Nuestra amiga argentina y una de sus amiguitas

  • 2
  • 7.601
  • 8,77 (13 Val.)
La esperé solo con un vestido cortito, nada más, abajo no tenía nada. Toca el timbre y le abre la chica que trabaja en casa y le dice que yo estaba arriba en mi dormitorio. Ni bien entra, cierro la puerta y me come la boca, con esos besos de solo lengua que nosotras nos damos

Estaba aburrida y la llame a Lu para que venga un rato a mi casa nueva, no teníamos mucho tiempo, mis padres llegarían más tarde. Obviamente Lu, sabe cuando le digo que venga a casa para que es, ya nos conocemos.

La esperé solo con un vestido cortito, nada más, abajo no tenía nada. Toca el timbre y le abre la chica que trabaja en casa y le dice que yo estaba arriba en mi dormitorio. Ni bien entra cerré la puerta y me come la boca, con esos besos de solo lengua que nosotras nos damos, me sigue besando, me pasa la mano por debajo del vestido y cuando se da cuenta que no tengo nada, me besa más fuerte todavía y empieza a acariciarme la cola y a meterme un dedo, ya estaba mojada, ¡muy caliente!, me saca despacio, como siempre hace ella, muy despacio el vestido, y me deja desnuda, ella estaba todavía vestida.

Eso me hace calentar mucho, me siento indefensa, sumisa, entregada, me acuesta en la cama y me empieza a besar hasta llegar a mi conchita en la que se queda un rato besando, me la muerde, yo me acaricio mis tetas y empujo su cabeza cada vez más a mi conchita, me pone un dedo, dos, ya mis piernas no se quedaban quietas y mis gemidos demostraban que me gustaba mucho lo que hacía.

Sigue haciendo lo mismo, todo ese hermoso pelo rubio casi amarillo, me acariciaban las piernas, eso me calienta mucho, hasta que me roba mi primer orgasmo, y como siempre quedo más caliente, le saco la ropa a ella, nos tiramos en la cama de nuevo, besándonos, entrecruzándonos las piernas, y tocándonos, terminamos en un 69, yo en cuatro arriba de ella, así un rato, como me gusta con la suavidad que me besa la conchita, me la muerde, me mete un dedo, dos en la cola, y yo también me comía esa hermosa conchita que tiene toda depilada, le metía la lengua bien adentro, hasta que acabamos las dos juntas.

Lu me pide que me acueste y saca su consolador, yo ya no hacía nada, estaba entregada a ella, y otra vez me la empieza a chupar, y me mete el consolador, me lo saca, me lo mete, juega con mi concha, y me mira. A ella le encanta hacerme acabar, ver como gozo, como pierdo el control y dejo que me haga lo que quiera. Yo también la miro, me calienta mucho que nos miremos mientras hace conmigo lo que quiere, y me acaricia todo el cuerpo, hasta que termine esta vez sí, gritando y temblando en el mejor orgasmo de toda la tarde.

Ya había pasado bastante tiempo y no quería que mis padres me encontraran con ella, así que me vestí y se fue.

No sé, quería contarlo, fue solo una hora que estuvimos juntas, pero me gustó, tuve un fin de semana con mucha pija y quería un poquito de conchita jeje

  • (13)
  • Compartir en redes