INICIO » Gays

Una noche con Rafael... Goce sin límites

  • 7
  • 9.861
  • 8,82 (11 Val.)
  • 1

No se como paso ni porque, pero en ese momento me encontraba al lado de Rafael acostado en la cama. Ya hace unas horas habíamos cogido como locos, como prisioneros deseosos de sexo, después de años de total abstinencia y luego de tal proeza, nos dormimos exhaustos, desnudos. El detrás de mi y bien pegaditos. Talvez por el frio que esta haciendo en la madrugada. Yo despierto por un calorcito sabroso que siento entre mis nalgas. Parece que la hermosa verga de Rafael ha reconocido la raja que esta en medio de mis nalgas y recuerdo los ricos momentos que hace algún tiempo disfruto. Yo no me muevo para sentir cada momento del crecimiento de mi "juguetito". Poco a poco se empieza a "engarrotar" y se encausa en toda la línea entre mis nalgas. Yo levanto mi mano derecha y meto los dedos entre mis piernas y siento que la cabeza de Rafa que empieza a brotar y esta sobando la parte baja de mis testículos. Recuerdo lo grande que es y me da un escalofrío.

No se si esta dormido o despierto. Empieza con su mano a tocarme los pechos y masajearme las tetillas y ponerme duras y paradas las puntitas. Ahhhhhhhh! Que sensación!!!. Luego poco a poco baja su mano hasta llegar al nacimiento de mis vellos genitales y les da un suave masaje. Me soba todo el pecho y mientras tanto, yo no he dejado de tocar la cabeza de su pija que brota de mis piernas. Ya siento que empieza a lubricarse con pequeñas gotas de semen. La situación se vuelve irresistible para mi…. Me separo de el y lo muevo para que se ponga boca arriba. A la luz de la luna, veo su linda silueta. Es un tipo joven, bastante bien parecido, de cuerpo delgado y algo alto. Esta completamente desnudo y su cuerpo me atraen como la primera vez. Su estomago es bastante plano y sus vellos se ven desde su ombligo hasta su verga. Que hermosa verga!!! Como la he disfrutado!. Es gruesa, de longitud media y su cabeza…Que cabeza!!. Es desproporcionalmente grande!!!. Como de unos 5 cms. de gruesa.

Me atrae besarla y eso hago. Pero primero acerco mis labios a su oreja y empiezo a lamérselas por dentro y por fuera, me bajo a sus chiches, las cuales son minúsculas manchas, pero en donde he sabido que es un punto de placer para él. Empiezo a sobarlas con mi lengua, ha chuparlas y a la vez con mis manos, toco su hermoso pelo negro y bajo mis manos acariciando su pecho y sus fuertes muslos y firmes nalgas. Rafael empieza a musitar leves pugidos de placer. Me arrastro hasta quedar al borde de la cama y doblo las piernas de Rafael hacia arriba, de manera que queden como dos murallas y yo meto mi cabeza entre estas y empiezo a acariciarle con mis mejillas y mis labios la cabeza de la pija a Rafael. Esta ya completamente dura y apuntando con toda su longitud al techo de la habitación. Me meto la cabezota en mi boca. Empiezo a chuparla con la punta de mi lengua, recorrerle el frenillo, los pliegues de su prepucio, lo hago con un movimiento de arriba hacia fuera y en círculos. Rafael da un quejido más audible. Mmmmmmmmmmm! Ahhhhhhhhhhh!. Siento que lo haya placentero.

Saco su pija de mi boca y empiezo a chuparle desde la cabeza hasta la base de su tronco. 17 cms de pura carne!. Delicioso!. Hago esto con suavidad y lento. Quiero disfrutar cada momento de placer que esto hace en mí. Con toda la adrenalina del momento, Rafael se despierta aturdido, pero rápidamente comprende lo que esta pasando. No estaba soñando. Me toca la cabeza y me dice que hagamos un "69". Cambiamos la posición y abriendo mis piernas, pongo mi trasero cerca de la cabeza de Rafael. Sigo con mi trabajo y empiezo a chuparle los peludos huevos. Me meto uno en mi boca y empiezo a moverlo con mi lengua y a chuparlo dentro de mi boca. Siento sus pelos… su forma.. su tamaño… A el le encantan que le mame los huevo. Rafael se esta excitando… Y me calienta con tocarme con sus manos mis nalgas, soba mi espalda y de repente siento una rica sensación.. Su traviesa lengua ha comenzado un trabajo que el hace de maravillas!. Empieza a lamer mis nalgas, tocándolas, apretándolas, chapándolas, en todas direcciones. Ahhhhhhhhhh! Que indescriptible placer!!!. Sigue así un buen rato.

Después abre con sus manos mis nalgas y me mete su lengua en el mero agujero de mi culo… Tiene una lengua fuerte y decidida, ya que me ano lucha por cerrarse pero la punta de su lengua se desliza como serpiente y poco a poco penetra más. Me pone sus dedos pulgares cerca del hoyo y me aparta la carne de mis nalgas, para abrirme más y que su AHHHHHH!!, AHHHHHH! . Su lengua pueda meterse más dentro de mi.. Guauuuuuuu!. Mmmmmmmmmmmmmm!. No soporto el placer……. Su deliciosa lengua, sus atrevidas manos….Sus palabras y frases…. Que rico culo tenes!. Que nalgas mas duritas y redonditas!. Te estoy reparando el culito para meterte a mi amiga y ahí lo gozaras mas!. Todo ello, me tiene loco de lujuria!!. AHHHHHHHHH, Rafael…. Que rico me lo haces…….!.

Sigue metiéndome su fuerte, larga y decidida lengua, explorando mis entrañas. De repente siento que me introduce poco a poco, con gentileza, dos de sus dedos, me caliento más cuando empieza a moverlos, dentro y fuera y girándolos. Ya no aguanto. ¡Metéme la verga, por favor!, suplico a Rafael y el ni corto ni perezoso cumple la orden.

Acuéstate en la mesita y ponte boca arriba, me dice. En la mesita sólo cabe la mitad de mi cuerpo, pero lo hago. El se pone al frente mío, de pie. Su verga apunta hacia mi. Rafael tiene una pija para colgar en un cuadro. Es muy recta y apunta perfectamente al frente. Se le marcan muy bien las venas gruesas que la cruzan longitudinalmente. El vello que la rodea es bastante espeso y bien cuidado. Tienen un olor a hombre. Una mezcla de sudor, semen y talco. Una deliciosa fragancia que excita mis sentidos. Rafael se unta un poco de saliva en su miembro y procede a levantarme las piernas, colocándolas en sus hombros.

El tantea con sus dedos, para hallarme el hambriento agujero. Al encontrarlo, me unta un poco de saliva y me mete dos dedos de un solo, Yo gimo de placer. Sólo estoy tanteando y preparándote, me dice, en forma sonriente. Siento luego que algo más grande y suave que sus dedos se pone enfrente de mi ano y luego una leve presión hace que penetren unas 3 pulgadas de su rígido miembro. Empieza mi disfrute.

Luego lo saco, dejando solamente su cabezona dentro de mi agujero y vuelve a meterla. Yo sentía ese rico placer que sólo los que han tenido una verga en su culo siente. Pero no estaba satisfecho. - Por favor, Rafa, metémela toda, le pido. – No me hagas aguantar. Rafael me mira y dice: - Seguro que la quieres toda, ahorita ?. – Si, le solicito. Bien, entonces aquí va, me responde e inmediatamente, siento una estocada, que casi me derriba de la mesa. Sus 17 centímetros de carne entraron en estampida y pegaron contra algo dentro de mí, debe ser mi escroto, pensé en ese momento. Que salvaje fue, pero tan placentero!. De allí comenzó un mete y saca, con sacadas casi completas y luego con arremetidas como la primera. Para controlar un poco la situación, le agarré la cadera con mis manos y le controlaba los enviones, algo difícil por la fortaleza y la energía de mi acompañante.

Después de unos minutos, sentí que sus penetradas eran más salvaje y rápidas. Qué rico!, ahhhhhhhhh!, me vengo, me vengo! Mueve el culito, papi, Ahhhhhhhhhh! Qué sensación!. Esas eran sus entrecortadas frases. Ya se estaba viniendo. De repente le escuche un más fuerte y prolongado Ahhhhhhhhhh!. Y un repentino detente en la metida de verga. Mi hombre había acabado, rociando mis entrañas anales de su espeso fluido.

Ya habíamos cogido dos veces esta noche y estábamos más que exhaustos. Como desearía tener muchas noches como esta!. Nos acostamos en la cama con la idea de dormir y reponer fuerzas, para dar otra cogida, apenas despuntara el día.

(8,82)