Mi madrastra Viviana (Quinta parte)

  • 5
  • 22.659
  • 9,60 (40 Val.)
Al día siguiente mi padre tuvo que irse temprano a la oficina, dijo que volvería en la tarde ya que tendría que atender una emergencia. Vivi se encontraba en la ducha, así que no se dio cuenta cuando mi padre se fue, justo en el momento en que mi papa cerró la puerta, corrí al baño donde estaba Vivi

Por fin llegaron las vacaciones de fin de año, lastimosamente en esos meses mi papa viaja muy poco, por lo cual las posibilidades de poder acostarme con Vivi era muy pequeñas, pero nunca se debe perder la esperanza. Yo llegue desde la última semana de noviembre a casa de mi papa, me recibieron muy alegremente porque pasaríamos las festividades juntos, el 17 de diciembre mi madrastra Viví cumple años, así que días antes hable con ella y le dije que celebraríamos su cumpleaños con una buena terapia de sexo, por lo cual aguarde ese día para poderle darle su regalo de cumpleaños como se debía. Pero no fue posible, mi papa estuvo todo el día con ella, no se despegó de ella y en la noche, pude escuchar como mi papa se lo metía a mi Vivi, aunque no fueron más de 5 minutos pude escuchar como la hacía gemir, eso me excito muchísimo y a la vez me puso molesto por no ser yo el que la estaba haciendo gemir. Al día siguiente mi papa tuvo que irse temprano a la oficina, dijo que volvería en la tarde ya que tendría que atender una emergencia.

Viví se encontraba en la ducha, así que no se dio cuenta cuando mi papa se fue, justo en el momento en que mi papa cerró la puerta, corrí al baño donde esta Vivi, me desvestí y me metí a la ducha con ella:

V: ¡hijo que haces acá! tu papa está afuera.

J: no te preocupes está viendo TV en la sala, no se dio cuenta que entre (mientras empecé a cogerle las tetas y me acerque para besarla).

V: no... no... hijo… nos pueden descubrir, no podemos hacer esto.... salte... salte ya...

J: no mama, ayer no me dejaste darte tu regalo de cumpleaños y en cambio me hiciste escuchar como mi papa te hacia gemir, ya no aguanto más las ganas de metértela (la cogí fuerte de la cintura y la besé, luego le di la vuelta para ponerla contra la pared)

V: hijo si me la metes, me vas a hacer gritar y nos van a descubrir... por favor... no lo hagas...

J: no aguanto más mama... ohhh!... extrañaba estar dentro de ti Vivi... que caliente estas... (Mientras se la metía le cogía las tetas y le besaba el cuello)

V: ahhhh... que... rico... espera... no... no me des más duro me... me... vas... a... hacer gritar... ahhh!!!... ummm (le metí los dedos en la boca para que no gritara)

J: silencio mami o quieres que nos descubra mi papa ha?... eres una puta que se come a su hijo mientras su esposo está en la sala (le di un par de nalgadas bien fuertes)

V: no... no... para... para... si soy tu perra, pero no nos pueden descubrir... no... eso... no... (le di la vuelta y la alce, ayudándome apoyándola un poco contra la pared de la ducha)

J: mentiras mi Vivi... grita tranquila como la puta que eres, mi papa no está, salió y se demora... (se la empecé a meter más duro así en el aire, mientras ella me besaba y me aruñaba la espalda, entre rabia y alivio)

Así mojada la saque de la ducha, la tire en la cama y la acomode para que se pusiera en cuatro, se la empecé a meter con todas las ganas acumuladas desde mitad de año, mientras le decía al odio "Feliz cumpleaños puta madrastra", de la excitación no me pude controlar más y me vine dentro de ella, mientras ella se venía al mismo tiempo, dejando las sabanas de la cama todas mojadas, no solo por el agua de la ducha sino por mi semen y sus fluidos que salía de esa chochita, Vivi se puso un poco molesta por engañarla, pero luego de unas caricias, unos besitos y una cogida más se contentó, luego cambio las sabanas y tuvo que hacer aseo general en la casa para disimular el cambio de las sabanas que supuestamente estaban limpias.

A los 10 días ósea el 27 de diciembre mi papa cumple años, yo invite a almorzar a mi papa y trate de estar alejado y llegar tarde a casa, para que mi madrastra pudiera atenderlo como se debe, ya pasadas las 10 de la noche volví de nuevo a casa, entre y o sorpresa cuando vi la cena ya fría en la mesa y a mi madrastra sentada llorando en la sala, vestida con la ropa que más le gusta a mi papa, una falda súper corta que casi deja ver su entrepierna, una blusa de tiras que resalta sus tetas, unas medias de encaje negras y unos tacones negros:

J: Vivi que te paso, donde está mi papa? (puse mi mano en su pierna)

V: imagínate que se quedó tomando con los amigos, sabiendo que yo le había preparado la cena

J: sabes que cuando se pone a tomar, no piensa mucho en nada, pero eso lo hace muy de vez en cuando

V: si, pero mira, todo lo que me esforcé haciendo la cena, hasta me vestí como más le gusta

J: si eso veo, te ves hermosa, esas piernas y esas tetas (le cogí una teta)

V: gracias hijo, siempre sabes cómo hacerme sentir mejor, hoy quería que él me la metiera por ser su cumpleaños, pero como no está acá creo que tienes una oportunidad (ella me beso)

Mientras no besábamos empecé a cogerle las tetas y sobarle la chochita, ella empezó a gemir suavemente, hasta que me se levantó del sofá, se quitó la blusa, el brasier y se quitó la tanga dejándose solo la falda, se arrodillo y empezó a mamármela, mientras yo me quitaba la camisa y masajeaba un poco sus lindas nalgas, luego se subió sobre mí, empezó a cabalgar, dando sentones, desahogando toda la rabia que tenía porque la dejaron plantada:

V: si hijo... que rico... que rica verga... te extrañaba... mucho

J: también te extrañe mami... (Le di la vuelta para que me cabalgara dándome la espalda)

V: hijo... me... me... vengo... ohhh!!!... siiii... ahhhh!!!

Luego de eso ella se puso nuevamente de frente, para poder venirme dentro de ella, mientras me besaba. Estuvimos así un rato en el sofá, hasta que mi papa llamo que ya iba para la casa, nos vestimos apresurados. Al día siguiente Vivi me conto que su hermana de Austria llegaría a visitarla para la semana santa del próximo año y que vendría sin su esposo.

  • (40)
  • Compartir en redes