Confesiones - Intercambios

la botella de los deseos

Tiempo estimado de lectura del relato 24 Número de visitas del relato 7.441 Valoración media del relato 9,63 (8 Val.)

RESUMEN

Fui sola a una fiesta familiar y me encontre con lo irresoluto e impensable pecado, nada mas por que tenia unas cuantas copas de ron y coca-cola me anime a jugar con unos adultos mayores con una botellita; me dijeron que era de los deseos yo diria mas bien de los pecados.

No me sentía bien, en esos días, algo me inconformaba y no estaba segura de que; solo recuerdo que tuve un impase innecesario con mi enamorado de entonces, justo días antes de un matrimonio de mi prima donde supuestamente iríamos ambos y con regalo incluido; un día antes Orlando me llamó (así se llama mi ex) solo para decirme que recoja el regalo escogido y pagado de la tienda porque él no pensaba en ir a recogerlo (creo que él esperaba que yo le pidiera disculpas) y retomar la relación, pero no fue así yo le agradecí el gesto y le prometí devolverle su parte que invirtió en ese regalo, él se quedó en silencio, yo aproveche y simplemente lo colgué.

Era el tercer enamorado en año y medio que perdía, y nunca me explicaba porque. Me cansaba lo cursi, las fiestas, las juergas, los amigotes, y en el sexo no había mucha emoción más bien parecía lo mismo y todo era rutinario.

Lo que me preocupaba era y tan de repente ir sola a esa reunión social tan familiar lleno de amistades y allegados, se me ocurrió asistir de todos modos y entregar el regalo, compartir un rato con todos y después irme sigilosamente o con algún pretexto.

Ya en la reunión compartí con todos los que conocía allí respondiendo alguna que otra incomoda pregunta y algunas mas sarcasticas que otras "y....... solaaa?" "........ y donde está tu flaco? una tia "x" me dice: "miriam...te estas quedando; este año sigues tu" y una prima menor que yo me grita a lo lejos mientras me hacia sitio donde se juntan las solteras para recibir el bouquet, "miriaaaaaaam" "miriaaaaaaam" por dios, vas a gritar al unisono para que todo el mundo oiga?

Al costado mío había un señor enternado bien bajito, que habia escuchado mi escandaloso nombre me saluda muy atentamente y resulto que era un familiar que no había visto por muchos años, creo que desde que era niña, y se me presento como mi tío Nico, yo le digo “tú eres mi tío Nicolas? Lo salude con un beso y nos pusimos a conversar, mi tío era un sesentón muy conversador y tenía fama de mujeriego a pesar de sus años, él fue unos de los pocos que no me hizo preguntas tontas y al que rato despues le sincere mi plan, “tio, la verdad solo estoy esperando bailar con el novio de Betty para después irme” (¿¡) No sé por qué se lo dije pero le solté, mi plan porque estaba ya en copas y habíamos agarrado cierta confianza.

Él me dijo lo mismo “Niña, yo también estoy esperando el momento exacto para irme, solo que si me voy ahorita no sería muy Cortez” “claro que nooo” le dije y sonreímos cual cómplices.

Después de casi dos horas nos volvimos a encontrar en la puerta del local, lo vi conversando con un amigo me vio y me dijo “asus marcas listos……” y nos reímos a carcajadas, “noo tío me estoy yendo al baño” y me aleje de él.

En realidad si me quería ir y estudiaba la salida y me parecía muy lejos; era un local dentro de una zona de esparcimiento y tenía que caminar por todo un parque para llegar calle abajo y la verdad con estos tacos parecían una misión imposible, Estaba parada en medio de unos señores carrasos fumando un cigarrillo y veo a mi tío yéndose por ese camino iba con un amigo, lo divise a distancia e hice un silbido para que me oyera pero no me oyó y siguió avanzando, yo intenté alcanzarlo y empecé acelerar el paso hasta que el volteó y me vio se quedó sorprendido y me esperó, y así nos fuimos, en el camino empezó lo que mejor sabe hacer piropear mujeres; “niña preciosa te has vuelto una escultural mujer” “quien diría que años antes te tenia sentada en mi regazo” “y yo me pregunto cómo una mujer así anda sola por el mundo; no tienes un guardián que cele tus pasos?” El todo un caballero me tomaba de los brazos para ayudarme a bajar las empedradas escaleras lo hacía con cierta maña agarrándome de las caderas” y me pregunta “hasta donde te vas mi niña?” “ya sabes tío me voy lejos hasta barranco” le conteste preocupada ya eran un poco más de las 2 de la mañana, “quieres que te diga la verdad, es muy peligroso irte sola con cualquier taxi” “no puedes esperar a alguien para que te acompañes y compartan un taxi?” “si pero tío, quien?” le conteste tiritando de frio mi galante tío se sacó el saco y me lo poso sobre los hombros como todo un caballero, Miriam me dijo; tu sabes que vivo a unas cuantas cuadras si quieres y no desconfías puedes ir a mi casa y…..” Me pareció una propuesta atrevida a juzgar de un hombre que vive solo; lo ignoro y le pido que me ayude a encontrar un taxi, el acepta pero la verdad en esos momentos no sabía si confiar más en un taxista o en mi galante tío, estaba tan indecisa que miraba hacia la fiesta y pensaba si no era mejor regresar.

El amigo de mi tío que siempre estuvo con nosotros me dice; “niña estamos yendo a la casa de tu señor tío para tomarnos unas copitas y seguir celebrando la fiesta; porque no te animas y nos acompañas” parecía un hombre correcto a juzgar por sus modales; era un moreno un poco más alto que mi tío y también entrado en años a veces le interrumpía a mi tío para decirle “si la señorita desea irse con un taxi acompáñala a tomar uno” “porque no vamos con ella hasta francisco Pizarro” ahí debe de haber más autos.

Mientras caminábamos les pregunte, “adonde viven ustedes?” Mi tío me dijo a unas cuadras de aquí ya no te acuerdas?” “Ni modo” le conteste; y entre conversación y conversación acepte ir a su casa con la condición de esperar que amanezca e irme con un conocido de ellos que me llevaría a más tardar a las 6 de la mañana.

Ya adentro todo parecía normal a juzgar por la limpieza y el decoro del lugar, pero sentí cierta incomodidad al sentirme sola con dos hombres; estuve distraída viendo fotos y cuadros de la familia mientras ellos preparaban una botella de ron pomallca y continuar a su modo con la celebración.

Se les veía muy cómodos a ellos conversando de temas triviales y en eso escucho a mi tío en un tono triunfal y soberbio “moreno cuando en la historia de esta humilde morada ves a una mujer blanca y escultural sentada y adornando ese viejo sillón” y ambos se rieron, mientras contemplaban su proeza.

Ellos ya estaban entrados en copas y se habían puesto algo libidinosos; el amigo de mi tío, el señor marcos me prodiga simpatía y conversamos un buen rato y me invita a beber con el “brinda con una pequeña copita para que nos acompañes” acepto y estuvimos muy amenos hasta que mi tío puso un vals muy conocido y me invita a bailar, yo estaba ya entrada en vasos y acepto sus devaneos como un juego, él se apega a mí y me sujeta de la cintura y empezamos con los contorneos propios del baile como jugando y bailando a la vez, había algo de malicia pero me gustaba el juego y me gustaba la forma en que me galanteaban estos caballeros, luego acepto bailar con el señor marcos que pidió música negroide, y me puse a moverle las caderas mientras él se afanaba con tocarme atrás.

Yo en un tono sorprendida les digo “por lo que veo, ustedes nunca se quedan atrás” Ellos se ríen y me prodigan elogios de como bailo, mi tío se saca la corbata y el moreno amigo de mi tío lanza una propuesta muy atrevida “huy ya empezamos con el espectáculo de striptease” “porque mejor jugamos con la botella?” en un principio no entendí su propuesta estaba distraída abanicándome el rostro sentía mucha calor creo que estaba empezando a ruborizarme lo cierto es que mi tío ni tonto ni perezoso toma una botella la pone sobre una mesita y la empieza a girar dando vueltas, sorprendida y maliciosa les pregunto “que están haciendo?” ellos muy frescos responden vamos a jugar quien está más caluroso hoy y si la botella lo señala el suertudo o la suertuda tiene la suerte de refrescarse y sacarse algunas de sus prendas” Sorprendida y asustada les digo “ustedes jugaran ese juego porque yo no” y ellos empezaron muy animosamente a sacarse la camisa, el otro las medias ante mi jocosa risa y rubor, no podía creer lo que estos impúdicos señores hacían.

Entonces marcos le toca hacer girar la botella, “hazlo más fuerte” le dice mi tío, fue todo un loco suspenso hasta que vi que el pico de esa botella apuntaba hacia mí; les digo “imposible ya les dije jueguen entre ustedes” pero mi tío me suplica ya pues Miriam, es solo un jueguito si quieres puedes sacarte solo las medias panty ya sabes que un gorrión no hace el verano”…. “pero yo estoy sola y ustedes dos son hombres” entonces mi tío muy astuto le dice al señor marcos “voltéate y tapate los ojos así como yo” y hace la pose de volteado y se tapan la cara con sus brazos; me pareció muy chistoso ver a los dos volteados y con sus caras tapadas; entre risas y reclamos aprovecho y me saco los tacos y con toda prisa me bajo las pantis ante mi mirada vigilante “ustedes son unos viejos muy sabidos” y ellos me miraban muy complacidos con su logro, pongo mis pantis a un lado del mueble y me siento voluptuosa al verme así y odiándome al ver mis piernas demasiadas blancas y en una barata exhibición, me cubro con las manos y les digo “huuy tenían razón creo que me siento más fresca “ ellos se rieron y lo celebraron sirviéndose una copa.

El señor marcos le dice a mi tío “oye sácala a bailar pues” y bailamos nuevamente en el meneo del baile mi tío se apega más a mí y sujeta mis caderas yo consiento sus devaneos y siento su pene aumentado mi rubor, pero disimulo tratando de alejarlo de mí, pero mi tío se encarga de que sea un trabajo imposible, y empiezan las risas nerviosas.

A estas alturas yo aceptaba seguir bailando con ellos, y así lo hago con el señor marcos que en un principio me pareció más cortes; pero sin embargo trató de posar su cara en mis bustos, mi reacción fue soltarme de él e hice un giro premeditado bailando y contorneando, ellos lo estaban pasando bien conmigo y yo me sentía bien con ser la princesa de la fiesta y me sentía cómoda a pesar de sus insinuaciones y coqueteos, les pido ir al baño y en el camino escucho que cuchichean entre ellos con una actitud propiamente machista.

Cuando regreso ellos ya daban vueltas a la botella, mi tío pierde y se saca las medias, yo les interrumpo “todavía quieren seguir jugando a eso?” el señor marcos me dice “pero si nosotros somos lo que estamos perdiendo, y se saca el bividí , yo cruce mis piernas y me reí a carcajadas, ambos ya estaban sin sus camisas, yo les digo “así no pienso bailar con ustedes” pensando que se las volverían a poner pero no fue así, el señor marcos se acerca a mi e intenta sacarme a bailar yo le niego, conminándolo a ponerse algo, pero el me dice, “entonces juguemos a la botella”

Mi tío me dice “es que tu estas en ventaja y nosotros estamos perdiendo” parecían excusarse “yo ya no puedo sacarme nada mas” les digo, pero ellos querían llegar hasta el final y mi tio me saca a bailar con el torso desnudo y sin zapatos, al verlo desafiante y empecinado por su carácter acepto y bailo con el, parecía que ellos jugaban conmigo con respecto a sus logros; mi tío en un acto audaz me da la vuelta y me abrasa por detrás y me sujeta por las caderas muy apegado ante mi sorpresa y sometimiento, ambos reíamos y contorneábamos muy sexualmente, el amigo de mi tío se levanta de su asiento para volver a colocar y repetir la música, y en el camino deja entrever su erección, yo solo me abanico la cara sintiendo el meneo del bulto de mi tío en mi trasero, cuando noto que el se pone más afanoso lo detengo y regreso a mi asiento, el señor marcos le dice a mi tío, ”ves? Miriam al fin va a jugar con la botella con nosotros” yo parecía estar entrampada y les pregunto “qué quieren que me saque todo el vestido?, no se pasen pues” mi tío me dice “Miriam no te preocupes ahorita lo mando a marcos a descansar” y marcos parecía contrariado, “no seas abusivo pues hombre, aunque sea déjame mirar” “no compadre, si quieres vete arriba y descansa” le dice en un tono muy serio, yo intervengo y le pido que lo deje, tratando de apaciguar las cosas; “tío no seas así; déjalo, y más bien trae algo helado, y me desato los zapatos y me quedo descalza me empezaron a doler los pies, Marco me enciende un cigarrillo y me pide bailar con el, yo acepto ante la atenta mirada de mi tío, y contorneo suavemente con el, a estas alturas también quería sentir su falo que no demora en pegármelos; se da un medio giro y se acomoda detrás de mi pero muy delicadamente comparado con mi tío. Entonces viene lo inédito mi tío al ver esa escena también viene y me abraza por delante, yo muy libidinosa y coqueta lo abrazo entre risas y bromas lo apachurro con mis senos, ya estaba desatada y todo se había convertido muy sexual y afanoso, los tres estábamos en un bamboleo, abrazados y balanceándonos en torno a nuestros sexos, la situación estaba dada y lista para que cualquier cosa suceda, mis acompañantes estaban con el torso desnudo y sin zapatos yo igual pero con un incómodo vestido de fiesta muy ceñido, mi tío es un poquito más bajito pero sin tacos ya casi me llagaba a mi entrecejo, su morenos amigo era más alto y me igualaba en tamaño, es por eso que mi tío Nico se posó en mis senos, sin ningún problema, mientras que marcos ya trataba de besarme el cuello.

Yo todavía pudorosa y con cierto rubor los interrumpo y les digo que sirvan algo, y que pongan una música más contemporánea, ellos muy empalagosos querían seguir bailando, y jugar con su bendita botella, y deciden, jugar a la “botella de los deseos”, el que hace girar la botella pide su deseo al quien cae señalado por esta, y la persona que pierde tiene que cumplirlo, mi tío le dice a marcos “yo empiezo primero porque quiero mandarte a dormir y no j…… aquí c…r jo” todos nos reímos, y pensaba muy nerviosa si debía aceptar ese reto.

Después me arrepentí por que la botella me apunto, mi tío cruzo los dedos muy pacientemente y con mucha frescura me pidió solícitamente que por favor me saque el vestido, yo me negué y le pedí, que bailemos le insistí y aceptó; el baile fue igual de morboso y lleno de coqueterías machistas.

Después me toco hacer girar la botella, le di a marcos y le invite a bailar ante la cólera y envidia de mi tío que propuso cambiar las reglas del juego, marcos me abrazo de las caderas y no disimulaba en hacerme sentir su pene ante mi cómplice sonrisa y contorneo. Cuando mi tío se levantó quizás para repetir la escena anterior, la música se acabó y todos terminamos sentándonos nuevamente en el mueble, y a mí me acomodaron en el medio de ellos por supuesto, mi tío aprovecho y me abrazo como lo haría con una de sus amantes, pero no lo hizo de manera grosera, lo hizo muy tiernamente, el problema era que estaba con el torso desnudo, y era muy bajito pero se las ingenió para servirme un poquito de ron con bastante coca cola, y nos dijo “ya pues juguemos a los deseos” “y después si quieren bailamos”, marcos se levantó y se sentó en el suelo e hizo girar la botella y lo hizo agarrándose de mis rodillas, esta golpeó con uno de mis dedos y se detuvo en seco haciéndome reír a carcajadas, marcos miro a mi tío y me dijo, mi deseo es que te saques el vestido, les digo “ya pues, no sean malos conmigo” mi tío me dice “pero córrelo hasta la mitad” yo intento convencerles que no se puede, entonces marcos me dice “aunque sea súbetelos hasta la altura de tus caderas” “ ya pues mi niña no seas así” “Hoo mi dios” dije y me levante el vestido, burlándome de ellos “pero y si les va a dar un infarto, que hago con ustedes aquí desmayados?” y me reí coquetamente, ambos al verme semidesnuda de abajo no dudaron en ponerme sus mañosas manos encima y mi tío desvariado empezó a besarme el cuello, de manera muy burlona les digo” auxilio me están violando en esta vecindad que alguien venga en mi ayudaaa” el viejo marcos se había unido al festín y ya daba rienda suelta lamiéndome las piernas, y yo cuando estaba a punto de acariciar su canosa cabeza de marcos mi tío se percata y trata de impedir a marcos que me manosee, yo lo detengo y le digo “pero si tú tampoco eres un santo” trataba de nivelar la situación poco elegante de ellos, y trato de regresar mi falda para evitar más desavenencias, mi tío me lo impide y le digo ”entonces tranquilos todos incluido tú.” Todos estábamos muy calientes y unos más ansiosos que otros y no se me ocurría que hacer, y les digo “vamos a seguir jugando o ya no” mi tío con una voz más desentonada que de costumbre nos dice que ahora a él le toca hacer girar la botella, parecía muy ansioso, “yo les advierto que si vamos a jugar lo hagamos sin discutir ni reclamar nada y si no mejor ya no juguemos”. Marcos me hace un guiño con sus ojos hacia mi tío sabiéndose quién era el problemático. Entonces le dice a mi tío que bailemos lo tres y que pondría una música romántica; mi tío me acomoda el vestido y se asegura para que no se me baje; y baile así con ellos, con el vestido levantado hasta la cintura; yo me acomodo a su oído y le digo “pero bailemos tranquilos, si quieres tú te quedas conmigo en mi pecho” le dije para consentirlo y se quede conforme, el acepto y me tomo de las manos y le dijo a su amigo “negro tu abrázala por atrás ella quiere lo tuyo” y se acorruco en mis pechos, marcos también se acomodó me agarro de las caderas y pego su falo en mis bragas y sentí un buen falo, mientras distraía a mi tío con caricias y lo apegaba a mi pecho.

Era un acto muy sexual, mi tío trato de descubrirme el pecho yo se lo impedí para que no sobre estirara el vestido y me lo malograra, pero si le consentía que me manosee, esa fue la condición, estuvimos un buen rato así con esos devaneos sexuales, hasta que marcos empezó a jadear muy incisivamente con su pene. Yo lo disfrutaba pero no quería perder el control de la situación y todo se nos vaya de las manos con alguna rencilla o pelea entre ellos entonces le propongo a mi tío me busque una camisa y así tener los pechos más libres para él y no se quede picón: el me ofrece la suya y yo le pido que me traiga una más limpia, el acepta y le dice a marcos “con cuidado carajo que ahorita vengo” y subió apresurado.

Ambos nos reímos y nos sentamos, marcos aprovecho para abrazarme y darme un beso yo le correspondí solo con un pico, sabía que no me opondría a sus manoseos yo le dejaba que me agarrara las piernas mientras nos besábamos pero de pronto el trató de tocarme los pezones, yo se lo impedí “no me toques aquí eso ya es de mi florido tío” y ambos nos reímos

Mi tío bajo con una camisa y se sentó a un costado mío y el mismo trató de vestirme yo afloje el vestido hacia abajo para tratar de no malograrlo y me quede semidesnuda frente a ellos que aprovechaban cada ocasión para manosearme y eso me excitaba aún más, mi tío me pidió que me soltara también el sostén “dios mío eso no” exclame exagerando, pero el insistió y finalmente tuve que aceptar y gire hacia mi tío dándole la espalda a marcos me coloqué la camisa y me desabroche mi tío me saco todo el enterizo dando un alarido muy morboso al ver mis tetas descubiertas y trato de abalanzárseme yo cerré la camisa para impedirlo “mejor mientras bailamos” le inquirí en un tono coqueto; “mi amor, que abusiva eres con uno” me dijo, estaba muy excitado.

Me pare frente a ellos, solo en camisa e hice un ademan con mis manos a mi tío para que bailáramos, y veo a marcos bajándose el cierre de su bragueta de forma disimulada, yo procuro apapacharlo a mi tío para distraerlo, le mostré un pezón y se me embulló rapidísimo, lo sentí muy mañoso y grosero al sentir como me lo chupaba, haciéndome sentir como una perra,

Marcos trata de bajarme el calzón por detrás y hago un esfuerzo para impedírselo, entonces él se las ingenia y me lo introduce por la vagina sintiéndome hermosamente atrapada entre dos hombres el devaneo iba de lo más lindo, hasta que mi tío se pone afanoso y trata de penetrarme vaginalmente, yo trato de disimular y con mi otra mano retiro el interminable pene de marcos, no quería que mi tío descubriera a marcos y terminaran complicándose las cosas. Y en un mal cálculo y uso de las palabras le digo a mi tío “que cosa me quieres hacer con tu pene” el me mira de forma muy sádica y me aprieta su boca de manera muy obscena “quiero tirarme a mi sobrina” y trata de darme un beso yo trato de no ser esquiva con él y le doy mis labios y nos besamos más tiempo de lo esperado, entonces mi tío más desenfadado nos dice: “dejémonos de huevadas y vayamos a la cama” yo me siento sola en el mueble y les digo “nooo mejor sigamos así, bailando” mi tío nota que marcos tiene su falo al 100 por ciento y me dice otra grosería señalando sus genitales “míralo a ese negro, seguro ya te lo enchufo, y tu conmigo no quieres nada” yo no sabía que hacer; pensé subir con mi tío y tener relaciones con él, por mí ya no había problemas y lo dejaría descansando y después bajaría por marcos, le digo a marcos que se retire de la sala, para poder hablar a solas con mi tío; Entonces le digo “tío quieres tener en el futuro otra velada como esta?” mi tío acepta, pero él insiste en que la velada sea con él solito, “es que tú eres muy incisivo y marcos pone la parte más serena” “y para mi ambos están bien” “bueno , bueno, tú quieres con el negro, pero también quieres hacerlo conmigo?” me pregunta resignado, yo le respondo condicionándolo “si vamos a seguir con el juego que sean con los dos” entonces justo cuando trato de proponer a mi tío para empezar con el llevándome a su cuarto marcos entra muy relajado y le pide a mi tío que no malogre la velada “ya pues compadre si todos lo estamos pasando bien” mi tío le responde “compadrito voy a llevármela a mi cuarto y después, si quieres sigues tú, está bien” Marcos se encoje de hombros y le dice “compadre si hay harta carne suficiente para nosotros dos, parecía que marcos tampoco quería que empezáramos sin él,

Yo les digo, muy libidinosa, “entonces juguemos con la botella y así lo decidamos” “lo que salga se hace y punto, no voy a poner objeciones” “que dicen muchachos” marcos nos lo pone más complicado. “comencemos con la ropa y después dejemos al voto por un trio” “no va ver perdedores, más bien ganadores” mi tío me mira y me dice “tu aceptarías un trio?” yo le respondo desenfadada “si la botella de los deseos lo dice…….”

Y así empezó la contienda ya eran casi las 4 de la madrugada, los “muchachones” se hacían los perdedores y empezaron a sacarse los pantalones, incluso me tocó a mí que me saque la camisa prestada y terminando de enloquecerlos, mi tío Nico fue el primero en sacarse el calzoncillo, lo gracioso es que lo hacía mientras se molestaba chupándome los pezones no quería perderse nada después fue marcos y al último me toco a mi sacarme el calzón mi tío propuso roletear entre ellos la botella, con el fin de decidir quién es el que me ayude hacerlo, y para sorpresa de mi pobre y amargado tío le toco a marcos quien miro al cielo y le dio gracias a todos los santos, se arrodillo besándome todas las piernas “era su parte” y me saco completamente las bragas y se las colocó en el cuello ante mi rubor y celo. Se le veía muy gracioso desnudo y con mi calzón colgándole en su cuello Hubo opiniones exageradas y hasta groseras por su actitud, pero todo era parte del juego mi tío le dijo “ahora, ahórcate!!!”

Mi tío propuso roletear la botella para decidir si habría trio o de a dos; se le veía con mucha ansiedad, parecía que por su ego no quería participar en uno; pero para marcos ahora el auto ahorcado marcos propuso bailar así desnudos, como algo previo, yo le dije siii y me levante mostrándoles mi desnudes con un giro completo yo solo queria disfrutar mis 5 minutos y jale a mi tío para ponernos a bailar desnudos nos abrasamos y empezamos a contornearnos, ya nada nos importaba, marcos hizo lo suyo y me abrazo por detrás pegandome nuevamente su falo en medio de mis descubiertas nalgas y empezamos otra vez a sentir el sexo parados yo permití a mi alocado tío que me penetrara por delante mientras le hacía señas a marcos para que hiciera lo mismo por detrás y se dio lo irresoluto, ahora estábamos conectados los tres y les hice saber que lo disfrutaba y lo gozaba consintiéndolos que sigan y no se detengan me meneaba con ellos moviéndole mi vagina a mi tío y moviéndole el trasero a marcos todo era muy rico y atrevido. Era el trance perfecto pero solo duro por unos minutos hasta que mi tío empezó a jadearme con más fuerza parecía enloquecido, yo grite de tanto placer y mi tío se vino dentro de mis entrañas, ante mi complacencia y rubor creo que lo hicimos los dos juntos, pero yo quería más, y ahí estaba nuestro amigo y ahorcado, marcos que me hizo a un lado conminándome a arrodillarme en el sillón como una perra; lo hice recostándome sobre mis brazos y esperé con ansias por ese pene nuevamente pero lo que primero recibí fue palmaditas de repente para calmarme y lo hizo como un profesional penetrándome muy ajustadamente entonces jadeamos muy fuerte tuve que agarrarme las tetas y por única vez en mi vida me sentí la más puta del mundo y gocé y gocé hasta la saciedad más completa que pueda existir en este mundo.

Todos lo disfrutamos; de repente yo más que ellos, pero me apresure en volverme a vestir nuevamente y noto una mirada muy expresiva de mi tío Nico, parece que me quiere decir algo pero se contiene, yo intuyo que es algo malo, él nos estuvo viendo, y todo el rato estuvo callado, veo la hora y ya casi van a ser las 5 de la mañana, me pongo las pantis y le pregunto, “todo bien?” después de unos leves segundos, me ofrece su hospitalidad y que descanse en su habitación, todavía tenemos los efectos del trago y necesitamos recuperarnos, al verme desconfiada me dice: “si quieres le consulto a marcos” trata de convencerme para que nos quedemos todos descansando sobre ese mismo techo, y seguramente sobre la misma cama; cuando marcos sale del baño mi tío le dice ”Negro subamos a descansar arriba o tienes miedo a que tu mujer te venga a buscar” lo hizo de forma grotesca como para intimidarlo; pero marcos no se dio por aludido y le respondió con ironía ”Cuantas veces me he quedado a dormir sobre ese mueble” y así nos quedamos conversando y bebiendo un rato más, hasta que llegó el taxista a interrumpir la velada, me oculte en el baño porque ellos lo hicieron pasar y después terminaron dándole una propina y todos subimos jocosamente a esa habitación a descansar.

Que fue lo que paso? Eso lo contaré después.

Comparte este relato

Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios. Información. Si sigues navegando, entendemos que las aceptas. Aceptar