INICIO » Amor Filial

Presentando a mi novia

  • 15
  • 17.990
  • 8,80 (20 Val.)
  • 0

Voy a entrar en la mansión con mi futura esposa Norma, para presentarla a mis padres. Después de bajar del deportivo y cuando iba a llegar a la puerta de la casa, esta se abre como por arte de magia. Como no, se trata de nuestro mayordomo Marcos. Se encarga de la parte social de la casa y es el arquetípico mayordomo. Estirado como un palo y servicial a más no poder. Veréis, la casa se divide en tres zonas. La zona social, donde se atiende a las visitas. En esta parte, el personal nunca lleva el anillo del club y la apariencia es de total normalidad. Luego está la parte privada, donde mi familia y yo realmente vivimos. En esta zona, el personal siempre debe llevar el anillo, ya que solemos tener ganas a menudo de romper la rutina. Y por último, está la zona del club. Marcos en la entrada, identifica a los socios y a cualquier hora del día o de la noche les remite a esa zona.

-Hola Marcos, te presento a mi novia Norma. ¿Dónde están papa y mama?

-Señor…, los señores se encuentran en la sala de pruebas nº 3. Me han encomendado decirle cuando llegara, que los espere en la sala de pruebas nº 4 –Me responde el mayordomo mirando intensamente a ni novia – Encantado señorita.

-Vaya…, no sabía que hoy tenían otra prueba de admisión de socios.

-Pues sí señor. Una encantadora familia. Se presentan con tres hijos, algo nada usual – me responde follándose con la mirada al monumento a la lujuria que es mi novia – Disculpe señor, sé que me salto las normas…, pero… ¿podría saludar a su señora? Ahora mismo la zona social está vacía señor.

-Por supuesto Marcos. Norma… ¡saluda! –le digo a la preciosa de mi novia.

La muy zorra saca la lengua de inmediato, mirando a los ojos al mayordomo. A continuación se saca la gigantescas tetonas por el escote de la camisa y espera.

-Guarra… asquerosa… pedazo de putón… que tetonas joder… y que cara de chupapollas… serás puerca… – le dice escupiéndola sin parar por la cara y estrujando sus gigantescas tetas a lo bestia. Mientras, ella le soba el paquete y empieza a babear saliva de su lengua.

-Marcos, serénate que mis padres nos esperan.

-Mierda… ¡que pedazo de mujer! Le felicito sinceramente señor –me responde retirándose, no sin antes escupir un tremendo lapazo en los ojos de mi novia.

Nuestro formal mayordomo, hace un gesto con la mano y una sirvienta con el uniforme reglamentario hace su aparición.

-Señorita, póngase el anillo y limpie la cara de la señora de mis escupitajos –dice nuestro mayordomo a la sirvienta, mientras mi novia se vuelve a colocar sus monstruosidades dentro de la camisa.

-Claro señor –responde la sirvienta al tiempo que se coloca el anillo de socia. Se traga a gran velocidad y con fruición toda la saliva de la cara de mi novia.

-Bien, retírese y quítese el anillo –le dice a la sirviente la cual se retira.

-Bueno Marcos, hasta luego –le digo a nuestro mayordomo acompañando a mi novia a una puerta a un lado del hall, la cual tenía el logotipo del club encima del marco.

Acerco mi anillo a un lector óptico que está al lado de la puerta, este escanea mi anillo y la puerta se abre. Nos encontramos un largo pasillo con varias puertas a los lados y una al fondo. Sobre las puertas de los lados está escrito sobre cada una “pruebas 1, pruebas 2”, y así sucesivamente. En la puerta del fondo simplemente pone EL CLUB. Además hay un gran guardarropa, en el cual los socios dejan la ropa que traen. Luego, los hombres se ponen una especie de uniforme, el cual consiste en una camiseta de diseño especial y unas zapatillas asimismo diseñadas al efecto. Las mujeres tienen un amplísimo surtido de lencería y se ponen lo que deseen. Atendiendo al guardarropa hay una sirvienta, la cual ayuda a los socios y orienta a los candidatos a las puertas de pruebas de admisión. Esta sirvienta es relevada cada 45 minutos, ya que no suele tardar en estar cubierta de semen, meados y escupitajos.

-Buenos días señorito Andrés – me dice la sirvienta. Una tremenda mulata, la cual viste el uniforme del servicio de la zona del club. Este consiste en un tocado de monja para el pelo, un corsé de color negro (con las tetonas colgando por fuera por supuesto), una tanga de hilo dental también de color negro y zapatos de tacón.

-Hola preciosa. Dime, ¿hay mucha gente en el club? – le digo mientras me voy quitando la ropa, no sin antes escupir con fuerza en su cara.

-¡Arrrrg!, no señor, sabe que las mañanas son tranquilas –me responde sacando la lengua ofreciendo su bello rostro.

-Si, es verdad –le digo mientras acabo de ponerme la ropa del club.

-¿La señorita no va a cambiarse de ropa? –me dice mientras se va al guardarropa con mi ropa moviendo un enorme y prieto culazo.

-¡La señorita hará lo que le salga del coño, pedazo de zorra! ¡Ven aquí! – exclama mi novia mientras saca la lengua excitadísima.

La sirvienta sorprendida se acerca, y mi novia la agarra bruscamente del tocado con una mano –¡Saca la lengua puerca!  le dice, e inmediatamente le mete la mano en la boca y empuja hasta meterle casi el antebrazo.

-Asquerosa putona… ¡arrrrg!… jódete… serás guarra... cerda… ahógate puerca… ¡arrrrg! –le dice mi novia mientras se levanta la falda y empieza a correrse como una fuente.

A continuación, le saca la mano de la boca y de un empellón violento, la pone de rodillas y empotra la cara contra su coño – ¡arrrrrg! traga asquerosa… ¡arrrrrg! traga mi corrida putón ¡arrrrrg! que asco das cerdona ¡arrrrg! te ducho en corrida de putón ¡arrrrg! asquerosa ¡arrrrg! puerca de mierdaaa ¡arrrg! –le dice soltando tremendos chorretones de corrida contra la cara de la bellísima mujer.

-Que me hace señoritaaa... ¡arrrrg! me ahogas asquerosa ¡arrrrrg! serás cerda ¡arrrrg! me estás duchando putona ¡arrrg! -dice la sirvienta corriéndose también sin parar.

Por fin, mi novia acaba de correrse y aparta sin más el ofrecido rostro –cuando quieras entramos en la habitación cariño – me dice subiéndose la falda.

-Serás puerca ¡uuuuf!… como te has corrido cerda… que maravilla putón... espero que te revienten hay dentro asquerosa ¡arrrrg! – dice la sirvienta aun corriéndose y con la lengua fuera babeando saliva.

Entramos entonces en la sala de pruebas nº 4 y como era de esperar estaba vacía. Sin embargo, no tuvimos que esperar mucho tiempo. No habían pasado cinco minutos, cuando entraron mis padres en la habitación.

-Hola cariño –dice mi madre, la cual solo llevaba puesto sus zapatos de tacón y una camiseta blanca que le transparentaba totalmente y que tenía escrito en letras negras la leyenda “MAMA CHUPAPOLLAS”.

Mami se acerca, se aprieta las inmensas tetas por encima de la camiseta y saca la lengua. Yo le escupo dentro de la boca y le meto de golpe la mano entera en su enorme chochazo – ¡Que gusto me das cabrón! – dice corriéndose por mi mano, mientras observo que tiene un montón de chorretones de lefa por toda su cara.

Vaya mami, veo que se han corrido en tu cara. ¿Han pasado la prueba los aspirantes? – le digo mientras le bombeo el coño con mi puño.

-¡Arrrrg!… si... puto niño… me corro cerdo… si… todos han conseguido el anillo... y un niñato con una polla enorme me ha usado de water..., cerdooo… ¡cómo me corro carbrooon! – me dice babeando saliva de su lengua larguísima y obscena.

Saco la mano del chochazo de mama y esta siempre con la lengua fuera, se pone al lado de papa.

-Hola hijo, veo que lo que me has contado de Norma se quedaba corto – me dice con su legendaria polla de 40 cm. empalmada y gorda como un vaso de cubata – he realizado la anterior prueba de admisión sin correrme y llevo todo el día reservándome para duchar a tu novia.

-Hola papa… si… os presento a mi novia Norma. Saluda a mis padres cariño – le digo a mi novia, la cual saca su lengua mirando obscenamente a mi padre y a mi madre.

Luego se saca los dos gigantescos tetones por encima de la camisa y a continuación se quita la falda mostrando su gigantesco culazo, el cual se veía enorme ya que la camisa se entallaba en su cintura.

-Encantada… – dice babeando ya saliva de su lengua, al tiempo que se coge los dos tetones y se mete cuatro dedos de cada mano en cada pezón.

-Jodeeer… tiene las tetas como tu Marisa. A este zorra se le pueden follar los pezones –dice papa acercándose para empezar a estrujar los gordísimos pechos de mi novia.

-Ya te dije que nuestro hijo traería una hembra tremenda a la familia – dice mama acercándose también y metiéndole el puño de golpe en el babeante coño de mi novia.

-¡Arrrrg!… cerdos… putos cabrones… así tratáis a la futura esposa de vuestro hijo... cerdooos... –responde mi novia corriéndose en la mano de mama con enormes chorretones.

-Come se corre la cerda ¡arrrrg!… –dice mama sacando la lengua y soltando a su vez grandes chorros de corrida.

-Bienvenida a la familia cariño –dice papa lanzando un tremendo escupitajo a los ojos de mi novia – ¡Te voy a reventar guarra! Tu gigantesco culo esta hecho para ser reventado a pollazos – dice al tiempo que se pone detrás de ella y le mete su gigantesca polla por el culo.

-¡arrrrg!… que me hacéis cerdos... me tratáis como una muñeca hinchable... me estáis reventando cabrones... que gusto jodeeer... más... dame más fuerte viejo cabrón… empuja con el puño mami putona... putooos... –dice mi novia corriéndose sin parar con enormes chorros alrededor del puño de mama y babeando sin parar de su lengua obscenamente colgante.

Mientras papa disfrutaba de las desproporcionadas caderas de mi novia y le metía tremendos pollazos por el culo, yo me puse detrás de mama y abriéndole las nalgas a lo bestia, le metí la polla en su gigantesco chochazo de un golpe hasta los huevos.

-Hijo de putaaaa... fóllate a tu madre carbrooon... reviéntame putoooo... jodido crío... puto crío... me corrooo carbrooon... –dice mama corriéndose por mi polla con enormes chorretones y sacando la lengua babeando saliva.

El cuadro era tremendo. Yo follando a mama por el coño, mientras ella no para de echar chorretones de corrida bañando mi abdomen. Mama follando con su puño a mi novia, metiéndolo y sacándolo casi hasta su codo. Mi novia corriéndose sin parar en la mano de mama como una fuente y con su lengua colgando. A las dos les caía un rió de saliva de sus lenguas hasta sus irreales y gigantes tetas. Papa follando por el culo a mi novia con bestiales pollazos y a la vez metiendo cuatro dedos dentro de una de sus enormes tetonas por el pezón y otros cuatro por uno de los pezones de mama.

-No aguanto más asquerosa –dice mi papa agarrando del pelo a mi novia y obligándola a ponerse de rodillas, mientras con el movimiento sale la mano de mama de su coño salpicando un enorme chorro de corrida – me voy a correr en tu puta cara… guarra –dice masturbando su gigantesca polla encima del bellísimo rostro de mi novia.

-Dame tu lefa cabrón... riega mi puta cara asqueroso... llena de leche la preciosa cara de la novia de tu hijo cerdo... dámelooo puto Cabrón ¡arrrrg!… –dice mi novia encorvando su culazo a cuatro patas mostrándolo gigantesco y echando corridas sin parar por el coño, mientras saca la lengua babeando saliva mirando a papa a los ojos.

-Hija de putaaaa… – dice papa corriéndose con enormes chorros. El muy cabrón va dirigiendo su polla y cubre de lechada toda la ofrecidísima cara de mi novia. Sin embargo y a pesar de tener los ojos llenos de lefa, la muy guarra los mantiene abiertos en todo momento.

Cuando papa acaba de correrse, mi novia se gira hacia mí y quedándose a cuatro patas con su enorme culazo encorvado para resaltarlo lo más posible, me mira sacando la lengua babeante de saliva y semen.

-Joder, que bien enseñada está – dice mi papa sentándose en un diván de la habitación.

-Que papa… ¿se merece el anillo o no? –le digo a papa mientras follo a mama dando potentes pollazos, que salpican cada vez un río de jugo del encharcado coño.

-Por mi no hay problema –dice mirando a mi madre, la cual tiene la lengua colgando de manera imposible – ¿Tu que dices Marisa?

- ¡Ven aquí putón! – e dice a mi novia mama, mientras se saca mi polla del coño y la apoya en su culo – ¡Reviéntame el culo cabronazo! – me dice empalándose mi polla en el culo de un golpe hasta los huevos.

Mi novia se levanta y siempre con la lengua fuera babeando saliva se acerca a mama. Esta la agarra del pelo y de manera violenta, la pone a cuatro patas y empotra su cara contra su enorme coño.

-Comete mi corrida asquerosa… jódete puerca… me corro en tu cara putooon... puta tetona culona asquerosa... te uso putón... putaaaa... –dice mama corriéndose con enormes chorros contra la cara de mi novia, la cual levanta su enorme culazo y no para de echar chorretones de corrida por el coño.

-Eres un putooon mamaíta... usar así la cara de la futura esposa de tu hijoooo... me corro putona... puta cerdaaa... me corrooo ¡arrrrrg! –dice mi novia mientras me follo a mama por el culo y le meto las manos dentro de sus tetonas follándoselas por los pezones.

Mi mama corriéndose en la cara de mi novia encharcándola sobre la lefa que ya tenía de la corrida de mi padre. Mi novia corriéndose sin parar con su enorme culazo levantado y lanzando chorretones de corrida hasta casi dos metros de distancia.

Yo follando a mama por el culo con mi polla y por las tetas con mis manos, mientras ella no para de correrse con su lengua fuera babeando saliva.

-Me voy a correr putonaaas… –digo sacando la polla del culo de mama. Luego la agarro por el pelo y la pongo a cuatro patas al lado de mi novia.

Córrete cabrón... llena la cara de tu puta madre de lefa hijo putaaaa..., échamelo cerdooo ¡arrrrrg! –dice mama a cuatro patas mirándome a los ojos con su lengua babeante fuera y con su gigantesco culazo encorvado.

-Siiiii... córrete puto cerdooo... correteee ¡arrrrrg!… –dice mi novia con su lengua fuera babeante de saliva, semen y cuajos de corrida femenina. Tiene la cara llena de semen y chorretones de jugos, mientras su gigantesco y perfecto culo está encorvado de manera imposible.

Empiezo a correrme con enormes chorros. Se los hecho todos a mama, la cual los recibe sin pestañear. Le lleno toda su guapísima cara de lechada y cuando acabo, de manera casi inmediata empiezo a mear. Dirijo la meada a la preciosa cara llena de lefa y corridas de puta de mi novia y procuro darle sobre todo en los ojos.

-Siiiii... mea a esta asquerosa... cabrón... mealaaa... jodete putaaaa ¡arrrrg! –dice mama volviéndose a correr como una fuente por el enorme coño, babeando semen y saliva de su obscena lengua.

- Cabronazooo... me usas como un water cabrooon... putooo ¡arrrrrrg! – dice mi novia corriéndose sin parar.

Cuando acabo de mear, me voy donde está papa y me siento a su lado. Mientras tanto, las dos pedazo de guarronas de mi madre y mi novia, empiezan a lamerse todas las corridas que tienen por la cara y el pelo. Cuando tienen la boca llena de cuajos de corridas, se escupen con violencia en la cara. Cada vez que reciben un escupitajo de cuajo, vuelven a correrse con grandes gritos insultándose una a la otra.

-Qué papa, ¿le dais el anillo y entra en la familia?

- ¿Tú que dices Marisa?

- Siiiii... dale el anillo a este putooon... daselooo... será guarronaaa... –dice mama mientras mi novia le escupe un enorme cuajo de corrida en pleno ojo.

-No se hable más, aquí tienes el anillo de socia. Ven por él –dice mi papa sacando el anillo de una caja.

Mi novia se acerca a cuatro patas meneando su enorme culazo con escalofriante sensualidad, siempre con la lengua fuera babeando saliva y corridas. Se apoya en las rodillas de papa y este le pone el anillo de socia.

-Bienvenida a la familia cariño. Dios eres deliciosa –dice papa estrujando los dos gigantescos melones de mi preciosa novia.

-Bueno criaturas, nosotros nos retiramos. Tenemos una cita para comer –dice mama agarrando a papa y acercándose a la puerta.

-Si… nos veremos luego en la cena. Adiós tortolitos –dice mi papa abandonando con mama la habitación.

Me quedo a solas con mi novia y esta vuelve a ponerse a cuatro patas mirándome a los ojos con la lengua fuera.

-Enhorabuena mi amor. Vamos en pie, que te voy a enseñar el resto de la casa. En primer lugar el ático donde vamos a vivir, el cual está en la zona privada de la mansión. Nos merecemos una ducha y cambiarnos de ropa –le digo a mi novia la cual se pone en pie y por primera vez desde que entró en la habitación relaja la boca, ya que en todo momento tuvo la lengua fuera de manera obscena.

Nos dirigimos a la puerta y no resisto la tentación de ir estrujando las enormes nalgas de su perfecto culazo. Ella al sentirlo vuelve a sacar la lengua y se corre con un chorro que empapa la puerta. ¡Joder que maravilla de mujer! -pienso para mi mientras magreo el más enorme y perfecto trasero de mujer que existe.

(8,80)