INICIO » Gays

Agorafilia

  • 8
  • 3.886
  • 8,40 (5 Val.)
  • 0

Daisuke silenció a Ken bruscamente mientras su pie colgaba de su ventana, tocando suavemente el borde del techo debajo. Con una mano agarrando el teléfono y la otra en equilibrio, lentamente se dirigió al techo desde la ventana del segundo piso.

—No me hagas callar —Se molestó Ken demasiado

—Todos mis vecinos todavía están despiertos a esta hora de la noche, me van a atrapar, voy a ir a la cárcel y tú vendrás conmigo —Contestó traviesamente

—Tendrás que estar tranquilo, ¿no?

—... Supongo… pero es que esto es demasiado excitante

Estaba en un aprieto. Hace unas horas estaba hablando por teléfono con Ken, contándole sobre su día y haciendo interminables preguntas solo para seguir escuchando la voz de su novio al otro lado de la línea, y al siguiente estaba ahora en una llamada de cámara con él haciendo una lista mas de travesuras, la razón era la extrañana parafilia que se le había venido a la cabeza, sexo virtual en la calle, los dos se atrevían a dar ese paso en su vida sexual tan activa.

Una vez que sus pies se encontraron en su techo, se levantó por la ventana. Pasó su cámara de la lente frontal a la lente que estaba frente a él, mostrando a Ken su entorno. Su vientre se hundió en su estómago cuando observó las luces del porche aún encendidas, las luces de las calles brillando, el sol aún iluminaba el cielo mientras se ponía... apenas había personas.

—Esto es tan putamente caliente...

Daisuke miró la cara de Ken en la pequeña pantalla de la cámara con una expresión desconcertada.

—Bueno. Estoy aqui afuera ¿Ahora que?

—Siéntate donde tu tonto culo no se caiga —. Dijo entre excitado e intentando ser gracioso

— Será mejor que seas bueno conmigo, o puedo volver adentro.

— Sabes lo que pasará si lo haces. Actúas como si tuvieras una elección.

Ken frunció el ceño en broma y una sonrisa juguetona adornó sus rasgos, incluso si Daisuke no podía ver su rostro en ese momento. Le encantaba que le dijeran qué hacer, le encantaba que le empujaran sus límites. Funcionó, porque aprendió a empujarlos.

—Sube a tu techo y haz que te corres por mí

—¿Puedes repetir?

—Te corres en tu techo o no te corres en absoluto durante dos semanas. ¿Como suena eso?

Había que reconocerlo, su rostro se calentó al pensar en las órdenes de su novio. Él no lo tendría de otra manera.

Con cuidado, agarró una mano a un lado de la casa y se deslizó hacia abajo, sentándose con las rodillas dobladas contra la casa.

Ajustó su cámara para apuntar hacia afuera mientras salía a su pequeño balcón conectado a su apartamento. Podía ver las ventanas iluminadas desde otros edificios, podía escuchar una pequeña conversación entre algunas personas que se desarrollaban debajo de él, ignorantes de la situación en el balcón del segundo piso, encima de ellos. Una luz de posta no solo iluminaba la acera de abajo, sino también el balcón. El riesgo de ser atrapado acariciándose a sí mismo lo calentó, endureció su pene como una roca.

—Daisuke, es mejor que empieces a tocarte ahora porque no sé cuánto duraré.

Este miró a su alrededor una vez más y agradeció a los cielos que su vecindario estaba muy arbolado con grandes árboles. Comenzó a desatarse el cordón de sus pantalones de chándal sueltos y se los deslizó por los muslos con una mano. Palmeó su media dura erección. Tal vez necesitaba meterse un poco más en esto.

—¿Por qué te gusta tanto esto? —Preguntó para realizar una pequeña estimulación

—Me gusta porque eres tú quien lo hace —Contestó Ken serenamente a pesar de saber la locura que estaba haciendo.

—No tiene sentido.

—La idea de que hay un riesgo de ser atrapado cuando lo hago es suficiente para que me lleve al límite. La idea de que existe el riesgo de que te atrapen porque quieres hacerlo por mí es aún mejor. Puedo escuchar tu respiración acelerada, apuesto a que tu corazón está latiendo fuera de tu pecho, apuesto a que tu estómago está dando vueltas. Tú también lo puedes sentir.

A Daisuke le horrorizaba la razón por la que su novio estaba en lo correcto cuando se detuvo en sí mismo para darse cuenta de lo que estaba haciendo su cuerpo. Podía ver su golpe físico en el pecho si se mantenía quieto, podía sentir la adrenalina correr por sus venas y acumularse en su ingle. Su rostro se calentó mientras se veía crecer con fuerza y jadeaba.

—Déjame ver, por favor

Daisuke obedeció a Ken sin falta e inclinó su cámara para que su novio pudiera ver lo que le estaba haciendo. Comenzó a acariciarse lánguidamente mientras un resoplido escapaba de sus labios. La cámara captó el fondo de las ventanas iluminadas en la distancia.

Ken soltó un zumbido de placer cuando vio que la adrenalina estaba usando a Daisuke de la misma manera que lo llevaba y no pudo evitar sacar su propia erección. La brisa fresca lo golpeó de la manera correcta cuando comenzó a acariciarse para igualar el ritmo de él

Las orejas de Daisuke se alzaron al oír que las puertas delanteras se abrían y cerraban, los autos comenzaban o se detenían en sus respectivas calzadas. Comenzó a darse cuenta de que no le importaría aunque lo atraparan, siempre y cuando supieran que pertenecía a Ken

Aceleró el paso y pasó el pulgar por la cabeza del miembro que ya "lloraba". Su cabeza golpeó la pared detrás de él con un golpe suave y dejó escapar un grito ahogado que era un poco demasiado fuerte para ser considerado apropiado en público.

Ken sonrió ante sus propias palabras.

—Shh... Usa tu voz interior, amor

—¡Cállate, imbécil!

—Dejame ver tu cara.

Giró su cámara, deslizó un dedo y pulsó el pequeño icono varias veces. Vio su rostro iluminado apenas a la puesta del sol del otoño y miró hacia otro lado rápidamente, demasiado avergonzado como para reconocer siquiera lo caliente que se sentía en el momento.

Ken también volteó su cámara a su cara una vez más, sus labios se movieron en las esquinas cuando vio exactamente lo destrozado que estaba su chico. Labio inferior mordido, dificultad para respirar, pupilas dilatadas. Todo para él y nadie más, a pesar de que ambos estaban rodeados de personas.

Se mordió el labio para silenciarse cuando su ritmo se aceleró, imaginando a Daisuke arrodillado frente a él en el balcón. Quizás la próxima vez.

—Amor, ya viene...

Apenas logró estrangular las palabras de sí mismo sin gemir lo suficientemente fuerte como para que todo el complejo escuchara.

—Yo también... Oh Dios...

Las palabras de Daisuke fueron susurros y entrecortados, y él contuvo un grito cuando la banda dentro de él se apretó de manera insoportable. Su Ken parecía que estaba en la misma forma, comenzó a temblar mientras aceleraba el ritmo de sus caricias sin piedad, sus caderas rodaban ligeramente con los movimientos y hacían un pequeño alboroto en la superficie del techo, rápidamente encendió su cámara para enfocarse en su mano difuminada sobre su polla.

Ken estaba cerca. Tan cerca que tuvo que apartar su mano de su polla por completo mientras escuchaba cualquier señal de que sus vecinos habían escuchado algo. El sonido de Daisuke gimiendo al otro lado de la llamada hizo que su mano volviera a la base de su palpitante polla.

—K... Ken... me estoy acercando

Quería gritarlo desde los tejados. Quería gemir el nombre de su amor en el horizonte. Solo un doloroso susurro salió en su lugar.

La explosión irrumpió en Daisuke casi dolorosamente y apartó la mano de su polla para morder sus nudillos. Se negó a dejar pasar ningún sonido a través de sus labios cuando llegó al clímax, sin necesitar más la fricción de su mano.

Ken observó a Daisuke lanzarse al aire vacío mientras venían cintas lechosas sin siquiera necesitar moverse a través de él, Daisuke se dio cuenta de la idea de acariciarse con Ken, y eso hizo que este ultimo sacudiera sus caderas de forma errática en su mano. Dejó escapar un violento y estremecedor susurro de una maldición cuando el calor blanco brotó de la punta de su miembro, unas gotas cayeron a través de los barrotes del balcón y aterrizaron en el pavimento debajo.

Ken se apoyó en el bar del balcón con la mano que le arrancó la polla, disfrutando del resplandor de un orgasmo muy poderoso.

Se asomó a la pequeña pantalla brillante en su mano y vio una expresión muy contenta en la cara de su novio y sonrió tranquilizadoramente.

—Definitivamente lo obtendrás la próxima vez que te ponga las manos encima.

Daisuke rió suavemente, los músculos de la cara relajados y sin compromiso.

Ken por su parte escuchó que la suave conversación debajo de él se detenía.

—Oye, ¿el tiempo dijo que iba a llover?

Los ojos traviesos de este se ensancharon mientras reprimía una carcajada mientras se retiraba a su apartamento. Daisuke resopló ruidosamente al ver a su obsceno novio huir de la escena del crimen y sintió calor en la boca de su vientre.

¿Habría una proxima vez para resolver esto? Definitivamente. Sí.

(8,40)