INICIO » Categoría » La señora de la cabina de Internet (4)

La señora de la cabina de Internet (4)

  • 7
  • 11.570
  • 9,36 (28 Val.)
Luego de tener a Ada entre mis brazos y verla como disfrutó sentada sobre mi verga como entraba y salía de su chucha hambrienta y jugosa eso era lo mejor que me había pasado hasta ahora con una mujer a mis 19 años

Por mi me gustaría ir todos los días a la cabina y coger con Ada pero la universidad no me lo permite así que sólo los fines de semana la veía y ella me paraba llamando al celular.

-Hola Frank... ¿Cuándo vas a venir sabes muy bien que extraño tus masajes? Aún recuerdo todo lo que pasó esa noche y quiero que se repita...

Le dije que yo también quería sentir su cuerpo junto al mío pero deberíamos tener mucho cuidado con sus esposo y los clientes para no despertar sospechas, debía calmarla porque parecía una adolescente viviendo su primera vez luego de explicarle varias veces lo entendió a regañadientes.

Llegó el sábado y fui a la cabina casi corriendo tenía los huevos llenos de leche y ahí estaba mi Ada para ayudarme con eso, pero como siempre había mucha gente y tuve que esperar que se vayan yendo mientras tanto estaba en una máquina viendo mis páginas virtuales.

Al final llegó la hora de cerrar la cabina ambos estábamos muy desesperados apenas se fue el último cliente cerré la puerta y nos besamos al fin nuestras bocas se juntaban luego de una larga semana de espera mientras yo le quitaba toda la ropa hasta dejarla totalmente desnuda parada en medio de su negocio y empecé a darle masajes por todo el cuerpo.

-¿Así te gustan tus masajes Ada que tanto extrañabas?

-Siii... me gustan mucho papito tus manos que toquen todo mi cuerpo esas manos tan suaves y expertas que me vuelven loca y bien caliente.

Besaba su cuello mientras mis manos tocaban sus hombros y luego muy despacio mis labios recorrían toda su espalda logrando que Ada se estremeciera por completo y simultáneamente mis manos se ocupaban de sus tetas jugando con sus duros e hinchados pezones.

-Ohhh... Franck que ricooo ohh. Como necesitaba esto ohh…

Ella parada mientras yo besaba todo su maduro y riquísimo cuerpo hasta que mordí sus nalgas abrí sus nalgotas con mis manos como si fuera un enorme pan y besaba su ano que todos estos días había estado en mi mente.

-Hum... mi amor veo que quieres tu premio y está bien hoy me vas a meter esa rica vergota en el culo... ohhh... ohh…

Ada se apoyó en el escritorio e inclinó su cuerpo dejándome todo su culazo a mi total disposición mi lengua recorría también sus labios vaginales por momentos y después a su esfínter.

-Ohhh... ohhh... Frank ohh...

Estaba en lo mejor ya Ada estaba gimiendo completamente excitada y sus jugos caían por sus muslos cuando golpean muy fuerte varias veces la puerta...

-Ya está cerrado hasta mañana carajo (grité fuerte)

Pero seguían tocando y escuchamos la voz de Alfredo que decía que era él, nos asustó pero había que actuar muy tranquilos entonces Ada rápidamente recogió su ropa que estaba tirada en el suelo y se fue donde dormía y esperé unos minutos y abrí la puerta.

-Hola Frank espero no haberte despertado ¿Y Ada dónde está?

Le contesté que ya estaba durmiendo la señora Ada y yo recién lo iba hacer porque estaba haciendo unos trabajos de estudio en la computadora, se notaba que había estado bebiendo mucho.

-Ahh bueno Frank si deseas puedes irte ya porque hoy voy a dormir acá y gracias por acompañar a mi mujer.

Yo me iba a ir miré la hora y eran las 2. 20 de la madrugada y apareció Ada ya se había puesto una bata y me dijo que no me podía irme quién mandaba ahí era ella y le reclamó a su esposo.

-Qué mal agradecido eres Alfredo encima que Franck viene me acompaña y se queda a dormir cuidándome y no quiere cobrar porque todo lo hace por la amistad que nos tiene y tú quieres botar a estas horas y encima vienes todo borracho y ya sabemos que cuando estás tomado no te levantas así se derrumbe el mundo...

Él se acercó y me abrazó fuerte y pidió varias veces disculpas su olor alcohol me molestaba y se fue a dormir ella lo siguió, acomodé la cama plegable y me acosté estaba muy molesto justo cuando ya la tenía lista llegó su marido y lo hecho todo a perder y mis ojos se cerraron...

Cuando sentí como jugaban con mi verga en la oscuridad desperté sobresaltado, era Ada que puso un dedo sobre mis labios y me dijo que por la culpa de su esposo no nos íbamos a quedar con las ganas de coger bien rico si hemos esperado toda la semana por eso los dos.

Le dije que yo también tenía muchas ganas de tirar con ella pero con Alfredo ahí muy cerca era muy peligroso si se despertaba debíamos esperar hasta el próximo fin de semana.

-¿Frank tú crees que sería tan tonta si supiera que es peligroso estar ahora junto a ti? Él no se va a despertar tiene el sueño muy pesado y más cuando está borracho... yo lo conozco muy bien... Bésame...

Nos besamos ella abrió sus bata dejando ver su enormes tetas que chupaba como bebé y luego sus pezones marrones jugaba con mi lengua, el saber que su marido estaba tan cerca aumento más mi libido luego ella buscó mi verga y se lo metió a su boca.

-Ohhh... Ada... como extrañaba tu boca ohh

El colchón lo tire al piso para evitar que sonará la cama por más que Ada me decía que no había problemas con su esposo no quería correr riesgos innecesarios, ella se coloca en posición de perrito la sujetó de las caderas y meto la verga a su chucha que reclama con desesperación ser penetrada y cabalgo sobre ella.

-Ahhh... así todo metelo todito... Ahh... que ricooo ahh ahhh…

Estaba bien lubricada así que la penetración era fácil y rica pero yo quería lo que ella me había prometido la semana pasada entregarme su culo pegue mi boca a su oído y le recordé su ofrecimiento...

-Ahh... mi muchacho travieso no se olvidó está bien pero ten cuidado no me hagas doler mucho recuerda que mi marido está durmiendo.

Aprovechando sus propios jugos le puse en su culo todo lo que pude y muy despacio coloque el glande en la entrada de su esfínter y empuje un poco ella ayudaba abriendo con sus manos las nalgotas y entró casi toda la cabeza ahí ella empezó a dar gemidos de dolor y usaba la almohada para mitigar los sonidos de su boca.

-Aggg... despacitooo... aggg...

Cuando ya tenía la mitad del falo en su culo y de a pocos su esfínter cedía a la invasión de una joven y dura verga, ahí di un empujón muy fuerte logrando que todo entrada en sus entrañas.

-Ayyyy Frank despaciooo... ayyyy…

Le di un beso en la mejilla en señal de perdón y comenzó el mete y saca qué rico estaba muy apretado su esfínter... Sus nalgotas saltaban a cada embestida que recibían al fin un deseo hecho realidad mi ex nunca quiso que se lo metiera por el culo aduciendo que era muy doloroso.

-Ahh... ahh así así con cuidado mi amor ya no me duele mucho ahh...

Ya su esfínter se había adaptado al falo que entraba y salía ahora dando lugar a que ella empezará a disfrutar media la intensidad de la penetración para gozar lo más que se podía ese culo tan rico de la señora Ada.

-Ohhh qué ricoo culo tienes... ohh... Yaa se vieeneee... Ahhh…

-Ayyy siii yoo también meee vengooo…

Eyacule todo dentro de su culo y seguí dándole hasta que fue perdiendo fuerza la pinga caí rendido sobre el colchón y ella a mi costado luego de eso solo se oían las respiración agitada de los dos unos minutos nos costó recuperar el aliento luego ella me dio un beso y volvió donde dormía sus marido.

Luego dormí también cuando vi la hora eran las 6.45 am me fui a mi pensión a seguir más tranquilo durmiendo, recibí un mensaje de Ada.

-Hola Frank... Aún me duele el culo un poco pero estuvo rico ya sabes tú eres ahora mi cachero... Te cuento Alfredo regresó porque se había peleado con su aventura y no tenía donde quedarse y luego me quiso tocar pero yo no lo dejé porque ahora tu eres mi hombre. Te quiero mucho. Voy a esperar con muchas ansias la próxima semana pero recuerda cuando tú quieras acá te espero...

Ahora voy dos veces por semana a visitar a Ada cogiendo de todas las formas y no voy a cometer el mismo error que su marido de descuidarla.

  • Valorar relato
  • (28)
  • Compartir en redes