Buscando a Pilar (Parte 2)

  • 5
  • 11.951
  • 9,15 (13 Val.)
Fui con mucho temor a buscar a Pilar para averiguar porque bromeó sobre su madre y yo, pero lo que vino después no lo hubiera imaginado ni en mis mejores sueños, creí que ya no tenía oportunidad con ella, pero me equivoqué por completo

Pilar no dejó escapar ni una gota luego que había eyaculado todo el semen en su garganta que trago por completo su lengua recogía todo residuo en el falo hasta dejarlo limpió no tenía nada que envidiar a su madre haciendo el sexo oral.

Luego cogió la cerveza y tomó un buen sorbo e igual hice yo, había que aprovechar el momento rápidamente afloje el botón de su pantalón y se lo quité antes que se le enfríe el cuerpo.

-¡Nooo... Miguel ya es suficiente con lo que hice, ya me quité la curiosidad... ahora vámonos ya!

Para ella tal vez era suficiente pero para mí no, su curiosidad había hecho que se cumpliera un sueño pero todavía faltaba mucho más, bajé su tanga roja y metí la cabeza entre sus piernas que belleza su vagina depilada con los labios hinchados.

-¡Miguel... nooo... ¿Qué haces? Nooo!

Hice algo de fuerza para que abriera las piernas más y besé al inicio su sexo la lengua recorría de arriba abajo los labios externos y seguí así un buen tiempo hasta que ya no había ninguna resistencia por parte de ella, sus gemidos me decían que ya lo estaba disfrutando.

-Aggg Migueeel... ohhh

-Déjame Pilar ahora a mí... ¡qué rico!

Sus manos sobre mi cabeza mientras lambia su chucha que ya estaba caliente y húmeda ya indicaba que aceptaba mis caricias sus caderas se movían locamente cuando llegué al clítoris ahí se desarmó por completo.

-Ahhh... ohhh... Migueeel... que rico eres.

Cuando sus gritos eran más fuertes ponía más empeño en devorar el clítoris hinchado sus dedos jalaban fuerte mis cabellos pero no me importaba yo seguía chupando y lambiendo hasta que gritó fuerte cuando llegó a tener un orgasmo múltiple y sus jugos lleno mi boca.

-Ayyyy Migueeel... ahhh.

Pilar estaba temblorosa e agitada su cuerpo había experimentado una fuerte sensación de placer busqué su boca y me correspondió y nos besamos salvajemente, le quitó el polo mojado por su transpiración luego el brasier dejándola ahora totalmente desnuda no dejaría que se recupere, besaba sus deliciosos senos y luego los pezones duros y erectos, tanto tiempo que de sólo imaginar que los tenía en mi boca me hicieron masturbarme muchas veces ahora si era realidad mis manos sobaban sus tetas haciéndola gemir.

Mi verga estaba otra vez dura lista para seguir cumpliendo lo que tanto había soñado con Pilar, no fue nada difícil meter la verga en su chucha por lo lubricada que estaba... parecía un guante hecho a la medida del falo por lo apretado que estaba.

-¡Qué rico Pilar!

Comienzo a cogerla muy despacio mis caderas se movían sobre ella metiendo la pinga hasta la base y besando su cuello y oreja, sus súplicas para que no continué eran muy débiles.

-¡Nooo Miguel me gusta mucho, pero ahora no estoy en mis días fértiles!

Tenía razón podía salir embarazada y no tenía en ese momento un preservativo porque nunca imagine llegar a tener sexo con ella hoy, pero tampoco podía quedarse así de caliente y dejar pasar esta oportunidad.

-Si... ahhh... pero no podemos... quedarnos así... tú también estás caliente ¿Qué vamos a hacer?

Ella me abrazó muy fuerte y luego se retiró dejándome con la verga afuera totalmente decepcionado y se sonrió pero luego vino la sorpresa cuando se volteó dejando su culo a mi disposición y con ambas manos ella se abrió las nalgotas y vi su ano marrón.

-Siii yo también estoy muy arrecha y quiero sentir esa verga grandota que tienes bien adentro... métemelo por el culo.

Sus dedos los metía en su chucha que estaba muy mojada de sus jugos y luego se lo metió al culo para facilitar la penetración, puse el glande a la entrada del culo y fui empujando despacio y veía como desaparecía muy rápido hasta que lo tuvo todo adentro se veía que no era la primera vez que su esfínter recibía una pinga pero aún apretaba bien rico.

-Ayyy que buenooo... así... así... se siente bien rico... me duele un poco…

El imbécil de su enamorado le había roto el culo antes pero yo se lo estaba destrozando porque mi verga era mucho más grande y gruesa ahí estaba bien ensartada Pilar aguantando el dolor y al mismo tiempo disfrutando nunca dejaría de agradecer a mi padre por su herencia.

-Ayyy Miguel me estaaas abriendooo el culooo... ayyy… pero no te detengaaas…

Y no me detuve seguía metiendo y sacando la pinga con fuerza de su esfínter que ya se había acomodado muy bien al tamaño del visitante que tanto placer le provocaba.

-Pilar que culo para sabroso tienes te lo voy a dejar bien abierto... Aggg...

Sus nalgotas saltaban a cada embestida que recibía su culo que ya había pasado a ser de mi propiedad, sus brazos los usaba como si fueran las riendas mientras la cabalgaba como a una yegua que domaba no con las espuelas sino con una buena verga grande y gorda como lo había conseguido con su madre.

-Asiii Pilar, ahora soy tu cachero… esta pinga también ahora es tuya…

Ella no me contestaba pero sabía que era cierto su curiosidad había sido la causante que ella también cayera presa de mí, y novia la cabeza afirmativamente cuantas veces le decía lo mismo.

-Ahh... Miguel... yaaa noo puedoo maaas meee estaas matandooo amooor

Sus nalgas estaban rojas de tanta frotación conmigo y di un fuerte empujón que su grito se ahogó en su garganta y llegue a disparar una buena cantidad de leche en su culo…

Caí pesadamente sobre ella exhausto por el trajín realizado luego nos abrazamos y nos quedamos un rato así, el cansancio nos venció y nos dormimos para luego bañarnos juntos y salir del departamento cada uno por su lado.

Paso una semana cuando recibo una llamada de ella, quería hablar conmigo se notaba muy nerviosa pregunté qué había pasado creía que algo había sucedido con su hermano o mamá...

-Miguel he terminado con mi enamorado nos hemos peleado se ha dado cuenta que estado con otro hombre…

Traté de calmarla y le pregunté cómo se dio cuenta que había sido infiel si hemos tenido mucho cuidado…

-Él había dejado encargado a una vecina que viera quién llegaba a su departamento y nos vio Miguel y no sólo eso cuando hemos hecho el amor se dio cuenta que tengo el culo bien reventado cuando me penetro. Y lo peor es que sabe que eres tú.

(Continuará...)

  • (13)
  • Compartir en redes