El jueguito con Tony

  • 10
  • 7.271
  • 9,71 (17 Val.)
Él era intocable, no podía estar con él, menos me imaginé acabar y haberlo abordado así, primo de Valeria, apenas mayor de edad, virgen, ¿qué más podría pedir?

En este relato les cuento lo acaecido conmigo durante una larga semana en la cual me quedé en la casa de Valeria mientras se realizaban obras de refacción en mi departamento, en realidad, en todo el edificio.

Resulta que Vale tiene viviendo con ella a su primo Toni, que acaba de cumplir 18 años y vino para estudiar una carrera universitaria, yo le conozco desde que era una criatura, siempre callado e introvertido.

Mi horario con el de Valeria no coincide, ella llega a su casa 3 horas después que llego yo, trabajo hasta las 17 horas en tanto ella llega a la casa como pasado las 20 horas, Toni va por la mañana a la facultad y el resto del día está solo en la casa, eso de seguro le da tiempo para pensar mil cosas (lo digo así, por lo que les contaré).

En una de las veces que fui llegando, luego del trabajo, entré a la casa y cuando pasaba por la puerta del cuarto de Toni, lo vi masturbándose con muchas ganas, estaba tan concentrado el pobre, que ni cuenta se ha dado de qué había llegado, quedé a mirarlo hasta que eyaculó... rica imagen la que estaban viendo mis ojos, casi sin querer me estaba mojando a mares, pasé a la habitación donde duermo y comencé a desvestirme para poder pegarme una ducha, mi ropa interior estaba súper húmeda, pensé mucho en lo que había presenciado, pero lo sacaba de la cabeza porque es el primo mimado de Valeria, era intocable para mí, encima que es mucho menor (aunque su miembro es de mi calce, buena envergadura, largo y ancho recomendable para mí... jejeje).

Ese día concluyó todo normal, como me visto con prendas cortas, no podía evitar sentir que a Toni se le escapaba la mirada por mis partes y mis pechos, eso me daba la pauta que era yo la causante de su calentura.

Al día siguiente, como todos los días, llegué a la misma hora, entre despacito está vez, para poder pillarlo infraganti de vuelta y logré agarrarlo con el pene en las manos (por lo que veo, al parecer se la pasaba masturbándose el nene), se tapó como pudo y su rostro quedó blanco, "no te hagas problemas, eso es normal y mucho más a tu edad" le dije, y pasé de largo a desvestirme y ducharme, ya en la ducha me masturbé pensando en su pene.

Así fueron pasando los días, lo pillaba mirando mis nalgas, estaba caliente por mí, lo sabía perfectamente, me vestía con prendas cortas para tentar su deseo, me agachaba al buscar mis cosas con poses sexys, quería que me desee y me daba morbo saber que se masturbaba pensando en mi cuerpo.

Una noche, Valeria aún no llegaba, estábamos sentados en la sala, entre charla le pregunté a Tono si ya había tenido sexo con alguna mujer, "soy virgen" contestó, no sé porqué esa respuesta suya hizo que me atreva a acercarme más, aparte de prohibido, ser mucho menor que yo, quería que perdiera su virginidad conmigo, me senté más cerca de él, pude notar que se estaba poniendo algo incómodo, "tranquilo, no te haré nada" le dije sonriendo, se relajó un poco más y cuando estábamos a punto de besarnos, escucho que Valeria viene llegando, me senté más alejada de Toni y actué normal, apenas pude, le pedí que no le cuente nada a nadie, "mañana continuamos" le dije, me sonrió con gusto.

Al día siguiente no podía sacarme de la cabeza que tenía la posibilidad de coger con un virgen, mi idea era ir avanzando cada día, empezar con besos, caricias y si se daba terminar en la cama (primero debía cerciorarme que Toni no se enamore de mí y piense solo en sexo conmigo, para evitar situaciones incómodas), tenía planeado por día lo que iba a "enseñarle" a Toni, me mojaba mucho pensando en eso, me desconcentraba en el trabajo, tenía grabado en la mente su grueso pene.

Al salir ese día, mi jefe, que siempre me da mi dosis de esperma, (es el único con quien ya no me protejo), me estaba esperando en el estacionamiento para salir a "dar un paseo" como me decía cada vez que quería llevarme a un motel, le dije que nos apuremos, que tenía cosas que hacer, llegamos al motel y comenzamos a coger, me senté su pija moviéndome como loca para hacerlo terminar más rápido, me era urgente llegar a lo de Valeria para empezar mi sesión con Toni, sentí que mi jefe se corría dentro de mí, apenas terminó, salté de encima de él, me duché y le apuré a que me acerque al estacionamiento de nuevo para recoger mi vehículo, como alma que lleva el diablo llegué hasta la casa, eran ya cerca de las 19:30 horas, Toni me estaba esperando sentado en la sala, me arrimé a él y comenzamos a besarnos, no pasó de eso, nos besamos como media hora, le pedía mientras nos besábamos que no se enamore de mí, "hoy llegué tarde porque fui a tener relaciones con alguien", le dije para que vaya haciéndose la idea de que no soy ni seré su novia y para que ya se acostumbre y no pretenda tomarme como suya, "en serio??", me preguntó, "si mi amor" le contesté entre sus labios, "quédate tranquilo, vos relajate nomás y disfrutame" le dije, en eso escuchamos que Vale viene llegando y actuamos de vuelta como que no pasaba nada, nos estábamos volviendo expertos en fingir, jajajaja!, (él sabía que si no actuaba, no tendría mis besos al otro día).

Al día siguiente, misma rutina la mía en la oficina, estaba más tranquila y segura de que Toni me seguiría el juego, no diría nada y que no se pegaría sentimentalmente a mí, mi jefe con una cara de contento todo el día, claro, me había penetrado rico el día anterior, le encanta terminar adentro mío, por ser él y conocerlo bien, no tengo dramas, aparte del buen sexo, me gusta tener semen en la vagina, me excita más, es como saber que has satisfecho ese pene que te entra.

Ya por la tarde, salí del trabajo y llegué a la casa, Toni estaba esperando como siempre, entré, lo besé, le agarré de la mano y lo llevé al cuarto, le dije que se siente en la cama, se ponga cómodo y me mire, empecé a desvestirme frente a él, quedé totalmente desnuda y entré a ducharme, podía ver en sus ojos ese deseo que me tenía, "hermoso cuerpo tenés" atinó a decirme, solo sonreí, al salir de la ducha, me vestí de vuelta y lo saqué a la sala, aún no era el momento de pasar al otro nivel, entonces me acosté sobre él en el sofá y comenzamos a besarnos, le agarraba las manos y se las ponía sobre mis nalgas y mis pechos, "no tengas vergüenza, apretame como quieras" le dije, fui bajándole el pantaloncito, me posicioné sobre su pija que estaba súper dura y tiene una inclinación que no había visto antes hacía la izquierda (recto en la base con inclinación a la izquierda), y fui metiéndomela en la boca, le chupaba los huevos y le masturbaba mientras la introducía profundo hasta mi garganta, podía sentir que estaba disfrutando al máximo, "me gusta" me decía con cada bocanada que le daba, "estoy por acabar" me dijo, "termina" le dije y le chupé más rápido hasta que se vino en mi boca, me levanté y fui al baño a escupir su esperma, me llenó la boca, cargadísimo estaba el nene, con eso nos dejamos en ese día, si bien ya quería montármelo, me controlé, ya era seguro que terminaríamos en la cama, me gustaba el jueguito que teníamos.

Un rato después, Valeria me llama al celular, me dice que tenía una cita con posible "actividad" (como decíamos para evitar la palabra sexo entre nosotras) y que necesitaría que lleve a cualquier lugar a Toni para que ella tenga privacidad con el hombre de turno, le dije que no había ningún problema, "lo llevaré a tomar helado" le dije.

Le avisé a Toni que saldríamos por la noche a recorrer la ciudad y que se prepare, ya en la noche, Valeria fue llegando con su cita, un hombre de color, enorme el muchacho, antes de salir le dije a Vale "cuidado no te rompa la vagina este negro" y me reí con gusto.

Salimos, Toni subió al auto y le dije que iríamos a un lugar tranquilo, me sonrió, ya sabía a qué me refería, fuimos a un motel, ya adentro empezamos a besarnos y desvestirnos, guiaba sus manos por mis pechos y le pedí que meta sus dedos en mi vagina, "esta mojada" me decía, mis suspiros fueron ganando fuerzas mientras apretaba y tocaba mis partes, me recosté en la cama y le pedí que me chupe la vagina, tenía muchas ganas de sentir sus labios entre mis piernas, al principio medio que no quería, luego empecé a guiarlo y hacerle lamer mi clítoris, "no tengas miedo ni asco, estoy limpia", "meteme tus dedos mientras me lames" le decía suspirando, todo lo hacía al pie de la letra, me gustaba dominarlo.

Lo levanté y nos besamos como locos, separaba mis piernas para que pueda acomodarse, mientras nos estábamos besando agarré su pene y lo iba introduciendo en mi vagina, cuando ya me había penetrado totalmente, empezó con unos bombeos locos, lo abracé fuerte y le dije que no se apure, que disfrute y haga disfrutar a la mujer, lo volteé boca arriba y cogimos suave, sin apuros, montándolo en un vaivén de gemidos, había entendido mi mensaje, estaba ya tranquilo, me pongo de perrito y me coge rico agarrándome con fuerza la cintura mientras me penetra, Toni se ha convertido en uno de los muchos hombres que se alojaron profundo en mi cueva y de los pocos que me lo hacen sin protección, me coloco boca arriba y lo recibo entre mis piernas, abriéndome para poder sentirlo bien, nos besábamos rico y sentí como iba eyaculándome adentro, "y si te embaraza?" me preguntó, "si por cada vez que me cogen me embarazo, ya tendría un pelotón de hijos" le contesté mientras nos seguíamos besando y no acabó todo ahí, no tardó en volver a tener erección, es joven, imagínense.

Volvimos a besarnos y acariciar todo el cuerpo, me apretaba ya rico, como me gusta, bajé hasta su pene y se la chupé, mientras iba metiéndome los dedos en el culo para dilatarlo, quería darle la sesión completa, él me observaba y lo miraba mientras le pasaba lengua, subí sobre él y acomodé su miembro por la entrada de mi ano y me sentaba lentamente hasta meterlo todo, me puse de nuevo en posición perrito (en mi caso perrita) y lo metí hasta el fondo, en cada estocada gemía más fuerte, sentí que se vendría y me salí, le tomé el pene y empecé a chupárselo hasta que eyaculó, le abrí mi boca para mostrarle el semen y me lo tragué.

Estuvimos más de 4 horas en el motel, me sentí a pleno al saber que había "ayudado" a Toni con su calentura y más me calentaba el que haya perdido la virginidad conmigo, le pedí hasta el cansancio que no diga nada para poder repetirlo, sé que no es normal la manera en que hago ciertas cosas, pero vaya que lo disfruto.

Añadiré a Toni como la segunda persona que puede estar conmigo y eyacularme la vagina, estoy segura de él, total, me gusto el sexo con una persona 10 años menor, anoto eso para mi prontuario sexual, ya he estado con todas las edades, quien sabe, hay cosas que aún no he hecho y que no sé si lo haría, cuando llegue el momento lo sabré, mientras, Toni se comporta súper cauto y bien mesurado, eso me gusta, hacerlo sin que nadie se entere.

  • (17)
  • Compartir en redes