INICIO » Categoría » Nunca lo pensé con mi sobrino

Nunca lo pensé con mi sobrino

  • 7
  • 19.452
  • 9,56 (32 Val.)
Cuando terminó de bañarse, se despidió de mi rápido, nos abrazamos, sentí mis pezones restregarse en él. Yo me quede muy caliente y me masturbé recodando su pene, abrí mis piernas lo más que pude y me pregunté si me entraría toda, me metí los dedos frenéticamente, debí de correrme unas tres veces

Soy una mujer casada y como cualquiera tengo los problemas normales: no hay pasión, ya no hay casi relaciones y no son nada originales cosas de ese tipo. Aun así pienso que la infidelidad no se da de la noche a la mañana sino a través del tiempo. Bueno pues yo no lo había pensado ni saliendo con mis amigas que comúnmente mirábamos algunos chicos o señores y bromeábamos acerca de si nos iríamos con ellos o sobre su tamaño, cosas de mujeres en fin, sabemos que no todo es romanticismo.

Bueno pues empezare diciendo que tenemos (mi esposo y yo, o mejor dicho es sobrino de mi esposo) al cual conocemos desde pequeño ya que llevo varios años con mi esposo, desde la universidad así que siempre lo veía como un hijo más y lo estimábamos mucho , incluso a veces salíamos con él cuando era pequeño. Con el tiempo tuvimos una hija y dejamos de verlo salvo en reuniones familiares y bueno pues no había ninguna atracción.

Él empezó a trabajar cerca de nuestra casa y se metió a un gimnasio eso lo sabía cuándo me platico mi esposo y él me comento que vendría a la casa para comer que si lo podíamos ayudar con eso, yo por todo lo anterior que les cuento le dije que no habría problema. Para esto mi esposo trabaja hasta la noche y mi hija va a la escuela en la tarde así que ambos llegan noche.

Total mi sobrino empezó a ir, retomamos lo que había pasado aunque a mí no me había pasado mucho, mi sobrino tiene veinticinco años y es bien parecido, se mantiene en forma pero nada exagerado de hecho solo va al gimnasio a correr o hacer cardio.

Le dije que si le quedaba cerca el gimnasio podía bañarse en la casa, y lo dije sin ningún morbo, lo comente porque los baños de los gimnasios no suelen ser muy higiénicos o quizá mi subconsciente me engañaba. Él acepto y venía a la casa a bañarse y así pasaron varias semanas hasta que me empezó a llamar la atención de otra forma y empecé a notar su bulto en sus pantalones, lo hacía muy discreta y tuve miedo al principio pues sabia eso.

Un día llego una amiga pues la había invitado para ver unas cosas de una excursión que haríamos así que llego y estaba mi sobrino bañándose, todo era tan natural que se me olvido comentarle que estaba mi sobrino así que se metió al baño sin avisar y escuche un pequeño grito y salió como corriendo.

-Amiga no me dijiste que tenías alguien en la casa y vaya que tiene…

-Qué pena Cristina! Se me olvido comentarte que estaba mi sobrino

-Ya ya veo perdón… bueno veremos el presupuesto?

-Si vamos estaba calentando café. Oye Cris que me iba a decir.

-No nada disculpa no sabía que era tu sobrino

-Vamos dime Cristina no pasada llevamos mucho tiempo conociéndonos

-Hummm bueno es que cuando abrí la puerta estaba tu sobrino secándose y pues le vi ya sabes el pene

-Y eso qué no es el primer pene que vez Cristina hahaha

-Si eso si hahaha pero si el primero que veo así y vaya que (hizo una seña con las manos sobre su pene)

-Hahaha te lo presto si quieres Cristina

-Pues yo si me meto a bañar con él hahaha

Seguimos bromeando un poco más hasta que salió mi sobrino, le presente a Cristina y ella se restregó con él, que vi se sintió incomodado y mire su bulto, parecía que me corroboraba lo que decía Cristina. Se disculpó y se fue diciendo que no quería interrumpir.

Seguí con mi amiga lo de la excursión y se fue al cabo de una hora. Yo seguía cachonda pensando en mi sobrino que ya lo veía de otra forma como un hombre, como un pedazo de carne entre sus piernas y me imaginaba.

Esa tarde noche tuve uno de los orgasmos más deliciosos masturbándome hasta que no podía más pensando en un pene moreno, gordo, venudo que me imaginaba. Estaba extasiada pero insatisfecha aún. Así que aún con miedo por ser mi sobrino quería verlo.

Yo siempre vestía casual usando pants, ropa algo deportiva a pesar de que estaba subida algo de peso. Mis senos son normales no muy grandes 34B y mis caderas son mi fuerte son algo anchas y puestas en su lugar. Bueno pues ese día no me puse ropa interior, me puse un pants y una blusa. Me sentía extraña y sentía mi senos frotarse con la ropa lo que provocaba que se pusieran duros y eso me excitaba mucho que me viera.

Cuando llego pude notar como se quedó paralizado al verme y yo seguía con mi teatro, todo normal pero exagerando un poco varias cosas. Al poco rato note como su pene ya estaba emocionado y se le notaba algo más de lo normal. Me puso muy mojada y tenía ganas de lanzarme a él y arrodillarme para comerle ese cacho de polla.

Cuando se metió a bañar no pude evitar tocarme de inmediato estaba muy mojada me metía los dedos y empecé a meterlos y sacarlos, a sobarme, sentía mis labios y mis fluidos subir y bajar dentro de mí, en eso vi la pequeña ventanilla que había hacia el baño y estaba abierta sí que me asome y lo ve ahí sentado en la taza masturbándose lentamente y después más rápido, su pene duro como piedra, brillando, moreno, algo venido y depilado, su mano apenas cerraba y apenas alcanzaba a subir y bajar y bajar, debería medir como 20 cm, después comprobé que 22cm pero es otra historia. Yo quería sentir todo ese trozo dentro de mí y como no quería que malgastara su leche decidí correr e interrumpirlo así que fui al baño y le toque la puerta.

-Estás ocupado? Quería pasar por unas toallas.

-Un momento tía. (Escuche como movían algunas cosas y abrió, yo creo que por la prisa y los nervios solo se puso la toalla)

Entre y lo vi ahí con su pene marcado en la toalla y me agache y cogí unas toallas de debajo del lavamanos.

-Todo bien?

-Si... si tía me estaba desvistiendo.

-Bueno cualquier cosa me avisas. Espera me bajas ese desodorante.

Lo pregunte casi instintivamente sabía que tendría que estirarse y cuando lo hizo su toalla se cayó y yo pude ver ese trozo delicioso moviéndose, colgando de un lado a otro, él se intentó cubrir rápido y yo me agache y recogí la toalla e intente dársela y cubrirlo y le toque la polla encima de la toalla casi siento un orgasmo pues casi se la aprieto, él tomo la toalla y se la puso como pudo y yo pedí disculpas y me salí.

Cuando termino de bañarse, se despidió de mi rápido, nos abrazamos, sentí mis pezones restregarse en él y se fue apenado. Yo me quede muy caliente y me masturbe recodando su pene, abre mis piernas lo más que pude y me pregunte si me entraría toda me metía los dedos frenéticamente, debí de correrme unas tres veces y no sentía las piernas, mi clítoris estaba ya muy mojado y me ardía un poco por todo lo que me tocaba, debí pasar así como un par de horas, no me detenía, me tocaba los senos, los apretaba, me imaginaba como si me los comiera, me abría los labios los tocaba, frotaba todos mis dedos en ellos y después los metía y hacia círculos dentro de mí, mis jugos escurrían entre mis piernas. Las moje mucho y olía a mis líquidos, a sexo, tuve que lavar las sabanas, seguía tan exilada que si no me cogia a mi sobrino sentía que moría de las ansias.

Si les gusto déjenme un comentario. Les contaré la segunda parte. Y si tienen alguna pregunta en los comentarios las responderé.

  • Valorar relato
  • (32)
  • Compartir en redes