Nuestra amiga argentina tampoco se resiste con Maxi

  • 7
  • 6.883
  • 9,00 (9 Val.)
Ya mis piernas, no se quedaban quietas, mis gemidos empezaron a salir, y su lengua empezó a abrir paso en mi colita, ya humedecida, siguió con sus dedos, y con la otra mano me acariciaba mi conchita, mis gemidos de placer eran más fuertes

Se las resumo: Maxi es un amigo, miles de veces me había invitado a salir, hasta que hace un tiempo le dije que si, entre joda y joda me apuesta que me puede hacer acabar 7 veces, acepto la apuesta, pierdo, vamos a coger, y me llamó la atención la enorme pija que tenía.

Después de aquella vez salimos un par de veces más, como anoche, pero ayer fue distinto.

Fuimos a tomar algo, empezamos con los besitos, las manitos, y yo que siempre me dejo, porque soy muy, muy mimosa, hasta que me dice si en vez de ir a un telo, quería ir a su casa (ya me había contado que vivía solo en una casa chica, que le dio su viejo por el lado de Olivos). Obviamente le dije que si, esas cosas, me gustan, esa intriga de saber cómo sería la casa, donde me iba a coger, eso me calienta jeje (obviamente avise en casa que me quedaba a dormir en la casa de una amiga jeje, más vale estar prevenida, ¿no?)

Llegamos a su casa, ya en el living empezamos a los besos, me empieza a dejar desnuda, yo me dejo, me gusta que me desnuden, que lo hagan despacio, disfrutando cada prenda que me sacan, y besando cada parte de mi cuerpo que queda desnuda, eso me pone muy loquita…, me arrodillo, le acaricio su pija sobre el pantalón, y muy de a poco empiezo a desabrocharlo, en búsqueda de mi tesoro más deseado SU PIJA.

Esa pija nunca me deja de sorprender, no la tenía parada del todo y ya asustaba por el tamaño, se la empiezo a chupar, me la pongo todo lo que puedo en la boca, siempre mirándolo, y terminamos cogiendo en el sillón, me senté arriba de él y me la clave en la conchita y salte, cabalgue hasta que acabe como una perra.

Seguimos en su cama un rato bastante largo cogiendo, y mucho, y por todos lados, jeje, hasta que en algún descanso me quede dormida, muy dormida, el obvio también. Hoy al mediodía siento que me empieza a despertar con besitos, caricias mimos en mi cola, puffff, que lindo despertar, me hubiera quedado horas así. Dormida, y con la cara de puta que una puede tener cuando se despierta, le regalo una sonrisa aprobando lo que estaba haciendo, siguió así un rato, pero los besitos y los mimos empezaron hacer cada vez más intensos.

Ya mis piernas, no se quedaban quietas, mis gemidos empezaron a salir, y su lengua empezó a abrir paso en mi colita, ya humedecida, siguió con sus dedos, y con la otra mano me acariciaba mi conchita, mis gemido de placer eran más fuertes, mis movimientos inconscientes también, hasta que me fui poniendo en 4 dejando mi colita a su disposición y de a poco fue entrando esa enorme pija, lo que hizo que me despertara ¡del todo! Jaja, que dolor, y que placer, yo lo deje, me gustaba lo que me hacía sentir, le pedía que me la metiera más, ya no había mimos, solo quería sentirme bien cogida, “dale métemela toda, ¡rómpeme bien el culo!” es lo que le decía, y me empezó a bombear hasta que tuve mi primer y hermoso orgasmo del día.

Me da una camisa de él, que me la pongo solo con una bombachita, bajamos a desayunar, ¡yo solita le prepare el desayuno! Jeje, estuvimos hablando, dándonos besitos en la mesa un buen rato hasta que riiiinnnggg, “¿esperas a alguien?” le pregunto, media sorprendida, y me dice que no, abre la puerta, y por lo que escucho era un amigo de la facultad que iba a buscar unos apuntes, ¡pero lo hace pasar! ¡Y me lo presenta! Y yo estaba casi en bolas delante de alguien ¡que no conocía!

Se sienta en la mesa con nosotros, ¡y se queda tomando café! Yo no me quería ni mover, aunque obvio se dio cuenta que estaba ¡casi en bolas! Estuvimos así bastante tiempo, casi una hora, en donde me di cuenta que Maxi en algún momento lo había llamado (yo ya estaba segura de eso), ¡me quería enfiestar!, aunque ¡nunca hablamos de eso!, me excitaba la idea, pero me parecía que era ¡regalarme mucho!

Hasta que en un momento Maxi, se levanta para levantar las cosas de la mesa, su amigo también, y no me quedo otra que levantarme, así ¡en bolas como estaba!, me pongo a lavar las cosas de la pileta (jaja ¡yo lavando los platos!) y Maxi de atrás me abraza, me empieza a besar el cuello (él sabe que eso me puede), le digo que por favor no ¡que esta su amigo!, pero él sigue y sigue, y me pregunta “¿no te gustaría con los dos?” le digo “que no” pero me seguía besando el cuello y abrazando, e insistiendo y ya estaba sintiendo como me apoyaba su pija, hasta que no aguante mas, me doy vuelta, y le parto la boca ¡de un beso!

Su amigo se pone detrás de mí, me empieza a pasar sus manos sobre la cintura, lo dejo, me empieza a desabrochar la camisa, yo lo besaba a maxi, no le decía nada, ya con la camisa desabrochada, mis tetitas al aire, siento como me empieza a apoyar su pija en la cola, me la hace sentir, y yo empiezo a mover la cola y el cada vez me la apoyaba más, y más, se saca los pantalones, me hace sentir más su pija, me hace sentir su piel en mis piernas, y me saca la camisa, ya estaba casi en bolas entre los dos, pero me gustaba, estaba toda mojada, seguía moviendo mi cola mientras él frotaba su pija que ya la tenía muy parada.

Me llevan al sillón del living, el amigo se saca el bóxer y me tiro de cabeza sobre su pija, se la empiezo a besar, a acariciar, siempre mirándolo a los ojos, hasta que con el tiempo necesario (para mi chupar una pija es toda una procesión, me tomo siempre mi tiempo jeje), me la empiezo a meter en la boca, mientras maxi ya me había sacado la bombachita y me chupaba la conchita (yo estaba en cuatro en el sillón).

Se la sigo chupando hasta que Maxi me empieza a coger de nuevo, que placer sentir esa enorme pija en mi conchita y tener otra en la boca, me sigue cogiendo pero yo acabé enseguida y me siento sobre la pija de su amigo (en el mismo sillón que ayer me había clavado la de maxi), y empiezo a saltar sobre su pija, mientras Maxi me acaricia las tetas, me las amasa, me las aprieta con fuerza, y sintiendo como sus mano acarician todo mi cuerpo, acabe de nuevo ¡y su amigo también!

Me doy vuelta para sentarme en el sillón y tenía ya la pija de maxi en la boca, se la chupe hasta que me llenó la boquita de esa leche calentita.

La calentura por un momento se había pasado, me pongo la camisa, los chicos los bóxer y nos quedamos tomando café en el sillón un rato, hasta que yo, como siempre, por boluda, puta y jodona, les digo “ a ver ¿cómo andan esas pijas??” y se las toco y se les empiezan a parar, no pude resistir la tentación les metí la mano por debajo de los bóxer y ya tenía las pijas en la mano bastante paradas y maxi besándome y diciéndome que era una putita ¡hermosa!

Maxi se acuesta en el sillón, me pongo arriba de él, empiezo a cabalgar sobre su pija, pero él me agarra y me hace poner sobre su cuerpo, dejando mi culito a la vista de su amigo, ¿me explico?, siento que su amigo empieza a jugar con mi cola, me la empieza a besar poner la lengua los dedos y SU PIJA, otra vez me estaban cogiendo dos a la vez, ¡pero mi cola no daba más!, Maxi se había encargado de ¡destruirla!, así estuvieron un rato hasta que acabe a los gritos como ¡la más puta de todas las putas!, ¡ya no quería que me cogieran más!, (la noche anterior Maxi me había destruido con esa enorme pija) me senté en el sillón y se las empecé a chupar, hasta que me llenaron la carita de leche.

Nos quedamos un rato más y me trajo a casa.

  • (9)
  • Compartir en redes