Bendito chat

Tiempo estimado de lectura del relato 5 Número de visitas del relato 12.503 Valoración media del relato 9,40 (15 Val.)
Bendito chat

RESUMEN

De como me masturbo mirando por cam a una chica muy caliente.

Comenzaré diciendo que soy de Buenos Aires, Argentina, fiel lector de la página hace ya un tiempito largo, y como muchos de ustedes no me decidía por escribir un relato, pero bueno aquí me encuentro tratando de hacerlo lo mejor posible sin que se torne demasiado aburrido.

Todo el tiempo me encontraba pensando cuando iba a ocurrirme algo que justificara ser contado, fuera del sexo que mantengo con mi pareja, que por cierto es muy bueno y algo ya voy a escribir acerca de eso.

Un buen día entré a un chat y conocí (virtualmente) a una muchacha de Venezuela. Al principio hablamos de esas cosas de la vida cotidiana, sin importancia. Lo bueno es que poco a poco se fue tornando bastante picante hasta convertirse en un hot-chat.

La chica me comentó que se encontraba en pareja y que le era fiel, nunca le había metido los cuernos. Se describió con unos pechos grandes, que estaba orgullosa de mostrarlos usando escotes insinuantes y que poseía una mirada de zorra que en seguida me haría saber lo viciosa que era.

El tema es que me contó que se masturbaba a menudo con pensamientos donde se imaginaba siendo infiel y que tenía muchas ganas de llevarlos a cabo.

Y sobre todo pensaba en aquella situación que la había dejado bastante caliente, donde un día de lluvia, estuvo todo el viaje en colectivo con la pija de un muchacho apoyada en su culo, a la cual ella no se resistió y le ofreció su cola deseosa, haciéndole saber que ella también lo de deseaba. Pero ninguno de los dos en ese colectivo se animó a emitir palabra, solo roces e insinuaciones.

A esta altura de la conversación yo estaba bastante calentito, con la pija parada queriendo asomarse por el pantalón.

Ella me propuso abandonar la sala del chat y seguir la conversación por el msn (Messenger), a lo cual accedí sin inconvenientes.

Para mi sorpresa ella tenía web-cam y pude verla, era tal cual se había descrito. Unas enormes tetas, debajo de una musculosa de pijama y una cara de puta infernal, como a mí me gustan, con cara de que con solo mirarte te están diciendo "cogeme"

Lo raro es que la mayoría de las mujeres si no tenés cam no quieren mostrarse, pero a ella no le importó y me confesó que la conversación la había puesto muy cachonda.

Yo comencé a halagar su figura y le pedí que me muestre la lengüita con la que decía que quería chuparme la pija. Entonces miró fijamente a la cámara y comenzó a relamerse y a jugar con su lengüita, como muy bien saben hacer la mujeres cuando quieren calentarte, en ese mismo momento yo ya estaba con la tranca en la mano y bien dura. Se pasaba la lengua por los labios, luego a pedido mío, simulaba estar mamando una poronga chapándose los dedos, metía y sacaba sus dedos, los lamía, se los pasaba por los labios, mmmm que placer me estaba dando la muy puta.

Pero yo quería más, no aguantaba más la excitación, el pedirle a esta muchacha desconocida que hiciera cosas para mirarla y masturbarme, aaaaahhhhh, y que ella respondiera, me pusieron los pelos de punta.

Le pregunte si se animaba a insinuarme los pechos bajando un poquito su escote, y así lo hizo, era una morocha muy cachonda que necesitaba una buena verga para complacer con semejante calentura que se estaba agarrando. Luego le pedí que se agarrara las tetas y las juntase para que me deje ver como se formaba esa canaletita entre ese par de montañas, y también lo hizo. Yo ya me encontraba con mis pantalones bajos sentado frente a la computadora pajeándome de una manera espectacular, mmmm, dándome un placer enorme.

Mientras ella hacia todos esos movimientos a mi pedido, notaba que miraba hacia los costados y me comentó que andaba su hermano por ahí dando vueltas, pero en cuanto él se fue a otro sitio se quitó el corpiño, ufff, ¡¡¡que maravillosas eran esas tetas!!! Me mostró sus enormes pechos libre de presión, los frotaba y los apretaba, pellizcaba sus grandes pezones que se veían bien erectos y comenzó a meterse la mano por debajo de su pantalón pijama, se olía los dedos y los chupaba, y cada tanto paraba para escribirme lo caliente que se sentía.

Había aguantado mi eyaculación hasta donde pude, pero ya no daba más, comencé a agitármela con gran velocidad y sentí venir unos tremendos chorros de leche que terminaron un tanto en el piso y otro tanto sobre mi pierna. Me corrí pensando en esa boquita de chupa pija llena con mi leche pidiéndome que no parara y le diera más y más.

Cuando le avise que ya me había corrido, ella se compuso y me dijo que tenía que irse a la cama, prometiéndome que iba a terminar lo que había comenzado en la computadora porque quería hacerlo en su habitación ya que no podía hacer mucho ahí al estar su hermano dando vueltas de vez en cuando.

Les digo que es 100% real. Ah!!! Me olvidaba, ya me compré la cam, ahora yo también puedo mostrar.

Comparte este relato

Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios. Información. Si sigues navegando, entendemos que las aceptas. Aceptar