INICIO » Tríos

Nuestra amiga argentina, Máximo y una amiga

  • 7
  • 6.553
  • 9,33 (9 Val.)
  • 0

Iba a ser un sábado tranquilo, salida con mi novio y lo de siempre, coger. La verdad que no me quejo, me coge bien, me hace gozar, pero tenía ganas de algo distinto.

Hace unos días, lo cague a mi novio, (le dije que me iba a estudiar a la casa de una compañera de la facultad, y que me quedaba a dormir ahí) pera la verdad es llamé a uno de “mis amiguitos” (Máximo) que lo conozco desde hace mucho, para ver como andaba; obvio excusa para que me terminara diciendo de ir a su casa”, cosa que fue así, y terminamos pasando la noche juntos. Máximo tiene una pija que sale de lo normal, cosa que me pone loca, por eso a veces lo llamo, aunque quede como una regalada.

Fue una noche a puro sexo y hablando de sexo, la conversación en algún momento Máximo la llevo para el lado del lesbianismo, y le termine contando que alguna vez me acosté con alguna amiga y me gustó.

Máximo, no desaprovecho la oportunidad para decirme que tiene una “amiga” con la que también tiene intimidad (una buena manera de decirme que es otra trolita como yo), que siempre tuvo la fantasía de estar con una mujer, pero que nunca se le dio.

Como ya me veía lo que venía, antes que siga le digo, que se olvide, que no me cuente para eso, la verdad es que se lo dije en serio, mucho no me interesaba, si me proponía algo, yo ya tengo con quien satisfacer mi parte lésbica.

Pero como si nada, me siguió hablando de ella, dijo que tiene 25 años, rubia, pelo largo, flaquita como yo, pero con más tetas jeje, y yo como si nada, hasta me mostró una foto de ella, pero la cosa quedó ahí.

Ayer a la noche, todavía no había arreglado nada firme con mi novio y Máximo me manda un whatsapp, que fue así:

Maxi: Hola caro, estoy con Maru.

Yo; quien es Maru?

Maxi: mi amiga de la que te hable el otro día.

Yo: y???

Maxi: te acordás lo que te conté de ella??? la fantasía que quería cumplir y nunca se animó, y tampoco se le dio.

Yo: si, me acuerdo nene, pero ¿y?

Maxi, nada, ya estuvimos cogiendo a la tarde, le hable de vos, y nos parece copada la idea que te vengas, y si da para algo, vemos.

(Hago un paréntesis; mi primera reacción, fue putearlo, porque no le dije que le hablara de mi a alguien con quien estuvo cogiendo a la tarde y me lo diga como si nada, pero sería muy largo escribir todo, hasta que empezamos hablar bien de nuevo, a mi me manejan, lo sé, pero bueno soy así, y seguimos hablando.)

Maxi: no seas boluda, venite!!!! Está todo bien, Maru, quiere conocerte, pero si no hay onda, no pasa nada!!!

Yo: pero ella quiere que yo vaya???

(¿Ven?, siempre empiezo a aflojar.)

Maxi; si, boluda, dale, tomamos algo y vemos, no perdes nada.

Yo: si, le tengo que mentir a mi novio.

Maxi: no me jodas Caro, lo cagaste mil veces!!!

(La verdad tenía razón, y ya empezaba a sentir esa adrenalina, que me da cuando no sé qué va a pasar, ¡y me calienta mucho!, pensaba, a lo mejor voy al pedo porque es una boluda y no pasa nada, y por otro lado también pensaba, que podía pasar algo, y las dos íbamos a ser las putitas de él, pero yo a ella no la conocía y eso me daba cosa, en definitiva, no sabía que hacer, pero como siempre la adrenalina y la curiosidad me gano.)

Yo: Ok, dame un rato y voy.

Ahora, que le decía a mi novio, ¡porque boludo no es!, ¡y ya me va a mandar a la mierda!, nada, le dije que me avisaron que era el cumpleaños de una chica de la facultad y salíamos chicas solas a tomar algo, la verdad no me creyó mucho, pero no viene al caso contarlo ahora, hasta que me sirva sigo usando mi misma estrategia con él, ¡y hasta ahora me dio buen resultado!, nosotras sabemos como calmar a un novio, ¿o no?

Llego a lo de Máximo, la verdad, nerviosa, pero con esos nervios que me gustan, que me excitan de no saber qué es lo que va a pasar. Me la presenta a Maru, un momento medio raro, hasta incómodo, porque pensaba “terminaremos cogiendo hoy” y más que no me había mentido era tal cual me dijo y muy linda.

Máximo, que no es ningún boludo, me conoce y por lo que vi también a ella, manejo bien la situación, estuvimos tomando shampu por más de una hora, mientras nos conocíamos y hablamos boludeces y cosas en doble sentido, y sentí que Maru estaba ”demasiado cómoda” y media jugada (me doy cuenta de esas cosas) y yo con ganas de que Máximo nos cogiera a las dos, mientras estábamos juntas, pero sabía, que como me dijo que nunca había estado con una mujer, no iba a tomar la iniciativa.

Me anime hacer algo, y por el efecto de lo que había tomado, en un momento, Máximo, se va a la cocina, la agarro a Maru, sin decirle nada, le pongo mis manos sobre su cara y le doy un pico, dos tres, le meto la lengua, me responde poniéndome la lengua a mí, y solo nos empezamos a besar con nuestras lenguas ya a acariciarnos, nos empezamos a tocar las piernas (obvio sobre los jeans porque hacía frio) pero lo suficiente para empezar a sentirnos y saber hasta dónde queríamos llegar, y me gusto besarla y ella a mí, lo sentí, no se resistía a nada y me acariciaba, tanto como yo a ella.

Llega Máximo, y nos empezamos a besar los tres juntos, la calentura, hizo que el frío se pasara, Máximo, le empieza a desabrochar el jean a Maru, hasta que se lo saca, junto con la bombacha, entre los dos le empezamos, casi sin que pudiera decir nada a chupar la conchita y ella a gemir, y sola se sacó el resto de la ropa, ya estaba desnudita, y así seguimos y yo, a pesar de que me gusta que me saquen la ropa esta vez, me la tuve que sacar solita, mientras Máximo, se bajaba los pantalones y dejo esa hermosa pija a la vista de las dos, que nos abalanzamos a chupársela y ahí, si se la chupábamos y nos besábamos, yo le tocaba esas tetas que tenía, ella no, estaba quieta, así seguimos un rato.

Después le agarre las manos a Maru y se las hice poner sobre mis tetas (era la primera vez que ella tocaba una), y no solo me las toco, me las beso, me las acarició, me las comió, y Máximo, le acariciaba bien su conchita, era cierto, se moría de ganas ¡por estar con una mujer! Gozaba como una guacha, hasta que Máximo, la acomoda y se la empieza a coger y ahí cambiamos, mientras se la cogía yo la acariciaba, y de esto me acuerdo bien, le pasaba mis manos, por todo su cuerpo, sus piernas, su panza, sus tetas y como podíamos nos besábamos, pero sus gemidos ya eran muy fuertes (me calienta hacer bi a las mujeres, porque yo lo soy, y quiero que también lo disfruten), así que me encargue de que se volviera re loca, hasta que empezó a acabar, pero lo hizo como una perra, no paraba de gritar, mientras yo no paraba de hacerle sentir mis manos, mi boca en su cuerpo y Máximo su pija en su concha, no se… pero tuvo un orgasmo que no terminaba, ¡diría que fueron dos juntos!

Yo estaba re caliente, con ganas de pija, Máximo termina con ella y viene conmigo, se sienta en el sillón, me pongo arriba de él, me calvo su pija y empiezo a saltar sobre ella, le digo a Maru que venga, me da unos besos, le pido que me toque siii, que me toque, no hay cosa que me guste más que cuando me cogen una mujer me toque, y así lo hizo, me empezó a besar las tetas, me tocaba por todos lados, sentía sus manos en mi cuerpo mientras saltaba sobre la pija de Máximo, hasta que me toco acabar a mi, y también acabé como una puta, ¡a los gritos!

Máximo, se para delante nuestro (él no había acabado) y solitas se la empezamos a chupar entre las dos, yo se la chupaba, Maru le comía los huevos, hasta que nos llenó a las dos la boca y la cara de leche, la quise besar a Maru con la boca llena de leche, pero no quiso, ya va a querer…

Yo hubiera seguido, pero Maru se empezó a vestir y a mí no me quedo otra, habrán sido dos horas de sexo a morir, no estuvo mal, pero me hubiera gustado más, ¡ya se va a dar!

(9,33)