INICIO » Categoría » Provocación

Provocación

  • 9
  • 33.760
  • 9,71 (34 Val.)
Un hermano pasa mucho tiempo junto a su hermana y sus pensamientos libidinosos eran cada vez mas frecuentes

Raúl rondaría los dieciocho en aquellos días. Vivía con sus padres y su hermano, poco más de dos años mayor que él. Debido al trabajo de sus padres, pasaban alguna que otra semana viviendo los dos solos, lo cual le había hecho ser bastante independiente.

Su hermana, Eva, tendría unos 20, era una chica excepcionalmente bella, morena, pelo largo, guapa de cara, con muchas curvas, piel suave y unas increíbles tetas. Raúl se había fijado alguna que otra vez en ella, sobre todo en verano en la piscina, pero nunca había pasado de allí. Pero sus pensamientos cambiaron en aquella época. Cada vez estaban más tiempo solos, lo cual aprovechaba su hermana para traerse algún que otro chico a casa. A veces era para estudiar, otras veces los traía por la noche, y desde luego no para estudiar!

Raúl estaba embebido en sus estudios. Era un chico alto, atlético, de buen ver, pero estaba muy centrado en sus estudios, y no tenía mucho tiempo para las chicas, pero claro, después de pasar algunas noches sin dormir debido a los ruidos que su hermana producía en la habitación de al lado, empezó a tener cada vez más pensamientos libidinosos.

En vista de que aquello parecía convertirse en una rutina, Raúl decidió aprovecharse de las circunstancias. Un día sin que su hermana le viese instalo una pequeña cámara en el tubo de ventilación, le costó casi todo el día colocarla en la posición adecuada para enfocar toda la habitación, pero al final lo consiguió. Esa noche tendría acceso a los secretos de su hermana. Desafortunadamente esa noche su hermana no salió, así que tuvo que esperar un par de días.

Serían las dos de la mañana cuando oyó la puerta, estaba trabajando con el ordenador, así que no le costó mucho agudizar el oído, era su hermana y por lo pasos y las risas alguien más estaba con ella, entraron en la habitación de ella, así que activo la cámara. Allí pudo ver a su hermana besándose con un tío bastante alto y rubio. Poco a poco se empezaron a quitar la ropa, él la tocaba por todo el cuerpo, sobre todo las tetas. La quito el sujetador y empezó a chuparle los pechos, ella gemía de placer.

Raúl empezó a calentarse de lo lindo. Entonces ella se arrodillo delante de él, y le bajo los pantalones, por la posición Raúl tuvo que adivinar que le estaba haciendo una mamada, más que nada por los movimientos y el tono de voz con que el fulano gemía.

Al final el tío la cogió y la echo en la cama. Vio cómo su hermana se quitaba los pantalones y las braguitas, por primera vez la pudo ver completamente desnuda allí en la cama, y Joder, como estaba de buena! Pensó para sí. El tío se puso un preservativo y se lanzó encima de ella, estuvieron un rato besándose y sobándose, pero al poco él se la empezó a meter, Raúl sintió una tremenda envidia de aquel tío que se estaba follando a su hermana. la tía se movía como una autentica furcia, gritaba como una zorra y se contorneaba como una serpiente poniendo las piernas alrededor de su amante, el cual aumentaba más el ritmo cada vez más rápido. Entonces ella le susurro algo al oído que la cámara no capto.

Cambiaron de posición, ella se puso a cuatro patas y el detrás, empezó a metérsela, no se podía ver muy bien, pero iba muy despacio, y su hermana empezó a gritar como una loca, el empujaba y mi hermana parecía resistir, al final el ritmo empezó a aumentar, junto con los gritos de sus hermana. "Si, si sigue, rómpeme el culo, rómpelo" gritaba, Raúl comprendió, el cabron se la estaba metiendo por el culo a su hermana, aquello fue demasiado y Raúl se hizo una paja allí en su habitación viendo como enculaban a su hermana.

Aquello se repitió unas cuantas semanas más, su hermana llegaba con algún tío, no siempre el mismo, y follaban como locos. Eso hizo aumentar cada vez los deseos de Raúl por follarsela. Por lo que veía, le encantaba que la forzasen. Uno de ellos la ato a la cama mientras se la tiraba, así que la idea de violar a su hermana empezó a rondar por la cabeza de Raúl. Seguro que la muy puta lo está deseando, pensaba muchas veces. Además su hermana cuando no follaba, tenía a bien con masturbarse en la cama, metiéndose uno o dos consoladores.

Aquella tarde, Raúl llegaba a casa antes, las clases acabaron más temprano y no tenía nada que hacer, así que se fue a casa. Sus padres estaban como siempre de viaje y pensó que su hermana estaría fuera, por eso le sorprendió oír ruido en la casa, parecía de la tele, pero aquello era muy raro, fue al salón, de inmediato la tele se paró y cambio a algo parecido a noticias, vio a su hermana en el salón, estaba bastante excitada, tenía el mando del video cerca e intentaba ocultar algo.

- Que haces?- pregunto Raúl

- Nada, aquí viendo la tele- dijo Eva

- Estas viendo una película de video, cuál es?- pregunto Raúl haciéndose el interesante.

-No, no, era la tele, no era el video.- dijo Eva.

- Pero si tienes el mando en la mano y he oído algo distinto hace un momento.

- Que no, que era la tele- dijo ella enfadada.

- Bueno, vamos a ver- dijo Raúl mientras le quitaba el mando de la mano

- Idiota, dámelo, dame el mando del video- grito Eva.

- Que más te da, si no hay ningún video no te importara que lo ponga- dijo Raúl mientras pulsaba el botón de play del video, la tele cambio y el video empezó a funcionar, en la pantalla apareció un negro con una verga increíble follandose a una rubia de grandes tetas, la estaba poniendo buena. Raúl se quedó como tonto viendo la escena, luego miro a su hermana con cara sorprendido, ella estaba colorada.

- Y esto?- le pregunto.

- Idiota, no lo ves, es una peli que me han dejado, nada más. Apágala que la tengo que devolver- dijo ella levantándose del sofá, fue al video lo apago y quito la cinta, entonces Raúl vio algo raro en el sofá. Se acercó, en una esquina medio oculto había algo, lo cogió, eran una braguitas, y a un poco por debajo del cojín un consolador. Cogió todo y se lo enseño a su hermana.

- Y esto?

- Eres gilipollas!!!- dijo mientras corría a por ellos. Pero Raúl los elevo, era bastante más alto que su hermana, así que no podía cogerlos

- Idiota, dámelos- gritaba ella

- Vaya, vaya con mi hermanita, que estabas haciendo? - pregunto Raúl

- A ti no te importa, marica retrasado!!! - gritaba ella saltando para coger sus cosa.

- Como que marica retrasado!- dijo Raúl, sorprendido, lo cual aprovecho ella para arrebatarle las bragas y el consolador.- por que soy marica retrasado?

- Bueno, lo siento no quería decirlo, estaba nerviosa- dijo Eva disculpándose.

- Lo dices porque no me traigo a tías para follarmelas, lo dices por eso, como haces tú, puta.- termino Raúl bastante exaltado.

Eva pareció sorprendida y enojada, y le dio un bofetón a Raúl.

- Puta comepollas- grito Raúl, y mientras ella intentaba a bofetearle de nuevo el la cogió del brazo, era bastante más alto y fuerte que ella, así que le retorció el brazo, se lo puso en la espalda para que no pudiera moverse.

- Maldita hermana zorrita, ahora vas a saber lo que es un hombre de verdad.- y dicho esto se bajó los pantalones. En aquella posición no tuvo más que levantar la falda de su hermana, sabía que debajo no llevaba nada, así que al momento llevo el momento deseado tan largo tiempo de meterla en el agujero caliente de su hermanita, que estaba bastante húmedo, seguramente debido a la paja que se estaba haciendo.

- aahhhh cabron!!! Ahhhh!!!- grito ella al sentir la polla de su hermano dentro, y la verdad es que Raúl tenía un aparato de increíbles dimensiones, el cual empezaba a bombear con fuerza dentro de su hermana. La mantenía de un brazo sujeta, con la otra mano la arranco a trozos la camiseta, no llevaba sujetador, así que pudo magrearle bien las tetas.

- Joder!!! Son más duras de lo que pensaba, ah!- gimió Raúl al tacto de los durísimos pezones de su hermana.

- ahhhh nooo dejameeee!!! - gemía ella al sentirse taladrada por aquella enorme polla. Pero Raúl siguió aumentando el ritmo, su polla parecía crecer más y más, pero no quería correrse allí en el coñito de su hermana, no quería sorpresas a los nueve meses, así que la tiro al suelo.

- Zorra, me voy a correr en tu culito.- la dijo, ella entonces pudo ver el enorme aparato de su hermano, se mordió la lengua de placer

- No, por Dios, Raúl no, me lo vas a destrozar- grito ella, pero a Raúl no le importo, y a ella tampoco demasiado, por la resistencia que puso era más para excitar a su hermano y a ella misma que un deseo de huir de aquel enorme instrumento de placer.

Raúl la puso a cuatro patas, la abrió el culo y la empezó a encular despacio.

-aggghhhhh

Grito ella cuando Raúl empujo con todas sus fuerzas metiéndole más de media polla en el culo, entonces le cogió de ambas tetas y empujo con más fuerza, toda la polla desapareció en el culo de su hermana, pensó que la iba a destrozar, pero ella gritaba y gemía como una zorra

- aaaaahhhhh diosssss que buenoo!!!

Grito su hermana moviéndose como una perra tal y como había visto tantas veces que lo hacía. Raúl no puedo más que encularla una docena de veces antes de venirse en su estrecho ano, era tal el calentón que no pudo aguantar correrse allí, pero por los gritos de su hermana la excitación había sido también de enorme calibre en ella, que se corrió a la vez.

Acabaron abrazados en la alfombra, entonces ella le confeso que deseaba hacía tiempo follar con su hermanito, que sabía lo de la cámara y que aquellos polvos eran para provocarle, sabia de las dimensiones de su polla y la quería para ella.

Desde entonces, Eva ya no trajo más tíos a su casa, tenía a uno ya que la daba ración de sobra para satisfacerla.

  • Valorar relato
  • (34)
  • Compartir en redes