Por qué no vamos juntos a la cama, en vez de ir a la cancha

  • 10
  • 22.160
  • 9,79 (43 Val.)
Ellos avisaron que iban a la cancha y terminaron conmigo en mi casa, y pasamos la tarde en un exquisito trío Miguel, mi cuñado y yo

Acepte que me llevara; él fue bajando, yo me quede arreglando el acolchado y me acomodé un poquito la bombacha, ajuste el reproductor de vídeo, quedando como si nada hubiera pasado en esa cama.

Previo paso por el baño a higienizarme y retocarme un poquito bajé a la sala.

Estaban tomando té mi hermana y mamá, fue verla y me flasheo lo que había visto de ella en su más íntimo, me pregunto - "Estas bien, pudiste descansar? Te lleva Mati?". Yo respondí - "Oh!! Si, bien creo que estoy con otra energía" suspire "Bueno perdón que no me quedé, pero me queda re bien que Matías me lleve al apartamento, sino hoy domingo se hace más difícil conseguir trasporte."

Mi hermana interviene - "Si dale aprovecha, que Mati va a la cancha y pasa a buscar Miguel, su amigo, que vive a una cuadra de tu apto".

Para mi pensé ahora como hago, tenía la fija de transarme a mi cuñado, pero ahora había que ver como zafar de este amigo o sumarlo a la fiesta.

Con cara de tonta yo contesté - "buenísimo, ya las voy saludando mientras Matías termina de hablar por el móvil".

Besos a ambas y Matías corta y dice: - "Pronta?... Vamos rápido así no llegó tarde".

Yo había quedado muy cachonda con lo que había visto y hecho (relato "Acariciándome, por mamá y el chico que la cogía en su cama") que ya cuando salimos por el coche he iba pensando el cómo, si me le ofrezco a él solo o le digo del amigo, la idea y oportunidad no estaba mal, pero nunca me había tocado trío con dos chicos.

Durante el viaje hablamos de tonterías y de Ernestina (mi futura sobrina), fue entonces que fui cambiando el tono de la charla y la fui haciendo picante y comencé a tocárselo mientras conducía.

El - "Sos terrible cuñadita, como te gusta el muñeco, no empieces que ya sabes cómo termina esto".

- "No, no se"... "Ah sí ya se, tu terminas en mi casa desnudo y con mis labios en tu muñeco..." mientras le contestaba al oído y acariciaba su entrepierna por encima del pantalón"... Pero si no te gusta la idea avísale a tu verga que se está poniendo dura".

Poniendo su mano sobre la mía me dijo: - "Tu sabes lo que a mí me gusta estar contigo y darte bien fuerte, pero hoy no puedo, ya quede con Miguel para ir a la cancha."

Con voz cómplice dije - "Y como es ese tal Miguel?"

Internamente y seguro entendió mi pregunta a donde iba y haciéndose el tonto dijo: - "Como, cómo es?"

Yo - "Si, si es alto, flaco, lindo, casado, soltero, le gustan las fiestas?"

El - "Naa... Pero que estás pensando? Que perra es estas pareja! Es un poquito más bajo que yo, no sé si se prende?*"

Yo - "Tenemos entonces que averiguarlo, a ver que prefieres tú, consolar a tu cuñada y pasar una tarde de fiesta con tu amigo, o ir a ver un cancha a ver un partidos?"

El- "Como ves mi la verga que estas acariciando te está contestando. Me encanta la idea, pero no si él se sume*"

Yo - "Llámalo, la perrita y el lugar ya lo tienen, no dejes que me enfrié"

Detuvo el auto, tomó el móvil y bajo para llamarle. Ahí lo veía hablando y gesticulando, parece que lo estaba convenciendo, gesticulo que lo había logrado subió al auto y como recargado de entusiasmo dijo - "Hoy vamos a tener fiesta, como te vamos a coger entre los dos no tienes idea, el aceptó."

Yo -"Ya quiero conocerlo vamos!" e iniciamos la marcha y yo continúe jugando con su entrepierna el resto del viaje.

Llegamos y estaba Miguel, no es tan petizo pero bien fornidito, tipo rugbier, pelo largo y vestido con la camiseta para la cancha. Baje y le bese me presente y note que en su dedo faltaba el anillo, como ese no es mi tema y Matías no me comento al respecto, deje pasar subimos al auto y marchamos a mi apto que estaba a dos calles de ahí.

Los tres sabíamos a lo que íbamos, con Matías ya en el ascensor veníamos besandonos y tocándonos, y Miguel seguía callado y al costadito nos miraba, debo confesar que un poco ya me daba que no iba a estar buena la idea del trío, y hubiera estado mejor solo Matías.

Entramos al apto y Matías ya casi como dueño de casa invito un trago...

Yo respondí: "Si, hay cervezas frías en la heladera para mí, y whisky en la barra, ya vengo me voy poner cómoda" y partí para el dormitorio a cambiarme.

Me desvestía y vestía para quedar con el vestidito corto amarillo, cuando los escucho chamullar.

Miguel le decía: - "que buena esta tu cuñada, pero esto es una locura Mati"

Matías: - "Tranquilo toma la cerveza y relájate, pensar que es una puta más, como las que traíamos a casa antes, tranquilo no sabes cómo se deja esta Mina".

Miguel: "vos decís, pero no es una puta, sino que tu cuñada... esta buena si y se me paro la verga cuando me dijiste de venir pero…"

Matías: "pero nada, relajate y eso si no me dejes mal, vamos a darle pa que tenga"

No quise seguir escuchando por ahí deje, terminé lo mío y salí interrumpiéndolos y pidiendo por mi cerveza, yo estaba caliente y mi mente flaseaba, tome la cerveza para sentarme entre medio de los dos en el sofá. Y ahí, Miguel que hablo: - "que cómoda te pusiste, me encanta el amarillo cuando es color del vestido de la mina que me voy a coger..." acariciando mi pierna se me pegó un poquito.

Matías: - "hoy sí que vamos a disfrutar contigo" y su mano en mis pechos, besos en mi cuello, el cosquilleo me invadió me puse un tanto nerviosa.

Miguel: "tranquila, flojita, que la vamos a pasar bien, que más que dos hombres con ganas de pasarla bien contigo" y su mano comenzó a avanzar por mi falda - "uy por dios no llevas ropa interior y la tienes depiladita toda" decía mientras deslizaba si mano sobre mi conchita.

Ya estábamos en marcha, me deje llevar y acariciar, los tenía sobre mí, Matías quito su remera y mi mano fue sobre sus abdominales bajando a su pantalón ya se sentí dura su verga y eso, fue un click.

Le pedí a Miguel que se desvistiera, mientras yo terminaba de desvestir a Matías, lo hago parar y desnudo frente a mi le tomo la verga al cenit y cabezona que tiene, comienzo a chuparle apretándosela con mis labios y llenándome completamente la boca, a los pocos segundos siento que con su verga Miguel me golpea en la cabeza; corrí mi cara para encontrarme su miembro grueso erecto pronto para chuparlo todito.

Los dos totalmente frente a mí y yo besando y chupando sus penes erectos, sosteniendo uno en cada mano intercambiaba con uno y otro, estaba súper excitada y me sentía quererlo todo.

Solté a Matías y pase a atender directamente la de Miguel en la boca toda era súper gordota y suave, se sentía deliciosa mirándolo a los ojos, lo veía estremecerse y disfrutar, mientras con complacencia sostenía mi cabello y me agradecía y alentaba a "sigue así que estas muy bien, vamos sigue" y yo me concentre en ella, desde la bese desde su punta hasta su base con una salivada mamada y atoradaditas.

Matías, me fue por atrás subiendo el vestido, mientras Miguel entre suspiros decía, "como la chupas que divina que sos, seguí así seguí..." yo seguí con una de mis manos la sobaba mientras comía y chupaba la punta de su verga.

Por detrás Matías jugaba besaba y mordía mis nalgas a su antojo, mientras, seguí con la golosina de su amigo. Su mano empezó a acariciar mi conchita y a buscar mi clítoris hasta que puso un dedo en mí, solté de mi boca es verga gruesa y dije - "¡qué haces? Ahí no van los dedos, lo que quiero son vergas en mí... Que pongas ahora la tuya dentro" y levante mi cola para quedar en cuatro patas, estaba muy excitada, se la movía, mientras encapuchaba.

Cuando estuvo pronto, haciendo honor a su dura verga al cenit, yo bien abierta apoyando mis ante brazos en suelo, deje que sus manos tomara mis caderas me levantara hacia él para penetrarme en forma suave y llenarme toda, y empezar a embestir, embestir y yo gritar gemir, suspira de sentirme la perra alzada. Alcé la vista y Miguel se masturbaba mirándonos, como perros nos dábamos placer, y me empape, sus manos en mis glúteos ahora y yo recibiendo todo de él.

Miguel se acomodó en la alfombra y sentado puso la verga en mi cara, la que comencé a chupar mientras Matías me así suya de la forma más rica, estaba haciendo real una fantasía y empada estaba en la cima dejo todo ahí. Matías no paraba y ahí tengo la sensación ya está pronto acelerando sus embestidas más mas, y le pido que espere que quiero probarlos a los.

"Cambiemos de posición, quiero cabalgarte Miguel" lo llevo al sofá y lo tiro en él, le pido una capucha a Matías y comienzo a vestir la verga de Migue,l a esa altura dura y roja latiendo, parecía no entrarle de lo gruesa. Ponta me le subo de frente a montarlo, en cuclillas sobre él, que me besaba y acariciaba mis pecho, pongo su punta en mi vagina y me dejo caer en él, sintiéndola, llevándome toda, divino comencé sobre él, la sentía toda sobre las paredes de mi vagina.

Matías con mi cola a la vista, con dedos húmedos, comienza a meterme los dedos en el culo, y mis latidos aumentar, ya era necesario y no podía mas de tener la oportunidad de recibir dos a la vez.

Yo - "Por favor ve con cuidado pero clávame por detrás los quiero ambos en mi"

Matías se mezcló con nosotros en el sillón, pidió que nos moviéramos poco y me preparo tiernamente hasta que puso su pene en la punta de mi culo y lo lleno todo volé de dolor sentí abrirme pero el placer fue más y pedí que siguiera, mientras Miguel mantenía llena mi vagina, el movía su pelvis con un hermoso ritmo, era poquitín incomodo la posición pero eran míos en mi y yo para ambos su hembra, éramos animales, y cuerpos sudorosos latiendo cerca, nunca me había sentido tan puta y deseada, así nos disfrutamos

Hasta que Matías avisando a Miguel me saco de arriba, para penetrarme el solo de parado contra la pared, en la forma que solo él lo logra, me dio con todas sus fuerza por el culo agarrándome de mis pechos y atrapándome en sus músculos, y ahí mismo explotó y acabo todo todo en mi, apretándome bien fuerte.

Yo quede con las piernas temblando y apareció Miguel que seguía a tope, me sentó en el sofá alzo mis piernas a su pecho y me penetro divinamente exquisito todo lo que quiso, cero resistencia era mucho y muy puta me sentía. Hasta que la saco de mi vagina y la puso en mi culo dilatado por Matías, y en esa posición siguió todo en mí, llevándomela hasta bien a fondo.

- "Puedo acabar en tus pechos?" mirándome me pregunto

Tirándole un beso, le respondí: - "Crees que te pueda decir que no, donde te guste bebé, a mi me encantaría conocer tu leche"

No termine de decirle saco su pene de mi culo, quitó la capucha y al instante me lleno mi vientre y pechos con su semen.

Quedamos unos minutos riéndonos, luego me fui por una ducha, mientras ellos quedaron en la sala... Prendiendo la tv por el partido, desnudos en mi living tomando cerveza y Miguel buscando fuego para sus cigarros, y diciéndome: "chiquita chancha bañarte bien, que en un ratito acá tenemos más verga para esa cola"

Salí en mi bata cruce frente a la sala solo estaba Matías, Miguel espera en mi cama dispuesto para revolcarnos de nuevo.

  • (43)
  • Compartir en redes