INICIO » Amor Filial

Como me cogí a mi tía Adelita

  • 20
  • 27.287
  • 9,39 (36 Val.)
  • 1

De todas mi tías, hermanas de mi madre, la más joven de ellas, Adela aunque es bien fea e india era la más cachonda de todas. Bajita de estatura, delgada, morena labios carnosos, unas nalgas deliciosas y senos grandes, utilizaba el cabello corto, y era muy coqueta. Siempre había escuchado que todos mis amigos de la vecindad le decían de apodo “la camarona”, porque si le quitaban la cabeza lo único bueno que le quedaba y que se comerían seria el cuerpo y la verdad no se equivocaban, me decían que estaba buenísima, que querían cogérsela, siempre me pedían que se las presentara o como ellos decían que se las echara a andar, hasta me decían que me iban a hacer un primito. Esto me molestaba mucho, yo quería mucho a mi tía, además era muy amable y atenta conmigo. Yo me daba cuenta que todos los hombres la miraban con morbo y lujuria cuando pasaba y le decían piropos obscenos y volteaban a verle las nalgas y uno que otro vecino con el pretexto de saludarla la manoseaba cuando pasaba y ella no decía nada.

Una vez sin que se diera cuenta escuché a un vecino decir a otro que ya se la había cogido, él era su compañero de trabajo en un supermercado y se expresaba de ella como si fuera una puta, decía que cuando tenía alguna movida inventaba pretextos con ella para quedarse en moteles con hombres que le gustaban y a quienes les pedía dinero, o también para poder escaparse toda la noche inventaba que se quedaba a inventario y se iba en lugar de eso a los antros y a los moteles con los hombres que le habían gustado, que para obtener trabajo de planta le dijo a su jefe que le gustaba y se dejó coger por él varias veces en su oficina y por puta la despidieron a la semana. Una vez también le robaron varios pantalones por andar de zorra y para que no se los cobraran y la corrieran le dio las nalgas a su supervisor que causalmente era aquel vecino que estaba contando la historia y se refería de ella como una golosa, ya que decía que la llevo a un motel y se la cogió como el quiso “me vacié dentro de ella” decía el hombre. Que en una ocasión un promotor cuando preparaban los inventarios se la tiro en el almacén sobre unos cajones de verdura mientras los demás escondidos veían como gozaba la perra y además que era una puta golosa que le encantaba mamar la verga y que se hacia la mosca muerta, lo cual en vez de enojarme me excitó bastante no sé por qué, ella siempre usaba unos pantalones de mezclilla ajustados y deslavados del culo que se le veían muy ricos, sobre todo cuando se empinaba a recoger algo.

Yo siempre que podía a hurtadillas la espiaba cuando se bañaba y me masturbaba pensando en que me la follaba por el culo y lo delicioso que eso sería, aunque sabía que era mi tía, que no estaba bien que pensara así y era algo prohibido.

En una ocasión que coincidimos en las vacaciones de verano en la casa de otra tía, por casualidad nos tocó dormir en la misma habitación, ella siempre se acostaba con un camisón transparente y destapada por el calor, yo todas las noches mientras ella dormía observaba como se veía su cuerpo semidesnudo y me imaginaba acariciándolo, me excitaba mucho que durmiera boca abajo porque podía ver claramente sus pantaletas ajustadas sobre su redondo y parado trasero con el cual fantaseaba y muchas veces fue motivo de masturbación, y cuando se volteaba veía sus senos grandes y redondos. Al cabo de unos días después que ella volvía de una reunión de trabajo, sin decir nada se fue a acostar más temprano de lo normal, me pareció verla algo distinta, al parecer estaba tomada.

Cuando más tarde yo llegue al cuarto y me iba a dormir, me di cuenta que estaba en mi cama dormida, sorprendido me acosté con cuidado de no hacer ruido para no despertarla.

En esa ocasión yo llevaba puesto un short y una playera, como hacía mucho calor me tapé solo una sábana que ella tenía también. De pronto mi imaginación comenzó a volar, me imaginaba teniendo sexo salvajemente con ella en distintas formas como en las porno que acostumbraba ver y que la hacía gritar de placer mientras venían a mi mente sus ricas nalgas y tetas, además del relato que había escuchado del vecino, pero algo dentro de mi decía que eso no era normal que no estaba permitido, era mi tía “Adelita” y nunca me había dado motivos para que pensara de ella así, hasta ese momento siempre había sido tan recta, tan cariñosa, siempre decía que me quería como su hijo y me abrazaba cada vez que podía yo aprovechaba para sentir sus tetas en mí. Cabe mencionar, sin embargo me recosté de lado y trate de no pensar más en ello y así pasaron varios minutos en los cuales no pude dormir con el dilema moral de pensar en sí o no en cogerme a mi tía. Además tenía 19 años y no podía pensar en otra cosa.

De pronto sentí como ella se acercaba a mí y una de sus manos agarró mi cintura, pensé que estaba dormida, sin embargo después me jaló en dirección hacia ella y subió una pierna sobre mi cuerpo mientras suspiraba, nervioso acaricié su muslo, no lo podía creer esto para mí era algo que siempre había deseado poder manosear a mi tía... pensé... quizás esta soñando y piensa que soy algún galancillo suyo, que suerte tengo me dije, era todo lo que yo hasta ese momento había soñado y si nada más hubiera sucedido eso hubiera sido suficiente para satisfacer mis deseos sexuales sin embargo, de pronto pego sus senos hacia mi cuerpo y me excite mucho mi pene tuvo una erección muy fuerte, no sabía que hacer ella lo de haber sentido mi pene duro restregándose contra su pierna y comenzó a frotar su pierna contra mi pene, sentía algo ardiente dentro de mi cuerpo al tener sus tetas suaves y grandes tan cerca y fue entonces que después de varios minutos de pensarlo sin importarme ya nada agarre uno de sus senos y lo comencé a acariciar por encima de su camisón, se sentían tan suaves y sus pezones estaban duros y firmes. De pronto ella al ver mi reacción tomo y comenzó a acariciar mi pene erecto por encima de mi short yo me quedé sorprendido, pero me excite mucho estaba mudo era algo irreal. Después de un rato de acariciarlo metió su mano en mi short y lo saco y comenzó a subir y a bajar su mano suavemente y fue aumentando la velocidad poco a poco mientras yo acariciaba sus senos, mientras me masturbaba rápidamente con su otra mano agarro la mía y comenzó a apretar sus tetas, soltó mi pene y comenzó a acariciar mis huevos, inmediatamente me enderecé y al verla recostada semi desnuda no sé como pero me quité mi shorts y mi playera, en cuestión de segundos estaba totalmente desnudo con mi pene apuntando en dirección de mi tía, ella al ver mi pene erecto apretó los labios y levanto todo su camisón apresuradamente quedándose en unas sexies pantaletas y un brassiere muy bonito se enderezó y me pidió que me sentara, desabrochó su brassiere que era de los que se abrochan por el frente, de encaje color blanco y sus enormes senos salieron brincando con un movimiento sensual y pude ver sus pezones grandes y negros, ella me dijo “ven…”, me recosté en la cama y me dijo “súbete”, abrió sus piernas y me señalo sus pantaletas y rápidamente levante sus piernas y quite sus pantaletas...

Por fin pude ver de cerca aquella belleza, su vagina estaba totalmente cubierta de vello negro y abultada, Adela abrió sus piernas y yo comencé a acariciarla con mi mano izquierda mientras con mi boca besaba uno de sus pezones negros. Era una escena que ni en sueños me hubiera imaginado, su vagina se sentía cálida y húmeda y a ella parecía agradarle mis caricias ya que apretaba mi mano contra su miembro, de pronto ella estiro su mano agarro mi pene que parecía una piedra y siguió masturbándome mientras gemía yo me estaba deleitando chupando sus enormes tetas mientras ella comenzaba a jadear, luego de un rato se sentó y me dijo "acuéstate" lo cual obedecí sin rezongar y me eche para atrás sobre las almohadas y su brassiere mientras mi pene apuntaba hacia arriba totalmente erecto y poco a poco vi como ella se inclinaba hacia el mientras elevaba su trasero en la obscuridad de la habitación, lo cual me excito demasiado y sentí como sus tetas rozaban mis piernas, tomo mi verga con ambas manos acariciándolo suavemente y después comenzó acariciando mis bolas con sus uñas y luego con su mano izquierda agarro la base de mi pene lo observo un instante y selo metió con unas ansias en la boca mientras cerraba sus ojos, comenzó a chuparlo de la cabeza y suavemente subía y bajaba su boca y con su lengua acariciaba la cabeza de mi miembro en forma circular, primero muy suave y luego más rápido mientras con su mano lo masturbaba rápidamente mientras abría la boca y sacaba su lengua para lamer la cabeza como esperando recibir mi semen, le chupaba tan rico y sentía que me succionaba le alma, ella hacía de momento algunas pausas para tragar saliva y continuaba viéndome de reojo pícaramente mientras me chupaba la verga, luego comenzó a lamerme desde las bolas y subía hasta la punta, donde escupía y volvía a lamer la cabeza, agarre su cabeza y comencé a jalarla hacia mi pene hasta que ella comenzó a arquear me vio y pícaramente se rio y continuo chupándome la verga hasta que se me salieron unas gotas de semen yo sentía que el alma se me iba a escapar por el pene, se levantó lamiéndose los labios y después de esto y pude ver su figura a través de la sombra era una imagen excitante de su cuerpo desnudo y sudado en la obscuridad que solía podía haber imaginado alguna vez.

Luego se inclinó a un lado mío, paso una pierna sobre mi cuerpo y quedo sentada encima de mí, se inclinó hacia el frente y sus enormes tetas colgaban de manera sensual quedando casi frente a mi cara, los agarre con mis manos y los empecé a lamer y a apretar con una gran lujuria era lo que toda mi vida había soñado mientras ella con su mano derecha agarro mi pene y suavemente mientras paraba el culo y lo acomodo y apuntándolo lo metió en su vagina, era una sensación de humedad y calor mientras yo veía como ella gozaba y gemía mientras se lo comía, mientras más la veía más me excitaba, ya estando encima de mi pene comenzó a moverse primero lento mientras su cuerpo temblaba puse mis manos en su cadera y apretándolas la jale hacia mi pene fuertemente, ella grito despacio y poco a poco ella comenzó a moverse más rápido dando sentones con fuerza sobre mi cadera como si estuviera montando un caballo sus deliciosas tetas se balancean al ritmo que ella galopaba mientras elevaba su cabeza y jadeaba, se escuchaba el sonido de nuestras carnes chocando a lo que yo llamo aplausos sexuales hasta que comenzó a rechinar la cama matrimonial donde estábamos consumando el sexo es decir estaba siendo penetrada por mí, era el único ruido que se escuchaba en la callada noche, esto me excito demasiado y apreté sus caderas y comencé a levantar la mía con mucha fuerza y rapidez mientras chocaban sus nalgas con mi cadera y comencé a apretar el ritmo queriendo meterlo aún más mientras apretaba sus nalgas duro podía ver su cuerpo empapado en sudor ya que era una noche muy calurosa mientras apretaba sus nalgas y veía como brincaban sus tetas enormes de un lado a otro al ritmo que la follaba y gemía muy rico, hasta ese momento era lo más delicioso que había sentido ver ese cuerpo tan delicioso sobre el mío en lo cual era lo único que me había concentrado y de pronto voltee mi cara a ver la de ella reconociendo inmediatamente que era lacara de mi tía la verdad por lo caliente yo solo me deje llevar por mis instintos hasta ese momento que me di cuenta que era ella y entre en shock y pensé… no lo puedo creer que estoy haciendo me estoy cogiendo a mí tía querida “Adelita” esto no está bien, que estoy haciendo cómo es posible que llegara a esto…

Pare por un instante asustado por ofender así a mi tía querida, me comencé a sentir como un gusano y ella se dio cuenta y se me quedo viendo sorprendida solo sonrió lujuriosamente, me puso las manos una vez más en su cadera y me dijo “no pares por favor, sigue así”, fue entonces que reaccione y al verla totalmente desnuda sentada sobre mi pene mientras jadeaba y babeaba como perra en celo que mi instinto de reproducción animal fue más fuerte y me dije que carajo ella parece estar gozándolo sin ningún remordimiento además la muy puta se lo busco, sí, eso es, una puta me dije porque solo una puta busca a su sobrino para coger y además ya la tengo bien ensartada a la perra, ya no hay marcha atrás ni en mis sueños imagine tenerla así y no lo voy a desaprovechar porque quizás nunca se repita, no la voy a dejar con las ganas ni yo me pienso quedar así fue entonces que volví a agarrar sus nalgas y comencé a cogérmela mas fuerte mientras veía su peluda vagina restregándose contra mi pene y ahora me la cogía pero con más fuerza y la veía con una lujuria enorme al ver como brincaban sus tetas mientras se lo metía duro y rápido mientras su cuerpo sudado temblaba de placer.

Ahora si asociaba ese sexo con Adela sin remordimientos a partir de ese momento esa mujer aparte de ser mi tía “Adelita” era una puta común para mi comencé a apretar sus tetas y apreté todavía más el ritmo sin importarme el lazo de sangre que me unía a ella y tan solo de escucharla gemir y como me pedía a gritos mi verga me motivaba a metérselo más duro, es más ahora ya no me arrepentía de estar metiéndole la verga a mi tía Adelita, me sentía realizado por cogérmela como lo estaba haciendo mientras lo hacia la veía a su cara y me excitaba más y la muy puta hasta lo estaba gozando, al oírla gemir de placer y poner sus ojos en blanco, pensaba que rico me estoy bombeando a esta puta y con las ganas que le traía quien se imaginaria que mi tía fuera tan golosa, todo lo que escuche de ella era cierto ahora me voy a desquitar porque siempre creí que era muy santa la putisima, me la voy a coger como a una puta de barrio, mientras acariciaba sus nalgas y mordía sus senos, ella gemía y se retorcía de placer mientras me pedía más, me sentía orgulloso de aquella hazaña de estar parchándome a la mujer que todos mis amigos deseaban, en ese instante recordé una ocasión que ella me descubrió viendo película porno donde le dan una mega cogida a la actriz y ella me había regañado por pervertido, fue así como lo recordé y comencé a imitar la manera en cómo se cogían ala protagonista solo que la protagonista de mi historia porno era mi querida y putita tía Adelita ella no se hubiera imaginado que esa película seria inspiración para que yo me la cogiera muy rico, le apretaba las nalgas y besaba sus enormes tetas mientras se lo metía duro y rápido viendo como mi verga entraba y salía de su panocha peluda y escuchándola quejarse de placer ella sin preguntar nada hacía todo lo que le pedía sin darse cuenta que estábamos repitiendo es a escena porno, ansiaba poder contarles aquella faena que le estaba dando a la muy puta para que se murieran de envidia, presumirles que me dio las nalgas antes que a alguno de ellos, me sentía como todo un semental preñando a su hembra y excitado comencé a metérselo más y más rápido y fue así que sin darme cuenta por lo caliente que estaba sentí que mi cuerpo explotaba y cuando me di cuenta estaba terminando dentro de ella incluso la escuche decirme así así asiiii. fue el momento más largo de mi vida sentí que de mi pene salían litros y litros de semen mientras veía el movimiento de sus senos y su cara de satisfacción mientras sus ojos se ponían en blanco, comencé a empujar mi pene hasta el fondo de su vagina mientras apretaba sus nalgas a la vez que salían de mi pene los últimos chorros de semen, después de descargar mi leche dentro de ella no saque mi pene hasta casi 10 minutos después de acabar, ella se recostó a un lado nos quedamos callados sin decir nada como sabiendo que lo que hacíamos no era normal, que era algo prohibido y peor aún nos había gustado además de saber que nos habíamos satisfecho mutuamente.

Después de unos minutos, nos quedamos callados sin decir nada fue entonces que pensé que diablos lo hecho, hecho esta ya no hay marcha atrás además ella se lo busco y puede ser que esto no se repita nunca y me sentí con una gran alegría de solo recordar lo que acababa de pasar y me excite otra vez y nuevamente con una gran erección y con la firme intención de no desaprovechar esa oportunidad me recosté sobre mi tía y comencé a besar y acaricia salvajemente sus senos, comencé a besar su abdomen y acariciando sus caderas mientras abría sus piernas y las besaba sus muslos, ella solo se dejó llevar metí mi mano entre sus caderas y las levante un poco mi pene estaba húmedo todavía lo agarre y pasándolo por su vagina lo metí nuevamente y con mi mano lo removía comencé yo sobre de ella a meterlo primero despacio mientras ella gemía en cada embestida y después más y más rápido con una lujuria cada vez más grande, mientras ella gemía y decía que se lo metiera duro, agarre sus piernas y las puse sobre mis hombros comencé a metérselo con más fuerza mientras apretaba sus caderas y las jalaba hacia mí al mismo tiempo que sus piernas se mecían al ritmo de mis embestidas, yo escuchaba como gemía y pedía más y más me sentía como perro en celo no me importaba que esa mujer a quien follaba con gran lujuria como su fuera una ramera de barrio cualquiera fuera mi tía “Adelita” y a ella tampoco parecía interesarle que yo fuera su sobrino por la forma en que me lo pedía, y la verdad siendo honestos me la folle por calentura y porque una oportunidad así no se puede desaprovechar ella también lo hizo así mientras me la follaba salvajemente pensé que puta eres Adela pensar que yo te tenía en otro concepto el de una mujer respetable y solo te follaba en mis sueños, ahora es una realidad y no la voy a desperdiciar tengo que reventarle el culo a mi tía Adelita y me reí por dentro, saqué mi pene para no terminar y comencé a besar sus tetas, ella de un movimiento rápido se volteo boca abajo y levanto su cadera, yo metí mi mano bajo de su cadera levantándola aún más y tome una vez más mi pene que estaba duro como una piedra y se lo metí de una sola estocada deslizándose suavemente en su vagina loco por la lujuria comencé a follarla a estilo perrito mientras veía sus tetas balancearse hacia atrás y delante de una forma enloquecedora y ella apretaba los dientes, la agarre de la cadera y comencé a jalarla hacia mi tan fuerte y rápido que recuerdo haber escuchado mi corazón muy acelerado al igual que el de ella así como su jadeo, nuestros cuerpos estaban sudando mucho solo veía se cara de gozo y me excitaba mucho más y le daba metidas duras mientras ella gritaba a partir de ese momento para mí no era más que una zorra a quien le había perdido el respeto y al única forma en que la veía apartar de ese día era tirada en una cama follando cual vil prostituta; sentía como mis huevos pegaban con su vagina y con mis manos comencé a acariciar sus enormes tetas mientras escuchaba el choque de sus nalgas contra mi cadera, de pronto ella metió su mano debajo y comenzó a caricia mi huevos mientras me pedía que se lo metiera más y más rápido así continúe por un buen rato, saque una vez más mi pene y estando ella en la posición de perrito tome mi pene y lo apunte a su ano negro y apretado ella al principio me dijo que no lo hiciera pero estaba tan caliente que no me importaba lo que la puta opinara ya le había perdido todo respeto yo solo quería cogérmela escupí sobre la cabeza de mi pene y sobre su ano y con el pulgar comencé a estimularla después de un rato tome mi verga y comencé a empujarla en su ano, sujete su antebrazo y fui metiéndolo primero a la fuerza mientras ella de quejaba y después cuando por fin entro la cabeza comencé a meterlo despacito ya que la sentía muy apretada, ella agarro con ambas manos las sabanas y recargo su cabeza mientras mordía la almohada y gemía de placer comencé a apretar la velocidad poco a poco y ella comenzó ahora ya con menos dolor a gemir de gozo me reí una vez más y le dije “si Adela te dije que te iba a reventar el culo, ahora si comete mi verga perra”, ella solo me vio y me dijo “si papito si” y comencé a cogérmela por el culo salvajemente mientras me deleitaba oyéndola gemir mientras sus enormes tetas brincaban con cada metida de verga que le daba y veía como sus nalgas estriosas se movían al ritmo de mis embestidas y apretones que le daba con mis manos mezclados con algunas nalgadas ya muy caliente y lujurioso comencé a apretar el ritmo más y más rápido era delicioso sentir su ano apretado alrededor de mi verga hasta que comencé nuevamente a sentir esa sensación tan gloriosa y con ambas manos tome su cintura y la jale hacia mi pene mientras salía una vez más mi leche dentro de su ano, después de eso descansaba un rato y continué, esa noche me la folle varias veces y termine tres veces dentro de su vagina hasta la última gota de semen sin medir las consecuencias, hasta después me puse a pensar que hubiera pasado si la hubiese preñado a la vil perra.

Al día siguiente ella se hizo la desentendida, yo trate de buscarla, le llamaba, le decía que la necesitaba, pero cuando la volví a ver se hacia la enojada conmigo y era muy cortante, dejo de hablarme y ahora se las da de muy pura, pero yo se la verdad que folla como una puta profesional y solo espero que se vuelva a repetir pronto pero ahora si le voy a hacer una mejor faena.

Esta historia es real por increíble que parezca y mi tía hasta la fecha no me habla.

(9,39)