INICIO » Sexualidad

Fuego en mí.

  • 6
  • 6.937
  • 8,48 (23 Val.)
  • 0

Hacía ya tiempo que yo tenía pareja,con la cual llevaba algún tiempo,era inteligente, sexy, simpático... un chico que me enamoraba a cada día o eso pensaba,lo mejor era el sexo ..cuando lo conocí no llegue a imaginar que me follaría tan sumamente bien ya que su carita dulce no lo hacía presagiar ,recuerdo aquellos días en los que no podía parar de pensar en sexo, del más cerdo que se pueda imaginar,estaba constantemente cachonda y lo llamava a cada rato para que me saciara, pero todas sabemos que eso se acaba, el fuego merma y acabas por tener una vida sexual rutinaria,tu coño ya no lubrica como antes con ese mismo chico que tan loca te volvía al principio.

Lo dejamos. Yo estaba con una libido asombrosamente baja, pensaba que ya no encontraría a un chico ardiente que me follara durante horas y me dejara con las piernas temblando. Yo me considero una chica timida al principio,fogosa y algo importante es que no me acostaba con cualquiera,ni mucho menos la primera noche,..eso pensaba yo hasta que conocí a alguien que despertó ese deseo que creia muerto, tonta yo, soy joven y muy hermosa,atractiva y ardiente..era lógico que encontraría a alguien que me avivara y me hiciese mojar las bragas con solo pensar en el, notar en el estómago ese cosquilleo ardiente y unas ganas incontrolables de comerle todo y atragantarme con su leche.

Solo sé que lo conoci sin más, como a cualquier otro, pero algo en el llamó mi atención, su inteligencia, umm no hay nada más atractivo que eso, me seducia sutilmente aun que a veces comentaba lo que me haría y me ponia cachonda casi sin pretenderlo, empeze a notar esa libido que creia desaparecida,notaba como palpitaba algo bajo mis bragas cada vez que el me hablaba por teléfono, necesitabamos vernos y desatatar lo que fuese que habia entre nosotros..yo esperaba con ansia ese día, estaba algo nerviosa..miento,muy nerviosa y a la vez excitada en imaginarme las guarradas que haríamos mezcladas con alcohol. 

Nos vimos,desde el primer momento surgió en feeling y un incontrolable deseo, mi vagina ardia..ardia por notar de nuevo el dulce sabor de unas buenas embestidas.

Lo miraba a los ojos ,entre tonteo y cervezas. Se hizo la noche y la mágia se apodero de nuestros cuerpos jovenes y calientes,yo me hacia la dura, no queria caer tan pronto en sus brazos,prefería que el deseo y las ganas de comernos aumentaran,queria disfrutarlo, nos deciamos guarras, el me decía que me pondria a cuatro patas como una perra ..yo me reía en el fondo me volvia loca, me decia que lo haría con cariño al principio yo le contestaba que a mi eso no me va. Me gusta duro,fuerte ,queria gritar y gemirle al oido ,llevaba tanto tiempo sin sexo...pero el alcohol me animaba a sacar la cerdita que llevo dentro, el creia intimidarme pero más bien fué al contrario. Me subestimaba. En una ocasion pretendió besarme y yo lo aparte, se sorprendió ...pasaba el tiempo, más alcohol en mi cuerpo deseoso y sus ojos me seguian penetrando, no podia mas..necesitaba probar sus labios y meter mi lengua en su boca,..me lanzé como si estuviese en celo, mordí su labio inferior y meti delicadamente mi lengua en su boca, esa humedad,..el rozamiento, yo estaba tan cachonda, deseosa, nos besabamos apasionadamente en un bar lleno de gente y música, perdimos la noción de todo rapidamente, me agarraba fuertemente las nalgas acercandome a el..notaba aquello,duro contra mi coñito, me encantaba esa fricción mientras me besaba tan ardientemente, quise tocarle, saber que era lo que iba entrar en mi. No lo podía rodear con la mano, era increiblemente excitante tocarnos allí en público sin importarnos nada todo lo demás, no podia aguantarme más, metia su manos debajo de mi blusa, me daba la vuelta para rozar mi culo contra su polla ,le volvia loco, cada vez la notaba más dura, sus manos acariciaban mi barriga ..subian lentamente y llegaban a mis pechos, los agarraba y jugaba, sabía que yo estaba muy excitada y el siguió , mordiendome el cuello mientras salían de mis labios unos gemidos bastante sugerentes. Me lo llevé de allí. solo queria follar, en la calle, me daba todo igual.. nos fuimos y encontramos un pequeño parque en el cual decidi entregarme a el de manera salvaje, lo tiré en la hierva, y me puse encima , el me decia cosas y yo solo le tapaba la boca y lo mandaba callar, solo quería tener aquel miembro enorme dentro de mí ..asi que seguí comiendole el cuello, llevaba medias y quise que me las rompiera y me follase allí duramente, la noté, era increiblemente grande ,incluso confieso asustarme, pero solo queria que me introdujese lentamente para así poder cabalgarmelo y disfrutar como nunca, me gustaba jugar, rozar mi vagina totalmente humeda contra su pene deseoso de introducirla y reventarme , le lamia el cuello mientras poco a poco sentia la carne rellenandome ,el calor y sudor, pronto le dije que me pusiera a cuatro patas, rozandome así las rodillas contra el cesped aun mojado,fue delicioso que agarrará mis nalgas mientras me penetraba, aun con alcohol en mi cuerpo notaba un inmenso placer ,le decia que me diera fuerte, y yo empujaba mi culo contra el para notarla más fuertemente, me encantaba, dulces embestidas, me estremecía de gusto y mis piernas temblaban, tan mojada estaba que mis muslos poco tardarón en empaparse de ese dulce nectar, me encantaba decirle guarradas mientras me empotabraba,el cesped me rozaba los pezones ya que estaba totalmente arqueada ,queria que viese mi culo totalmente en pompa..

lo quité de alli, queria seguir jugando y probar a que sabia su polla con sabor a mi flujo, rico muy rico jugar con mi lengua en su glande completamente empapado.

Note como se estremecia. estaba a punto, el me tocaba e introducía mis dedos en la vagina , era tan rico notarlos dentro de mi, mientras me la comia toda,necesitaba más y más , no podiamos parar y yo queria que acabará en mi boca, era mi deseo, así lo hizo, era caliente y espeso ..lleno mi boca y recorrió mi garganta. 

Así avivó mi deseo,mi lujuría, queria sentirme deseada y el me hizo morir de placer pero me ponia aun más cachonda saber que seguiriamos utilizandonos como objetos sexuales muchas más veces y probando mil cerdadas más.

(8,48)