INICIO » Categoría » Mi madrastra Viviana (Sexta parte)

Mi madrastra Viviana (Sexta parte)

  • 9
  • 20.687
  • 9,72 (36 Val.)
La cogí de la cara, la llevé hacia mí y la empecé a besar, mientras ella se acomodaba justo sobre mi miembro y corría su tanga para que se la pudiera meter. Cuando ya tenía mi pene acomodado justo a la entra de su chochita, se la metí de un solo golpe, que la hizo saltar y así continúe

Luego de ese gran fin de año, tuve que esperar nuevamente hasta semana santa para visitarlos, ya llevaba un año en la universidad y la verdad me había ido muy bien, pero no podía sacarme de la cabeza las ganas que tenia de estar con Viviana, llegue el lunes de la semana santa en la tarde casi noche, Viviana estaba en la cocina haciendo la cena. Apenas entre y la vi quería desnudarla y metérselo ahí mismo, pero sabía que por la hora mi papa no debía tardar mucho en llegar a la casa, así que me contuve:

J: Hola Vivi, huele muy rico la cena.

V: Gracias hijo, descarga tus maletas que ya voy a servir la cena.

J: ¿No vamos a esperar a mi papa Vivi?

V: Hoy tiene la fiesta de despedida de un compañero de la empresa, así que llegara en la madrugada.

Esa era la mejor noticia que podía haber escuchado, porque podría descargar todas mis ganas comerme a mi madrastra esa misma noche. Cenamos y luego ella entro al cuarto a ponerse la pijama y yo hice lo mismo en mi cuarto, después me llamo para que viéramos una película juntos en su cuarto. Cuando entre estaba acostada en la cama con una pijama en forma de vestido casi trasparente, que dejaba ver sus enormes tetas y esa diminuta tanga que llevaba puesta, cuando la vi fue obvia mi erección, ya que yo duermo solo con una pantaloneta. Me recosté a su lado y pusimos la película, no recuerdo bien cuál la verdad, porque cuando menos pensé ella me estaba besando y se había puesto encima de mí:

V: Ummm... hijo... como te extrañaba… ¿si te gusta mi nueva pijama? (mientras ponía sus tetas en mi cara)

J: Claro mami, se te ven deliciosos esos pezones (le quite la pijama-vestido y empecé a chuparle las tetas).

V: Veamos que esconde esta pantaloneta... ummmm... (Me saco el pene y empezó a pajearme)

J: Siii... mami... siii... ahora ponla entre tus tetas... déjame follar tus tetas (ella muy obediente puso mi pene entre sus tetas y empezó a hacerme una rusa deliciosa)

V: ¿Así… así… esto es lo que querías hijo?... (mientras subía y bajaba sus deliciosas tetas en ni pene)... ahora es mi turno de disfrutar, quiero que me la metas.

La cogí de la cara la lleve hacia mí y la empecé a besar, mientras ella se acomodaba justo sobre mi miembro y corría su tanga para que se la pudiera meter, cuando ya tenía mi pene acomodado justo a la entra de su chochita, se la metí de un solo golpe, que la hizo saltar y así continúe con un par de metidas muy fuertes pero lentas.

V: Ohhhh... sí hijo... si... dame... dame duro (mientras alzaba las manos y se levantaba el cabello)

J: Eres la más perra Vivi... (mientras le daba un par de nalgadas y me entretenía viendo sus tetas rebotar)

V: Hijo me voy a venir...

Ella tomo el control y empezó a balancearse hacia adelante y atrás muy rápido, movía esas caderas como una profesional, mientras ponía sus dos manos en mi pecho para apoyarse, así siguió hasta que con un fuerte gemido quedo recostada sobre mi pecho, con pequeños espasmos.

J: Extrañaba que mi madrastra se viniera mientras me cabalga, pero yo aún no termino (así que la puse a un lado, dándome la espalda y le levante la pierna para metérsela de lado)

V: Despacio hijo que acabo de... ahhhh! (se la empecé a meter lo más rápido que podia) siiii sisisisisi... hijo me vengo de nuevo... ohhhh!!

J: Eso mami si... si... vente con la polla de tu hijo... (ya estaba a pocos segundo de venirme así que se la saque y la puse rápidamente en cuatro para venirme)

La cogí del cabello y de las testas, no fue por mucho tiempo, pero le di con todas mis fuerzas, mi madrastra solo gritaba y gritaba cada vez más duro, hasta que los vecinos le pegaron a la pared para que bajáramos el volumen, pero seguí hasta que me vine dentro de ella. Luego me recosté sobre su espalda y ella se dejó caer en la cama, con una fuerte respiración jadeante.

Vivi me dijo que se quería bañar que le ayudara que no tenía casi fuerzas, así que nos entramos a la ducha y cuando nos estábamos enjabonando el uno al otro, termine cogiéndomela contra la pared una vez más, diciéndole al oído que era la mejor madrastra del mundo, por dejarme cogerla. Luego de la cogida en la ducha salimos y ella me conto que su hermana marcela llegaría de Austria al día siguiente, que hacía mucho tiempo no se veían y que estaba muy contenta de que la visitara. Después de eso cada uno se fue a su habitación a descansar.

A la mañana siguiente mi papa se levantó para irse a trabajar bastante enguayabado y justo cuando abrió la puerta para salir, ahí estaba marcela, yo quedé sorprendido al verla y creo que mi papa también, aunque es mayor que Viviana, se veía muy bien conservada y era bastante parecida a su hermana, no muy alta, carita angelical, grandes y hermosas tetas, pero marcela tenía un culo igual de perfecto que el de Viviana pero mucho más grande, que se resaltaba con ese diminuto vestido negro de tiras que llevaba puesto, daban ganas de darle un par de palmadas. Nosotros la saludamos, nos presentamos y Viviana se dio un gran abrazo con ella y en mi mente pensaba que ahora sería bastante difícil tener sexo con Viviana teniendo a Marcela acá todo el tiempo.

Toda la mañana y parte de la tarde estuvimos charlando en la sala y viendo televisión, Marcela nos platicaba de lo mucho que extrañaba el país, la comida, la familia, etc. Luego ellas se fueron juntas para el cuarto principal a descansar y yo me quede viendo tv, cuando me entro curiosidad por ver a marcela acostada en la cama mostrado ese culito que seguro su pequeño vestido dejaba ver.

Así que me acerque despacio a la habitación pero la puerta estaba entre cerrada, quedando una pequeña abertura para ver y oh sorpresa, estaban hablando muy cerquita y marcela le cogía la cara a Viviana, cuando de repente empezaron a besarse, casi grito de la sorpresa, pero logre controlarme, claro que se me puso como una piedra, ahí mismo me la saque para masturbarme mientras veía a mi madrastra sobarle las tetas a su hermana, mientras se besaban muy apasionadamente, marcela le levanto la blusa a Viviana y empezó a cogerle las tetas, mientras Viviana le corría las tiras del vestido de Marcela, dejando su brasier al descubierto, yo ya estaba a punto de venirme y ellas de terminar de desnudarse cundo la puerta de la entrada sonó, era mi papa que estaba llegando, yo no me fije en la reacción de ella pero yo me asuste demasiado, pero afortunadamente él no se dio cuenta. Esa noche tuve que ir al patio, coger una tanguita de Viviana y masturbarme porque no podía de la excitación.

Al día siguiente mi papa se fue a trabajar muy temprano, así que salí de mi cuarto, cuando vi a marcela entrando en toalla al baño de huéspedes, así que dije "esta es mi oportunidad de un rapidin con Viviana en la ducha mientras la hermana se baña acá", así que corrí al cuarto de Viviana me metía al baño de ella y me quite la ropa, corrí la poeta de vidrio sigilosamente, mientras ella se enjabonaba, ella estaba de espalda así que puse mi mano suavemente en su espalda y la empuje hacia adelante para que se apoyara en la pared, le cogí el culo y se lo acomode para metérsela de un solo golpe.

J: Si... Vivi que rica eres... (Le di unas nalgadas fuertes) me tienes muy caliente desde ayer que te vi besando a tu hermana... si eres una sucia...

M: ¿Nos viste? (yo di un paso a atrás, esa no era la voz de Viviana, así que ella se dio la vuelta y era marcela) eres un pervertido… pero vamos termina lo que empezaste... (Se agacho y empezó a mamármela) Vivi si me había contado que lo hacían, pero no me imagine que fueran tan descarados (y se volvió a meter mi pene en la boca)

Yo estaba muy sorprendido, pero verla ahí chupándomela con ese cuerpazo y esos ojitos que me miraban, no tuve más opción que cogerla de la cabeza y empezar a cogerme su boca, ella parecía feliz, luego de eso se echó jabón en la tetas y empezó a hacerme una rusa, la verdad ya estaba a punto de venirme era muy excitante, cuando se levantó y se puso de espalda contra la pared viendo hacia la puerta de vidrio de la ducha y yo me puse de frente viendo hacia la pared, mientras levantaba su pierna y se la metía.

J: Ummmm... Marce... que estrecha, que mojada, estas muy buena... (Yo le agarraba las nalgas, le chupaba las tetas, la besaba, estaba desesperado por saciar mis ganas de ella)

M: Gracias... mi jhon... mi hermana si me dijo... que... ahhhh! (se lo empecé a meter más duro) lo hacías muy bueno... dame más dame... más!!

J: Me vengo Marce me vengo... umm... ¿puedo venirme dentro? (ya estaba llegando la final de mi resistencia, cuando marce empezó a retorcerse)

M: ohhhh... siiiiiii... jhon... siiiii... (mientras se contraía suavemente y mi semen fluía dentro de ella)

Yo me movía lentamente de pues de venirme para que terminara de expulsar todo mi semen dentro de ella cuando escuche que la puerta se abrió, era Viviana que se había estado bañando en el baño de huéspedes y entraba a dejar la toalla a marcela, ella quedo un momento quieta sin decir nada, imagino que la imagen de su hijastro teniendo a su hermana contra la pared de la ducha mientras le cargaba una pierda y se la tenía adentro, tuvo que ser algo impactante.

V: Aquí te dejo la toalla Marce (dijo rompiendo le silencio)

M: Gracias hermanita y ya veo que es cierto lo que me contaste.

Viviana salió y cerro bastante duro la puerta, los demás días de la semana santa, Marcela se pasaba a mi cuarto desnuda a media noche, se montaba encima de mi polla y empezaba a cabalgar hasta que nos veníamos, pero Viviana estuvo muy distante todos esos días, hasta que mi papa un día antes de irme de nuevo para la universidad tuvo que salir de viaje por el trabajo, así que entre al cuarto de Viviana para hablar con ella de lo sucedido.

  • Valorar relato
  • (36)
  • Compartir en redes