INICIO » Sexo Anal

Nuestra amiga argentina y el nuevo pendejo (Migui)

  • 5
  • 7.268
  • 9,24 (17 Val.)
  • 0

Desde ese día tanto Valen como Migui, no paraban de mandarme mensajes, pero para cogerme ¡por separados!

Con Valen lo hice, y lo conté.

Pero con Migui, nunca, y no paraba de mandarme whatsapp, como todo pendejo estaba re alzado.

Bueno resulta que anoche (jueves, feriado), ya era eso de la 1 de la mañana (de hoy obvio ya estaba por acostarme) o un poco más y me manda un whatsapp, se lo copio (como siempre los más importante, porque al principio fueron boludeces).

Migui: Y Caro, ya la deje a Valen y la verdad, no tengo sueño, te paso a buscar y vemos de hacer algo.

Yo: Migui, ¿a esta hora?, estoy muerta, aparte no me chamulles, no me vas a llevar a tomar algo y nada más, y la verdad estaba ya a punto de acostarme.

Migui: y si estas cansada, obviamos la primera parte.

Yo; y la segunda ¿cuál sería?

Migui: la que vos quieras hermosa, creo que nos debemos algo, ¿o no?

(Que se yo, la verdad estaba muerta, pero un pendejito así de 18 hermoso, es difícil, por más cansada que este resistirme.)

Yo: que se yo, no sé qué decirte

Migui: hagamos como un juego.

Yo: ¿qué juego?

Migui: te paso a buscar, subis a mi auto y queda en vos, depende como me saludes hablamos solo un rato en el auto o vemos que hacemos.

(El pendejo se moría de ganas por cogerme y a mí la conchita se me estaba empezando a mojar)

Yo: Ok, pero te aclaro, ni me pienso cambiar, salgo así como estoy vestida (estaba con zapatillas, una pollerita de Jean y una remerita, que dejaba ver mi panza).

Migui: ok, mira estoy a diez cuadras de tu casa así que en cinco minutos estoy

Yo: Okis, pero no toques el timbre, mis viejos duermen, mándame un whatsapp.

(Les dejo una nota a mis viejos que me había ido a tomar algo con una amiga que andaba por acá).

Bueno llega, me manda un whatsapp, y yo la verdad, ya estaba decida; si estaba decidida a que me cogiera y (por lo que me había dicho, era la primera vez que la iba a cagar a Valen con otra mujer).

Me subo al auto, y sin decirle nada, le parto la boca, nos matamos besándonos, el aprovecha esa remerita cortita que tenía, y me empieza a meter manos por toda mi espalda, la panza, no me tocaba la concha, porque yo ya estaba arriba de él), pero si las piernas hasta donde pudo.

Migui: bueno Caro, dejamos la primera etapa jeje, ¡dale!

Yo: si hermoso, aparte estoy cansada, estaba a punto ya de acostarme.

Bueno la cosa es que vamos a un telo que queda bastante cerca (uno por Godoy Cruz).

Nada, entramos, en la habitación y como siempre, besos, caricias, sus manos sobre debajo de mi remera (que estaba muy amplia y fácil para que me toquen por donde quieran), me la saca, lo dejo (abajo no tenía corpiño), ya me estaba quedando en bolas.

Me besa las tetas, me las come, mis pezones ya estaban duros, y mi conchita ¡toda mojada!, me agacho en el piso, me pongo de rodillas, y así el parado, le bajo las bermudas y el bóxer se los saco, acariciándole las piernas y si esta vez muy de a poco, como a mí me gusta (y no lo voy a volver a contar ya que siempre es mi técnica y la conté mil veces), se la empiezo a chupar, y cada vez más, hasta que veo que le estaba por ¡explotar!

Le digo que se ponga un forro, me pongo en cuatro, y me empieza a coger, me agarra de la cintura, y me bombea desesperadamente, estaba como loco, yo también, como loca, hasta que terminamos acabando ¡los dos juntos!

Yo la verdad estaba cansada, pero con ganas de algo ¡más!, pasa un rato, le manoteo esa pija hermosa, y ya se paraba, el me mete la mano en la conchita y ya también estaba mojada, así un rato hasta que mi conchita ya era una ¡laguna! Y su pija ¡re parada!

Nos empezamos a acomodar y veo que tímidamente, me empieza a meter un dedo mojado con todos mis jugos, en la cola, y le respondo con un beso y mis gemidos, diciéndole: “si bebé, me gusta ¡seguí!”

Me doy vuelta, le dejo que me meta uno, dos dedos, (no le pregunte nada solo lo deje), hasta que siento que en vez de los dedos, (y yo en cuatro) me empieza a meter de apoco la pija, “despacio”, le digo: “si bebé. Si así, me volves loca” yo estaba re caliente, hasta que me la empieza a meter de a poco, más fuerte hasta que me la mete toda ay, mis gritos y gemidos, y placer solo se confundían, hasta que ya me acostumbre a tenerla adentro, la empecé a mover, a apretarla ¿me entienden?, hasta que lo hice acabar (y yo también), ¡me lleno la cola de leche!

Voy a baño, me lavo, y a pesar de que no habían pasado más de dos horas, pero como para hoy ya tenía mi día (casi programado), no me quería acostar muy tarde, igualmente, me acosté bastante tarde.

Nos vestimos, ¡y nos fuimos!

Me deja en casa y le aclaro que no piense que voy a ser su amante, que fue una noche ¡y nada más!

Y como me estoy yendo a la mierda para hoy ya estoy arreglando hacer un trio, con Valen (su novia) y Pau, soy de terror y cada vez estoy peor, pero soy una capa armando estas cosas.

(9,24)