INICIO » Categoría » Llevando a los padres de mi novia a una fiesta

Llevando a los padres de mi novia a una fiesta

  • 9
  • 19.884
  • 9,38 (32 Val.)
Claudia me llamó y me pidió por favor que llevara a sus padres en mi auto a su fiesta de reencuentro de promoción de colegio, luego sucedió algo con su madre que ninguno de los dos jamás hubiéramos imaginado que pasara

Teníamos 4 años de novios con Claudia nos habíamos conocido en la universidad y cuando ella se graduará nos íbamos a casar yo ya era ingeniero dos años y trabajaba, luego ella tuvo que irse a Arequipa que es una ciudad al interior del país para hacer sus prácticas de medicina un año, así que el único medio de comunicación que teníamos era el teléfono donde todos los días hablábamos y las redes sociales whatsapp y el messeguer.

Cuando el sábado me llamó Claudia y me pidió por favor que llevara a sus padres a una fiesta que tenían esa noche, le digo que había tenido una semana muy recargada de trabajo y sólo quería irme temprano a dormir pero casi me rogó y cuando me explicó su preocupación tuve que aceptar.

- Mi amor por favor llévalos en tu carro no seas malo no quiero que mi papá manejé luego de regresó porque de seguro va a tomar… Así mi amor estaré más tranquila sabiendo que tus los va a cuidar por mi. Gracias eres mi ángel te amo mucho...

Llegue a casa de don Frank y se sorprendió al verme cuando le dije que los llevaría no quiso dijo que no era necesario de todas maneras me daba las gracias ya estaba por irme cuando la vi bajar las escaleras a Olga su esposa... Ohh... me dejó muy sorprendido estaba muy hermosa a sus 49 años con ese vestido rojo que calzaba a la perfección sobre su maduro cuerpo, ella era ama de casa y siempre vestía con ropa discreta que había guardado hasta ahora muy bien sus encantos.

- Hola Pedro. Gracias por venir mi hija ya me dijo que nos vas a llevar y estoy de acuerdo esperamos un momento.

La señora Olga llevó a sus esposo a conversar otro ambiente y luego regresaron, Frank se me acercó y pidió disculpas y agradecía la atención hacía ellos, todo estaba bien contesté y fuimos a sus reunión.

Yo estaba ahí un lado en la barra tomando un poco de agua mientras ellos bailan y reían con sus amigos era una reunión de reencuentro de promoción de colegio, luego ella se fue con varias amigas y se pusieron en una mesa a seguir divirtiéndose y sus miradas se dirigían donde yo estaba.

Cuando veo que la señora Olga vino y me dijo que la acompañé me presentó con todas ellas, dos le dijeron que tenía muy buena suerte esa noche de tener a un guardaespaldas muy guapo y era la envidia de todas.

- Jajaja... cuidado es el novio de mi hija así que tranquilas chicas...

Agradecí sus cumplidos y volví al lugar donde me encontraba antes y seguía la reunión para ellas así pasaron varias horas, hasta que veo a una de las que bromeó con Olga venir hacía mi y sacarme a bailar una balada, se llamaba Eva y también estaba muy buena para sus edad le agradecí pero dije que no.

- Vamos no seas aburrido ¿O me tienes miedo? Sólo vamos a bailar no te voy a comer... Jajaja

Ese reto me hizo aceptar y empezamos a bailar ella pegó bien su cuerpo junto a mí, cuando mi futura suegra regresó del baño a la mesa se nos quedó mirando y no perdía ningún detalle de nuestro baile por más que evitaba no quería calentarme no lo pude evitar ya eran 6 meses que no tocaba a ninguna mujer y su senos en mi pecho y como ella movía sus caderas al ritmo de la balada sobando su bajo vientre sobre mi bulto que ya estaba muy duro.

Alguien apagó las luces y la oscuridad sólo era mitigada por luces de colores que alumbraba a las parejas que bailaban, Eva sobaba su cuerpo sobre el mío disfrutando como me calentaba a cada momento más. Cuando acabó la balada y empezó a sonar otra canción Eva quería seguir bailando pero apareció Olga y me rescató ahora la mamá de mi novia me dijo para bailar.

- Ya Eva ve a buscar a otro lado con quién bailar deja en paz a mi yerno.

Ella sonríe y le dice que es una egoísta y que la próxima le toca bailar a Rosa que era la otra señora que había bromeado sobre mí y se va dónde estaban sus amigas a seguir tomando Era una salsa romántica la que ahora baile con mi futura suegra los roses se dieron luego inevitablemente sentía su respiración y olor cerca de mí también estaba algo mareada.

Pero Olga aún se daba cuenta de las cosas y sintió el bulto entre mis piernas rozándola muy avergonzado pedí disculpas, ella buscó con la mirada algo nerviosa a su esposo y lo vio que seguía como siempre tomando con sus amigos.

- No te preocupes Pedro es normal luego de la sobada que te dio Eva, ella siempre ha sido así desde el colegio y ahora que está divorciada está peor además sólo estamos bailando.

Cuando acabó la música le dije que lo mejor era que los esperaba afuera en el carro pero vimos que venía Rosa ahora, entonces Olga mi futura suegra me dijo para seguir bailando con ella al vernos su amiga regresó a la mesa.

Otra vez pusieron una balada a pedido de Rosa creyendo que iba a bailar conmigo pero ahora lo iba a hacer con Olga, mis manos se pusieron en sus caderas y ella puso sus manos nerviosa en mis hombros y empezó el baile ella no pegaba su cuerpo al mío.

Cuando vi donde estaba su esposo esté ya se había quedado dormido en una silla así que con un poco de confianza yo pegué mi cuerpo al de ella, no me dijo nada pero me di cuenta que ella también vio a su marido dormido. Otra vez el bulto volvió a crecer al sentir su cuerpo tan cerca su respiración me excitaba sus manos ahora estaban en mi cuello y su cabeza pegada en mi pecho.

Ella bailaba conmigo creyendo que así me cuidaba de sus amigas pero ahora quién la iba al cuidar a ella de mi, como dije anteriormente siempre la vi y trate con mucho respeto como debía ser pero estar tanto tiempo sin tener sexo y verla así tan bella y provocativa como estaba con ese vestido rojo que dibujaba bien esas nalgas bien puestas y sus tetas.

Ahora era yo quién pegaba mi cuerpo al de ella para que sienta como estaba dura mi verga y no decía nada aprovechando un momento que sus amigas dejaron de vernos y tener su boca tan cerca la besé suavemente por un momento ella correspondió pero luego volteó la cara para otro lado pero siguió bailando.

- Nooo Pedro, no está bien por favor respétame soy la madre de Claudia...

Cuando terminamos de bailar ella se fue rápido al baño, ya estaba bien caliente así que fui a la mesa donde estaban sus amigas los testículos los tenía llenos de leche y ahora alguna de ellas debía ayudarme con eso...

- Al fin te dejó libre tu suegrita. Jajaja

Cuando salió Olga del baño me vio sentado con ellas y vi su cara de enfado y me dijo que ya era hora de irnos porque su esposo ya se había quedado dormido y debía cumplir lo que le había prometido a su hija.

- Ya pues Olguita… No seas aburrida quédense un poco más, pero si no puedes está bien que los deje en su casa y que regrese él sólo...

Ella estaba bien molesta y les dijo que eso no iba a pasar, tuve que llevar a su esposo con la ayuda de un amigo al carro y lo pusimos atrás y empezamos el regreso a su casa la veía de reojo su cara estaba muy seria no sabía si era por el beso que le había dado o porque estaba con sus amigas entonces pregunté para salir de dudas.

- Estoy muy arrepentido de lo que hice señora Olga pero usted estaba tan cerca y está tan bella hoy que no sé qué me sucedió y yo todo estos meses extraño mucho a Claudia usted me entiende no?

- Si sé que mi hija no está a tu lado varios meses y eres un hombre joven pero eso no es excusa para olvidar lo que hiciste. ¿Ahora que me vas a dejar en mi casa. De seguro volverás donde esas que te esperan?

Hablaba no como mi futura suegra sino como una mujer celosa, así que volteó y veo a su esposo bien dormido y detuve el auto las calles estaban desiertas de gente por la hora ya era de madrugada.

Me acerco a ella y busqué su boca y la besé quiso pelear pero sujeto fuerte su cabeza Olga ponía una leve resistencia que de a poco se fue extinguiendo y correspondió a mi beso nuestras lenguas se unieron era un beso salvaje mis manos tocaron sus pechos sobando y bajé los tirantes del vestido y dejé en libertad esas tetas grandes y apetitosas de Olga que besé y luego chupaba sus pezones duros e hinchados hasta hacerla gemir

-Ohhh nooo que estoy haciendo... Nooo ohhh... ohhh détente…

Su negativa sólo era verbal porque su cuerpo reaccionaba y disfrutaba a mis caricias en sus senos y dejaba que proseguirá comiéndole sus enormes tetas, ya había despertado la mujer caliente que no era bien atendida por su marido e igual que yo que tiempo que no tenía buen sexo.

-Ayyy Dios esto es una locura Pedrooo… Ohhh

Le dije que necesito una buena mamada de verga que ya no aguanto más, Olga echó una mirada atrás y vio a su marido que seguía bien dormido de lo borracho que se encontraba y se inclinó y aflojó la correa y bajó el cierre del pantalón para luego sacar mi verga y llevarlo a su boca que tragaba con muchas ansias sin importarle que tuviera algunas arcadas...

Le daba las gracias a Claudia en mi cabeza por enviarme a su madre a calmar mi falta de sexo su boca subía y bajaba a regular intensidad del falo con mucha experiencia.

-Qué buenaaa eres Olga.

La punta de su lengua subía y luego bajaba por todo el cuerpo del pene y después jugaba en el glande dándome una de las mejores mamadas que recibía.

-Ahhh Siii meee vengooo... queee ricooo Agggg…

Ella tragaba toda la leche que tenía en los huevos que se había acumulado todos estos meses sin actividad sexual que antes su hija saboreaba pero ahora su madre me estaba ayudando.

Cuando levantó la cara algunas gotas de semen quedaban en la comisura de sus labios que ella con la lengua los recogió le alcance una toalla húmeda que uso para terminar de limpiarse.

Prendí el motor del auto y retomamos el camino a su casa, había un silencio entre los dos lo que duró llegar a nuestro destino, tuve que cargar casi a don Frank para dejarlo en su cama tenía razón Claudia en tener que su padre manejará de regreso.

Cuando baje la busqué a Olga y la encontré en la cocina estaba pensativa sobre lo que había sucedido me acerqué por detrás y la abracé sobando mi verga en medio de sus nalgotas.

(Continuará...)

  • Valorar relato
  • (32)
  • Compartir en redes