INICIO » Categoría » Nuestra amiga argentina y Pili, otra vez

Nuestra amiga argentina y Pili, otra vez

  • 6
  • 6.743
  • 8,67 (6 Val.)
La cosa es que yo ya estaba bastante calentita y entregada, lo dejo a Sebas que me toque la cola, ya tenía su mano en la cola y me estaba desabrochando también la blusa, le miro a Pili y ya estaba casi en bolas

Ayer me llama Pili, me dice que está empezando a salir en serio con un chico (Mateo) pero es que como todavía no están de “novios”, obvio ya se la cogió, se lo pregunté jeje, y que me quiere presentar a un amigo de él, me pareció re buena onda, le dije que sí, pero Pili lo que me pidió es que “no haga cagadas” que con este chico quiere salir en serio.

Medio me enojé, porque la vez que nos cogieron juntas, ¡bien que le gustó!, aparte ¿Por quién me toma?, casi la mando ¡a la mierda!, me pidió perdón, y me dijo que lo que me quería decir es que salgamos normal, que yo después hiciera lo que quisiera.

Bueno la cosa es que me pasan a buscar, Sebas (el chico que me presentan) y Mateo, estaban re fuertes ¡los dos!, así grandotes como a mí me gustan con buena espalda, de esos, que sé que me terminan cogiendo en el aire jaja. Vamos a tomar algo por Olivos, todo buena onda, pero se empezó a llenar de gente, la música cada vez más fuerte, y Pili dice si queremos ir a su casa que los viejos estaban afuera.

Upa, dije yo, Pili quiere fiestita, pero no, me dice que por favor, no lo busque a Sebas, que de última cada uno termina cogiendo en un cuarto con la puerta cerrada y nada más, que más que eso ella no quería.

La cosa es que llegamos, Pili y Mateo se sientan en un sofá y yo y sebas en otro, nada, boludeamos un rato, y de repente, mateo le mete un beso a Pili y empiezan ¡a tranzar! Yo no entendía nada, y estaba mirando ¡como una boluda!, hasta que Sebas, me pone la mano en la pierna (ah, estaba vestida con una pollerita, no muy cortita pero que insinúa mucho jeje) y me da un beso, yo no solo, no me resisto, sino que le como la boca, le meto la lengua hasta la garganta jeje, y le rodeo la cabeza con mis manos, ¿me explico?, como aceptando ¡y entregándome a ese beso!

Obvio, nos matamos con esos besos, yo tenía las piernas cruzadas, y las separé, dejando que haga lo que quiera, me las empieza a acariciar, y ya estaba subiendo bastante sus manos, estaba llegando hasta la cola, ¡y mi calentura iba en aumento!

En la posición que yo estaba la veía a Pili y me doy cuenta que no se acordó un carajo de lo que me dijo porque Mateo ¡ya le estaba sacando la blusa!, pensé pinta fiestita jeje.

La cosa es que yo ya estaba bastante calentita y entregada, lo dejo a Sebas que me toque la cola, ya tenía su mano en la cola y me estaba desabrochando ¡también la blusa!, le miro a Pili y ya estaba ¡casi en bolas! Mateo le estaba pegando una soberana chupada de tetas, y veía como ella gozaba, le gustaba, obvio no me iba a quedar atrás, y deje, deje que Sebas me fuera sacando la ropita, mientras él también se iba sacando la suya, hasta que quedamos los cuatro en bolas.

Me tiro a su pija, veo que Pili hace lo mismo, y de a poquito se la empiezo a chupar, hasta que me subo arriba de su pija a cabalgarlo, me la pongo en mi conchita y empiezo a saltar arriba de él.

A Pili mateo ya se la estaba cogiendo, pero la levanta, se la sigue cogiendo en el aire, para sentarse ¡al lado nuestro!, a las dos nos estaban cogiendo juntas y cerquita, tan cerquita, que le empiezo a dar besos a Pili, no se resistía, nos besábamos mientras nos cogían, me doy vuelta, dándole la espalda a Sebas, me seguía cogiendo, pero la tenía a Pili bien enfrente, le tocaba las tetas, estábamos los cuatro recalientes, nosotras dos, porque nos estaban cogiendo y nos tocábamos y los chicos (obvio) porque no pensaron jamás que Pili y yo nos íbamos a estar tocando, hasta que como cosa loca acabamos los cuatro juntos, fue un quilombo de gritos, gemidos, quedamos muertos, acabamos como hijos de puta.

Pero yo seguía calentita, los chicos se levantaron, me senté al lado de Pili, la empecé a tocar, ella a mí, le toque su conchita, ella la mía, nos metimos los dedos, nos estábamos ¡masturbando! Y nos empezamos a besar, hasta que acabamos y los chicos obvio después de ver eso ya la tenían ¡parada de nuevo!

Ahora si me porté mal jeje, no sé qué movimiento mágico hice, pero le empecé a chupar la pija, ¿saben a quién? A Mateo jeje, no sé qué cara habrá puesto Pili, pero se la empezó a chupar a Sebas (creo que Pili ayer fue la primera vez que se comió dos pijas en una misma noche jeje) otra no le quedaba, me pongo en el sillón en 4 y Mateo me empieza a coger, fuerte, seguía recaliente, me la hacía sentir ¡como una hija de puta!, y Pili estaba cogiendo pero ¡arriba de Sebas!

Bueno la cosa es que acabo, y como a Pili la quiero hacer bien puta, me fui con ella mientras se la cogía sebas, y la empecé a besar a tocarle las tetas, la tenía recalentita, no paraba de gemir, de transpirar, ya estaba temblando, la hago inclinar bien apoyándose sobre Sebas y casi es como que nos besábamos los tres juntos y mis manitos seguían apretándole sus tetitas.

Obvio que quedaba su colita libre, Mateo se pone atrás se la empieza a besar, y a meter un dedo, tanto era el placer de Pili que acabó, pero Sebas se la seguía cogiendo, Mateo le empieza a poner la puntita en la cola, ella dice no, que no, ¡por favor no!, que nunca había hecho eso, la beso y le digo que se deje que le va a gustar, no se… pero estaba tan caliente, que grito, porque le dolía pero se dejó, si se dejó ¡se la cogieron los dos! Fue su primera doble penetración, y acabo, a los gritos, le temblaban las piernas, el cuerpo ya no le respondía, se la podrían haber cogido hasta por la oreja ¡y se dejaba!, ¡nunca la vi así!, jeje era mi compañerita del cole, nos conocemos desde chiquitas.

Bueno, ya era tarde, Pili me dice que si quería que me quedara a dormir, los chicos se fueron, dormí en el cuarto de Pili, pero en camas separadas, pero cuando me desperté jeje, la desperté con un beso, muy suave, muy lindo, ella media dormida me lo respondió, la empecé a besar, y bueno hicimos de todo: 69, tijera, acabamos un par de veces más. Desayunamos juntitas, y me decía que yo soy su perdición, que conmigo, fue la primera vez que estuvo con una mujer, que fue la primera vez que cogió junto con otra pareja (por lo de la otra vez y esta) y que le hicieron la cola y ¡doble penetración! Pero esta vez empezó ella ¿o no?

  • Valorar relato
  • (6)
  • Compartir en redes