INICIO » Microrelatos

Café pagado

  • 2
  • 3.024
  • 9,75 (4 Val.)
  • 0

Que esto empezara porque sonó el timbre, fuera yo a abrir la puerta, la abriera y viera a Sarai, tan morena, la cara tan redonda, sonriente, vestida con un top y una mini falda, frente a mí, pidiendo, su voz tímida: "Vecino, ¿me dejas café?", es algo extraordinario; más si cabe porque en estos momentos me la estoy follando:

"Oh, oh, uff, uff, oohh, oohh".

Sarai entró, porque le pedí que lo hiciera mientras buscaba el paquete de café en el mueble despensa que tengo en el salón, y se sentó en un sillón a mirarme. Yo tardaba. Dijo: "Vecino, te ayudo"; y se acercó; tanto que nuestros rostros se rozaron, y ella me plantó un beso en la mejilla. "Sarai", la reprendí, "te doblo en edad"; y me plantó otro beso, esta vez en los labios. Y no dudé: la tomé con una mano de la nuca y atraje su cabeza hacia la mía. Nos besamos largamente. Las manos de ella me palpaban la polla bajo mi pijama; las mías, le acariciaban las tetas bajo el top. "Sarai, qué ganas", le susurré; "¿Una folladita?", me propuso. Fuimos a mi dormitorio. Nos desnudamos. Ella se acostó bocarriba en mi cama; las piernas, finas como patas de gacela, abiertas; el coño, expuesto; y yo pues...

("Aahh, vecino, aahh, me gusta-a-ahh")

pues eso, ¡que me la estoy follando!:

"Mmpf, mmpf, oougghh".

"Vecino-oh, no te corra-aahhs dentro-oh", me ha pedido entre jadeos. Ella ha notado que estoy a punto de explotar. He sacado la polla del coño. He escalado sobre su bello cuerpo, aplastándole las tetas con el culo, y le he puesto los cojones en la barbilla. Sarai ha sorbido la polla entre sus labios y avanza y retrocede sobre el tronco con tierna sensualidad y soltura. "Oougghh". El semen he derramado. Sarai, con los ojos cerrados y una sonrisa de satisfacción lame el glande y se relame. El moco blanco y espeso le ha salpicado en la cara.

Sarai, cuando me he apartado, se ha limpiado con la sábana, ha saltado de la cama y se ha vestido, veloz. He hecho lo mismo, y se ha plantado delante de mí: "Dame veinte euros", ha dicho; "¡Cómo!"; "Que te cobro veinte euros"; "Pe-pero yo... no sabía que..."; "Oye, mira, yo soy pobre, ¿tú has disfrutado?, me pagas, que nada es gratis"; "Que-querías café..."; "Me gusta más la horchata, anda, paga, veinte euros". He sacado mi cartera de un cajón y le he dado cincuenta euros.

Sarai se ha ido, dejándome el recuerdo de este día: dará para hacerme muchas pajas.

(9,75)