La señora Rica

  • 8
  • 17.284
  • 9,33 (24 Val.)
La vida a veces te pone en situaciones muy buenas que muchas veces lo imaginaste, que luego tal vez no se vuelvan a repetir y sólo queda disfrutarlo de la mejor manera y eso sucedió con la señora Rica cuando nos encontramos en un bus lleno de gente

La primera vez que la vi fue en mi casa cuando llegó y estaba en la sala conversando con mi mamá salude ambas y me la presentó como la señora "Rica" que era el diminutivo de su nombre Ricardina así le gustaba que la llamaran todos, vivía en otro lugar pero venía una vez a la semana al barrio porque era prestamista para hacer sus cobranzas, me había quedado muy impresionado porque para su edad 52 años aún estaba muy buena y ella lo sabía porque usaba unos pantalones bien apretaditos que provocaba a todos grandes y chicos con ese culazo que movía cuando caminaba por el barrio.

Mi mamá le había pedido un préstamo que luego logró pagar, de ahí algunas veces la veía de lejos venía con su esposo que manejaba un carro viejo como él, Rica era una mujer que le encantaba mucho provocar a los hombres y su marido era un imbécil que sólo le servía de su chófer según ella misma les contaba a las mujeres se quejaba que paraba enfermo y otras cosas más.

Pero ninguna señora le reclamaba nada de su manera de vestir provocando a los hombres porque siempre era mejor estar bien con ella para un préstamo a futuro. Llegó el sábado eran las 8.32 de la noche cuando salí de mi casa para vernos con unos amigos y luego a bailar, cuando subí al bus había regular cantidad de pasajeros que iba en aumento cada vez más a cada paradero que se detenía.

Cuando la vi subir a la señora Rica al bus varios hombres la veían con lujuria y se la comían con la mirada y no era para menos con la ropa que se ponía ahora estaba con un vestido de verano bien ceñido de tela delgada con figuras de flores y tacos su estampa era espectacular, me sorprendió mucho verla sola sin su marido.

Ella se iba abriendo camino entre los gente y busco un lugar donde ponerse no pasó ni un minuto cuando un tipo se colocó detrás de ella veía como disimuladamente le veía el culo y se le iba acercando hasta que junto su cuerpo a la señora Rica, ella lo sintió inmediatamente como le sobaba su bulto el hombre en medio de su enorme trasero, se le veía incomoda y como yo estaba cerca fui a su rescate.

-Buenas noches señora Rica

Ella me vio y no me reconoció pero luego de unos segundos y haciendo memoria se acordó de mí y me saludo y pidió permiso al hombre que tenía detrás de ella y se acercó donde yo estaba y ella sola se puso delante mío el tipo me vio con cólera y se fue en medio de la gente buscando a otra víctima.

Le pregunté por su esposo y me dijo que su carro se había quedado botado saliendo de su casa así que tuvo que venir sola para hacer sus gestiones como había mucha gente alrededor escuchando no era muy buena idea hablar de dinero, yo sabía que lo llevaba en su cartera que lo tenía bien sujeta en su pecho.

Cada vez estaba más apretada la gente así que era inevitable que nuestros cuerpos no se vayan juntando, que rico se sentía mi verga dura en su culo le pedí disculpas pero me dijo que no había problema y que no me sienta mal entendía la situación y sonriendo acerco su boca a mi oreja y me dijo

-Prefiero mil veces que seas tú que un hombre extraño que esté detrás de mí…

Sus palabras me dieron la confianza necesaria para seguir adelante, ese vestido de tela tan delgada mostraba la forma de sus glúteos y como mi verga sería colocaba en medio de ellos, veníamos conversando para disimular ambos de lo que sucedía debajo del nuestras cinturas.

Su mejillas de la señora Rica estaban rojas veía que no era el único que su cuerpo reaccionaba al estar juntos ahora ella tiraba para atrás muy levemente su trasero, la vida a veces te pone en situaciones muy buenas que no sabes si se vuelvan a repetir así que había que disfrutar el momento.

El movimiento del bus y la cantidad de gente a nuestro alrededor ayudaba bastante para seguir sobando mi verga dura entre sus ricas nalgas, ya había pasado el paradero donde debía haber bajado hace rato pero estaba muy bien junto a la señora Rica que lo demás no importaba.

Ahora yo también daba unos empujones leves sobre sus trasero que a ella le gustaba mucho hasta que no pude más y explote y tuve que aguantar soltar un gemido fuerte de lo rico que sentí al botar mi semen era bastante que hasta moje un poco su vestido ella puso su mano detrás y sintió la humedad de su ropa y muy tranquila mi dijo para bajar del bus.

Ya en la calle empezamos a caminar yo estaba muy avergonzado a mis 19 años era la primera vez que me pasaba esto algunas veces en el bus sobaba mi verga en el trasero de alguna mujer pero jamás llegué a terminar, pero con ella fue diferente debía ser que siempre soñé tocar su cuerpo como muchos en el barrio.

-Vamos cambia esa cara muchacho que no es para tanto ni que hubieras matado a alguien... Ahora debemos buscar donde te puedas limpiar y también yo que no puedo llegar así a mi casa...

Ella sacó de sus cartera un poco de papel higiénico para que limpié algo mi pantalón había mucha gente en la calle como para que los haga bien lo bueno es que nadie notaba la humedad en mi por la oscuridad, hasta que ella vio un hostal y dijo para entrar que era el único lugar donde podíamos limpiarnos bien.

El recepcionista nos vio con una mirada de asombrado y luego se sonrió al notar las diferencia de edades, ella se fue de frente al baño y dejó la puerta entre abierta y se quitó el vestido para lavar en el lavadero esa zona donde había mojado con mi semen... Ohh al fin vi lo que tantas veces imagine sus cuerpo tenía una ropa interior blanca sus tetas eran de muy buen tamaño y piernas aun de bellas formas se veía que cuidaba mucho su cuerpo haciendo gym, yo quedé como un imbécil hipnotizado admirando su belleza de mujer madura era el sueño de cualquiera de los hombres en el barrio.

-¿Qué tú no te vas a limpiar?

Fueron las palabras que me despertaron de mis pensamientos pero cuando lo noté otra vez estaba empalmado tenía la verga dura, ella me dijo que le alcance el pantalón para limpiarlo de una vez cuando entró al baño y se lo doy la vi tan cerca que eso hizo que alcance mi máxima erección y la señora Rica lo vi pero no me dijo nada solo pidió el bóxer también para limpiar y no esperé afuera.

Jamás hubiera podido imaginar que estaría en un hostal con la señora Rica casi desnudos hace unas horas pero habría que ver que podría pasar ahora no debía forzar nada sólo dejar que ellos tome la iniciativa como lo hizo en el bus, cuando ella salió me vio que estaba echado en la cama tapado con la sabana y el bulto que se formaba de la erección que tenía...

-Vaya, vaya ¿aún veo que aún sigues muy caliente y no te fue suficiente para ti hoy? Mira en la situación que nos puso la vida que iba a imaginar yo que terminaría el día con un muchachito en un lugar así... Pero júrame que no vas a decir nada a nadie… Ok?

Prometí no decir nada ella se sentó a mi lado pero no se atrevía a echarse en la cama había que esperar un rato para que se seque algo nuestras ropas como era verano aún de noche se sentía calor, dijo que prenda el televisor para ver algo mientras tanto y obedecí y lo primero que vimos era a una mujer rubia de 42 años y de grandes tetas chupando la verga a un muchacho casi de mi edad el silencio de ambos mientras veíamos esa escena porno era muy excitante.

- Señora Rica disculpe no sabía que daba esa película ¿Mejor apago el televisor?

- No hay problema si gustas déjalo ahí no es nada que no haya visto antes sólo baja un poco el volumen...

Y claro que los dejé la rubia de la película xxx chupaba con ansias esa verga ahí ella se levantó y recogió su cartera verla caminar por la habitación en tacos y ropa interior como se movían esas nalgotas me volvió más loco aún.

Rica sentada a mi lado revisando sus apuntes haciendo como si nada hubiera pasado entre los dos pero después vez en cuando veía lo que sucedía en la televisión, hasta que ya no pudo más y retiró la sabana que cubría mi verga que apuntaba al techo y sin decir palabra alguna se inclinó y se metió a la boca el falo con la misma desesperación de la actriz porno de la película.

Yo no decía nada sólo por temor a romper el momento sólo disfrutaba de la boca y lengua de la señora Rica que se tragaba mi verga con la experiencia que le daba sus años, mis dedos jugaban con sus cabellos.

-Ohhh... ohhh... qué rica verga…

(Continuara...)

  • (24)
  • Compartir en redes