INICIO » Categoría » Mi vecino el urólogo (Parte 7)

Mi vecino el urólogo (Parte 7)

  • 4
  • 5.834
  • 8,86 (7 Val.)
  • Así pasaron casi dos meses en las cuales yo solo me iba al consultorio a ayudar pero no pasaba nada, hasta que un día me llega un mensaje de papá contándome que me invitaba en la noche a su casa para comer en agradecimiento por acompañarle y ayudarle en el consultorio

    Así pasaron casi 2 meses en las cuales yo solo me iba al consultorio a ayudar pero no pasaba nada, hasta que un día me llega un mensaje de “Papa” contándome que me invitaba en la noche a su casa para comer en agradecimiento por acompañarle y ayudarle en el consultorio y también porque su hijo Darío iba a venir a pasar unos días en casa, le respondí inmediatamente que ahí estaría, fui a casa a bañarme y alistarme para la noche, llegue a la casa y me abre la puerta Gabriel me saluda y me invita a pasar, “papa” seguía en la cocina con Darío mientras que Gabriel estaba en la sala viendo tv, fui a saludar a Darío y “Papa”, me regrese al sillón donde estaba Gabriel y deje a “Papa” y Darío en la cocina, en ciertos momentos intercambiábamos miradas y se sobaba el paquete, me levante a la cocina y como no anuncie mi llegada vi a Darío con los pantalones abajo y a su padre arrodillado chupándole su verga, mientras observaba aquella escena escondido Gabriel me abordo por atrás pegándome su paquete a mi culo y susurrándome al oído (porque no hacemos lo mismo) me tomo de los hombros y llevo hasta estar frente a su verga que ya estaba afuera, así que la empecé a chupar mientras Gabriel seguía observando aquella escena, estuvimos así varios minutos hasta que Darío la dice a su padre que paren porque ya estaba lista la cena y que Gabriel y yo podríamos aparecernos y sorprenderlos, entonces Gabriel me susurra -regresemos a la sala.

    Rato después nos llaman a la mesa para cenar, conversamos los 4 de varios temas hasta que Gabriel dice después de la cena tomar algo y jugar tal vez cartas, acordamos que sí, además lo estábamos pasando muy bien, Gabriel dijo que como Mario y Darío habían cocinado nos tocaba lavar los platos acepte sin problemas, así que “Papa” y Darío se dirigirán a la sala para arreglarla, mientras yo lavaba Gabriel sacaba los platos y los guardaba cada oportunidad que tenia se rosaba contra mí, terminamos de lavar y fuimos a la sala donde ya estaba listo todo, y empezamos a jugar y a beber todo transcurría normal, hasta que Darío dice que se siente mareado y que quiere ir a dormir, inmediatamente Mario se levanta y dice que lo acompañaría a la habitación, ambos subieron, mientras que Gabriel y yo nos quedamos solos, acto seguido y al notar que Darío y Mario se habían ido Gabriel se levantó y se puso frente a mí y me dice...

    G: Que te parece si seguimos lo que iniciamos en la cocina?

    Y: Pero que hay si Mario regresa?

    G: Jajaja tú crees que regrese? jajaja ven sígueme y veamos que están haciendo

    Y: Vamos te sigo

    Llegamos a la habitación y escuchamos ruidos...

    G: Acércate y mira

    Y: ...

    D: Padre que rico que me comes la verga, supongo que has practicado con Gabriel

    M: Gracias hijo y si pase unos días junto a él me cogia y me trataba como la puta que soy

    D: Vaya papa te has vuelto una puta para Gabriel

    M: Y para ti también hijo

    No daba crédito a lo que veía y escuchaba Darío ya conocía lo de Gabriel y su papa, además Darío también se lo cogia

    G: Y qué opinas?

    Y: No sé qué decir desconocía que Mario se comportara así

    G: Te gusta verlo comportarse como una putita?

    Y: Me excita

    G: Y si tenemos nuestra fiesta abajo?

    Y: Me gustaría

    Gabriel se sentó en el sillón desnudo sobándose la verga, fui hasta donde estaba me arrodille y me metí su verga en la boca, tomo mi cabeza y ahora el guiaba la velocidad de la mamada y se inclinaba para sobar mi culo y jugar con mi ano, yo estaba en lo mío y sabia en lo que iba a terminar, su verga estaba muy dura y cuando estaba a punto de terminar me dice que quiere entrar en mi culo, lo dude un momento pero me gano la calentura me tomo de la cintura me puso en el sillón en 4 separándome las piernas y me empezó a comer el culo, me metía la lengua me daba nalgadas empezó a meterme sus dedos hasta que llegó el momento y me empezó a penetrar poco a poco iba acelerando sus embestidas, estaba a su disposición yo solo jadeaba y sentía su verga dentro de mí se acerca a mi oído y me dice...

    G: Que buen culo

    Y: Que buena verga

    G: Te gusta Putita

    Y: Me encanta papi, dame más verga, que riiiico que me lo haces

    G: Eso así me gusta putita voy a castigar ese culo que ahora es mío

    Y: Papi este culo es solo suyo si ahora solo me coge a mí y ya no a Mario

    G: Por este culo lo hare, este culo de puta se merece mi verga

    Y: Todo tuyo papi, castiga a esta puta amante de la verga

    -----------------------

    Lo que paso al día siguiente será otra historia... Continuara

    • Valorar relato
    • (7)
    • Compartir en redes