INICIO » Categoría » La primera vez que me cogen

La primera vez que me cogen

  • 7
  • 5.374
  • 8,56 (9 Val.)
  • Le acariciaba la verga sobre el pantalón, que para esos momentos ya la tenía bien dura, le desabroché el pantalón, se lo bajé junto con el bóxer y le acaricié la verga y los huevos, comencé a ponerme en cuclillas frente a él y al tener su verga a la altura de mi boca se la empecé a chupar

    Hola soy un chico tv de closet y les quiero contar la primera vez que me cogieron.

    En esa ocasión me encontraba en mi casa solo ya que mis padres habían salido y estarían fuera todo el fin de semana y tendría la casa para mí solo y podría andar vestida de nena todo el tiempo, así que después de desayunar y hacer algunas cosas en casa, escogí la ropa que usaría y después de ducharme tome una crema con aroma de mi mama y la unte en todo mi cuerpo, después me puse un bra con relleno y una blusa, me puse una tanga y una minifalda que apenas me cubría las nalgas, me pinte las uñas de manos y pies y procedí a maquillarme, y por ultimo me puse unas zapatillas y una vez que termine de arreglarme me mire en el espejo y me agrado mucho como me veía realmente parecía una nena y por mi forma de vestir muy muy putita cosa me que encanta ser.

    Me puse a ver videos porno de chicas como yo en mi computadora y comencé a ponerme muy caliente, en esos momentos deseaba tener una verga para chupar y después me penetrara por primera vez, aunque ya había chupado muchas veces una verga nunca me habían penetrado y era algo que más que nunca deseaba en esos momentos.

    Me pare para ir a la cocina por un poco de agua ya que me había dado sed y supongo que por estar tan distraído viendo los videos nunca me di cuenta que alguien había entrado a mi casa, estaba de espaldas a la puerta de la cocina cuando sentí que alguien estaba ahí, entonces esa persona dijo “mira, mira nada más que tenemos aquí” al escuchar su voz supe que era mi primo y sentí un miedo terrible y muchos nervios, el volvió a decir “no sabía que tenía una prima aquí y mucho menos que estuviera tan buena y por si fuera poco se ve que es muy putita”, sin voltear a verlo le pregunte “qué haces aquí? y cuánto tiempo llevas viéndome?”, me dijo “el suficiente como para decir que te veías muy bien empinada y se ve que tienes unas nalgas riquísimas primita o debo decir primo? y estoy aquí porque mi tío me pidió de favor venir a ver tu casa en lo que tu regresabas de la universidad y me dejo sus llaves para poder entrar, te estuve marcando a tu celular y te mande mensajes para avisarte que venía y como no me contestabas y mucho menos veías mis mensajes pensé que estabas en la universidad”, sentí como se paró detrás de mi muy pegadito y me hablo al oído, “sabes te ves bien sabrosa me gustan las nenas putitas como tu primita”.

    Al oír eso me volví a poner muy caliente ya que sentí su verga en mis nalgas, comenzó a besarme el cuello, y sus manos empezaron a subir y bajar en mis piernas, yo estaba sin moverme y demasiado caliente, me seguía besando el cuello, el lóbulo de las orejas (cosa que me prendió aún más) y sus manos seguían acariciando mis piernas y mis nalgas.

    Me di la vuelta y él se separó un poco de mí, me vio y dijo “de verdad pareces una nena te ves muy bien putita”, se acercó me abrazo y me beso en la boca, jamás había besado a otro chico y la sensación me gusto así que le correspondí el beso y sus manos no dejaban de acariciar mis piernas y nalgas las cuales abría y con la yema de los dedos acariciaba la entrada de mi culito, eso me estremecía y ponía mucho más caliente.

    Le acariciaba la verga sobre el pantalón, que para esos momentos ya la tenía bien dura, le desabroche el pantalón, se lo baje junto con el bóxer y le acaricie la verga y los huevos, comencé a ponerme en cuclillas frente a él y al tener su verga a la altura de mi boca se la empecé a chupar, primero le pase la lengua por la cabecita y me comía su liquido transparente que ya tenía, le daba besitos mientras que le acariciaba los huevos, me metí toda la verga en la boca y comencé a chupársela, “uuuy putita que rico la mamasss, siiii, asiiii, trágatela toda putitaaa”, y al decir esto me empujaba toda su verga hasta el fondo de mi boca, una y otra vez entraba y salía su verga de mi boca provocándole gemidos de placer y el “aaaah putita que ricooo, que ricooo me la mamasss, sigueee, aaaah que ricooo putitaaa”.

    Se la chupe tan rico que de pronto me dijo “me voy a venir putitaaa” y soltó un largo gemido acompañado de un “mmmm ahí te van mis mecosss, putitaaa” y me comenzó a echar sus mecos en la boca, me los trague y le chupe la verga hasta que salió la última gota de su rica leche, le limpie la cabecita con la lengua y tomándome de la mano me ayudo a ponerme de pie, me quito la minifalda, la tanga, la blusa, el bra y al ver mis pequeñas tetas dijo “uffff putita tienes las tetitas de una nena” y se puso a chupármelas alternadamente, me hacía gemir y decir “ayyy, ayyy, primo que ricooo, que ricooo”, y le volví a acariciar la verga que ya estaba otra vez dura, entonces me volteo y comenzó a jugar con mi culito ensalivándolo y tratando de meter sus dedos, después de un rato logro que dos de sus dedos entraran y entonces me dijo “chúpamela, llénala de saliva para que entre putita”, así lo hice se la deje bien lubricada y me puso de perrita, puso bastante saliva en mi culito y puso la cabecita en la entrada, en ese momento con toda la calentura que tenía le dije “es mi primera vez nunca me han cogido” y al decirle esto me dijo “ayyy putita me toco estrenar que ricooo putitaaa”.

    Sentí como empujaba la verga para que entrara y acariciándome la espalda y las nalgas me decía, “aflojaaa, aflojaaa, putitaaa ya entro la puntitaaa”, sentí un dolor fuertísimo y le grite que lo sacara que me dolía mucho, él se quedó quieto y me dio una nalgada que al momento de sentir relaje mi culito y el aprovecho ese instante y me metió de un solo golpe toda la verga, grite, bufe y le pedí que me lo sacara, “sacamelooo, por favor sacamelooo”, él se rio y volvió a nalguearme diciendo “te la comiste todaaa putitaaa, la tienes hasta el fondo del culo putitaaa. Te acabo de tronar tu ejotito putitaaa ya eres toda una putitaaa hecha y derecha, eres mi putitaaa”.

    Se quedó inmóvil mientras pasaba el dolor intenso que tenía y después comenzó a salir poco a poco de mi culito, una vez que lo saco todo volvió a meterlo despacio y así comenzó a salir y entrar de mi culito.

    Una vez que paso el dolor empecé a disfrutar de su verga y de lo rico que me estaba cogiendo, salía, entraba y se movía de una forma por demás deliciosa, “ayyy primooo que ricooo me coges, que ricooo me cogesss deliciosooo ayyy, no paresss por favor no paresss, mmmm primooo que ricooo”.

    El no dejaba de decir “putitaaa, que rico culito tienesss, está súper apretadooo ayyyy que ricooo me aprietas la vergaaa”.

    No paro de meterla y sacarla a un ritmo delicioso para después sujetarme de la cintura y empujar su verga hasta dentro de mi culito y comenzar a venirse entre gemidos y gritos, “yaaa, me vengooo, que ricooo me exprimes putitaaa, uffff que ricooo”, terminó de venirse y dejo un ratito su verga dentro de mí, cuando la saco sentí como su leche escurría por mis piernas.

    Se recostó en el piso y yo aún lado de él, entonces acariciándome las nalgas me dijo, “acabo de estrenar este culo y además que rico mamas primita, y vamos a tener todo el fin de semana para nosotros putita, así que este culito va a comer toda la verga que quiera”, le di un beso y le acaricie la verga.

    Espero les haya gustado mi historia.

    Un beso a todos y todas.

    Bye.

    • Valorar relato
    • (9)
    • Compartir en redes