INICIO » Microrelatos

Me invita a cenar y a cambio le rompo el culo

  • 2
  • 8.060
  • 9,21 (19 Val.)
  • 0

Contacto conmigo por teléfono una señora que quería quedar el viernes por la noche y después de decirle tarifas y demás me presente en el restaurante que ella me dijo, pues primero quería invitarme a cenar.

Yo me presente con un pantalón de traje blanco, camisa, chaleco y zapatos del mismo color ya que con el color de mi piel me resalta mucho. Ella no tardó mucho en llegar y cuando se aproximó a la mesa en la que estaba sentado vi que era una mujer de unos 60 años, pelo corto castaño, cuerpo normal aunque para su edad cuidado. Llevaba un vestido de tirantes negro y medias y zapatos a juego. Durante la cena hablamos un poco de todo pues quería que nos conociésemos un poco más.

Una vez terminamos de cenar llamo a un taxi que nos llevó a la puerta de su casa. Ya en el portal vi que la señora gozaba de buen nivel de vida y económico. Entramos y subimos a la planta de arriba donde había un gran comedor con barra americana, ya ahí me pregunto que quería tomar de beber mientras me ponía cómodo. Le dije que un gin-tonic y respecto a ponerme cómodo le dije que con que me desabrochara ella el pantalón ya estaría cómodo (pues no suelo usar ropa interior). Ella se puso de beber lo mismo que yo y sentándose a mi lado me dijo que quería que la follase duro como a una puta y empezó a acariciar mi entrepierna por encima del pantalón. No tardó mucho en empezar a hincharse y endurecerse mi miembro y tomándola de la mana la conduje a su dormitorio. De pie frente a ella mientras me besaba me desabroche la camisa y el pantalón y me quede desnudo. Le quite el vestido y vi su cuerpo en sostén y braga, le quite el sujetador y se arrodillo para hacerme una gran mamada. Después de que me la chupase la puse sobre la cama a lo perrito y apartando a un lado su braga se la metí de un golpe en su culo hasta el fondo y comencé a penetrarla con rápidas y fuertes embestidas, ella comenzó a gemir casi gritando y diciendo que no parase y que le diese más duro.

Después de un rato en esa postura me tumbe bocarriba en la cama y ella antes de sentarse encima mío se sacó las bragas y se sentó encima mientras se la metía de nuevo en su culo y empezaba a cabalgarme mientras le acariciaba y apretaba las tetas, no tardó mucho en correrse por segunda vez y gemía como una loca.

Yo sentía que no aguantaría mucho más pues ya llevábamos casi media hora y me dijo que quería que me corriese en su boca lo cual hice y ella trago con cara de gusto. Me di una ducha, me vestí y salí de su casa dejándola tumbada en su cama.

Espero os guste y comentéis lo que queráis.

(9,21)