INICIO » Categoría » Buscando a Pilar

Buscando a Pilar

  • 7
  • 8.185
  • 8,92 (13 Val.)
Empezó dándole de lenguazos al glande como si fuera un helado, sus manos acariciaban mis piernas, luego se lo fue tragando de a poco hasta tenerlo casi todo en la boca, al comienzo tuvo unas arcadas por el tamaño del falo, pero ella no se dio por vencida y siguió hasta lograr tragarlo por completo

Cómo conozco muy bien sus horarios espere el momento adecuado para buscarla a la salida de su trabajo el día lunes que su enamorado no iba a recogerla y salir de mis dudas de una vez...

-¡Hola Miguel… ¿Qué milagro, que haces por acá?

Se veía espectacular con ese pantalón que marcaba su figura muy bien su culo de nalgas paraditas y senos apetitosos aun me gustaba solo que su madre había hecho realidad mis fantasías y Pilar ya tenía al imbécil de su enamorado que gozaba de ella…

-¡Hola Pilar...! ¿Podemos hablar un momento?

Me dijo que si y fuimos a conversar a un restaurante que estaba cerca y pedimos dos coca-colas heladas, mirándola a los ojos le pregunté porque había dicho eso de la reconciliación entre su mamá y yo, no tenía porque decirlo porque a la señora Nelly yo la respeto mucho y sólo somos amigos al igual que con ella y tú sabes cómo es Martín luego podría haber problemas entre nosotros y todo por una broma de ella.

-Está bien Miguel no te preocupes por eso mi hermano no sabrá nada, pero tampoco me mientas no soy nada tonta como mujer me he dado cuenta la forma en que ves a mi mamá y ella también a ti, acaso ya olvidaste como antes me veías y buscabas...

Trague saliva y me mantuve lo más calmado que pude y negué todo que de seguro era su imaginación como podía ella pensar que su madre una mujer de 42 años podía fijarse en mi.

-Ay Miguel pareces olvidar que yo conozco muy bien a mi madre su temperamento y sé que ella por culpa de mi hermano y sus celos todo este tiempo ha renunciado a ser mujer y volver a tener alguien a su lado, es una gran madre y estoy muy orgullosa de ella pero también es de carne y hueso y necesita de un hombre…

Yo estaba completamente asombrado de lo que me decía, creí que tendría problemas con ella al saber que tenía algo con su mamá pero no estaba de acuerdo y entendía la situación.

-¡Cuanto Martín me contó el accidente que tuviste con el cierre de tu pantalón y como mi mamá lo solucionó y luego tu repentino interés hacia ella ya me hizo sospechar y de ahí los veía a los dos con más atención y ves no me equivoqué!

Ya no podía negar nos había descubierto como dije era mucho más astuta que su hermano ahora sólo quedaba esperar que cumpla de no decir nada a Martín le pedí eso y también que no lo sepa su madre para evitar que se sienta avergonzada.

-Está bien no les diré nada a nadie será un secreto entre los dos, sólo hay una pequeña condición.

Ahí se me heló la sangre que cosa podía pedir a cambio de su silencio... ¿dinero tal vez? Ahí iba a tener problemas porque no tenía nada.

-Jajaja cambia de cara no te asustes Miguel lo que te voy a pedir es por pura curiosidad nada más como te dije conozco a mi mamá y como mujeres hemos hablado mucho sobre sexo sólo quiero ver lo que la tiene tan feliz... Vamos ahora mismo acompáñame tengo las llaves del departamento de Luis y como está fuera de la ciudad por dos días no hay problema... Es lo único que te pido.

Su pedido no me era nada desagradable al contrario me parecía estupenda pero tenía que parecer un poco renuente a su deseo y le dije que no ahora era Pilar quién se sorprendió ante mi respuesta porque ella sabía que antes yo moría por ella, pero quería jugar un rato con ella y su curiosidad todo esté tiempo que había ido a su casa me había enseñado que Pilar era muy terca y engreída siempre le gustaba salir con su gusto.

-¡Ya Miguel vamos de una vez no te hagas de rogar más y si es por mi mamá ya te dije que no le voy a decir nada esto sería nuestro secreto!

Haciéndome él que aceptaba a regañadientes le digo que sí y nos dirigimos al departamento del imbécil, cuando llegamos la notaba algo nerviosa y abrió la refrigeradora y me ofreció algo para beber así que pedí una cerveza y Pilar tomó otra para ella y tomó un buen sorbo.

-¡Bueno para los que hemos venido Miguel déjame ver que es lo que hizo que rompiera su promesa mi mamá de respetar la memoria a mi papá!

Ella se sentó en el sofá esperando ver lo que ahora la hacía gozar y gritar de placer a su mamá y volvió a tomar otro sorbo de cerveza veía en sus ojos la misma mirada que tuvo Nelly la primera vez así que afloje la correa y luego el pantalón y lo dejé caer sus ojos viendo el bulto grande que había en el bóxer al igual que ella yo también estaba ya algo caliente y confiado en el buen tamaño de mi verga muy despacio lo saqué de su encierro.

-¡Ohh que grande lo tienes! Con razón mi mamá olvidó su promesa también tanto tiempo con hambre y tiene ahora todo eso para ella era seguro que cayera...

Sus mejillas se pusieron rojas y su lengua la paso por los labios entonces me acercó más a ella aprovechando lo sorprendida y excitada que estaba cuando estuve a centímetros de su cara le pregunté si quería tocarlo ella no me contestó así que cogí su mano e hice que lo agarre.

-Vamos Pilar ya lo vistes ya mataste la curiosidad ahora no te quedes con las ganas de tocarlo... Vamos no tengas miedo que no muerde jajaja.

Su mano sujetó fuerte en medio del falo y se quedó como hipnotizada unos segundos viendo el tamaño y grosor le agradecí a mi padre por la herencia recibida mentalmente, ahora que la tenía al igual que a su madre al principio no iba a dejar pasar la oportunidad.

-Ahora sube y baja tu mano en la verga para que veas como aumenta más su tamaño... hazlo Pilar.

Obedeció y empieza a subir y bajar su mano en mi verga logrando que ahora si llegará a su máximo tamaño. Qué rico sentir su mano en mi pinga pero esto recién estaba empezando ya no era el muchacho de antes con quién ella jugaba su mamá me había enseñado muy bien ahora y ahora yo tengo el control.

-¿Ves que rico se siente bien duro entre tus dedos ahora chúpalo para que también sepas lo rico que es su sabor?

-¡Nooo... Miguel sólo quería verlo nada más!

A estas alturas no iba aceptar un NO la cogí fuerte de la cabeza e hice que lo chupe a la fuerza amenazando que si no lo hacía su enamorado podría enterarse que ella me trajo a su departamento para tener sexo, me preguntó si sería capaz de hacer eso y le dije que sí.

-Jajaja Miguel no hay necesidad de que me amenaces, solo dije que no para saber cómo era tu reacción vaya como haz cambiado si se ve tan rico sería tonta si no lo probaría…

Empezó dándole de lenguazos al glande como si fuera un helado sus manos acariciaban mis piernas luego se lo fue tragando de a pocos hasta tenerlo casi todo en la boca al comienzo tuvo unas arcadas por el tamaño del falo pero ella no se dio por vencida y siguió hasta el final lograr tragarlo por completo.

-¡Ahhh así... así... qué ricoo... Pilarcita chúpalo como tú sabes... ahh ahh!

Y vaya que si sabía chupar una pinga la hija definitivamente de tal palo tal astilla era igual que la mamá de caliente cuando tenía una verga dura en la boca, ahora ya tenía a las dos en mis manos...

Mi verga entraba y salía de su boca con rapidez al mismo tiempo sus manos ahora jugaban con mis testículos y no se detuvo hasta que logró que soltara un grito de placer cuando llegue al clímax y recibió toda mi leche que salió con fuerza a su garganta que recibió con muchas ansias tragándolo todo...

-¡Aggg qué ricooo... así chúpalo bien hasta la última gota... ahhh!

La leche que antes era sólo de exclusividad para su madre ahora también seria para ella.

(Continuará...)

  • Valorar relato
  • (13)
  • Compartir en redes