Chamaco mano larga

  • 2
  • 7.313
  • 8,77 (22 Val.)
Cada vez que voy al tianguis siempre me espera una manoseada y follada con el joven vendedor de ropa

Hola soy una mujer de 44 años casada y con 2 hijas pero de vez en cuando tengo mis encuentros con mi vendedor de ropa.

Hace 1 año que conocí a Javier un joven vendedor que me sigue vendiendo ropa mi marido le da flojera acompañarme a las compras por eso decidí ir sola.

Le compré unos pantalones muy ajustados y me comía con la mirada lo sorprendí varias veces mirándome pero nunca le dije nada mi cuerpo temblaba de la emoción cuando él me miraba siempre mirando mis nalgas y ajustadas marcándose mi tanga siempre se tocaba su polla pensé éste chico me desea así que decidí jugar con él.

Cada vez que iba siempre usaba pantalones transparentes para ver sus erecciones amaba ver su polla creciendo así que le tomé un pantalón blanco y le dije “crees que entre mi culo en estos pantalones?”, me miró y tartamudo me dijo “claro que si te ayudó”.

Fui con él a su local y bajo la cortina prendió la luz y le dije “ahora si fóllame a tu antojo”, inmediatamente bajo mi pantalón vio mi tanga roja y empezó a meter su lengua dentro de mi culo así estuvo 39 minutos, ya estando mojada saque su polla y era grande media 4" de larga rápido la chupe y con saliva era más delicioso seguía con más rapidez y sentía que su erección no terminaba.

Rápido me puse de perrita y me lo metió de golpe dios que enorme polla comía mi vientre bombeaba despacio y rápido yo como perra pedía más y lo mire por el espejo viendo como me cogia a su edad pero folla delicioso estuve más de 1 hora sin parar de follar me dijo “te llenare de leche todo tu culo” sólo mire atrás y moví la cabeza diciendo que sí.

En una sola metida me llenó mi culo de leche yo no podía ni gritar por los orgasmos estuve así por 10 minutos después me limpie y chupe su polla para que estuviera muy limpia lo bese y me besó como desesperado pensando que ya no me follaría otra vez solo le avise que lo volveríamos hacer cada vez que viniera al tianguis salimos de su local volveríamos al tianguis y regrese a mi casa como si nada mi marido aún no llegaba me bañé rápido para ocultar la hermosa follada de mi adorado vendedor me cambie de ropa llegó mi marido y me vio con ropa nueva y me mencionó donde la había comprado solamente le sonreí y le dije tengo a un gran proveedor de ropa muy maravilloso.

A estas alturas sigo visitando el tianguis y no sólo para comprar pantalones si no para ser follada por el joven vendedor y su enorme polla mi marido aún no se explica de donde tengo tantos pantalones.

Si te gustó mi relato déjame un SMS y te contestaré rápido, los amo.

Atte. La madura come pollas maduras y jóvenes

  • (22)
  • Compartir en redes