INICIO » Amor Filial

Noche de incesto con mi hermana

  • 8
  • 30.440
  • 9,49 (55 Val.)
  • 0

Esto me paso ya hace más de dos años, un día de trabajo entre mis compañeros quedaron en ir a divertirse un fin de semana a una disco para botar el estrés que genera la chamba; yo en particular no soy mucho de ir a discos ya que gracias a mis 2 pies izquierdos no se bailar, para colmo mi esposa estaba de viaje en Trujillo en un evento familiar al que no pude asistir gracias a mi sacrificado trabajo, y no tenía con quien ir...

Esa misma noche en la que se quedó, me anime a ir, eran como las 11 de la noche y trate de ubicar algunas amigas para que me acompañen al tono pero no ubique a nadie, cuando ya estaba desanimándome me llama mi mama para saludarme y saber cómo estaba, ya que hace días no sabía nada de mi. Le comente que me iba a quedar encerrado otro fin de semana viendo tele ya que no tenía con quien ir a la disco, cosas de la vida, mi madre me pidió que invitara a mi hermana ya que a sus 18 años no era mucho de salir ni de ir a fiestas es más, amigos tenia contaditos, a pesar de ser una mujer muy simpática. Bueno al no ver opción la invite a salir.

La recogí una hora después de haberla llamado y vaya sorpresa que me lleve, bajo de las escaleras con un vestido negro muy corto y escotado que mostraba unos senos espectaculares, y el mejor culo que había visto en todo mi vida; tuve que disimular mi sorpresa ya que mi mama estaba a mi lado, nos despedimos de mama y prometí traerla temprano. Salimos de la casa con dirección a dicha fiesta, no sé por qué pero empecé a imaginar cosas con ella; en el trayecto empezamos hablar de todo un poco, de ella, de mama, de mi trabajo, de los estudios, de sus enamorados hasta ahí todo normal.

Llegamos y más de uno se quedó con la boca abierta al verme llegar con ella, mis amigos empezaron a molestarme y a preguntarme quien era esa hembron que me había conseguido. Como joda les dije que era una amiga muy especial, espere que mi hermana me desmintiera y les dijera la verdad pero solo se limitó a sonreír, y me guiño el ojo en señal de complicidad. Comenzamos a beber, a bailar, a pasarla muy bien, tanto que no me percate que ya eran como las 3 de la mañana, Sheila (así se llama mi hermana) estaba un poco pasadita de copas y me dijo que no quería llegar a casa en ese estado ya que mis viejos se podían molestar ya que según ella nunca había tomado tanto como esa noche, entonces llame al fijo de la casa para avisar que llegaríamos un poquito tarde porque según yo, nos fuimos a otro lugar un poco más alejado de donde iríamos al principio ya que no pasaba nada en el tono. Para mi buena suerte mi viejo me aconsejo que si era posible durmiera en la casa de un amigo y que mañana con menos peligro que representa transportarse de noche volviera a casa, solo me pidió que cuidara a mi hermana ya que es la única mujer entre 4 hermanos, se despidió y me dijo que la pasara bien.

Después de colgar el teléfono le comente a mi hermana la charla que sostuve con mi viejo y decidimos seguir tomando, en eso ponen un perreo, y me dijo que si quería bailar, le dije que no, que si quería, sacara a unos de mis amigos que yo no me iba a molestar, que normal, pero me dijo que no, que quería bailar esa canción conmigo, ya que me tenía confianza para bailar ese tipo de canciones porque que mis amigos tenían cara de pervertidos, jajaja (creo que nunca se percató de la mía).

Al comienzo fue un baile con mucho respeto, hasta que una pareja de mi mesa se pone a bailar a mi costado y por ser enamorados tenían mayor confianza de roce y en son de broma empieza a molestar a mi hermana diciéndole que con ese cuerpo podría bailar mejor, que si quería ella le podía dar clases de baile y un montón de indirectas más, ese fue el inicio de todo, de repente empezó a pegarse más a mí, empecé a sentir su rico culo golpear mi pene, me empecé a excitar tanto que ya luego yo mismo trataba disimuladamente de pegarla a mí, empecé a rozar sus muslos con mis manos y poco a poco iba subiendo hasta que ella me dijo sonriendo que no me aprovechara, me hizo recordar que eras hermanos, y que a pesar que estaba disfrutando mucho el baile conmigo, no podía llegar a mas, pero lo que me confundió fue que no se molestó que me lo dijo de una manera tan extraña que me CALENTÓ, que me EXCITO, que me provoco aventarla contra la pared, besarla, morderle sus pechos, levantarla el vestido y penetrarla una y otra vez, hasta que de ella misma me pida que la folle.

Lo único que atine a decir a todo lo que me dijo fue que si me tenía miedo, que si quería nos sentábamos pero sabes, lo que una mujer no resiste es que la reten, y me dijo que no, que mientras bailáramos me permitía hacer lo que sea, y así fue, poco a poco le di uno que otro beso en el cuello, sin separarla de mí, le empecé a besar la oreja y mi hermana se retumbaba contra mí, tenía la verga a mil, estaba follandome a mi hermana en pleno baile, era casi un sexo con ropa. Yo estaba en la gloria. Llegaron las 4 de la mañana y nos empezamos a despedir, el tono había acabado y pensé que mis oportunidades de tener ese rico culo apretándome el pene se habían terminado; pero no fue así. Cerca de la disco había como un hotel y dentro había un bar, le propuse tomarnos unas par de chelas haciendo tiempo que amaneciera porque supuestamente estábamos lejos de casa y no podíamos regresar todavía. Pensé que me iba a decir que no, pero accedió. Llegamos, nos sentamos en la barra, revisamos la carta y pedimos una bebida llamada curiosamente ORGASMO...

Entre un trago y otro me pregunto cómo fue mi primera vez y que como iba la relación con mi esposa en ese aspecto, le dije que era una pena que ella no era muy apasionada en cama y que yo ya la había engañado más de una vez porque a mi si me gustaba el sexo, y empecé a describirle situaciones, las poses más comunes y las que daban más placer, veía la cara de mi hermana llena de excitación, como pidiendo que me folle...

Con el pretexto de que no podía llegar así oliendo alcohol, le propuse ir a una habitación, para descansar un poco, me dijo que normal pero con camas separadas, preguntamos y para mi suerte solo habían camas matrimoniales, le dije que no se preocupara que yo dormiría en un sillón o en suelo, que confiara en mi y subimos al 5 piso, llegamos al cuarto la instale y no sé por qué pero le dije que mejor alquilaba otra habitación porque estaba muy excitado por lo de la disco, por la conversa que tuvimos y que de repente no vaya a cumplir mi promesa y la termine follando.

Me pidió que no me vaya que le daba miedo quedarse sola y que ella no me iba a reclamar nada si es que pasaba algo. Me acerque a ella y la abrace, me pidió que la abrace fuerte, lo más fuerte que pueda, y así lo hice la apreté tanto que sentí su rica concha, tanto que sentí que la penetraba y eso que estaba con ropa, mi pene se estaba por reventar.

Nos miramos y nos fundimos en un beso desesperado, apasionado, con mis manos le levante el vestido y la cargue, ella me empezó a desabotonar la camisa, luego el pantalón, la pegue a la pared y sin dejarnos de besar le puse a un lado su minúsculo calzón y la penetre, una y otra vez, sus gemidos eran placenteros, todavía no podía creer que me estaba cachando a mi propia hermana, era riquísimo, es una sensación indescriptible algo que nunca sentí con ninguna mujer, ni con mi esposa...

Después de unas cuantas embestidas contra la pared, me avente a la cama, era el turno de ella, se colocó encima de mí y empezó a mover sus caderas hacia adelante y hacia atrás, mientras yo mordisqueaba sus senos con una desesperación como si fuera el ultimo polvo de mi vida, le pedí hacer la pose del perrito y me dijo que esa noche era mía, que podía hacer lo que yo quisiera que ella era mi puta y que estaba dispuesta a todo, me acuerdo que hicimos el amor hasta las 8 de la mañana, un polvo tras otro, les juro que nunca voy a olvidar esa noche, porque fue la mejor noche de mi vida...

Después de esa noche nunca más se habló del tema, nunca más se repitió, dentro de poco mi hermana se va a casar y estoy pensando en seducirla otra vez, solo una noche más, una y nada más.

(9,49)