INICIO » Gays

Sólo una noche

  • 18
  • 5.070
  • 9,50 (2 Val.)
  • 0

Takeru tenía una gran cantidad de malos hábitos que iban desde tener a Daisuke en cualquier momento para él solo sin importar los sentimientos de Ken hasta tener una cita con este último sin importarle la reacción y sentimientos de Daisuke. Podría decirse que lo peor de él fue su tendencia a perseguir a hombres guapos y atractivos. Esto no habría sido tan problemático si no tuviera la habilidad de siempre salirse con la suya. Esta noche no sería diferente, al parecer, le había pedido una cita a Ken para acostarse juntos y lo que surgiera, solo por esta noche, la obsesión hacia ellos dos y sobre todo la atracción y atención ahora en Ken no se disipaban de su mente, aún con varios litros de alcohol en su cuerpo, esa obsesión,  atracción se había multiplicado por mil

Habían quedado en un bar, una cita de la que Ken no solía nunca quedar, pero accedió, porque era solo unicamente una noche, un rollo de una noche, se acercó al bar y ahí estaba Takeru quien lo vió entrar, a sus ojos y conforme se iba acercando, Ken era muy atractivo después de todo, y con algunas bebidas en su sistema parecía que no tenía absolutamente ninguna inhibición de la que hablar, sonrió, mirando a Ken acercarse más, con los ojos moviéndose sobre el cuerpo más alto de pies a cabeza.

- ¿Vamos a tu casa?-. Preguntó Ken sin mucha emoción en sus palabras y Takeru alzó la frente.

- ¿Por qué no empezamos en un lugar un poco más cerca primero?

Ken pareció captar la indirecta, se acercó mas arrebatandole la bebida al otro para dejarle en la barra y le agarró la mano de una manera casi opresora y con agresividad, sin conocer la reacción de Takeru, no lo conocía, no sabía si habría una respuesta aún mas agresiva, pero no le importaron las consecuencias, solo era una noche de la que afortunadamente terminaría olvidando.

Lo llevó al baño, lo empujó al final del puesto para discapacitados y, con una mirada cautelosa alrededor de la habitación, los encerró a ambos en el interior, golpeó a Takeru contra la pared pintada de grafiti, y su boca no perdió tiempo en encontrarle, Sus bocas se movían casi mecánicamente unas contra otras, las lenguas se torcían y se asentaban a un ritmo. No había necesidad de luchar por el dominio por el momento, Takeru quisó dejar que Ken tomara el control por el momento si eso significaba que las cosas iban más adelante.

Un zumbido bajo resonó en su pecho cuando aquellos labios sedientos esa únicamente de sexo se deslizaron sobre su cuello, las manos ocupadas a tientas ciegas en sus hombros, sus brazos, su pecho ... como si no pudieran decidir dónde descansar o qué hacer.Takeru entrelazó sus dedos en el grueso y oscuro cabello de Ken , notando la diferencia en la textura del cabello de Daisuke. El cabello de Ken era más fino, más recto y se deslizaba fácilmente de su mano, para gran frustración de Takeru . Le gustaba tener algo a lo que aferrarse.

Un rápido empujón había hecho caer a Ken de rodillas en el sucio suelo del baño, mirando a Takeru con una mirada perdida en el tiempo.

- No parezcas tan inconsciente, quiero que me demuestres lo que vales mamándomela ya que tan bueno dice tu novio que eres, te lo dije, solo es esta noche, tu y yo -. Se burló, enredando sus dedos en la nuca de Ken y presionando su cara más cerca de su ingle. El otro le acarició el muslo con suavidad, provocando un escalofrío de la parte receptora.

Ken pareció un poco sorprendido, como si su valor nunca hubiera sido cuestionado antes. Sin embargo, Takeru sabía que este chico no se echaría atrás ante un desafío, por lo que continuó atacándolo.

- Siempre podría ir a buscar a tu novio. Ya sé que él sabe lo que estás haciendo, y para ser justos, no creo que alguna vez alguien me haya chupado tan bien como él. Podrías también rendirte-. Algo brilló en los ojos de Ken , una incredulidad y una necesidad, no hay necesidad de demostrar que era mejor que Daisuke. Siempre lo había sido antes, a los ojos de todos, y quería mantener ese título.

Los dedos descuidados trabajaron sobre el botón de los jeans ceñidos que se aferraban sin piedad a cada curva y inclinación de las caderas y piernas de Takeru, el botón luchaba por mantenerse cerrado incluso cuando lo intentaba. Finalmente, el cierre se abrió de golpe y Takeru lo apartó, tirando de su cremallera hacia abajo y deslizando la tela lo suficiente para un fácil acceso. Ya estaba duro, la cabeza de su polla asomaba burlonamente desde la parte superior de sus calzoncillos, oscureciendo a un rosa polvoriento.

Ken se inclinó, sin perder tiempo en pasar la punta de la lengua por encima de la cabeza, sus pulgares se engancharon en el elástico de los calzoncillos verde oscuro para pelarlos lo suficiente como para que coincidieran con los pantalones vaqueros de Takeru. Una mano se estiró para liberarle de su ropa un poco más, persistiendo el tiempo suficiente para administrar unos cuantos golpes burlones.el dueño gimió, el sonido se mezclaba con ruidos similares que venían del siguiente puesto. Él sonrió, admirando la cuidadosa manera en que Ken lo examinó, con la boca abierta y los ojos lujuriosos. Las yemas de los dedos se arrastraban sobre cada vena expuesta, aplicando la menor presión posible con movimientos ligeros de plumas que le hicieron temblar con impaciencia anticipada. Sus dedos se apretaron de nuevo en el pequeño mechón de pelo en la base del cuello de su compañero, presionándolo hasta que su polla se presionó firmemente contra sus labios y tiró a un lado y le apretó contra la mejilla, Ken gimió ante la acción repentina, el sonido amortiguado por los labios apretados en una línea apretada.

Takeru gimió humildemente su nombre, agarrando la base de su polla y arrastrándola a lo largo del contorno de la boca del chico mayor, viendo las esquinas torcerse en una sonrisa burlona.

- Chúpalo -. ordenó, pero el otro chico no prestó atención a las palabras. En su lugar, sacudió la mano de Takeru de la parte posterior de su cabeza y lamió su palma, acariciándolo ligeramente. Había un brillo de arrogancia en sus ojos, fácilmente legible en su rostro cuando Takeru se retorcía en su agarre, con las caderas inclinadas hacia adelante mientras intentaba aumentar la fricción contra la piel, estaba tratando de matarlo emocionalmente, Los toques burlones continuaron por unos pocos momentos antes de que Takeru se derrumbara, una mano firme se envolvió con fuerza alrededor de la garganta de Ken restringiendo su aire. Una risa estrangulada resonó en su pecho, interrumpida por la falta de aliento para soportarlo, mientras tanto vió sus ojos se entrecerraron.

- Dije que me la chupes -. su mano se había deslizado hasta la mandíbula de Ken aplicando presión en ambas mejillas hasta que su boca se abrió lo suficiente como para ser incluso un poco útil para el otro que se había vuelto muy impaciente. Una mano de Takeru se colocó firmemente en la parte posterior de la cabeza de Ken y, después de alinearse apresuradamente, juntó las caderas y la boca del otro , enterrándose completamente en el calor cálido y húmedo de la misma. Sintió el talón de la mano de Ken clavándose en su cadera, tratando de empujarlo hacia atrás mientras luchaba por suprimir su reflejo nauseoso, pero se mantuvo firme.

- Traga -. Ordenó, sintiendo la garganta del chico tensándose y convulsionando a su alrededor. Las lágrimas pincharon en los ojos de Ken por un momento antes de que finalmente escuchara y pareciera recuperar su capacidad para respirar. Takeru se echó hacia atrás, los dedos acariciando su cabello casi con ternura.

- Buen chico -. canturreó mientras acariciaba al otro chico que jadeaba impotente buscando aire cuando su boca era liberada, casi se sorprendió al encontrar a Ken sonriéndole, con sus ojos llorosos y lujuriosos.

- Ahora termina el trabajo.

Ken no perdió el tiempo en volver al principio envolviendo sus labios alrededor de la punta que goteaba de la polla de Takeru , detallando con su lengua antes de hundirse más abajo. Su mano aún descansaba en la cadera del otro , pero en lugar de empujarlo hacia atrás, lo empujaba cada vez más con cada movimiento de su cabeza, con los dedos apretados en la piel hasta que sus nudillos se pusieron blancos. Sus uñas dejaron marcas de media luna en piel bronceada.

Empujando hacia adelante poco a poco, la cabeza de Takeru rodó hacia atrás contra la fría pared de azulejos. Los dedos de una mano quedaron anudados en el suave y sedoso cabello negro del otro, guiando cada movimiento a una velocidad cómoda, mientras que la otra se extendía inútilmente sobre su estómago, raspando y arrastrando contra su propia carne en un desesperado intento de mantenerse ocupado. De repente, la boca de Ken lo dejó y dejó escapar un gemido agudo, perdiendo el contacto tan necesario que lo estaba construyendo rápidamente. Dejar que se hundiera de nuevo era casi desgarrador, sus ojos azules estudiaron los labios rojos del otro, brillando e hinchándose antes de que los perdiera de vista por completo mientras se agachaba, tomando una de las bolas de Takeru en su boca. Chupó la piel sensible, arrancando con un sonido obsceno y arrastrando su lengua por la parte inferior de la longitud.

Takeru gimió el nombre del otro, la palabra se fue convirtiendo en un desesperado mantra de "oh joder, mierda, mierda, mierda" cuando su cabeza se estrelló contra la pared de nuevo. Sintió la vibración de una carcajada dispararse hacia arriba por su columna vertebral cuando Ken se movió para llevarlo de vuelta entre sus labios, tragándolo por completo.

- ¿Qué tan lejos vives?-. Takeru escuchó la voz de Ken preguntando, sin aliento y absolutamente destrozada, no estaba seguro de cuándo había desaparecido físicamente por completo y se había perdido por el placer de dejarse chupar, estaba borracho y solo se demoró en la idea por un momento antes de mirar expectante al moreno delante de él.

- Media hora como máximo.

-Haz que sean veinte minutos, no puedo esperar más-. Ken Respiró cuando Takeru sin poder hacer nada se subió los pantalones gimiendo e igualmente necesitado

Vamonos.

LLamaron a un taxi y los primeros diez minutos en el automóvil se lo pasaron besandose, tocandose y urgiendo desesperadamente al otro a detenerse para que pudieran llegar a casa; pasaron quince minutos antes de que salieran del estacionamiento, se aferraron uno al otro , besándose y tocándose mientras se abrían paso por el césped de la casa de Takeru , más de una vez cayendo en la hierba y enredándose en las extremidades de la otra, sin importarle y sin darse cuenta del hecho de que todos los vecinos verían (y podrían) ver y escúchelos mientras gemían y comenzaban a desvestirse uno al otro allí mismo, afuera.

- Mm... ¡La casa! -. Takeru gimió cuando Ken abrió los botones de su camisa, presionando besos húmedos, con la boca abierta por todo el pecho y el estómago, cayendo más abajo, y este último dejó escapar un gemido, pero se retiró con una última presión de sus labios contra la cadera del otro, levantándose temblorosamente y dejando que Takeru lo llevara a la casa.

-No hay nadie en casa-. agitó una mano con desdén, ganándose un gemido de aprobación y anticipación de su compañero mientras abría la puerta, apoyándose contra la madera y casi cayendo en la casa. Ken le siguió, inmediatamente lo sujetó contra la puerta principal, sus cuerpos sin camisa apretados uno contra el otro y las manos lucharon por acceder a los vaqueros del otro terminando en el suelo.

-Tienes un cuerpo sexualmente atrayente al mío, me vuelves loco.. solo por esta noche -. gimió Ken en la oreja de Takeru cuando el chico presionó firmemente sus manos contra sus músculos pectorales, empujándolo hacia atrás y tropezando hacia las escaleras, haciendo señas al otro chico para que lo siguiera mientras salía corriendo. .

Cayeron a la cama de Takeru a los pocos segundos de entrar en la habitación, con la boca atrapada en besos acalorados una vez más, desesperados por tocar y sentir, besar y probar.

- Desvísteme -. ordenó Takeru quitándose la ropa interior y observando con evidente admiración cuando Ken quitaba sus boxers de las caderas y los desechaba en algún lugar al lado de la cama. gimió al verlo, separando sus piernas y apresuradamente llevándolo a la boca. Era más grueso de lo que Daisuke había sido, pero no tanto, y era hermoso. Ken se quedó sin aliento, temblando ante la sensación de los hábiles labios del otro envueltos alrededor de él, luchando por tomar cada centímetro debido a su circunferencia. Takeru soltó un gemido de gárgaras y trató desesperadamente de llevarse más de Ken a la boca, optando en cambio por lamer todo su latido y acariciar todo lo que no podía alcanzar con una mano.

- ¿Cómo quieres hacer esto? -. Preguntó finalmente, apartándose de Ken con un sorbo.

- No lo sé.

- Te montaré,pero tienes que prepararme primero. No estoy seguro de poder manejarte de otra manera-. ronroneó,el sabe que suena como una mala pelicula pornografíca, pero Ken está tan necesitado que no parece importarle y este se arrastra por la cama y como si la conociera de toda la vida, la abre y saca una botella de lubricante y una tira de condones, arrancó uno y dejó caer el pequeño paquete de oro en la cama, girándose para enfrentar al otro de nuevo.

-Sabes como..

- Sí. He visto suficiente pornografía

-Pensaba que los usabas con Daisuke

-Con Daisuke no necesito condón -. lo interrumpe, agitando una mano mientras se sienta, acariciándole perezosamente.

Las cejas de Takeru se elevan en interés, pero no puede hacer ninguna pregunta porque Ken lo tiene sobre sus manos y rodillas, y rápidamente está abriendo el lubricante y cubriéndose los dedos con él, no puede negar que ama ser maltratado de esta manera, las manos de Ken firmes contra su piel cuando se inclina, sus manos se estiran hacia atrás, extendiéndose sin gracia bajo la mirada lujuriosa de Ken quien ahora está detrás de él, descansa una mano firmemente en la espalda de Takeru, los dedos lubricados bajando por su espina dorsal, deslizando el pulgar lento y firme contra su agujero, trazando pequeños círculos antes de que el dígito empuje dentro de él, se doble en el nudillo y bombee lentamente. Takeru gimió, haciendo que Ken sacara su dedo con una risita baja. Un gruñido de advertencia hace eco en el estudiante, girando la cabeza para mirar por encima del hombro.

- Deja de burlarte de mí, no te vengas tan arriba.

- Lo siento pero esta sensación me hace querer ir muy adentro de tí.

La forma en que Ken lo está mirando, con los ojos entornados y los labios aún hinchados, hace que Takeru se deshaga y se presiona más en el olvido cuando el otro presiona su dedo índice dentro de él, arrastrando lento y áspero contra el apretado calor que lo rodea. No dudó en agregar un segundo dedo, y un tercero, cada vez el deslizamiento de sus dedos era un poco más fácil. En el momento en que tenía tres dedos presionados dentro de Takeru, este estaba retorciéndose en las sábanas, encorvando su dolorosa y dura polla y presionando contra intrusión tan bienvenida dentro de él, quejándose y rogando por más.

- Joder, no puedo que bueno... -.ansiaba más, sí, mucho más.

El chico detrás de él parecía casi mareado por los efectos de su lujuria y la mezcla de alcohol que sin haberlo ingerido, corría por sus venas mientras sacaba sus dedos, limpiándolos en la parte posterior de la pierna de Takeru y alcanzó el condón, rasgando el envoltorio metálico abierto y rodando la goma sobre sí mismo con un pequeño gemido. Takeru levantó sus caderas para facilitar el acceso cuando el chico detrás de él se movió, alineando cuidadosamente con su entrada, deslizándose lentamente hacia adentro. Su mano se colocó en la base de la columna vertebral del otro mientras el otro se aferraba a su cadera para mantener el equilibrio y un poco de influencia. Ken tuvo que detenerse cada pocos segundos, abrumado por el calor abrumador y la tensión alrededor de él hasta que finalmente se enfundó por completo. Se tumbó sobre Takeru , jadeando, mientras salía casi por completo antes de saltar hacia delante y tocar fondo, deleitándose con el grito que provenía de Takeru ante el repentino empuje.

- ¿Qué tal?-. Gruñó obviamente orgulloso de sí mismo mientras se acercaba a Takeru para acariciarlo rápidamente a tiempo con cada empuje.

-Gira tus caderas solo un poco ... ¡ Ah ! -. El nuevo ángulo fue enviado por el cielo, Disfrutó cuando Ken comenzó un ritmo brutal que estaba seguro que dejaría moretones en las caderas, los muslos y el culo. El sonido de la piel golpeando la otra piel llenó el aire cuando ambos chicos se dejaron llevar por el placer. Los gruñidos de Ken solo hicieron que Takeru se pusiera mas cachondo.

Todos sus planes anteriores de que él se montara sobre el otro chico parecía cada vez más perdido con cada golpe, a medida que el calor hervía en la boca de su estómago la idea era cada vez mas lejana pero nada para él era imposible.

- Ah, creo que me corro joder -. Se corrió con un estremecimiento y un empujón final en el puño de Ken, un esperma caliente goteando sobre los dedos del otro chico y sobre la cama. Ken soltó un gemido de desaprobación, deteniendo sus estocadas, lo que hizo que Takeru se divirtiera y entristeciera a la vez.

- Oh no te preocupes, chico guapo, no he terminado contigo todavía. Ponte de espaldas.

Y todo sucedió demasiado rápido. Ken se estaba retirando y trepando sobre la cama, dejando a Takeru apretando el vacío, sintiéndose incómodo porque le faltaba la plenitud que había tenido solo unos segundos antes. Se arrastró sobre el colchón, sobre Ken y apretaron sus bocas mientras caminaba a horcajadas sobre el otro apretando sus caderas y balanceándose sobre sus rodillas, agarró la polla de Ken en su mano, y gimieron juntos, Las manos de Ken cayeron perfectamente sobre sus caderas, encajando perfectamente en la lucha entre sus caderas y muslos, guiando cada subida y caída de su cuerpo. Finalmente, sus bocas se desconectaron y Takeru echó la cabeza hacia atrás, gimiendo y quejándose de la sensación más encantadora de sensibilidad excesiva con cada bomba de la polla de su compañero dentro de él.

- Mmm -. Ken gimió , luchando por mantener los ojos abiertos mientras una mano trazaba un mapa del pecho del otro mas joven, rastreando cada ondulación de los músculos, cada caída de hueso. Se rastrilló las uñas con la piel enrojecida y enseñada, mientras se abrochaba contra el culo del otro chico mientras se apretaba a su alrededor, amando la forma en que este chico le permitía usar su cuerpo.

- Estoy ... estoy cerca ...

Takeru arrancó entonces, le lanzó una mirada de complicidad y se quitó el condón, deslizándose por su cuerpo y llevándolo rápidamente a la boca. Ken lo miró con los ojos muy abiertos cuando el lo chupó de buena gana, bombeó lo que no pudo alcanzar y le dio cada gramo de esfuerzo que tenía, Ken gimió a su alrededor, meneando la cabeza y mirando a través de las pestañas húmedas y rocosas, mientras metía sus dedos en su sedoso cabello, tirando y tirando de todo mientras sentía el calor húmedo, finalmente se corrió con un gemido ahogado, mordiéndose el labio con fuerza. suficiente para sacar sangre. Takeru se apartó, tragó cada gota y se inclinó para lamer lo que había derramado, suspirando con satisfacción por el sabor amargo y dulce que cubría su lengua.

Ken yacía allí, jadeando y retorciéndose sobre las sábanas sudorosas, con los ojos cerrados mientras trataba de recuperar la compostura. El mundo parecía girar alrededor de él.

- Probablemente deberías irte antes de recuperar la conciencia -. Ken abrió los ojos, levantó la cabeza y trató de averiguar qué tan rápido Takeru podría haberse vestido completamente.

- Has estado acostado allí durante diez minutos y tengo la sensación de que si no te levantas ahora te quedarás dormido -.

- Gracias, no te preocupes por mi

- Si te quedas mas tiempo al final vas a preferir mi polla antes que la de tu novio

-Me gusta la polla de mi novio, me gusta su cuerpo, y soy un afortunado de que podré disfrutar de cada pequeño detalle mientras viva

Pasan quince minutos antes de que pueda encontrar toda su ropa, incluida la camisa que estaba en el jardín delantero, todo en silencio sin mediar palabra.

- Solo ha sido una noche que quedará en mi piel pero será Daisuke quien terminará por borrar cada recuerdo, nos vemos -. Fueron sus ultimas palabras antes de salir de aquella casa

Takeru entró cojeando en la casa, cerró la puerta y se apoyó contra la madera.

- Creo ... que voy a tener que hacer eso posiblemente otra vez, ese cabrón me vuelve loco.

(9,50)