién hacía efecto la pastilla que le había dado su madre ahí le digo que vaya a descansar que yo volvería otra vez para conversar hago como si me fuera a mi casa él se despide y subió a su dormitorio

Nelly va a ver como estaba su hijo mientras tanto yo la esperaba en la cocina demoró como una hora en bajar, yo estaba ya bastante nervioso por la espera.

Cuando Nelly bajó del dormitorio de su hijo me dijo que ya estaba durmiendo ahora sí, ella estaba algo nerviosa porque por un poco casi nos sorprende Martín ahí si se venía un problema bien grande para los dos, así que tenía que actuar rápido antes que ya no quiera continuar con los que estaba haciendo.

- ¡Mira como estoy aún!... No puedes dejarme así ahora.

Y me bajé el pantalón y le enseño como tenía la verga bien dura, entendió rápido y se arrodilló metiendo él falo en su boca su lengua recorría todo el glande al inicio y fue bajando por el falo y besaba mis testículos y su mano derecha la tenía en su sexo se estaba masturbando al mismo tiempo que se tragaba toda mi verga.

- ¡Ahh qué rico Nelly así... así, chúpalo así, esta pinga es tuya... ahh!

Eso pareció que la motivo más porque aumentó la rapidez del mete y saca en su boca de la pinga creí que todo terminaría eyaculando en su boca nuevamente me equivocaba con ella porque sola se acomodó sobre la mesa que había en la cocina y se levanta la falda dejando a mi disposición otra vez su culazo.

Dirigí el falo duro entre sus nalgotas y buscó la entrada de su sexo que estaba bien lubricada a causa de su autoestimulacion realizada antes y la voy penetrando muy lentamente se sentía bien rico estaba bien apretadito y caliente su chucha debido al tiempo que no recibió una verga…

- ¡Aggg papito siii metelo toditooo!

Obedecí a su deseo y se lo metí todo hasta que mis testículos chocaron con su cuerpo, sus gemidos eran seguidos pero a baja voz por temor a su hijo que dormía en la planta superior de su casa, era mi debut penetrando a mi primera mujer y lo cumplía gracias a la señora Nelly…

- ¡Ahh... siii que apretada esta tu chucha ricooo ahhh!

Ella movía la cintura con movimientos rápidos como si fuera una licuadora humana la chucha bien jugosa al tener una verga dentro, estaba completamente fuera de sí la falta de actividad sexual todos estos años la tenía bien arrecha.

- ¡Ayyy... ayyyy ya había olvidado lo rico que se siente ayyy!

Las nalgotas saltaban a cada movimiento de sus anchas caderas dejé que fuera ella quién manejé el ritmo de la penetración por ahora y lo estaba disfrutando mucho, hubiera querido que el tiempo se detuviera mucho más y poder seguir gozando de una mujer de 42 años muy necesitada de sexo.

-¡Aggg... Meee vengooo...!

- ¡Siii déjame toda tu lechecita... ayyyy... que ricooo!

Casi terminamos simultáneamente llegar al clímax del sexo, sujeto firme sus caderas y meto hasta el fondo de su vagina la verga que soltó bastante semen hasta la matriz.

- ¡Ayyy... Miguel que ricooo!

No me despegue de la señora hasta que deje todo mi semen dentro de ella e hice algo que siempre quise le di dos palmadas a cada nalga que inmediatamente se pusieron rojas.

- ¡Ay no seas brusco Miguel!

(Continuará...)

  • Valorar relato
  • (18)
  • Compartir en redes