INICIO » Categoría » Llevando a los padres de mi novia a una fiesta (3)

Llevando a los padres de mi novia a una fiesta (3)

  • 5
  • 19.244
  • 9,27 (37 Val.)
Mi futura suegra y yo terminamos teniendo sexo sobre el sofá de su sala, ella subía y bajaba su enorme trasero sobre mi verga que era devoraba por su chucha mojada de lo caliente que estaba, la falta de sexo nos hizo llegar a esta situación que jamás hubiéramos imaginado que nos pasara

Luego de disfrutar de una buena cogida con mi suegra Olga y dejar toda mi leche en su matriz esa leche que estaba guardando para Claudia al final fue para su madre, un momento quedamos abrazados y agitados hasta recuperar el aliento.

Ella tenía apoyada su cabeza en mi pecho y se estaba quedando dormida se veía tan hermosa me hubiera gustado estar así más tiempo pero ya estaba amaneciendo y era hora de irme.

-Olga ya me voy tú también ve a dormir a tu habitación... Gracias lo pase muy bien…

Estaba muy cansada así que la ayude a llegar a o no su habitación y me fui no quería que despierte su marido y me vea aún ahí, ya en mi casa caí rendido en mi cama no había dormido nada y el desgaste físico ya me estaba pasando factura.

Me desperté cuando sonó mi teléfono y era mi novia Claudia que llamaba para saber cómo había salido todo ya darme las gracias por haber cuidado al sus padres otra vez. Dije que su padre y madre llegaron sanos y salvos a su casa.

-Gracias mi amor... Bueno mi papá me llamó y te está esperando en su casa para almorzar en señal de agradecimiento por todo lo que hiciste por ellos.

Dije que no era necesario yo lo hice por ella y lo pase muy bien también con sus padres, me preguntó si estaba seguro dije que sí pero luego me llamó sus papá y me invitó insistentemente y aceptó.

Al llegar me recibió don Frank con un abrazo muy fuerte y dijo que estaba muy agradecido por todo lo que había hecho por ellos ayer, en ese momento las miradas cómplices de su mujer y yo se cruzaron y luego ella bajó la mirada y fue a la cocina...

Luego de almorzar Frank me dijo que había quedado con sus amigos ayer para jugar fútbol si lo podía llevar, de mala gana tuve otra vez que decir que si, ella no quiso ir diciendo que estaba muy cansada así que fuimos los dos.

-Frank... No vayas a tomar ahora recuerda que anoche tomaste mucho y mañana es lunes hay que trabajar...

Toda la tarde viendo como mi suegro jugaba fútbol no estaba en mis planes, pero cuando vi que empezó a beber con sus amigos y sabiendo que cuando empieza no se detiene parecía que algo bueno podía pasar luego.

Ya era las 8 de la noche y lleve a mi suegro de regreso, al llegar otra vez lo llevó a su cama y Olga le quitó la ropa para que durmiera, ella ya estaba con una bata de seda que se veía muy bien sobre su cuerpo cuando se inclinó para tapar a su marido su culazo se marcó muy bien en la bata y me acerqué sobando mi verga que ya estaba dura.

-Nooo... ¿Qué haces... estás loco mi marido está acá?... Déjame ya...

Yo sabía que su marido no se iba a despertar por nada del mundo por su propia boca así que continué ahora sobando también sus tetas y besando su cuello y quité la bata quedando en su ropa de dormir que era de seda muy delgado, sus pezones reaccionaron a mis dedos que jugaban con ellos y estaban ya erectos.

La tiré en la cama boca abajo y subí hasta su espalda su ropa de dormir mi boca besaba todo su enorme trasero me volvía loco esas nalgas grandes y duras le abrí las piernas y ahora mi lengua recorría su ano haciendo que su cuerpo temblara y también besaba su vagina y labios la imagen era para no creerlo su marido en la cama durmiendo a un lado su mujer con las piernas abiertas y yo arrodillado comiéndole la chucha y culo.

-Ohhh... nooo ohhh Pedrooo…

Su vagina comenzó a lubricar y proseguí en su clítoris pasando la lengua y los dedos en su ano luego explotó y sus jugos mojaron mi boca y cayeron por sus piernas.

Ahora la tenía bien sujeta de las caderas y dirigí mi pene en la entrada de su culo y cuando el glande fue entrando muy despacio en su esfínter ella aguanta y resoplaba cuando el invasor se metía en sus entrañas mi suegrita era toda una sorpresa.

-Uffff... Uffff…

Sus nalgotas saltan cada vez que el falo entraba y sale de su apretado esfínter que rico se sentía.

-Ahhh... despacito... ayyyy me dueleee...

Bajé las revoluciones de la penetración y di tiempo para que se vaya acostumbrando su culo a mi verga y resultó poco a poco dejó de quejarse y soltó los primeros gemidos cuando proseguí cachandomela por el culo...

Ahora era ella quién movía el trasero como una perra arrecha ya no quedaba nada de la señora correcta y dulce que conocía.

-¿Te gusta así como te meto la verga hasta el fondo suegrita?

-Siii me gusta mucho... Qué rico se siente nunca sentí algo así tan rico...

Lo que dijo me sorprendió mucho y no lo podía creer entonces era la primera vez que mi suegra hacía sexo anal, eso me excito más porque no sólo le había roto el culo a su hija sino también a la madre ahora eran hermanas de leche.

Fueron 38 minutos dándole por el culo a mi suegra hasta que ella gemía más seguido y yo también llegue a venirme en su culo y el clímax nos llegó.

-Agggg... Así así toda mi leche es para ti... Agggg... Ohhh...

Luego de experimentar él orgasmo busque sus boca y ella correspondió mis besos y me dijo que mejor nos íbamos a otro lugar, cuando veo mi verga estaba con señales de sangre y semen, fuimos a la sala a conversar ella quería saber ahora que pasará entre los dos...

Después que Claudia se recibió de doctor nos casamos. Ahora yo debía cumplir con mi esposa y suegra y darles su ración de una buena vida.

  • Valorar relato
  • (37)
  • Compartir en redes