INICIO » Confesiones

Estoy arrecha y tengo derecho

  • 7
  • 7.904
  • 9,47 (17 Val.)
  • 3

Un día en el trabajo estaba flojeando viendo una peli porno del YouTube, y en eso mi jefe me pesca, que roche, que vergüenza, me quedo mirando con ojos serios, y justamente estábamos en calificación y reducción de personal. No me dijo nada se fue a su oficina, estaba confusa, ahora que hago era nuevo jefe (cincuentón, de bigotes, flaco, con cara de amargado) no lo conocía muy bien, y parecía malazo, en eso suena el anexo y me llama a la oficina. Puta mare! me persigné y entre, me miró fijamente, me dijo:

-Siéntese, Ud. sabe lo que es utilizar la máquina y el internet para fines particulares.

-Si -le dije- disculpe -no me dejo terminar…

-Y lo peor viendo porquerías, Ud. es casada.

-No señor, lo fui, estoy separada, y por curiosidad vi unas páginas -de nuevo me corto…

-Ud. no tiene educación, no se ha puesto pensar que perder el trabajo a estas alturas, y Ud. es madre soltera todavía.

-Sí, mil disculpas, no sé cómo podría subsanar mi error…

-¡Que cosa se me está insinuando encima! Ud. no es mi tipo, no me gustan las piernonas ni culonas, a mí me gustan flaquitas… perdón, que estoy diciendo, soy un caballero y jamás le haría un chantaje, lo siento la voy a reportar a RR.HH…

-No por favor -me queda mirando y me pregunta…

-Hace que tiempo que no la ve…

-Qué cosa?

-No se haga la estúpida, hace tiempo no le rompe el pito, y ese debe estar más roto que la falla de San Andrés.

Me armé de valor y le dije:

-Un momentito, mi culo esta mas selladito que poto de bebe, porque no prueba, es que no se atreve, con una verdadera mujer, me tiene miedo, no importa que me bote, me largo antes -en eso se quedó atónito…

-Espere, no le he dicho que salga, a ver, le voy a dar una oportunidad mi pájaro es especial no se para así nomas si le logras sacar la leche en 5 minutos, dejamos por saldado el tema…

Atraqué al toque, ni coja que perdía ese chamba así que se le abrí el cierre de su pantalón y pa’ su mare, tenía un pájaro grandazo, estaba muerta, me atoré con mi garganta de pensar semejante verga en mi boca, y la verdad que le empecé a chupar pero no crecía, él se reía y decía “no eres buena, vas a perder”. Parecía que él no quería que se le levante, entonces tuve que sacar el repertorio de chupapinga, y le pasé la lengua por debajo entre el ano y su miembro y empezó a reaccionar, y se levantó semejante sable, y yo también me levanté, y le dije:

-Gané.

-Pero no me vas a dejar así…

-Un momentito, la apuesta era que si te lo podía levantar en 5 y ya la hice, si quieres algo más échale algo más tú, y ya no me puedes botar porque ya te tomo la foto con los pantalones abajo…

Saqué mi celular con cámara y le tomé a su pájaro de recuerdo, no sabía que decir, y me dijo:

-Calma, ahí tienes un billete de 100 y termina de darle la mamada.

-Si si, nos entendemos -y empecé a mamarla…

La verdad que gratis también se la chupaba, me comenzó a meter mano y me empecé a mojar también. Me fui sacando la ropa y comenzamos bien, me atreví a subirme encima del escritorio y sentarme sobre su bandera, que rico, cuando en eso suena el teléfono, y él contesta y me dice “salga de aquí, están llegando los jefes de la estatal hay reunión de directorio”, y salí a las justas, llegaron los gringos feos, me senté en mi máquina. Estaba húmeda y arrecha, no tenía nada que hacer porque él no me dio chamba, y esas reuniones acaban tarde. De nuevo entro al chat ya más conchuda, y un pata que hablaba bonito me mete más letra y me arrecha más, estaba jodida. Mi amiga de la otra oficina me llama y salimos a almorzar y me ve toda turbada.

-Que tienes -me dice.

-Nada, aunque la verdad estoy arrecha.

-Perdón -me dice- que?

-Estoy arrecha, tengo totalmente mojada la concha…

-Cállate la boca, no seas vulgar, la gente se está dando cuenta que estás loca…

-Y a mí qué? -reacciono y le digo- discúlpame.

Me dirijo al lavabo, y al costado veo a un moreno lavándose las manos, y estaba loca, como no había mucha gente lo llamo y le saco un billete de 20 y le doy. No le digo nada solo le agarro la entrepierna, entiende al toque el moreno y se la saca, vaya la tenía mediana, pero esta buena, y se la chupo, que por el susto lo hago tan rápido que el negro se le viene rápido y me llena la boca de leche, me limpio a medias, y llevo un poco de leche en la boca, y me siento con mi amiga, y me dice…

-Adonde te fuiste?

Le enseño mi boca a tomar leche…

-Que has hecho loca?!

-Se me apeteció pues, porque solo los hombres pueden tirarse su polvito afuera cuando ellos quieren, y no sabes que rica estaba la pinga del moreno…

-Estás reloca, pero cuanto le media?

-Te gusta la cochinada también solo que eres más cucufata.

-No soy de acero, pero sí, me has calentado de pensar que te has mamado un verga en el restaurant…

Y yo le chapo su mano y le jalo para abajo, la pongo con disimulo en mi entrepierna, me había sacado el calzón porque estaba mojado, y logro que ella pase sus dedos por mi clítoris y sienta la humedad, al toque la retira asustada… “estás loca” me dice, yo me rio “dime que no me envidias”, y se mata de risa…

-Vámonos a trabajar mejor.

Regresamos a las oficinas y riéndose me mira, me dice:

-Me acompañas a ver una peli en mi casa?

-No no no, estas arrecha pues jodete, hoy me busco un macho si o si, voy a esperar al jefe al final, de repente terminamos lo que empezamos.

Se queda atónita…

-Que te has levantado a Filomeno? ese cascarrabias?

-Si es un amor…

Y justo salía, y por primera vez nos dice:

-Chicas ya comieron? si no que pena les invitaría a comer, pero me voy a casa, temprano.

Y se fue el hijo de puta, faltaban 3 horas y estaba arrecha, y tenía que tirarme un polvo si o si, como el jefe había salido llamé a mi amiga y entramos a la oficina y le conté como me tenía agarrada Filo y que su pájaro era grandote, y ella me miraba mal.

-Que no te gusta que te hable así.

-Sí, eres una vulgar.

En eso le meto la mano a su entrepierna y ella suspira.

-Ya ves, también estás arrecha…

Se quiso escapar pero le agarre, la bese y le metí todos los dedos por todos sus huecos y comenzó a gemir, y le regale mi conchita y me metió una mamada y le estruje su cabeza con mi concha, entendió y empezó a chupar, a lamer rico, y comenzamos a buscar juguetes de la oficina hasta la engrampadora sirvió, en eso se abre la puerta era el jefe, se había olvidado una llaves y se quedó atónito y dijo:

-Esta me la pagan, ahora se la meto por el culo y seco.

Así que atracamos no más, me puso en cuatro y pensé que me iba a echar un poco de salivita, no, me la clavo seco, grite y me tapo la boca y me la zampo toda, me moje tres veces seguidas, me desvanecí, mi amiga estaba pálida, pero igualmente la reventó, ella decía por sapa me revientan, pero después ella solita retrocedía, estaba tan arrecha que se tomó toda la leche, y nos tiramos el mejor polvo del día, así que amiga si estás arrecha dilo con fuerza “Estoy arrecha, tengo derecho!”.

(9,47)