INICIO » Gays

Olores

  • 5
  • 3.644
  • 8,00 (8 Val.)
  • 0

A Ken y a Daisuke les encanta explorar los problemas y preferencias de cada uno en la cama. No les gusta estar atrapados en una sola cosa, incluso si es agradable, y en estos días, debido a que Ken está de nuevo usando la sensual mascarilla debido a su enfermedad temporal que le hace durante unos días perder la habilidad del olfato, su actividad se basa estar en la cama casi todo el día y Daisuke de muy buena gana pasa con él la mayor parte del tiempo, juntos, acostados, teniendo sexo o simplemente disfrutando el uno del otro, estando él demasiado sensible y vulnerable a las caricias es el momento de Daisuke para jugar un poquito mas con las zonas del cuerpo de su chico, hoy tocó algo inusual pero muy erótico para los dos.

En esta ocasión, estaba besando el cuello y los huesos de Ken y este a través de la mascarilla, gemía en baja frecuencia. Daisuke está recorriendo sus manos sobre el pecho, jugando con sus pezones.

A él siempre le encanta la forma en que Ken responde a sus toques y a este le gusta estar en este estado de total dependencia de las manos de del otro y este último sabe que puede jugar con Ken como quiera. se conocen profundamente, hay confianza mutua.

Daisuke está acariciando suavemente los costados de Ken y luego lo agarra por las muñecas y los coloca sobre su cabeza, no reacciona mucho a los movimientos rápidos porque confía en Daisuke, él sabe lo que está haciendo.

Este sonrie a Ken, y él a través de la mascarilla esboza una sonrisa que se puede apreciar y se besan, no importa la barrera de la mascarilla en medio, Ken abre la boca y puede sentir el calor caliente proveniente de la boca ansiosa y traviesa de su chico con sus manos aún sujetas por él, seguidamente una mano es liberada y Daisuke comienza a acariciar la axila derecha de Ken, no lo suficientemente fuerte como para hacerle cosquillas, pero lo suficiente como para enviar destellos de estimulación y placer a su espina dorsal.

Después de unos cuantos movimientos ligeros y lentos, Daisuke presiona la boca contra la axila y luego la lame como si de un perro hambriento por devorar su plato se tratase, sabe que Ken le gusta afeitarse cada parte de su cuerpo, especialmente las axilas, eso lo encuentra muy morboso y muy excitante, ese cuerpo afeminado sin ninguna señal de cuero cabelludo, su bello chico andrógino sabe cuidarse hasta la mas íntima perfección.

Ken jadea por los besos a través de la mascarilla y no puede entender si es extraño o no, su mente llena de excitación no se lo permite, pero se siente muy bien.

-Por favor... -susurra, y Daisuke comienza a soplar aire fresco en la zona húmeda, lo que hizo que Ken gimiera con una única palabra; "Tócame".

No le hace esperar y va por su polla, Ken disfruta el toque y Daisuke continúa lamiendo el área humeda y también sensible debajo del brazo.

- ¿Cómo sabías que se sentiría tan bien? -Preguntó mordisqueando su labio inferior sin que Daisuke lo viese, estaba demasiado ocupado lamiendo esa parte del cuerpo tan inusual.

-Pensé en algo que se sintiera bien para ti y de todas formas quise probar aunque fuera algo que raramente es raro besar

-¿Porqué?

-Simplemente me gusta la forma en que tus axilas... es la parte más masculina de tu cuerpo y es tan sexy... -Explica y seguidamente mete la nariz en ese área y continua explicando.

- Sé que no me vas a creer, pero también huelen bien, especialmente después de hacer ejercicio, y no sudas mucho, pero el olor es tan excitante como cuando pones feromonas cuando sudas y ese olor masculino tuyo contrastado con tu belleza de mujer casi, hace que te esté lamiendo y follando sin parar, eres maravilloso joder.

- Eres raro -Ken sonríe.

Él ríe en complicidad y vuelve a acariciar la polla de Ken lentamente, al mismo ritmo en que se está lamiendo la axila y esto hace que Ken tire del cabello de su chico con su mano libre.

- Oh, Dios mío -no cree que pueda eyacular de esa manera así, pero lo hace. Daisuke se da cuenta de que está tratando de empujar sus caderas hacia su mano así que aumenta la velocidad y Ken gime en voz alta mientras se acerca a la mano chorreosa de su extraño chico

-Tu mano -susurra, aún sin darse cuenta de lo rápido que sucedió.

- ¿Te gustó? -Se arrastra sobre Ken y lo abraza, respirando el olor de su sudor mientras le besa el cuello.

-¿Puedo hacer esto contigo?

¡No! ¡Apesto! no tienes idea de cuánta suerte tienes con tu anosmia.

Ken entrecierra los ojos, un poco molesto.

-Soy el hombre mas afortunado de la tierra, me siento feliz, tienes razón. -Habló a través de una fuerte ironía que hizo reír a Daisuke

-No es como lo quise decir, lo siento -Siguió besando el cuello para liberar aquella pequeña sensación de enfado.

-¿Puedo sacudirtela mientras lames mi otra axila? -Sugirió Ken de pronto

-Sabes que nunca tengo suficiente de tí.

Colaborando juntos, Ken quedó boca arriba y deslizó su brazo para volverlo flexible mientras su mano libre buscaba la polla de Daisuke quien estaba encima de él besando su axila alternando con mordidas y pequeñas lamidas y a su vez, una mano masturbando su dulce miembro viril y la otra estimulando el ano de su novio para una segunda eyaculación que estaba por llegar.

Trabajo en equipo, lo mejor para alcanzar juntos la misma meta.

(8,00)